Roleros Destacados


Popular Content

Showing most liked content since 22/06/19 en todas las áreas

  1. 18 points
    Algunos ya lo habréis visto, pero igualmente lo meteré aquí. ¡Emblemita para la Corte de los Mendigos! Os pongo bajo ella la justificación de la iconografía que he elegido para darle esta imagen.(las menciones se han vuelto locas, oiga, daos por anunciados los demás @Focus @Tercio @Nathan Emblema: calavera descoronada por las ratas Calavera: Muerte, destino inevitable, mortalidad. Significado: La calavera es el símbolo que se vincula con la muerte, de los más conocidos. Sin embargo en este contexto y época, también se la asocia con las oscuras artes de la subyugación y negación del reposo eterno. La Corte de los Mendigos es una cofradía maldita desde su nacimiento, blasfemos y herejes que invocan oscuras energías y hacen de los cadáveres un ejército que no se cansa y siempre es fiel. Corona torcida: usurpación, corte. Significado: en mención a las grandes casas, aquellas que subyugan y abaten al pobre y al humilde, que visten galas y oro costeado por el sufrimiento de quienes les sostienen por debajo. Una declaración de intenciones. Una declaración de guerra al antiguo orden, pues si algo es igual para el señor, la monja o el labrador, es que la muerte siempre llega. Ratas: mendigos, pobreza, escasez y miseria. Significado: las ratas son sinónimo de pobreza, de baja casta, de hambre y miseria. Corren libres e indignas, sin compasión, devorando todo cuanto encuentran sin consideración por el rico o el necesitado. Una sola es una molestia, cientos, un enjambre insaciable. Rechazados, parias, desertores, blasfemos o herejes unidos por la necesidad. En el idioma de las dentelladas, la peste o la hambruna, quienes las sobreviven son aquellas que la trajeron: las ratas. Reinas en la muerte, cuando el cadáver ya no puede sostener la corona por sí mismo, cuando la enfermedad es su mejor arma que parasita la vida y la sesga inmisericordiosa, y sobretodo, banal. La supervivencia del conjunto es lo que las mantiene unidas, y también, el miedo a las demás. Una corte, o un enjambre. Unidos por necesidad, insaciables, con temor a sus hermanas. Caóticas, indisciplinadas, pero conscientes e imparables. Las tres ratas Codicia. Necesidad. Miedo. Tres hermanas que se asisten. Tres faltas humanas que dominan al pobre, al mendigo o al rechazado. Tres pecados sociales, que son juzgados por el justo e ignorados por el prógimo. Castigo del que sufre, verdugo de su propio tormento. Del que se arrastró, suplicó y fue ignorado por todos los demás. Aquel que con el tiempo, entendió que ese filete que le arrojaron no fue compasión, sino el anhelo del acomodado que quiere su conciencia tranquila. El placebo de los misericordes. Aquel que sintió las dentelladas del resto de los perros de las naciones, de sus propios hermanos, que querían tanto como él saciar su hambre. Cuando la moneda dada te convierte en objetivo de la codicia, y en lugar de sacarte, te entierra más hondo en el pozo. O te mata en un oscuro callejón. Codicia de aquellos que ambicionan lo que no tienen, y se lo quitan a otros cuando la caridad nunca es suficiente. Necesidad de quienes solos son ignorados, pero juntos se hacen fuertes e ineludibles. Miedo de aquel que sabe que de la necesidad, nace la dependencia y la desconfianza. Bienvenido.
  2. 12 points
    Cierro los ojos, dinos por qué debemos sufrir. Libera tu presa, pues tu voluntad nos arrastra. Nuestras piernas se cansan, dinos dónde debemos vagar ¿Cómo podemos seguir adelante, si la redención nos es inalcanzable? A todos mis hijos en quienes la vida abunda. A todos mis hijos, a quienes la muerte ha dictado su sentencia. El alma anhela el honor, y la carne el descanso del más allá Mirad a los que caminaron antes para guiar a los que caminarán después Brilla la Luz de la justicia sobre la tierra Siempre abundante, fluirá el propósito sobre vosotros Caminad libres, caminad libres, caminad libres, creed ... La tierra está viva, así que creed ... - Fragmento de "Cierro los ojos", Diásporas de la Luz, Siglo VI A.d.P. A día veinteavo del séptimo mes del año 32, hará diecisiete años de la muerte de nuestra amada reina, Tiffin Ellerian Wrynn, primera de su nombre, arrancada de la faz de Azeroth de la manera más cruenta, portando en su cuerpo una vida, inocente y pura. Las campanas tañiran por todo lo largo y ancho de Ventormenta, once veces once, pues así ha de ser, y la propia Emperatriz, Lady Meriane Ellerian I, acudirá a la ceremonia en la Catedral de Ventormenta, oficiada por el Arzobispo Benedictus II, en memoria de su hermana mayor. La Luz acoja en su seno las dos almas perdidas en aquel aciago día, pues donde la Luz se llevó a Lady Tiffyn, también así el alma y la voluntad de su esposo, nuestro rey. Caballeros de las ordenes de Ventormenta honrando la reina fallecida: La Reformada Hermandad del Caballo, la Orden del Toro, la Hermandad del Perro, la Tabla del Venado, los Jinetes del Lobo y la Orden Real de los Caballeros Grifo - Vidriera de la Catedral de Ventormenta Como es tradición, durante un mes las recompensas por las pañueletas rojas, ensangrentadas, de la infame Hermandad Defias serán pagadas al doble de su precio habitual en los alguacilazgos de Ventormenta.
