Saltar al contenido

SwordsMaster

Roler@
  • Contenido

    563
  • Registrado

  • Days Won

    50

SwordsMaster last won the day on April 19 2023

SwordsMaster had the most liked content!

Reputación en la Comunidad

1.027 Excellent

Sobre SwordsMaster

  • Rango
    Miembro Avanzado
  • Cumpleaños 10/03/1998

Visitantes recientes del perfil

7.148 visitas al perfil
  1. Se había corrido la noticia entre varios mandos del ejército: El señor de Torre del Prado, una tierra pequeña y humilde con una aldea a sus pies, se encontraba en problemas. Nada especialmente grave, pero si lo peor llegase a ocurrir, cabía la posibilidad de que el pequeño sitio se perdiese del control imperial. Aunque eso era solo el peor escenario y el sitio no era especialmente importante, lo realmente vital era que el apoyo del señor aún era necesario para ciertas operaciones encubiertas. Simple y llanamente, debía ser protegido. Así es como habían encargado a un cabo familiarizado con la zona el dirigirse allí, con los acompañantes que viese oportuno. La única regla: Ser discreto. Paralelamente, la noticia había llegado a la Academia Arcana. Los señores de Torre del Prado se habían caracterizado por generaciones por ser poderosos magos, uno podría decir que ya prácticamente llevaban la magia en su linaje. Aunque Lord Marle no poseía oficialmente el título de Archimago, lo cierto es que lo era en todo menos en nombre. Había sido durante décadas un generoso donante a la Academia, y aunque no poseía su propia escuela, era conocido por de tanto en tanto tomar a uno o dos estudiantes, que eventualmente se convertían en poderosos magos al servicio de la Academia. Lord Marle era un recurso valioso para la Academia, y simple y llanamente, debía ser protegido. Así que cuando uno de sus magos más prometedores vino a preguntar a la profesora Erlinda para marchar a ese sitio, no pudo decir que no. Muy por el contrario, alentó al joven Midir. Cualquier cosa que ocurriese en Torre del Prado, estaba atado a ser un asunto arcano. Si Torre del Prado vivía, o desaparecía del mapa, aún estaba por verse. // Post para futuros posteos de la trama de Torre del Prado, no responder. Cualquier personaje que Midir o Elegost permitiese adherirse puede integrarse, si son muchos puede que cierre la puerta, por mi salud mental. Sin horarios. Ya veré. Cuando me apetezca. Soy caótico
  2. Ronda dos: Operación Reiger. Fase de reunión de operativos Mientras los cuatro audaces aventureros de una recién formada nueva compañía almorzaban varias calles más abajo de la Academia Real Arcana, planificando su futuro viaje entre guisos, zumos y risas... Un director escribía con tinta encantada en el libro de la Academia tres nombres. No, esos tres caóticos no volverían a pisar la Academia en MESES, si él tenía algo que decir al respecto. Bueno, excepto Midir Vormak, porque era un mago prodigio. ¿Pero los otros tres? ¿Esos MENESTEROSOS que habían irrumpido y durante horas molestado a los profesores y alumnos? Absolutamente no. Al menos, en la cultura popular de los aprendices de mago viviría durante semanas la historia del Profesor Fantástico de Falveri y su corta, pero intensa, clase de Thalassiano arcano. Por otro lado, el Sargento Tristán Arribald y su fiel compañero de muchas batallas, Henrich, debatían entre un montón de papeles. Solo quedaba esperar que el nuevo cabo tuviese éxito... ¿Pero podían fiarse de su estabilidad