Beretta

Roler@
  • Contenido

    130
  • Registrado

  • Última Visita

  • Days Won

    5

Beretta last won the day on April 13

Beretta had the most liked content!

Reputación en la Comunidad

134 Excellent

7 Seguidores

Sobre Beretta

  • Rango
    Miembro Avanzado
  1. A la atención de quien corresponda, Mi nombre es Valera Lenz, humilde alquimista voluntaria en las dependencias destinadas a los marcados. Les escribo esta carta con cierto carácter de urgencia, pues aunque mi voluntad de ayudar en la paliación del sufrimiento de los que están contagiados por este terrible mal, las dificultades se imponen en forma de falta de suministros y materiales para poder desempeñar siquiera una pequeña ayuda. Les pido de forma humilde una audiencia para expresar mis preocupaciones y necesidades, así como para tratar otros asuntos que les pueden ser de interés. Que la luz les guarde, Valera Lenz [ La carta está destinada a los representantes de las dos organizaciones tanto en el interior como en el exterior del guetto ] @Malcador @Vagabundo
  2. Valera Lenz

    Atributos5 Físico6 Destreza8 Inteligencia7 PercepciónValores de combate20 Puntos de vida24 Mana8 Iniciativa8 Ataque a Distancia (Ballesta)8 Ataque a Distancia (Pistola de chispa)7 Defensa Habilidades Físico 2 Atletismo Destreza 2 Ballesta 2 Pistola de chispa 1 Defensa Inteligencia 1 Fauna 1 Leyes 1 Religión 2 Sanación/Hierbas 1 Supervivencia 2 Tradición/Historia 1 Alquimia Poción de Salud débil Poción de Agilidad débil Poción de Concentración Débil Calmante suave 1 Anatomía/Cirugía Percepción 1 Bailar 1 Etiqueta 1 Comercio 1 Reflejos Escuelas/Especializaciones Alquimia: Aprendiz: Poción de Salud Débil: Regenera 1d6 PdV en combate. Solo puede sanar daño leve (Por encima del umbral de herido) Poción de Agilidad débil: Otorga +1 a las tiradas de Destreza durante tantos turnos/minutos como nivel de alquimia del creador. Tras acabar el efecto otorga -2 de destreza durante lo que queda de día. Poción de Concentración débil: Otorga +1 a las tiradas de de Inteligencia durante tantos turnos/minutos como nivel de alquimia del creador. Tras acabar el efecto otorga -2 de Inteligencia durante lo que queda de día. Calmante Suave: Una pócima que hace que los sentidos del objetivo se abotarguen, sin llegar adormirlo, pero calmando los nervios y reduciendo los niveles de estrés. Dura un par de horas, antes de que los efectos comiencen a disiparse lentamente.
  3. Valera Lenz