  3. 12 points
    Linea Cronológica de la Guerra de Gilneas: Precedentes: Como todo conflicto, la Guerra de Gilneas no nace de la nada, si no que ha sido el resultado de la sucesión de intereses enfrentados y superpuestos. Grandes superpotencias interesadas en la posición ventajosa y estratégica de la península, aquellos que buscan rechazar a los que buscan negar su autonomía, y los gritos desesperados de los que ajenos a estas disputas solo buscan sobrevivir. La Oferta Azul El Imperio Humano se compuso de las cenizas de la Alianza de Lordaeron con el fin último de asegurar la supervivencia de la especie humana en un mundo tras la tercera guerra, donde dos de los siete reinos, Dalaran y Lordaeron, siendo el segundo el más poderoso e importante de todos ,habían sucumbido, arrasados sin que nada ni nadie hubiese podido impedirlo. La reconstruida Ventormenta no tardó en ocupar el puesto frontal como la nueva vanguardia de la humanidad, alzándose frente a una empobrecida Stromgarde, una quebrada Alterac, una destruida Lordaeron, una aislada Gilneas, una joven Theramore y una ajena Kul'tiras, más preocupada por sus islas que por otra cosa. Se tardaron años, diplomacia, chantajes y amenazas tanto directas como veladas, y cientos de diversos nobles buscaron poner sus cartas sobre la mesa para cobrar ventaja. La conclusión llegaría con la coronación de la hermana menor de Lady Tiffin Ellerain Wrynn, Meriane Ellerian, una humilde escudera de la Mano de Plata, como Reina de Ventormenta y en breves, Emperatriz de la Humanidad. Muchas voces, muy poderosas, se alzaron en contra de esto, siendo tal vez la más sonora la del Rey Galen Aterratrols, de Stromgarde, que no pudo si no aceptar la adesión al Imperio Humano cuando su tio, Danath Aterratrols, heroe de guerra condecorado y mucho más popular que él, tanto entre nobles como entre plebeyos, llegó desde Terrallende y ante la idea de revivir la Alianza de Lordaeron no pudo si no proclamar publicamente su apoyo a tal idea. Con una alianza conformada por Ventormenta, Stromgarde y Theramore (Habiendo sido esta joven ciudad estado la primera en aceptar la idea de Ventormenta, con el fin de asegurar la colaboración de la Humanidad y su propia supervivencia más allá del gran océano), Kul'tiras no tardaría en aceptar la adesión tras generosas concesiones maritimas por parte de Ventormenta, que durante más de un siglo había sido la principal competidora en los mares del sur de la República Mercante de Boralus. Con la lealtad del príncipe de Alterac, Aliden Perenolde, asegurada, y Dalaran desaparecida, solo quedaba una última corona que aceptase la legitima soberanía de la Emperatriz de todos los Humanos. Gilneas. Aislada desde hacía casi una década, Gilneas siempre había estado opuesta a las ideas de pactos y alianzas entre naciones. Su apoyo en la segunda guerra había sido residual, y habiendo sido el último en unirse a la Alianza de Lordaeron, fue el primero en abandonarla en cuanto las discrepancias comenzaron a aparecer. Las misivas y diplomaticos enviados recibieron negativas constantes, pese a generosas ofertas por parte de la Emperatriz de restaurar a Gilneas sus tierras de más allá del muro, perdidas en guerras de siglos pasados al avance imparable de Lordaeron, una vez la victoria frente a los Renegados se consumase. Casi un año tuvo Gilneas de margen, un año en el cual numerosos nobles instaron al rey Genn Cringris a aceptar tal oferta. Este la rechazó, por supuesto. Al igual que la Alianza de Lordaeron había intentado en su día, sabía que estos pactos no eran más que las pretensiones de los poderosos para subyugar a los más débiles bajo ellos. Gilneas llevaba milenios sola. Y había resistido todo y más. ¿Qué podía ocurrir a futuro que no hubiese pasado ya? Era esta autoridad absoluta lo que había llevado al pueblo gilneano a ser tan tenaz, tan resistente. No, no aceptarian el mandato de gobernantes sureños, y tal cosa fue dejada bien clara al Imperio. Cuando las misivas y los diplomáticos dejaron de llegar, Cringris llevaba varios meses movilizando a sus nobles vasallos. Las mesnadas habían sido provistas, las levas preparadas, y las preparaciones hechas. Cuando llegó la declaración formal de guerra, no fue sorpresa para nadie en Gilneas. La Campaña del Bosque de Argénteos Tras la brutal derrota a los muros del Monasterio Escarlata en el año 22, los Renegados pasaron una época de descontrol y pérdida de propósito. Con un reino destruido que había quedado de golpe en sus manos muertas, la reforma militar, social y logística que hubo de realizarse para dar identidad a un pueblo compuesto por numerosas razas no-muertas es algo sin precedentes que aun analizado a posteriori es difícil de ver como posible. Durante los años 23 y 24, verían su nacimiento la filosofía del Uberabtrünning, el Aphotecarium, el Culto de la Sombra Olvidada, pero sobre todo, y el más importante, sería el nacimiento del Nuevo Orden Renegado: La jerarquización militar absoluta que regiría la sociedad renegada de aquí en adelante, y su columna vertebral sería la Guardia de la Muerte. Cualquier renegado que haya de desear escalar y ganar poder en su sociedad habrá de hacerlo mediante el servicio total, absoluto, dedicado y leal al Nuevo Orden y a la figura de su avatar y cabeza, la Reina Alma en Pena Sylvannas Brisaveloz. La Guardia de la Muerte se compuso de un cuerpo flexible que adaptó formas de guerra humanas, no-muertas, nerubianas, élficas, y la mezcla táctica de todas ellas en una nueva forma de hacer la guerra que incluso la Plaga con sus hordas de no-muertos no podía llegar a predecir. Aunque hubo una época de ajuste, ensayo y error, con numerosas derrotas aquí y allá, con los años los renegados refinarían su forma de hacer la guerra hasta la perfección. Y una vez hecho esto, pusieron sus ojos en el primer enemigo real: Gilneas. El problema es que para llegar a Gilneas, los ejércitos debían de avanzar hacia el sur, cruzando los bosques de Argénteos, unas inmensas regiones del suroeste del Reino de Lordaeron que tras la caída del mismo habían quedado aisladas del resto del continente por la población de monstruos lupinos que habían hecho acto de presencia de manera repentina. Las primeras movilizaciones al Bosque de Argénteos tuvieron lugar en el año 25, y de los tres mil renegados enviados, solo ochocientos lograron regresar no-vivos hacia Lordaeron. Aunque la logística renegada no tenía nada que ver con la de un ejército vivo, pues donde otros requerían la pesadilla logística de proveer de agua y alimento a miles o decenas de miles de individuos, los renegados solo necesitaban transportar su armamento y materiales para mantener bien provistas sus maquinarias de guerra, lo cierto es que los bosques supusieron una barrera infranqueable fruto de las hordas de hombres lobo que acechaban en estos. Y lo que era peor, parecían estar dirigidos y coordinados por una figura misteriosa desde la antigua fortaleza de la casa Filargenta. Sin embargo, con cada escaramuza y batalla, los renegados aprendían, y donde antes habían sido masacrados, ahora preveían por donde y cuando atacarían las bestias lobunas. Con el paso de los meses, cada vez se pudo penetrar más en los bosques y descender más y más al sur. Tanto, que llegó el día donde una veintena de Vergudos de los Mortacechadores pudieron cruzar las montañas y adentrarse en el mismísimo Castillo de los Filargenta, renombrado como Colmillo Oscuro, y dar muerte al Archimago que allí moraba, así como a sus secuaces, aunque solo seis renegados salieron de allí con vida: cuatro humanos y dos horrores de la cripta. Con el Archimago llamado Arugal muerto, las huestes de criaturas mitad hombre mitad lobo cayeron a sus instintos salvajes, y eran los finales del año 27 cuando su número había sido reducido hasta casi la extinción por los grupos de veteranos caza-huargens renegados. Y con el Bosque de Argénteos asegurado, y Colmillo Oscuro resuplido como puesto de mando renegado, estos pudieron centrar sus ojos en el pastel más gordo: Gilneas.