mental? ¿Era siquiera apto aún para sus labores? // Rolecito corto Duración: 2 horas y media Participantes: @Stannis the Mannis como Elegost Faler Habilidades usadas: Atletismo, Escalar, Advertir/Notar, Buscar, Conocimiento/Historia (Magia arcana), Reflejos, Etiqueta @Focus como Midir Vormak Habilidades usadas: Sigilo, Invisibilidad, Prisión arcana @Kario como Clive Ashford Habilidades usadas: Atletismo, Buscar, Reflejos, Callejeo, Etiqueta @SwordsMaster como Everard de Sveri Habilidades usadas: Atletismo, Sigilo, Reflejos, Etiqueta
  3. Census Militaris Nombre completo: Everard de Sveri Alistamiento: 25 de Enero del año 38 Rango: Soldado, veterano Legión asignada: XIII División asignada: IX Cuerpo: Tirador, Auxiliar Ingeniero Superior directo asignado: Cabo Elegost Faler Frentes destinado: -Expedición a Tierras del Interior, conjunto con la Academia Real Arcana -Campaña de Andorhal, Rosgith Condecoraciones oficiales: -Medalla de la Espada de Acero Anotaciones oficiales: Condecorado con la Espada de Acero por el Capitán Leontus Konstantin en el frente de guerra de Andorhal, Rosgith, por la eliminación de enemigos significativos del Imperio de la Humanidad.
  4. El soldado Everard de Sveri había recuperado la consciencia finalmente tras casi un día y una noche de intensos cuidados. Para cuando despertó, solo veía sanadoras, sacerdotes y al mismo Justicar, yendo y viniendo. La enfermería estaba... Abarrotada, heridos, supervivientes. Supervivientes de una masacre que él había sido incapaz de evitar. Había tenido la victoria entre los dedos, quizás a un golpe de distancia. Quizás... Su hermano habría podido. El Justicar le dio las noticias de como se habían desenvuelto las cosas. En silencio se puso de pie y se dirigió fuera, tambaleándose y aún mareado. Observó los soldados fuera... Lo que quedaba de ellos, los heridos, las miradas vacías. Las atroces construcciones del Azote en la lejanía, los gases tóxicos... Y justo encima las estrellas, como si nada ocurriese debajo de ellas, inmutables. Quizás era la primera vez que entendía a su hermano. Se había enlistado y había partido al norte esperando encontrar aquello por lo que había estado dispuesto a arriesgar su vida; imaginó aventuras por lugares exóticos, observar las grandes ciudades extranjeras, las grandes ruinas, todo tipo de criaturas exóticas, ver y actuar en frentes de guerra que cambiarían la historia de la humanidad, dejar su marca. Cualquier cosa que hubiese en ese estilo de vida, debía ser algo muy bueno para que su hermano hubiese estado dispuesto a arriesgar su vida. No lo era. Culpa. Remordimiento. La sensación opresiva en el pecho de "Y si". El pensamiento intrusivo en la parte trasera de la cabeza de "no fuí suficiente". La cruda realización de que tus amigos han muerto por confiar, en tí, por confiar en tí. No, no era la excitación de las aventuras o la emoción de ver cosas nuevas lo que había impedido que su hermano abandonase aquella vida, era culpa, y como un novato insensato en el bosque, había caído en la misma trampa. Sabía que vería ese día cada vez que cerrara los ojos, o que cada vez que usase un cilindro para hacer un explosivo vería la cara de Eina. Ese día le perseguiría, y como consecuencia, jamás podría realmente dejar esa vida atrás. Tal es la naturaleza de la guerra; cambia al hombre, para siempre, y pocas veces para bien. Pero la guerra, la guerra no cambia nunca.
  5. SwordsMaster