    // En cuanto tenga un ratito la pongo bonica. Descripción: Una mujer joven, de aspecto tranquilo y plácido que luce siempre su melena concienzudamente peinada y que cae con suavidad sobre sus hombros y su espalda. Ataviada con ropajes humildes y un capote echado sobre los hombros para protegerse del hollín y la ceniza que desprenden los ingenios impulsados por vapor. De complexión escuálida y estatura mediana, su presencia no destacaría entre el gentío. Su piel muestra un aspecto un tanto pálido, fruto de las enfermedades que la mantuvieron encamada durante su infancia, y parece aún más blanquecina por el contraste con su melena, de color ébano. Historia Hija única de cierta familia adinerada de la noble capital de Gilneas, de joven sufrió de varias enfermedades y dolencias que la mantuvieron encamada y recluida en el hogar. Esto no fue sino un aliciente para que su padre dedicara gran parte de la fortuna familiar a formarla en las más variopintas doctrinas. Libros de historia, ciencias naturales, tratados sobre la virtud y la fe y -sus favoritos- libros de literatura clásica y poesía a menudo yacían desperdigados alrededor de su mesa o su cama. Solía compartir sus inquietudes con algunos de sus sirvientes, especialmente con el secretario y contable de su padre, Abraham. Su padre consentía todas sus ansias de lectura y entretenimiento, y la tutelaba siempre que le era posible. Con una pequeña fortuna creada gracias al mercado armamentístico que se movía entorno al ejército y al feudo de su señor, su vida orbitaba entorno a las altas esferas, consiguiendo de tanto en tanto establecer algunos pequeños tratos con las Grandes casas que veían en la familia Lenz un proveedor que iba creciendo en renombre y al que su propio señor avalaba. Creció pues en un entorno tranquilo, y a medida que su cuerpo se libraba de sus dolencias fue poco a poco empezando a hacer sus primeras apariciones públicas, acompañando a sus padres a bailes y festejos. Siendo hija única, el interés de su familia sería casarla, tarde o temprano, con algún burgués adinerado o- si llegaba a ser posible- tratar de subir en el escalafón social gracias a conseguir un mejor pretendiente. Sin embargo, siendo este el menor de los intereses de la joven, su tiempo a menudo era desviado a seguir entreteniéndose entre libros y relatos, y empezando a interesarse cada vez más por las habilidades medicinales de las plantas y otros compuestos. Su situación enfermiza le había dado una perspectiva algo más amplia, y pese a que su sanación era en gran medida gracias a los miembros de la Iglesia que diligentemente se habían hecho cargo de ella en sus momentos más críticos, había sentido el alivio de las hierbas y el bienestar que otorgaban ciertas sustancias, despertando un interés mucho más profundo en ella. A fin de cuentas, los siervos de la fe eran limitados en su alcance, pero las plantas podían cultivarse y recogerse, estableciendo una forma mucho más eficaz de extender un remedio. Fue Abraham quien hizo de intermediario entre este deseo de la joven y su padre, que finalmente accedió a que la muchacha empezara sus estudios con un alquimista que pudiera enseñarle con precisión los misterios de la alquimia. Sahid era, no solo un alquimista experimentado, sino todo un erudito en el arte de transmitir conocimientos. No tardaron en hacer buenas migas, pese a que el tiempo de estudio del que disponía era limitado debido a los otros compromisos que le imponía su padre en compensanción. Resuelta a aprender cuanto fuera posible, pasó todo el tiempo que pudo entre viales y matraces, destilando y cristalizando, envuelta una y otra vez en delicadas operaciones que poco a poco se le antojaban cada vez más sencillas y banales. Compartía lecciones con otro muchacho, un joven que Sahid había rescatado de las calles para que fuera su aprendiz. Soltero y en una edad ya avanzada, no se veía con paciencia o dedicación para formar una familia, y había visto en el joven un destello de inteligencia suficiente como para confiar en que seria capaz de aprender de él todo cuanto le transmitiera. Agradecido por este gesto, que el joven bien sabía lo habia liberado de una vida insignificante en los campos, se entregaba a las lecciones con avidez. Rob era su nombre, y aunque superaba en edad a la joven en más de cinco años pronto estableció con ella una relación entre iguales. Los últimos años de la guerra lo cambiaron todo. Asesinado por la pugna entre las diferentes facciones su señor había caído, y su humilde distribución pronto se vió cada vez más relegada a un segundo plano, con la entrada en el mercado de otros grandes distribuidores de armas, que podían ofrecer mucho más por una suma inferior. Sin nadie que los avalara, el negocio de los Lenz amenazaba con dejarlos en la bancarrota en cualquier momento. Val tenía apenas quince años cuando los rumores de que los hombres lobo se empezaban a internar en la urbe empezaron a circular. Ignorarlos fue un error. Una noche no particularmente cerrada sus padres abandonaron el hogar, dejando a una indispuesta Val tras de sí mientras se dirigían a una cena de compromiso. Jamás volvió a verlos con vida y apenas pudieron identificar sus cuerpos por las pertenencias que llevaban encima. Abraham, junto con otros sirvientes, abandonó el hogar familiar para establecerse con otra casa, pese a que visitaba a menudo a la joven para comprobar como se encontraba. La instaba, en esos días, a tratar de establecer un matrimonio antes de que su situación se tornara del todo insostenible, pero hacía tiempo que ese momento había pasado ya. Los ingresos apenas daban para mantener los impuestos, y la casa cada vez se encontraba más vacía. Sus tíos habían empezado con los trámites para vender sus posesiones y que la joven se trasladara con ellos, pero se resistía a abandonar la humilde mansión. Rob se presentó en su casa, semanas tras la tragedia. Sahíd había sido llamado por la Hermandad Real de Alquimistas y él había permanecido en el laboratorio. Preocupado por el bienestar de la joven y habiendo escuchado rumores de lo ocurrido había acudido en cuanto había podido. Le ofreció una salida que, aunque cobarde, le permitiría seguir siendo libre : Podía establecerse con él en la casa del laboratorio, tratar de abrirse camino en la Hermandad y valerse por sí misma, sin depender de sus tíos o de casarse. Aceptó sin pensarselo, recogiendo cuanto libro cabía en su talega antes de abandonar para siempre la mansión. Continuó con sus estudios, ayudando eventualmente con algunas de las investigaciones que se desarrollaban entorno a la fisionomía de los hombres lobo, aprendiendo con curiosidad sobre sus anatomía y el funcionamiento de sus tejidos. Rob y ella se amaron durante un corto tiempo, aunque Val siempre lo recordó después como algo duradero. Supo que lo había perdido cuando, tratando de realizar un estudio con un sujeto vivo, éste consiguió liberarse y atacar al hombre con saña antes de caer de un perdigonazo de los guardias que se presentaron con el revuelo. Lloró amargamente mientras la infección se extendía en él, incapaz de impedir que los guardias se lo llevaran. Ahora sería uno de ellos, y no podían permitir que se transformara allí. No volvió a saber de él. De nuevo sola en el Laboratorio, no pasó mucho tiempo hasta que se anunció el descubrimiento de el brebaje. Vio con esperanza la creación de la comunidad huargen, donde quizás encontraría de nuevo a Rob, allí entre las caras desconocidas de los que habían sido lobos, así que, como no podía ser de otra forma, no dudó en alistarse para ayudar en forma de colaboradora a los alquimistas de la Hermandad.
  4. Volviendo a un lugar conocido