  4. 11 points
  5. 11 points
    El conflicto de mayor envergadura en los últimos años, conocido por algunos como la Cuarta Gran Guerra, la encarnizada batalla a tres bandas que tiene lugar en la península de Gilneas es un conflicto que durante años ha arrasado los campos, quemado los bosques, y quebrado las almas y espiritus, así como vidas, de miles de individuos. El resultado de tal Guerra marcará el futuro venidero para millones de almas. Tanto aquellas que viven, como las que dejaron de hacerlo hace tiempo. Índice: Linea Cronológica de la Guerra de Gilneas: Precedentes: La Oferta Azul La Campaña de Bosque de Argénteos Año 29 Tercer trimestre del año: Asedio al Muro de Cringris Cuarto trimestre del año: Desembarco en Nueva Karroburgo Primer Asalto al Muro de Cringris Año 30 Primer trimeste del año: La Negativa de Theramore Segundo Trimestre del Año: Segundo Asalto al Muro de Cringris Batalla del Vado de Rocapresta Tercer Trimestre del Año Refuerzos de Stromgarde Cuarto Trimestre del Año Segundo Desembarco Imperial Año 31 Primer trimeste del año: Caída del Muro de Cringris Toma de Fuerterojo Segundo Trimestre del Año: Primera Batalla del Bosque Norte Emboscada en Valletormenta Tercer Trimestre del Año: Segunda Batalla del Bosque Norte Caída de Steinwatch La Masacre del Paso de la Cabra Blanca Cuarto Trimeste del Año: Resistencia del Valle de la Espina El Pacto del Norte Año 32 Primer Trimestre del Año: La Movilización Huargen Matanza en Colchester Negociaciones en Valletormenta Segundo Trimestre del Año: Avance a la Marca Oriental Estancamiento de las Colinas Musgosas Tercer Trimestre del Año Desembarco en los Cabos del Norte Batalla del Paso Condal Fuerzas combatientes: El Reino de Gilneas: Líderes del Reino de Gilneas Fuerzas del Reino de Gilneas Jugadores Gilneanos: Huargens: Humanos: El Imperio Humano: Líderes del Ejército Imperial en Gilneas Fuerzas del Imperio Humano Jugadores Imperiales: El Reino de Lordaeron: Líderes del Nuevo Orden Renegado Fuerzas de los Renegados Jugadores Renegados: La Amenaza Feral: Los Huargen ferales
  6. 11 points
    -La pequeña rata- Habia una vez una pequeña rata que nació en la madriguera mas oscura, pues era en el nido mas enfermo que muy pocos se atrevieran visitar. Eso no desalentó al pequeño animal que empujada por un acto mas grande anduvo en busca de una solución que aliviara lo malo que perseguía a todo animal, aunque no lo encontrara en sus idas y venidas si la volvió mas sabia, mucho mas que las demás. Hasta que un día encontró a un viejo pájaro, este se encontraba mal herido y esta lo ayudó a curarlo, el viejo pájaro la engañó para guiarla hasta un lugar donde pudiera tratarlo mejor pero la pobre solo fue encaminada hasta un lugar mas oscuro que el corazón.
  7. 10 points
    -¡Te lo digo Tomás! ¡Que la panda lo ha comentado! - La figura encorvada del voluntario pulgoso se agazapaba sobre el fuego de la hoguera bajo una fría noche veraniega donde el rocío cala hasta los huesos incluso en las tierras altas de Gilneas. Junto a él, otro puñado de miserables tan despreciables como el mismo, que cuchicheaban y comentaban en la más pérfida confidencialidad. O tal cosa creían ellos, pues no era si no su charla subversiva atendida por las orejas dispuestas de una leal espadachina, diestra aventurera, valerosa luchadora e intrépida zarrapista. -Pero... bueno... no te diré que no Richard... - Sin mucho convencimiento, cargado de resignación, una figura de cabeza tan pelada como su espíritu luchador , arrugada y con varias manchas fruto sin duda alguna de una vida dedicada al cubrir de los placeres más mundanos que tan rápido reflejan su malicia en cuerpo y alma, comentaba admitiendo las palabras de su compañero. - Es decir, para haber sido un sucio rebelde... joder. Te aprecio más que a mi propio hermano... Las voces, los suspiros de anhelo ante tal confesión, se multiplicaron en el corrillo de parlanchines vagabundos y desinteresados porluceros. La figura inicial, no pudo si no contener compungido unos segundos la propia respiración, con los ojos, iluminados por el lánguido fuego, humedecidos. -Porque aquí todos somos hermanos... da igual lo que nos separase hace años... nos quieren matar joder. - Y alzó algo más la voz, como aleccionando a los cinco, seis, tal vez hasta siete, pues tales figuras harapientas se entremezclaban con unas siluetas mal definidas en el nocturno campamento - Nos quieren matar, a ellos les da igual, les da igual casa, les da igual que seamos del norte, del sur... y nos tenemos a nosotros. Solo nosotros. Como una gran familia. Y las familias , aunque se peleen de vez en cuando, hacen las paces, y se protegen. Las emociones comenzaron a extenderse en el corrillo, tan cargadas de sutil inquina y venenosa empatía que empalagosas en su saturación hicieron que la valiente Julie se alejase con el rostro asqueado del lugar. ¿Que estaba pasando, que tanto llevaba oyendo hablar este día y el anterior? ¿Que era eso que había oido aquí y acullá... esas palabras tan... tan cargadas de falsedad? ¡Como no iba a importar lo que nos dividía, solo porque el interés más zafio, el de la mera supervivencia, golpease nuestra puerta! ¡Ah, una noche de lobos hambrientos era todo lo que necesitaba el pueblo gilneano para saldar las deudas de sangre de aquellos que osaron quebrantar las leyes más sagradas y milenarias! Qué cobardía. Demasiada gente que preferiría vivir de rodillas , vendiendo sus principios... perdonando, antes que aceptar un destino de pie, orgullosos. Sin ceder ante la muerte. Como un buen Gilneano ha de hacer. Y lo vio. ¡Ah! Tirado y pisoteado, apenas legible. Este trazo... ¡¿En serio?! ¡Corrió para encontrar el tablón, ahí, el epicentro de la CORRUPCIÓN! Su rostro pasó de la confusión a la molestia, de la molestia a la nausea, de la nausea al enfado, del enfado a la resignación, y de la resignación de nuevo al enfado. Aunque templado por una sagaz idea. La Luz bien sabía que la mayor de las virtudes es la Retribución Justa , pues si uno no recibe lo que se merece fruto de sus acciones, su castigo o su recompensa... ¡¿Por qué actuamos?! No tardó en coger betún que había adquirido de un despistado guardia para comenzar a arreglar semejante aberración. Bajo el amparo nocturno, pasó unos pocos minutos sobre-escribiendo las mentiras. Para que todos pudiesen verlo en la misa vespertina. Y una vez concluida su obra, se retiró rápidamente, satisfecha de su osada hazaña. Así aprenderían estos... pacifistas.