    Una carta inesperada

    Para sorpresa del veterano Montaraz, junto al cargamento de suministros de la última semana a Rosgith llegaría una carta cargada en Stromgarde a su nombre. La misma olía aún a mar, y de interrogar un poco al cruzado argenta que había traído los suministros, sabría que la carta provenía del sur. Muy al sur. De Ventormenta, probablemente. El sobre no parecía tener nada especial, ni un indicativo de parte de quién era. Lo más probable es que tuviese que leer su contenido completo si quería saber quién era. Leer el primer y último párrafo simplemente no iba a bastar. A nombre de Elegost Faler Que la sagrada Luz que ilumina nuestros pasos le de días prósperos. Quizás no me recuerde ya. No le culparía. Estaba en un momento muy bajo cuando nos conocimos. No recuerdo que nos despidiésemos en buenos términos. Tampoco malos. Pereo en ese momento no le agradecí, ni habría sabido que en algún momento lo haría. Su consejo ha dado una vuelta a mi vida que jamás pensé que daría, pero me alegro de que haya salido como ha salido. Estoy en Villa Sveri. Nueva Sveri, de hecho, renombraron el pueblo hace unos años. Asumo no estabas al tanto. Fue un dolor de cabeza encontrarlo. Pero lo hice, recientemente. Estoy residiendo en la capilla. Como novicia, si puede creerlo. A mi aún me cuesta. El algodón de la toga pica un poco. Cuando llegué a Ventormenta estaba perdida, pero un viejo sacerdote, en paz descanse, me acogió el día que llegué. Me ayudó a dar con este sitio, pero más importante, a encontrar un sentido a mi vida. He decidido dedicarme al servicio de la Luz, no creo que nunca pueda llamarla ni nada así, pero se siente bien ayudar a los sacerdotes. No suelen ser el tipo que sabe reparar las goeteras en sus propios lugares sagrados. Y hacen una tarta de limón increíble aquí al sur, ¿estabas al tanto? Quiero creer que por eso me has mandado tan lejos. El viaje valió la pena. Mi vida vale la pena. Y también la vuestra, Sir Friederich. Sé que teníais la misma tristeza y agotamiento en vuestra mirada. Pero me habéis ayudado, y ahora yo haré todo lo posible por ayudar al resto. Supuse que sería mi buena acción del día escribirle esta carta. Que la Luz Sagrada le proteja, y le guíe con tanta certeza como me ha guiado a mí. Con cariño: Una estafadora @Stannis the Mannis
  6. La idea era sencilla: En vistas para prepararse para la peligrosa misión que se les venía encima, tomar dos lanzas de entrenamiento, correr en sincronización absoluta y hombro con hombro hasta la cima de la muralla, soltar el mejor grito de guerra posible, volver a descender, rodear la arena corriendo y en plena carrera arrojar la lanzar contra un muñeco de entrenamiento. ¿Qué tenía eso que ver con ir a salvar gente a un campamento renegado en un bosque maldito? Nada, pero era una idea guapa de entrenamiento. La primera ronda, entre Elegost y Everard, ganó Elegost desde el flanco izquierdo, tras una carrera incansable, un lanzamiento espectacular y una carga destructora que aniquiló al pobre muñeco. Por el flanco derecho, Everard se comió un poste, y luego casi le da a Elegost arrojando su lanza. En la segunda ronda, entre Elegost y Fiora (Con Everard cantando para animar a Elegost), ganó Fiora por el flanco izquierdo, tras un lento pero seguro trote, un lanzamiento mediocre y una carga espectacular que también aniquiló al pobre muñeco. Por el flanco derecho, Elegost se comió el suelo, y se le metió tierra en la nariz. Por culpa del flanco izquierdo, que parecía estar maldito, el entrenamiento se dejó ahí. La conversación siguió un rato más, Elegost y Everard se cantaron algunas cosas, acabaron con una conversación profunda y al final se separaron para prepararse. Lo peor estaba por llegar. // Entrenamiento Habilidad general entrenada: Lanzar Habilidad entrenada por Elegost: Provocar Habilidad entrenada por Everard: Música (Canto) Habilidad entrenada por Fiora: Lanza ligera Habilidad entrenada por Ciel: Fauna (Mamíferos) Habilidades usadas: Elegost: Atletismo, Lanzar, Lanza ligera, Cuchillo, Baile, Música (Canto), Voluntad Everard: Atletismo, Lanzar, Baile, Música (Canto), Voluntad Fiora: Atletismo, Lanzar, Ataque desarmado, Defensa Ciel: Fauna (Mamíferos) Annalena: Fauna (Mamíferos)