    Rebienvenido! <3
  5. [Carta] A la autoridad eclesiástica

    A la atención de la autoridad eclesiástica pertinente de los asuntos de la fe en las tierras de Villadorada: Yo, Roldán Vargas de Orestes, humilde soldado errante dispongo esta carta en un primer acto de contrición, deseando poner mi alma en disposición de la voluntad de la sagrada Luz: Que en su conocimiento quiero poner mis actos, pues ciertos hechos hasta ahora ocultados por mi persona me atormentan, siendo que en acto de cobardía e impiedad abandonara el servicio de la sagrada Orden de la Mano de Plata, mas no abandonando nunca la sagrada Luz ni su camino. Encuéntrome dispuesto a contar mi Historia y como y cuando y de qué manera esto ocurriera y a aceptar el juicio de la Luz. Humilde en mis propósitos me pongo a su disposición, hallándome afincado en la posada aledaña a la Iglesia de Villadorada conocida con el nombre de 'El Orgullo del León'. Fdo. Roldán Vargas de Orestes,
  6. Ausencias.

    ''Pero Alondra, porqué posteas ahora si llevas casi un mes ausente'' ...ya. Bueno. No asustarse. Se me ha juntado un mix de final de curso (muchos trabajos por corregir), finiquitar trabajos y mudanza, pero a partir de la semana que viene ya estaré -por fin- en mi nuevo hogar. Intentaré ir dejando constancia de si consigo o no internete -eeehehehehe- que se supone que si y que está to bien, y espero que la torre resista el viaje. La voy a poner entre algodones. Nos vemos en breves ingame!
  7. Decoradores