  8. 10 points
    Las plumas echaban humo y la tinta se quemaba moviéndose al son de una única idea que había estado tomando forma en las ultimas semanas. Puede que el trabajo fuese demencial, estando tras pilas de pergaminos en blanco que esperaban a ser utilizados. Aun sin los medios mas modernos, las manos de los seres humanos eran la opción mas confiable para expresarse y plasmar un concepto. Los folletos volaron, de mano en mano y como era de esperar muchos de ellos acabaron ardiendo en los fuegos para alimentarlos u enterrados, desechados y arrugados, pisoteados por el centenar de botas que pasaban a todas horas por las lodosas calles de Wadelwich. Los poco afortunados folletos fueron arrojados con desdén, odio, y una total indiferencia o escueta empatía. Pero otros... Otros encontraron en los dibujos una razón para esbozar media sonrisa, estirar sus labios secos y agrietados, y por primera vez en mas tiempo del que podían recordar pudieron volver a escuchar sus propias risas, aunque estas tuvieran un tono triste y amargo. Las palabras escritas eran recitadas en voz alta a la noche frente a las hogueras, para que aquellos que no sabían leer pudieran al menos escuchar su significado. No a todos les alcanzó, ni todos estuvieron de acuerdo. Pero… ¿Que importaba? Que importaba, cuando por lo menos aquellos símbolos había servido para avivar las ascuas de unas cuantas almas. Escrito por Maw Diseñado por Mimbrari Pero ya sabía que eso podía pasar. Por eso habían construido el tablón. Ahora estaba junto a la capilla, y sobre la madera colgaban varios de aquellos cuidados panfletos y la que, esperaban, sería la primera carta abierta de la hermana Eudora a sus hermanos. Habían dado el primer paso. ¡Despertad, Hijos de Gilneas! El miedo y el dolor os ciegan. ¿Y quién puede culparos? Hace mucho que no conocemos la paz. El mundo se hunde a nuestro alrededor. Vivimos entre batallas que nunca acaban. ¿Por qué sufrimos este destino? ¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿Qué podemos hacer? ¿Hay salvación para nosotros? Abrid los ojos. El tormento confunde vuestro juicio. Habéis olvidado nuestra verdad. Miraos a vosotros mismos, mirad a vuestro alrededor, a vuestros vecinos, a vuestros hermanos gilneanos que están en pie junto a vosotros. Mirad a los que han muerto para que pudieseis estar aquí hoy. Sed conscientes de la verdad: Gilneas sigue aquí. A pesar de tenerlo todo en contra, resistimos. Donde muchos ya se habrían rendido, nos mantenemos firmes, nos hacemos fuertes. Enfrentamos nuestras pérdidas y nuestras cargas, enfrentamos los horrores que la fortuna o nuestros enemigos nos lanzan, y seguimos adelante. Nos estamos salvando a nosotros mismos. Prevalecemos. Pero no somos indestructibles. Y sí, morimos. Y desde luego, sufrimos. Sufrimos por los seres amados que han muerto, sufrimos por nuestra tierra perdida, sufrimos por nuestras vidas truncadas. Todo ese dolor, es la prueba de nuestro amor por el pueblo al que pertenecemos. Es la prueba de que este destino es inmerecido, que los actos de nuestros enemigos son viles. Es el dolor que separa a los hijos de la Luz de los monstruos de la Oscuridad. Porque solo un monstruo no siente nada cuando destruye aquello que otros aman, solo un monstruo disfruta con el sufrimiento de los demás. Así que mirad en vuestro interior, mirad en vuestro corazón. Porque incluso aquellos que sufrimos la terrible enfermedad de los huargen y nos vemos arrastrados al terror de vivir con nuestro cuerpo trasnfigurado podemos tener esperanza, porque no es el aspecto lo que define quienes somos: mientras nuestros corazones amen y sufran por Gilneas, mientras nuestra voluntad sea firme y persevere en la verdad, prevaleceremos. Volveremos a levantarnos cada vez que caigamos, hombro con hombro, espalda contra espalda. Juntos, resistiremos cada golpe, cada embestida. Porque nuestro amor por nuestros hermanos y por nuestra tierra es más fuerte que la desesperación. Porque nuestra voluntad es inquebrantable y nuestro espíritu indomable. Eso es lo que define a los hijos de Gilneas. Mientras permanezcamos unidos, nadie podrá derrotarnos. Mientras permanezcamos unidos, Gilneas prevalece. Hermana Eudora, Sacerdotisa de la Luz Sagrada Escrito por Lorea
  9. 9 points
    Llega la época estival y con ella la playa, las vacaciones y un descanso más que merecido para unos. Para otros, continua, o comienza, una jornada laboral. Por este motivo he de anunciar mi ausencia hasta que acabe el verano. No se preocupen, pues intentaré aprovechar días libres para realizar tareas como las correcciones de habilidades u otros deberes imprescindibles, más hasta mi regreso, les animo a que dirijan sus cuestiones de rol y preguntas a Errante, que amablemente ha regresado de las sombras para cubrir mi puesto de actividad muy reducida. No se preocupen, sin embargo, pues tenemos en mente abrir una zona de rol reclamada durante mucho tiempo para que durante este verano todos puedan rolear en un contexto nuevo en preámbulos a una trama lore. Gracias por todo, y tengan un buen verano.
  10. 8 points
    Muy buenas Me llamo Feyre y, como os podéis haber dado cuenta, soy nueva por aquí. Imperator me habló de este lugarcito, y pues aquí me tenéis, que mi curiosidad no pudo detenerse. Le pedí que me hablase más del lugar y he acabado mirando por mis propios ojos, y aquí estoy presentándome a pesar de no saber mucho que decir. Así por encima, puedo contar que llevo en el WoW mucho tiempo y es un juego del que no seré capaz de despegarme. Hace mucho tiempo, quizá años, que no roleo en esta temática. He visto que tiene un Lore distinto, y ese aire fresco viene genial. Espero poder adaptarme a él y aprender todo lo posible. También espero hacer lazos con vosotros y que nos lo pasemos bien. Tengo mucha ilusión, no lo negaré. Aunque sinceramente.. ¿Que tengo en mente? No sé, pero solo diré que los elfos me pueden (todos ellos) así que quizá me decante por uno de ellos. Nos leemos pronto ~.
  11. 8 points
  12. 8 points
    Tras la llegada al verde Bosque de Elwynn y apenas instalado de nuevo en las dependencias del Cuartel de la Mano de Plata, el Escudero acudiría a la enorme biblioteca de la Orden, allí sumido en los recuerdos del lugar y la nostalgia, tomaría lo necesario para escribir una nueva misiva, pensaría cada palabra a plasmar en el papel y con una notable caligrafía sería enviada a la Inquisición de la Iglesia de la Luz, con el sello de la Mano de Plata impreso en él. Sea con la Luz a quién corresponda. En primer lugar me presentaré, soy Jared Miller Escudero de la Mano de Plata, instruido aquí mismo en el Cuartel de Villadorada. Al finalizar la guerra en el Norte contra Caer Darrow, vuelvo al Sur, mi hogar y tras saber de las noticias y leer informes variados sobre Ocaso veo que la guerra sigue en un punto neutro, además de lento por la dificultad y alto coste de movilizar tropas por el bosque negro, al menos podemos estar tranquilos de que las fronteras del bosque están bien vigiladas y guarnecidas. Pero esta misiva que escribo ahora no se trata para hablar sobre temas militares o de seguridad, más bien se trata sobre otro asunto que si se que os concierne. Trata sobre el Nigromante que asoló completamente Ocaso, me siento especialmente responsable por lo ocurrido pues fuí vilmente engañado por las artimañas de sus acólitos errando y dejándo que miles de inocentes muriesen masacrados. Posteriormente del desgraciado acontecimiento he estado en el bosque negro en varias ocasiones, hasta establecimos un puesto de mando en él, Pico de Plata, tratando de enmendar el error, más ahora se con certeza que corretear por el bosque sin información o conocimiento es una pérdida de tiempo y de recursos que sólo te acerca a tener los pies bajo tierra. Por tanto esta vez quiero centrar mis esfuerzos en una investigación acerca del autor que hizo caer a Ocaso en la desgracia, esta figura misteriosa debe ser encontrada y juzgada ante la Luz. Por tanto me gustaría saber quién era, si vivía en Ocaso antes de la caída y sobre todo, su posible paradero actual. Así pues ofrezco todos mis conocimientos a la Inquisición para ayudar de cualquier forma a recabar toda esta información, de por seguro estaré en las estancias de la Orden investigando y leyendo todos los informes que me sea posible, así pues si es necesario una reunión no tendré problema en desplazarme hacia el Barrio Eclesiástico. Gracias por leer la misiva y espero que podamos trabajar juntos para hacer llegar la Luz a esta oscuridad que azota en lo que antaño fue un único bosque. @El errante
  13. 8 points
  14. 8 points
    Dibujo rápido de hoy: Amicia de A Plague Tale Innocence.