  7. "La carta sellada con el símbolo de la inquisición en cera fue inmediatamente repartida por los distintos rincones de Stromgarde", y justo a tiempo, pues la misiva había llegado a menos del soldado Everard cuando estaba a un palmo de abandonar el reino, y adentrarse más allá de la Gran Muralla de Thoradin, donde luego tenía planeado tomar la ruta hacia las tierras del interior. Leyó la misiva, observó a sus compañeros de los Buscadores dormidos en el carro. Ya era la segunda vez que un agente inquisitorial le inmiscuía en asuntos de la inquisición. Aunque en otras circunstancias habría ido, esa misión ahora era parte de su pasado. La gente muere. Otros los vengarían... Había cumplido dentro de sus límites, ahora ya no era su problema. Nada que un simple soldado pudiese arreglar, de todos modos, pensó. Con cuidado acercó la misiva al fuego de su lámpara, y la observó arder. Tampoco iba a arrugar y tirar una misiva de la inquisición por ahí, no quería su cabeza en una pica por comprometer información. Y con ese acto, era libre. Se volvió a acomodar en el carro, apagó la lámpara y bajó la cabeza para seguir durmiendo, mientras esperaba llegar a la gran muralla. Le esperaba un largo viaje
  8. El muchacho tomó un trozo de papel, tomó prestada sin avisar la pluma y la tinta del Escudero Ethan y se fue a su rincón en el campamento escarlata para escribir su misiva. Más tarde, se la dio al valiente enano que iba a salir a conseguirles suministros. En algún momento u otro la carta acabaría llegando. Eventualmente. Tras cambiar de manos varias veces. Arrugada y maltratada, probablemente la había leído la mitad de los mercaderes que correteaban por los caminos. PARA ANALINA LUCSBEL OLA ANA SOI FERGUS TE ABISO PARA CE NO TE PREOCUPES CE LLA LLEGE A ANDORJAL ESTOI BIEN I EL ESCUDERO TANBIEN EL LUGAR ES MUI TRISTE CUANDO LLEGE ABIAN SOLDADOS ERIDOS I ABIAN DERIBADO EL PUENTE ADEMAS NOS DIO LA BIENBENIDA UN TAL TRISTEAN QUE SOLO ASIA HCISTES SOBRE NOBISIAS I EL JUSTICAR I CREO QUE PODRIA SER UN ESPIA PORCE INTENTABA DESMORALISAR A MI GRUPO PERO LE MANTENDRE BIJILADO A LO LEJOS SE BE ANDORJAL PERO NO ES BONITA AI GARGOLAS SIENTOS DE GARGOLAS BOLANDO ENSIMA DE LA SIUDAD O LAS RUINAS DE LA SIUDAD CUANDO LLEGAMOS ABIAN SOLDADOS ERIDOS I ESCUCHE ISTORIAS DE CE EN LA PRIMERA NOCE LA SIUDAD DISPARO RALLOS JIGANTISISIMOS CONTRA ROSGID LAS RUINAS DONDE ESTAMOS BUENO SOLO CERIA CE SUPIERAS CE LLEJE Le había vuelto a pasar. Otra vez se le había acabado el espacio. Con cuidado dio vuelta la hoja para poder seguir BIEN BOI A RECONCISTAR ANDORJAL I ARE CE CRESCAN FLORES I ARBOLES PARA CE SEA IGUAL DE BONITA CE COSTASUR BA OTRA CARTA PERO ESA ES PARA EL TIO ELEGOS POR FABOR NO LA LEAS DASELA CUANDO BUELBA DE CUEL DANIEL CHAU ABRASOS FERGUS @yune134
  9. Las ruinas de Rosgith se alzaban débiles y fracturadas, con un puente derruído que conectaba a un sitio de pesadilla. A lo lejos se veían pequeñas manchas en el cielo, inequívocamente cualquiera que llevase allí más de dos días podría afirmar que eran gárgolas. Cerca de la entrada, nueva sangre había llegado, traídos por nada menos que Jared Miller. La nueva sangre no había esperado ni un solo minuto luego de que terminara Tristán de mostrarles el campamento, antes de dirigirse a la arena en busca de liberar el estrés como guerreros. Al final del día, solo quedó una conclusión clara: Las armaduras completas eran impenetrables, un buen mazo no se le aplica esa regla, y el espíritu humano puede obrar milagros. // Entrenamiento luego de la llegada a Rosgith. Habilidad entrenada General: PROVOCAR Habilidad entrenada de Fergus: GOLPE DE ESCUDO Habilidad entrenada de Ethan: DUELISTA Habilidad entrenada de Aedan: Habilidad entrenada de Markov: GOLPE PARTE ESCUDOS Habilidad entrenada de Edward: RECUPERACIÓN RÁPIDA Ficheo:
  10. Ethan suspiró agotado -Bueno, terminamos- -¿Eh? No, falta otra- -Fergus como que otra- -Eran tres- -Fergus como que otra...- Ethan se pasó la mano por la cara, y se puso a leerle la carta OLA LINA SALBE LA LUS CE NOS DA UN DIA MAS I BOLUNTAD PARA MATAR EREJIA I BLASFEMA DE FERGUS ROLER PARA LINA DEPOSITO NO TE PROCUPES ENTIENDO CE CISIERAS PASAR TIEMPO DE CALIDAD CON TU PADRE AUNCE NO LO BALLAS A ADMITIR ES MUI IMPORTANTE LA FAMILIA I LOS PADRES ASES BIEN EN NO FIARTE DE LOS ELFOS LLA SABES LO CE DISE EL GRAN CRUSADO TODOS PUSILANIMEROS I DESERTORES I AMIGOS DE DESERTORES CE DIFICULTAN NUESTRA LU CONBATE LLO JAMAS PODRIA ESCONDER LA LLAMA ANTE ESOS OREJAS PINCUDAS PROBABLEMENTE LES PEGARIA A TODOS SI PUSIESEN CARA FEA I CE CE PONDRIAN CARA FEA PORCE SON ELFOS I SON MARICONES NOBLES ALIADOS ITAN PERDON TRAEME TROFEOS AUNCE NO CE SI ESTARE ESTOI CANSADO DE ESCRIBIRLO PERO ESTARE PELEANDO EN ANDORRAL DONDE AI NO MUERTOS A PATADAS LA ECSPRESION NO CE BALLA A PELEAR LLO A PATADAS La hoja no le dio el espacio con su letra gigantesca y mayúscula, así que dio vuelta la hoja para poder terminar de escribir CHAU CUIDATE Ethan miró a Fergus seriamente, y solo dijo -Tienes que trabajar en tus modales-
  11. SwordsMaster