    LAIK.
  8. La letra, que no es ni elegante ni refinada denota un ritmo de escritura se nota tenso, pausado, con la tinta desvaneciéndose cada pocas palabras. Como si hubiera estado unas cuantas horas para escribirla, pensando bien en qué y cómo decirlo. A la atención de la Inquisidora Torreardiente: Hemos vuelto ya de la misión que se nos encomendó. Junto con esta carta se ha entregado a su autoridad a una mujer y dos hombres, María, la sacerdotisa del pueblo, el alguacil Rogers y un pobre desgraciado del que desconocemos el nombre, de los que esperamos, se haga justicia con todos, con cada uno la que merece, tras escuchar lo que ocurrió en el poblado conocido como Ventobravo: Llegamos al poblado hace un par de noches, encontrando en el camino cuanto se nos había advertido. Había cadáveres colgados en los árboles hacia la entrada del mismo, desnudos, clavados en alto de manos y pies y con un tajo del cuello a la ingle que exponía todas sus entrañas dejando que se desparramaran frente a ellos. Notamos también que tenían el símbolo de la luz -invertido -grabado en el rostro, y unas palabras al pie del tocón. No hay compasión para los Corruptos, rezaba. Empezamos nuestras pesquisas en el poblado, extrañados de que todo el mundo tomara aquello ya como algo natural, que simplemente ocurría y que no les concernía. Dimos con un cobertizo en el bosque, cerca del pueblo, donde debían encerrar a sus víctimas antes de darles justicia. Estaba toda la ropa de los que habían ido ajusticiando. Los ayudantes del alguacil nos encontraron allí, tomándonos por los asesinos. Hablando con el mismo, después -uno de los acusados que entregamos, el alguacil Rogers - lo ‘convencimos’ de que no éramos culpables, y de que podíamos ayudar. Nos explicó también porqué el destino de aquellas gentes no parecía importar a los aldeanos. Meses atrás, cuando se habían recuperado por fin del ataque gnoll y empezaban a reinstalarse y recuperar sus casas, reconstruyendo el pueblo, unos asaltantes se habían lanzado a por ellos, en mayor cantidad y mejor armados, matando a casi treinta de los suyos. Cuando por fin habian conseguido reducirlos, habían mutilado a aquellos que habían prestado resistencia a los bandidos. Desfigurado a la posadera con fuego, cortado la mano del alguacil-..y desfigurado y violado a la sacerdotisa, Maria. No fueron los únicos que fueron mutilados ese día, y cuando los bandidos se fueron dejaron a unas gentes con el ánimo completamente roto. Los hombres y mujeres que había colgados fuera de su pueblo eran esos mismos que habían saqueado, asesinado, mutilado y violado a los suyos, una justicia retorcidamente cruel pero efectiva. Nuestras sospechas por supuesto dieron a topar con la sacerdotisa del pueblo, de la que robamos el diario que es entregado, junto a esta carta, como prueba. También supimos que en sus sermones no mencionaba la Compasión, un proceso de desapego que puede entenderse leyendo ese mismo escrito. No sabía nada, no obstante, de lo que sucedía, pero esa misma noche pudimos ver como los aldeanos dejaban atrás el poblado, adentrándose en el bosque. Temimos lo peor y nos adelantamos, siguiéndolos hasta un claro donde estaban con su siguiente víctima, el muchacho que entregamos. Descubrimos allí lo que realmente pasaba: Más de una treintena de aldeanos, liderados por Clotys, la posadera con la cara quemada, eran quienes estaban ajusticiando a los ladrones,que habían estado buscando durante semanas para asegurarse de que ninguno escapaba. Habían santificado la figura de María, como una reencarnación de la propia Mara Fordragón, una figura de inspiración que los