  15. 8 points
    Ahora con versión de la corte
  16. 7 points
    Meh. Vamos tirando. Mi personaje del gw2 aunque algunos no sepan que es GW2 u lo odien.
  17. 7 points
    La Reunión. La carta entregada por una agente Inquisitorial al Escudero de la Mano de Plata, guió al grupo formado por Sir Thomas, Gabrielle y Jared por las calles de la gran ciudad de Ventormenta, la carta indicaba el lugar dónde debían acudir, durante la tarde, el lugar indicado era un pequeño barrio conocido como el "Barrio de las especias". El grupo parece ser que dió más vueltas de las necesarias pues andubo por las calles y callejones más tiempo del que realmente habría hecho falta si supieran llegar a dicho barrio. Más finalmente dieron con el lugar que buscaban y tras un paseo, dieron con una plaza, allí Gabrielle avistó a un extraño enano que parecía esperar a alguien y así fue. Realizaron un saludo protocolario y finalmente el grupo pudo entrar dentro de aquél curioso lugar, por fuera era una almacén más por dentro parecía una zona mando. El grupo pudo ver caras conocidas para cuando se sentaron en la mesa de reunión y otras caras no tan conocidas e incluso otros que no serían muy respetuosos con el grupo eclesiástico más, a pesar de ello, La reunión acompañada de una comida servida por estos mismos agentes resultó satisfactoria pues se pudieron poner de acuerdo y asentar un elaborado plan de cómo proceder y cual sería el objetivo en el Bosque del Ocaso. Una vez terminada la reunión los grupos se despidieron dando luz verde a todo lo hablado y comenzando los preparativos para los viajes y la gran labor que tenían por delante aún por cumplir. El primer paso estaba dado.
  18. 7 points
    En relacion con: Pran es un pueblo pequeño, de no mas de una treintena de casas construidas sobre el escalonado terreno en las faldas de las montañas, cuyos habitantes habían dedicado sus vidas a la agricultura y a la ganadería, llevando a sus rebaños a los verdes pastos que crecían entre los valles rodeados por las cumbres dentadas de la sierra Pavv. El unico acceso seguro y lo suficientemente amplio para recorrer el abrupto terreno, ya fuese a pie o en carromato, era a través de un amplio paso construido por los Gilnea siglos atrás, y remodelado con el paso de los años por los colonos que se establecieron alli tomando como suyo aquel lugar. Pero en la guerra civil, la paz de Pran llegó a su fin, convirtiendose rápidamente en un lugar de paso utilizado para el contrabando de armas provenientes de Norfolk y un escondite para los rebeldes, esto provocó que muchos de sus habitantes huyeran conforme la guerra civil se recrudeció en los años posteriores quedando practicamente abandonado y bajo el control de los rebeldes del muro, de los cuales no se supo nada mas tras los primeros años de la purga, dejando Pran deshabitado, pasando inadvertido hasta que los exploradores del frente norte dieron con el, pero no fueron los únicos. El poblado en si no tenia ningún valor, sus campos estaban ya hace tiempo abandonados, y los maizales habian crecido salvajes, naciendo mas allá de las vallas de madera podrida y devorada por la maleza. La mayoria de sus casas estaban carcomidas por la humedad, convirtiendo los antiguos hogares en lo mas parecido a restos óseos de un cadaver con el torso abierto al cielo. Allí solo habían ruinas y un silencio natural que se vio interrumpido por los tambores y gaitas de las fuerzas Gilneanas que marchaban hacia el Este. El estruendo de la batalla era menos ensordecedor de lo que había esperado. Por encima de las notas agudas del metal y el rasposo sonido del acero frotándose contra el acero, se escuchaban las voces y gritos de los soldados de Gilneas. La lucha bailaba al ritmo de este caotico compás de sonidos disonantes, en los que se mezclaban tanto gritos de guerra como de dolor cuando un filo, punta de lanza o proyectil, perforaba la carne. Lenart se dio cuenta de que los únicos que gritaban eran ellos. Siempre era de esperar que el rival también proyectara su fuerza de voluntad, para hacer su presencia palpable, real y solida. Pero los renegados guardaban un silencio sepulcral que convertía el espíritu de la batalla en algo inquietantemente hueco. Antes de ser repugnante tenerlos cara a cara, era terrorífico. Aquellas cuencas de ojos iluminadas por una suave luz fantasmal helaba la sangre. Tenian rostros mortecinos, sus pieles eran de un color pálido enfermizo cuya textura recordaba al cuero rugoso y rígido. Algunos de ellos poseían coseduras y parches de piel de distintos colores dotándoles de un siniestro aspecto a muñecos de trapo remendado, mientras que a otros se les diferenciaban diminutos puntos negros metálicos que Lenart pudo reconocer como tornillos u otros implantes hechos de hierro. Y estos eran solo aquellos que tenían mas similitud humana. Hizo un esfuerzo por no fijarse en aquellos otros que no la compartían. Los cañones de los arcabuceros Gilneanos rugieron, y acto seguido una docena de no muertos fueron golpeados por una lluvia de plomo, pero no fue suficiente para abatirlos, no ha todos. Aquellos que no cayeron al suelo en lo que parecía ser una muerte definitiva, siguieron avanzando como si nada, ignorando las heridas que habian sufrido en sus cuerpos. Los redondos proyectiles golpearon sus armaduras grises provocando chispas cuando impactaban. Los pequeños grupos compuestos cada uno por mas o menos una treintena de soldados, se separaban entre si por distancias cercanas a los 30 metros. Visto desde lejos, la batalla era lo mas parecido a un grupo de células intentando devorarse la una a la otra. Entre los espacios habían multitud de cadáveres en su mayoría humanos. Lenart a pesar de haber visto a mas de un renegado morir y caer al lodoso suelo era como si sus cuerpos inertes desaparecieran al tocarlo. Si todo salia bien, podrian presionar por el centro, abrir sus filas. Ganarian, ganarían una maldita batalla. Mart estaba a punto de asestarle el golpe definitivo a un renegado cuando escuchó un crepitante zumbido, su visión se tiñó de blanco. ¿ Habia muerto, se habia quedado repentinamente ciego. Algún hechicero lo había embrujado?. Dio unos paso atrás he inmediatamente alguien que no podía ver ocupó su lugar entre las filas. De nuevo apareció el zumbido crepitante y tras el, un grito. Para entonces su visión había regresado, pero en el centro de sus retinas había quedado grabada una mancha de colores violáceos, similar a la impronta que deja el sol en los ojos, y es visible incluso con los parpados cerrados. El soldado que le había relevado se convirtió en una masa de cuero, metal, carne y órganos ennegrecidos como si alguien los hubiese medio cocinado a fuego intenso, dejando el exterior carbonizado pero el interior aun tierno y rojizo. La sangre que le salpicó la pechera estaba hirviendo. En el aire empezó a olerse el característico hedor de la carne quemada y un olor a ozono. Lenart parpadeó sin comprender que estaba ocurriendo. Otro destello crepitante, una luz eléctrica, y otro muerto. Vio que por los flancos, los huargen huían aterrorizados hacia la retaguardia. Uno de ellos en plena huida fue alcanzado por un rayo. El huargen se dobló hacia atras arqueando su espalda de una forma antinatural, para luego convertirse en una nube de carne y ceniza. Sobre la colina, aparecieron una docena de imponentes figuras cuyas siluetas estaban rodeadas por una extraña aura azul pálido, que contrastaban con el cerrado atardecer y el estampado forestal que tenían a sus espaldas. Lenart se fijó que portaban unos extraños rifles, grandes, de aspecto pesado, que acababan en una esfera redonda y perfecta que compartía la misma enfermiza luz azulada. De la culata de los rifles salían unas largas mangueras que desaparecían a sus espaldas, y en ellas, portaban a cuestas unas enormes mochilas cuadradas, en las cuales crecían estiradas formas cónicas anilladas, los extremos superiores estaban rematados con unas esferas redondas similares a las de la boca del rifle. Arcos eléctricos pasaban de un lado al otro sobre las puntas, ramificándose de formas retorcidas y aleatorias. Aquello no eran arcabuces. No sabia lo que eran. Vio nuevamente el destello, ahora nítido. De la esfera del arma salió un rayo azul. Escuchó el crepitante sonido eléctrico. Pudo ver claramente el lazo de energía que pasó cerca de su cabeza mientras el seguía mirando al renegado que le estaba disparando. El aire tenia un regustillo lluvioso, a ozono, aunque el no sabia que era el ozono. Se dio cuenta tarde de que el rayo de energía le había pasado tan cerca que el pelo del costado derecho del cráneo habia desaparecido asi como su oreja. El renegado habia fallado. Tras volver en si, tras casi un minuto inmóvil y sin palabras, ordenó la retirada. La primera línea de vanguardia cayó rápidamente cuando los milicianos en conjunto con las mesnadas rompieron filas. La vanguardia renegada no se molestó en perseguirlos, dejaron que huyeran mientras los rayos volatilizaban a los mas lentos y torpes. Situación actual El puente que separa Prann de los campos de cultivo ha sido destruido Hay algunos supervivientes que han logrado escapar hacia el interior del pueblo y sus alrededores. Se desconoce el numero de efectivos renegados que aun permanecen en el campo de batalla No parecen tener intenciones de invadir Prann, aunque han enviado mortacechadores al poblado.