    Carta para Fergus

    La carta habría llegado junto con la última a Elegost OLA ERBBUINA LLO TANBIEN TE ECSTRANIO BUENO EN REALIDAD GRITABAS MUCHO TEN CUIDADO CON LOS ELFOS DE CUEL DANIEL TE CONBERTIRAN EN DESERTORA PORCE SON TODOS DESERTORES PUSILANIMEROS ME AFEITE EL BIGOTILO PORCE ME ACORDE LO FEO CE LE CEDABA AL CABO SBERI I NO CIERO CE SE RIAN DE MI EN LA ENBAJADA TRAEME ESTOFADO DE ELFOS CUANDO BUELBAS DE ESE BEGANO CE ELEJOS SIEMPRE DISE PERO NO LE DIGAS CE CIERO PROBAR BUENO SI TODABIA ESTOI ACI PORCE ME BOI A IR A MATAR NO MUERTOS MAS AL NORTE UNA TEMPORADA EN UNA SIUDAD LLAMADA ANDORRA O ANDORAL O ALGO ASI TE MANDO ABRASOS I PATADAS PORCE CE CE ME ABRIAS PEGADO LLA DE ESTAR SERCA SIEMPRE LO ASES ASI CE TE MANDO PATADAS I ABRASOS
  12. El mensajero miró con ojos como platos la carta que le tendían mientras tomaba una cerveza en la posada -¡Niño me estás jodiendo, estuve todo el día corriendo con esas cartitas de ustedes! ¡Esos ya deben de haber cruzado al muralla! ¡Renuncio! ¡A tomar por saco!- Así que Fergus buscó un nuevo mensajero. Ah, perfecto, ese soldado iba a acompañar una caravana a Trabalomas. Él se encargaría. Y sin gritar tanto OLA TIO NO CIERO USAR EL CASCO ES BASTANTE FEO PARESCO UN BILLANO I LLO NO DIJE NINGUN INPOPERO DE ESOS PORCE LOS TACHE I NO BALEN LOS ELFOS SON MALOS ELEJOS EL GRAN CRUSADO DISE TODO EL TIEMPO CE SON PUSILANIMEROS COMO LOS ARJENTAS I CE EN CUEL DANIEL ESCONDEN A DESERTORES ASI CE TEN CULIADO CUIDADO O TE CONBERTIRAN EN DESERTOR PERO TRAEME UNA CALABERA DE ORO SUENA BONITO I TE CREO QUE BENSIESES OGROS CANTANDO LLO ASE POCO VENSI A UNA FANTASMA CANTANDO TE CIERO FERGUS NO SE CE ES ESO DE PD AL FINAL PERO NO ERA JENTE PEGANDOSE ERA JENTE ABRASANDOSE ERRA LLO ABRASANDOTE A TI I A DUNCAN PERO NO SABIA ASER A TRES PERSONAS ASI CE ISE A DOS CHAU
  13. Ethan terminó de leer la carta a Fergus. Lo miró. Fergus le devolvió la mirada. -Escribe mi respuesta- -Te ayudaré. Así aprendes- DONCAN SOI FERGUS GRASIAS POR ESCRIVIR ESTAVA PROCUPADO ME ALEGRO DE CE VIAJES I VEAS EL MUNDO MANDA SALUDOS A TU IGA IJA I AL MONTARAS LLO PRONTO IRE EN UN VIAJE CON ITAN ASI CE NO ME VAS A ENCONTRAR CUANDO VUELVAS ME VOI A MATAR NO MUERTOS A DONDE VOI AI MUCHOS DILE AL TIO CE ES UN PUTO POR NO AVISARME DEL VIAJE I CE ES UN CABRON I UN PUTO BUENO PERO NO LE DIJAS CE ESCRIBI ESAS PALABRAS ITAN ME ISO TALLXCHAR SOLO DILE CE ME PUSO TRISTE NOS VEMOS MUCHA SUERTE TE CIERO AL TIO TANBIEN ABRASO *Hay un garabato de dos personas con brazos de palitos abrazadas. Puede ser. No está muy claro.*