guiaba a asesinar a esos a quienes llamaban los corruptos sin alma, gentes con tales pecados que ya no tenían expiación posible. Si bien de todo esto la propia Sacerdotisa no sabía nada, pues en cuanto apareció los reprendió a todos y atajó lo que estaba ocurriendo, entregándose a nosotros como supuesta culpable de todo lo sucedido. La villa ha quedado defendida -y vigilada - por hombres del Alba, en caso de que se quiera traer a justicia a Clotys también. La situación ya era lo suficientemente tensa cuando Maria decidió venirse con nosotros como para sugerir esto, si bien hay muchas cosas a considerar entremedio. No creo que esto sea un asunto fácil de valorar. Aunque la forma en que ajusticiaron a esa gente era extremadamente cruel, lo que ellos hicieron habría enloquecido de dolor a cualquiera. Esas gentes están intentando recuperar la vida que el ataque de los gnolls les arrebató, algunos habiendo perdido demasiado, como María que perdió a su padre. Perdieron también a su guía espiritual y en cuanto intentaron reponerse fueron atacados, humillados y torturados por esas gentes. Puedo entender perfectamente el tipo de desprecio que sienten hacia ellos, si tan solo hubieran escogido hacer lo mismo tan sólo dándoles una muerte rápida y limpia, no estaríamos hablando de este asunto hoy aquí. María se siente culpable de lo ocurrido, de en su dolor haber eliminado una de las virtudes de sus sermones, si bien nadie hizo nada para intentar aliviar su dolor con la muerte de su padre y , peor aún, tras el ataque de los bandidos. Necesita ayuda para salir de esto, pero no es una mujer cruel o herética. Atajó todo esto en cuanto se dió cuenta de lo que realmente estaba ocurriendo. Necesita vuestra ayuda, Torreardiente, para recomponerse y ser la guía que necesita su pueblo. Creo que aún puede hacer mucho bien por su comunidad, habiendo pasado por lo que ha pasado. Es capaz de entender el dolor de todos, y será capaz de guiarlos en cuanto ella misma se recomponga de su dolor. Creo que ayudarla en ese proceso es responsabilidad de la Iglesia. Los necesita más que nunca. En cuanto al Alguacil Rogers, nos mintió y trató de apartarnos del asunto. Su responsabilidad era velar por la ley, y al contrario que María él sí sabía todo lo que estaba sucediendo y era uno de los que organizaba lo que ocurría. Que la ley sea justa con él. Sin embargo el poblado se queda así desprovisto de alguacil, y los dos ayudantes que tenía no parecían saber distinguir su zapato de una ardilla. En el caso de que Rogers no vuelva, alguien debería ser enviado allí. Un hombre compasivo y tranquilo a poder ser. Van a necesitar a alguien más que vele por ellos. Del tercero desconocemos su nombre. Sabemos, no obstante, que es uno de los muchachos que entró en el poblado, asesinando a sus habitantes y mutilando y violando a la sacerdotisa y a tantos otros. Esperamos que la justicia sea rápida con él, es más de lo que merece. Me gustaría hablar con la sacerdotisa María y con usted. Creo que en esta carta tal vez quedan un tanto difusas algunas de las cosas que han ocurrido, y no quisiera que esa mujer fuera juzgada con más dureza de la que merece. Añado en esta carta la firma de Thomas Benet, dando testimonio y apoyando las declaraciones que aquí se adjuntan. Os adjunto también una lista de cuantos han ayudado en esta misión: James Hoat, Nora Folch, Varno Mardole, Doyran, el soldado Janos Smith, el escudero Thomas Benet y Víktor Kruber. Éste último creo que tiene algunos asuntos que tratar con usted. Alondra. Thomas Benet. @Malcador @Murdoch @Imperator @ElCapitan @Akross @Montalba @Nora Folch
  9. Echando raíces