  19. 7 points
    El sacrificio de una rata Tras la movida noche la tripulación se puso en marcha, les quedaba menos de la mitad del camino así que no tardarían en llegar a su objetivo, las ruinas trol donde George se había dirigido. El trayecto no fue realmente interesante, hasta llegar a un antiguo y olvidado puente trol, bajo el largo puente había un río lleno de crocoliscos fluviales hambrientos, los que observaban a la tripulación hambrientos desde abajo. Los piratas decidieron cruzar uno a uno, empezando por Aschen, quién se cayó al agua pero logró llegar al otro lado del río nadando a gran velocidad y burlando a los crocoliscos, el siguiente fue Kord, quién cruzó sin problemas, demostrando su habilidad (por algo es el capitán más atractivo de Bahía). A este le siguió Lilith, la que llegó al otro lado siguiendo los mismos pasos que Aschen, cayendo al agua pero siendo lo suficiente buena nadadora como para salvar el pellejo. Después fue Rata, quién pasó temeroso pero estable, sin caer ni dar un traspié, la penúltima fue Nyah, casi cae al principio pero logró agarrarse a tiempo, dando una demostración de sus buenos reflejos. El último y menos afortunado fue Benedict, el pobre anciano cayó en mitad del puente, y tuvo la mala suerte de no ser un buen nadador, los crocoliscos le atraparon un brazo y una pierna, pero sus compañeros no estuvieron dispuestos a dejarle atrás, así que fusilaron a las bestias fluviales y tiraron del viejo hasta la orilla, dónde trataron sus heridas para proseguir el camino. El camino se vio limitado de nuevo por un puente en mejor estado que el anterior, la tripulación estaba alerta por si algún trol les tendía una trampa, pudieron ver una figura de plateados cabellos intentando cortar las cuerdas pero fue interceptado por los balazos de los piratas antes de poder hacer nada, aunque, para su sorpresa, se trataba del hombre al que andaban buscando, George. Trataron sus heridas y el buen pescador y aprendiz de arqueólogo les convenció para ir a las ruinas que tanto ansiaba explorar. Una vez en las abandonadas y desérticas ruinas, los muchachos del Réquiem comenzaron a examinar los dibujos y estatuas que allí se encontraban, sin darse cuenta, la artillera de la tripulación activó una trampa mágica, encerrando a los tripulantes en las ruinas y alzando a las momias que descansaban en antiguas urnas mortuorias de gran tamaño, las momias avanzaban para acabar con los atacantes, George intentó descifrar lo que ponía en las tablillas para poder salir de allí, lo que le llevó bastante tiempo. Cuando logró descifrarla la tristeza lo invadió, ya que se requería un sacrificio para cancelar el hechizo que los mantenía atrapados y otro para lograr el tesoro. Tras una larga disputa, Marcos y Mark Rata cogieron cada uno una de las dagas de sacrificio escondidas en las estatuas, ambos dispuestos a morir se apuñalaron el uno al otro, desapareciendo en el acto, solo quedó de ellos la bandana de Rata y la pistola de Marcos. La tripulación volvió llena de remordimientos y penas a Bahía, dónde solo les esperaba más depresión. Información off rol
  20. 7 points
    Leandro Garwyn Raza Humano Sexo Hombre Edad 18 Altura 1'72 Peso 50 kg Lugar de Nacimiento Ventormenta Ocupación Mago/Aventurero Descripción Física Su joven edad y falta de experiencia se nota en sus facciones faciales, sin rastro de arrugas ni cicatrices. Al ser proveniente de una familia adinerada pudo vivir una vida con buena alimentación, teniendo un cuerpo saludable. Sus ojos de un gris claro suelen mostrar calma. Lleva el pelo rubio normalmente recogido, el cual le llega hasta los hombros. Suele ir ataviado con ropas caras y cómodas de tonos azules y oscuros que le permiten efectuar magia sin complicaciones e intentar ser silencioso. Descripción Psíquica Leandro se caracteriza por ser bastante agradable, disfruta haciendo lo que es (o piensa) correcto, por lo tanto siempre se ve dispuesto a ayudar. Le gusta saber lo que le rodea e investigar o leer cosas nuevas, es bastante curioso. No es demasiado valiente pero tampoco es demasiado cobarde, simplemente sabe cuando hay que salir por patas. Sus pasatiempos favoritos son la lectura y los juegos de mesa. Historia
  21. 7 points
    ¡La Compañía de la Zapatilla ha llegado! El Mal vuelve a resurgir Con el rugir del tamborín (¿¡Qué hay de los héroes!?) La Luz en los cielos abrirá (Oh no) Se oye una canción ¿¡Quién las encontrará!? ¡Nuestros aventureros saben exactamente qué buscar! (¡Vienen los héroes!) ¡Con palas y trincheras! Leyendas del mañana ¡Que saben qué tienen que hacer!! ¡Habrá sorpresas agradables, momias en la playas y barbacoas con misticismo! ¡Verdes praderas, montañas altas y Elegost con narcisismo! ¡Oh si, van laceando, triunfando, acelerando y patinando! Es hora ya de partir, pues las reliquias hay que redescubrir ¡La Compañía de la Zapatilla el día salvaráaaaaa.... y el Imperiooooo! Y así, una vez más, Elegost Faler el Montaraz, puso en marcha la nueva búsqueda de las sagradas reliquias. Una búsqueda que se repetía, con nuevas leyendas, con nuevos paisajes, nuevos enemigos, nuevas aventuras... ¿Y los mismos errores? Quién sabe, siempre puede haber una tercera parte. Los objetivos eran los mismos, la meta lejana, la tarea ardua y cuesta arriba. Pero nada podría con la nombrada: Compañía de la Zapatilla, en honor a una de las reliquias que debían encontrar. Si se lograba la hazaña de encontrar, tomar y devolver las reliquias más primordiales ¿Quién no tendría luego dudas de que la Luz de verdad tenía un Protegido que velaba por todos? ¿Y qué habría de los demás, puede que volvieran a sus casas con los bolsillos llenos de oro? ¿O esta aventura les cambiaría de alguna forma sin remedio? Se atravesarían bosques, escalarían montañas, cruzarían abismos, nadarían océanos... Habrán peligros y tierras malditas. Habrá grutas llenas de reliquias, tesoros y trampas ¿¡QUIÉN ACUDIRÁ A LA LLAMADA DE LA LUZ Y SU PROTEGIDO!?