  14. Everard tomó un carboncillo de su mochila. Ay, ese carboncillo, que había iniciado su viaje en la Academia de Stromgarde, viajado hasta Trabalomas, luego hasta Ventormenta y de nuevo al norte, en nuevas manos. Que historias tendría para contar, si pudiese hablar. Apoyó uno de sus papeles en su pierna y comenzó a escribir. De Everard de un Reino Muy Muy Lejano para Elegost Faler, Tu nariz es muy grande, tu cara no tiene las mejores proporciones, tu voz no tiene emoción y tus expresiones aún menos. Eres caótico y haces cosas feas. Pero allí de donde vengo, se cuentan leyendas de tu valor, me creas o no. Es un honor para mi ser compañero con alguien protegido por la Luz misma. Con Diligencia y Lealtad: Everard Luego le metió una patada a Elegost para despertarlo. -- Toma idiota Y se la pasó a su compañero, se giró y volvió a intentar dormir.
  15. El burro y la dama la imagen no es engañosa, eso pasó Muchas, muchas semanas más tarde... El barco hizo puerto en Ventormenta. Una mujer pelirroja bajó, con poco más que sus ropas, un viejo estoque y una pequeña mochila. De forma cansada se acercó al primer trabajador del puerto que encontró, preguntando por direcciones para llegar a Villa Sveri. No tenía ni idea. Luego preguntó a otro. Y a otro. Y a otro. Nadie parecía conocerla, ¿le había jugado el montaraz una mala pasada? Lo que le faltaba, más gente traicionándola, apuñalándola, escupiéndole... Se compró un bocadillo, y se sentó en la plaza de la Catedral a comer, en un banquillo. Un anciano sacerdote se le acercó, se sentó a su lado y le preguntó por qué parecía tan triste. Aunque, quizás, triste no fuese la palabra. Cansada, derrotada, engañada... Un final que ni siquiera digno. O quizás sí. Digno de una rata como ella. El sacerdote no necesitó oir respuesta alguna, le ofreció su ayuda. Ella se mofó diciendo que a no ser que supiera donde quedaba la villa ficticia de Sveri, lo dudaba. El sacerdote... Lo sabía. Pero más importante, vio el pesar en su alma. Le ofreció ir a por algo de pan en uno de los hospicios, luego podría ayudarle a repartir a otros como pago. ¿Qué tenía para perder? Pensó ella. Le siguió. La Luz obra de formas muy misteriosas y... ¿Cuántas historias han comenzado, con una rata yendo a por algo de pan, y encontrando su camino? Muchos, muchos meses más tarde... Sería un viaje largo. Inclemente. Pero finalmente había cumplido su promesa al Montaraz. La joven novicia pelirroja dio sus primeros pasos en dirección a Nueva Sveri. La ciudad se había quedado sin carpinteros competentes. Mucho mobiliario de la capilla allí... Necesitaba ya arreglos. ¿Y quizás las casas, ya que estaba? Por qué no. Al final del día... ¿Qué tenía para perder? Muchos, muchos meses en el pasado... El cabo estaba furioso. Varios trozos de chorizo volaron por comandancia cuando se enteró del fracaso de los soldados, que le habían costado su ascenso a Sargento. Era una derrota absoluta para el cabo. Misión fallida. Fin. Pero, para un soldado de la séptima que había mantenido el ojo en el caso... Ese informe había sido especialmente interesante. -Ya hemos comenzado los preparativos necesarios para la operación. ¿Avisamos a los soldados de su nueva misión?- -Aún no. Dales unos días de descanso. Lo necesitarán- // Masteo corto Duración: 4 horas Consecuencias: Habilidades usadas y participantes:
×
×
  • Crear Nuevo...