    Bienvenida oficial wiii <3 un placer tenerte por aquí. Mas Inquisidores es bien! Solo-...no persigas a Alondra. Por favor. <3 <3 <3
  10. Un encargo singular

    La Carta Releyó la carta un par de veces, esperando encontrar -quizás- algo mas de información entre las palabras, como si quisiera desentrañar el misterio antes incluso de entender la pregunta. Una suave brisa se adentraba en la posada, que mantenía las puertas abiertas al barrizal en que se había convertido el Arrabal. Tras toda la noche lloviendo y con las flatulencias de Caleb de aquí para allá, abrir se había convertido casi en un acto de liberación para el alma. Y para el olfato. Le dolía aún claro. Las palabras que había intercambiado con ELLA la última vez no habían sido precisamente amistosas, pero esperaba que aquel encargo pudiera cambiar las cosas. Confiaba en ella, a fin de cuentas, y ¿Qué había mas importante en aquel mundo de mierda que la confianza compartida? El dinero iba y venía, y no iban a pagar precisamente poco, pero le importaba aún mas lo que aquello significaba. Las monedas, a fin de cuentas, era más probable que terminaran sirviendo a un fondo común en el Chichi, para tratar de bajar las exigencias de Bedlam o Brandon o quien fuera que mandara a aquellos muchachos desaliñados la mañana siguiente. Contaba con Thomas para esto. La tunda del día anterior aún le dolía, pero aún mas lo hacía el que él creyera que aun no estaba preparada. Quizás fuera forma de demostrarle que se equivocaba. Varno entraría en cuanto escuchara sonar la plata. Y Hoat. A Dickon no tenía ni que preguntárselo. Un par de nombres más rondaban su mente, pero no podía arriesgarse a que las cosas se torcieran. Algo le decía que aquello iba a estar salpicado de vísceras y cosas tan o más terribles que aquella criatura de sombras. Aquella, almenos por el momento, había dejado de aparecerse pero esto podía tornarse en algo mucho más siniestro. Y tangible. Iban a tener que ir con pies de plomo. @Murdoch @ElCapitan @Akross @Imperator
  11. Por no perder la costumbre

    Nnnngh-...*le peta la cabeza*
  12. Por no perder la costumbre

    Me acabo de dar cuenta de que tenia este post y no he actualizado nada. Así que-..ahí va
  13. ¿Qué música estás escuchando?

    Hoy me apetecen clasicotes.
  14. [Bosque de Elwynn] La criatura

    La Joya de la Corona El agua goteaba lentamente el suelo, repicando en los maderos del sótano. La lluvia había calado en la casa, ahora con las puertas abiertas. El agua arrastraba lentamente el liquido negruzco, filtrándolo por el suelo del sótano a un paradero desconocido. El olor nauseabundo que había impregnado el sótano se escapaba lentamente, ahuyentando a las bestias que moraban por los alrededores de la villa. Ni un alma se atrevía a adentrarse en las casuchas de VillaEncina, abandonadas a su suerte tras la avanzada de los gnolls. Arriba, sobre la mesa, la grieta negra había dejado de crecer y ahora permanecía ahí, como una cicatriz que aquella maldita gema había dejado en la madera. Esparcidos por el suelo aún quedaban trozos del joyero al que Varno había disparado en un momento de desesperación. Esparcidas por el suelo quedaban aún algunas esquirlas de las joyas que habían estado allí guardadas. Y entre sus restos un par de ojos rojizos observaban hacia el techo. Esperando con paciencia volver a ser reclamada. Resumen y consecuencias. —Todos sin excepción aún sufrís el acoso de la criatura. Durante almenos una semana -o tal vez dos- la criatura se os aparecerá de tanto en tanto. Por el rabillo del ojo, una sombra fugaz, que desaparecerá en cuanto la miréis fijamente. Hoat y Nora se llevan la mejor parte, y las alucinaciones apenas les durarán un par de días. —Habéis reclamado la gema, transportándola en el medio mas seguro que erais capaces de concebir. Entregada a la Inquisición, ya decidirán su destino. Thomas ha entregado también un libro con rimas para niños y los mapas que hallasteis. —Varno se ha llevado un buen puñado de objetos, entre ellos trozos de gemas y cubertería de la que desconoce su valor. Los tres libros lo acompañan, también. Duración: 5 horas.Máster: Alondra— @Beretta. Personajes participados y habilidades usadas: Thomas: Cabalgar, Advertir, Buscar, Bendición de Entereza, Historia — @Imperator Hoat: Cabalgar, Advertir, Pistola de Chispa, Trepar, Rastrear, Buscar — @ElCapitan Varno: Cabalgar, Advertir, Pistola de Chispa, Trepar — @Murdoch Alondra: Cabalgar, Advertir, Trepar, Abrir cerraduras, Conocimiento Teórico: Nigromancia Runa: - / Doyran: Supresión arcana, Cabalgar, Advertir, Trepar, Arma arrojadiza, Abrir cerraduras — @Akross Nora Folch: Cabalgar, Advertir - @Nora Folch