  22. 7 points
    Tras estar desde las cuatro, hasta las seis, y de ocho a 2 de la madrugada, y de nueve a tres de la tarde del dia de hoy al fin he terminado a este personaje. No es un monstruo ni una quimera, para variar. No es perfecto pero un logro personal es un logro personal. Argron, ese personaje con el que deberia de rolear mas
  23. 7 points
    Hombres de roca y sal. La miríada de voces hermanadas y acordes retumbaba sobre cubierta, deslizando estrofas melodiosas y graves que brotaban de lo más hondo de las rasposas gargantas. Un viento cálido se ocuparía de arrastrarlas, revolverlas y esparcirlas cuál arena en la playa. Aquel desorden, nacido y fruto de una decena de timbres átonos y díscolos acababa componiendo un lienzo ordenado, grato para el oído: un canto triste y melancólico (¿acaso no eran así todas las baladas?) propio de tierras lejanas, pero que al joven aventurero no podían resultarle más familiares. En cierta forma era como estar en casa, pensó. Tenía la extrañísima impresión de estarlo pese a que nada de lo que lo rodeaba en las inmensas planicies de agua y salitre pudiera evocar con su estampa semejantes recuerdos en su entraña. Se sentía gentil y extraño; propio y ajeno a un mismo tiempo entre aquellas gentes pintorescas, por desventura salidas de lo más hondo, salvaje y recóndito de su añeja patria. Era una emoción difícil de entonar con palabras. La tormenta había pasado, y el indómito astro-rey de los Mares del Sur relumbraba ya al filo de la mañana con una saña y fiereza encomiables sobre el cielo límpido y cristalino. Al horizonte la paleta de tonos añiles, índigos, cobaltos y tarcos se abrazaba en un colorido paramento de azules que cubría todo cuanto el ojo alcanzaba a ver por los costados del navío. Mar y cielo, unidos pero divididos como agua y aceite por la etérea línea del horizonte lejano se antojaban para Varno un lírico símil de la sensación que acarreaba en sus adentros. Ninguno había podido descansar ni pegar ojo en la larga noche que antecedió al día, epílogo de la tempestad y la desgracia. Y aún habrían de faenar por horas antes de que sus cuerpos exhaustos pudieran conocer el reposo de la pausa: se tensaban y aliviaban cabos, se achicaba agua salobre y se recomponía la mercancía para izar de nuevo el velamen. Contra el pronóstico de los más agoreros, la humilde chalupa de vela y remo había sido capaz de capear el temporal sin volcarse o quebrarse; aún a costa de dos pobres marineros que ahora estaban ‘danzando en las profundidades con la Madre’. O eso aseguraba Piesmojados. El harapiento charlatán sin duda se atribuiría el éxito en semejante lid. Algunas horas antes se había hecho amarrar por el vientre al palo mayor, para vociferar, canturrear y adorar a su ancestral diosa idólatra en lo más profundo y atroz de la tormenta. Ahora se paseaba por cubierta como pez por las aguas; ajeno al vaivén constante del cascarón de nuez, y de cierto bendecido con un estómago de hierro a prueba de adversidades y vomiteras. Varno lo siguió con la mirada por un fugaz instante, mientras los cánticos de la tripulación reverberaban en su tímpano. Repasó sus pies descalzos y mugrientos, sus calzas de mendigo, y su rostro ajado: los rigores de la vida áspera le habían besado la faz, siempre deslustrada y puerca, opacada por la luenga barba bermeja y la melena revuelta que ni aún apelmazada y sucia lograba ocultar el par de perlas hondas y grises que tenía por orbes. Cuando el ‘sacerdote del Mar’ le devolvió la mirada, Varno no pudo hacer otra cosa sino apartar apresuradamente la suya. Era un hombre extraño salido de tiempos ya caducos, más propios de fábulas y cuentos de viejas. Tiempos que en la fría y próspera ciudad de Boralus habían tocado a su fin. Sus letanías tremebundas y sus histriónicos ritos se antojaban para algunos de los hermanos de la Audaz Cofradía cosa extravagante y profana, casi peligrosamente herética. Quienes habían tenido la fortuna de nacer en tierras pías e ilustradas no podían contemplar aquella sarta de supercherías con buenos ojos; pero lo cierto era que tales tradiciones tampoco le resultaban a Varno (vástago de los caserones del Canal Largo, de la ciudad, el puerto y el mercado) muchísimo más suyas que a Madlyn, Charles o Dianne. Sin embargo, como buen hijo de Kul Tiras, estaba dispuesto a respetarlas y honrarlas. Al menos mientras permanecieran a bordo. De alguna manera las antiguas creencias y las supersticiones marineras quizá fueran el ánima más vívida y pura de la ilustre República; por más que el progreso y la civilización las empujaran y confinaran en los rincones más oscuros y agrestes de las Islas. —¡Cantad, cantad! —animó el lóbrego predicador, con un berrido que sacó a Varno de sus elucubraciones—. ¡Que la Señora de Todas las Aguas oiga vuestras voces, pues gracias a su amparo hemos resistido la tormenta! ¡Cantad para que pueda escucharos en las Profundidades! Varno se incorporó una pizca. Le dolía la rodilla y la boca aún le sabía a vómito seco, pero de cierta y extraña suerte estaba feliz. Habían sorteado otra tempestad. Las aguas volvían a mecerse mansas y el sol brillaba en un cielo libre de nubes. Tal vez aquello también fuera un buen presagio, ¿por qué no? Con algo de fortuna las cosas irían a mejor a partir de ahora, quiso repetirse el joven con una candidez tan fingida como forzada. Un golpe de realidad en las tripas lo devolvió al mundo. Una sacudida floja sobre cubierta en el momento y lugar adecuados bastó para que la remembranza de las aciagas vivencias de la noche retornara a sus pensamientos. Luz. No quería ser pesimista. Jamás lo había pretendido. De hecho, ser pesimista era lo último que quería en el mundo. Pero cada vez que cerraba los ojos, lo último que pasaba por su cabeza antes de quedarse dormido era irremediablemente triste. Triste como despertarse en mitad de un sueño dulce. Triste como pensar en su verga abandonada por todas las mujeres a las que nunca amaría. Triste como entonar el nombre de una madre muerta tan solo para que se pierda en el viento. Triste, en fin, como las pendientes, los precipicios y las cosas que caen como el plomo. Aun así, se deseaba suerte todas las noches justo antes de acostarse. <<Nadie vive solo de ilusiones. —pensó Varno, mientras una levísima nausea punzaba su tripa— Y la esperanza, como la mentira, tiene patas cortas y bordes afilados>>. [...] Resumen: Decisiones relevantes: Consecuencias: Reputación: Habilidades usadas:
  24. 6 points
    Hay que llenarse de Fe El plan había sido puesto en marcha. Por primera vez, una compañía protegida por la mismísima Luz, liderada por el Protegido en persona en su santa misión, se enfrentaba ante lo increíble e inesperado: Una de las auténticas, puras, bellas y extravagantes ideas de Elegost a las cuales mucha gente se había enfrentado ya en el pasado, con resultados tan variables como la sanidad detrás de las propias ideas. El resto de la Compañía de la Zapatilla, como Balin, Elegost y Edric habían acordado llamarla, lejos de amedrantarse ante la idea de arriesgarse en busca de una sucia y vieja zapatilla, se sumó de buen gusto al viaje, ya fuese por sus propios motivos de gloria, fortuna o auténtico deseo de ayudar a la Iglesia, pues nada pasaba por ver qué si la Luz tendría piedad con sus buscadores. Quien sabe, quizás volverían bañados en oro y reconocimiento por la recuperación de tan primordial reliquia o, en el peor de los casos, al menos lo habrían intentado y recibirían unas palmaditas en la espalda si sobrevivían. En cualquier caso, todos habían aceptado ir. Y ya reunida la pequeña Compañía en el pueblo de Riflehondo, se abastecieron de suministros para el viaje y abandonaron el pueblo, para adentrarse en los Bosques de Adair. El valor de la Zapatilla estaba desperdiciada tirada en un pueblo roñoso y deshabitado. La Compañía de la Zapatilla iba a cambiar eso. Solo una cosa estaba clara: Si Elegost no podía ir a por su Zapatilla por el sur de la provincia, entonces abriría su propio camino en el bosque a través de todos los peligros que hiciera falta. // Rol introductorio para la búsqueda de la Zapatilla de Lordain. Horario para continuar a determinarse, ya que debo intentar que no me coincida con nada en la Corte de los Mendigos. Pero si no puedo, que le den a Jasón, esto es más importante. Es la Zapatilla. Habilidades usadas: Elegost/El Protegido: Supervivencia, Advertir/Notar, Rastrear, Rumores Nadia: Comercio, Advertir/Notar Edric: Religión, Advertir/Notar, Rumores Balin: Advertir/Notar (lo siento no va lo de etiquetar gente)
  25. 6 points
    Una calma tarde en Ventormenta, una plaza tranquila en el frente de la catedral, dónde hombres y mujeres de bien hacen sus rezos y aprovechan el ambiente para pensar internamente en los acontecimientos diarios. Más cuando los hombres estaban reunidos por mera coincidencia un fuego empezó en una calle cercana, y cómo deber ciudadano, fueron a socorrer, ya que las unidades, la mayoría, estaban destinadas al casco antiguo por motivos desconocidos. Allí el fuego fue calmado por la magia de hielo del mago, más el transmutador utilizó hechizos para controlar los tablones que caían de arriba, y con tiempo consiguieron controlar el fuego, el fuego que consumió y destruyó una biblioteca, un lugar de conocimiento, pero el anciano consiguió sobrevivir, dejando tiempo a los criomantes de la Academia para apaciguar el fuego, un fuego no tan violento gracias a las acciones de ambos miembros de la misma. INFORMACIÓN OFF-ROL
  26. 6 points
    Caballa is back
  27. 6 points
    La tripulación se reúne con el bueno de Sammy, por fin había encontrado al tipo que buscaban, el plan no era sencillo, interceptar una nave mercante para obtener lo que portaba en su bodega. Después de idear un plan y considerarlo viable, iniciaron el camino, el trayecto fue tranquilo y la aproximación perfecta. Todo iba según el plan, el capitán estaba atado y parte de la guardia neutralizada, hasta que uno de los marineros dio la voz de alarma, Cobra, Aschen, Benedict, Nyah y Lilith los cuales estaban a bordo del navío comenzaron un caótico combate en el que tanto Benedict como Lilith se llevaron la peor parte, una sinfonía de disparos, gritos y cañonazos inundaron la pacífica noche. Después de que un par de guardias cayeran por la borda, Kord, el cual se encontraba a bordo de su chalupa, comenzó un estrepitoso abordaje estrellando la proa de su barco contra el estribor del mercante, dejando una enorme grieta a través de la cual entraría en escena alzando sus armas y con una sonrisa que no le cabía en el rostro. Una vez finalizado el combate, Aschen insistió en buscar el camarote del capitán el cual se encontraba tras una puerta corrediza con mecanismo oculto, la estancia llena de obras de arte de dudosa procedencia y algún artículo de valor se sumaron al botín obtenido para cerrar la jornada con dos miembros fuera de combate pero un buen botín. Información Off-rol
  28. 6 points
    > Esto va puesto en bucle < "Si uno se adentra lo suficiente en los bosques de cada territorio humano, y analiza cada pequeña y grande granja o comunidad agrícola humana, eventualmente encontraría que uno de cada cinco granjeros oculta algo tan intrigante como perturbador de alguna índole en sus tierras." -Cabo Frederich von Talos, III Compañía de la XV Legión, Stromgarde Ese era el caso de Hernesto. Hernesto era un ermitaño entrado hace ya varios años en la década de los 40, en soledad dentro de los profundos bosques de Trabalomas, viviendo pacíficamente de ordeñar sus vacas, cosechar sus calabazas y rezar todas las noches a la Luz. En su granero guardaba a sus dos vacas, Elsie y Ordenya, pero si uno viese el granero desde fuera y luego desde dentro pronto tendría la extraña sensación de que algo no encajaba. El granero parecía más largo por fuera que por dentro... Y lo era. Al fondo, oculto tras el heno y guardado tras tres candados de pesado hierro y varias trancas, se encontraba una segunda puerta. Una puerta que llevaba al corazón... Del agujero de conejo. Pero quizás sería mejor comenzar, por el comienzo. Hernesto había vivido hasta hacía tres años junto a su mujer y su pequeño hijo en su cabaña, pero en una noche de tormenta simplemente habían... Desaparecido. Él había quedado para contar la historia, más su familia jamás regresaría, y desde entonces trabajaría solo en la granja. Pero jamás se quedaría cruzado de brazos, pues en los tres años que siguieron se dedicó a reunir toda la información que pudo sobre la noche en la que su esposa y su hijo habían desaparecido. Revelaría el misterio. Compró libros. Compró información. Compró mapas. Pagó a investigadores, sobornó soldados, ¡sobornó hasta un par de clérigos!. Tres años resultaba ser un tiempo larga y daba para crear historias muy variopintas a alguien con una misión a espaldas. Su voluntad jamás cedió. Pero su existencia lo hizo. Hacía ya una semana, su amigo Pablo llegó, la carreta cargada de heno para sus vacas. Era de sus pocos compradores, y uno muy fiel, jamás dejaba pasar hambre a Elsie y Ordenya. El viejo Hernesto las cuidaba como a sus hijas propias. Pero, para extrañeza de Pablo, Hernesto no respondió aquel día. Golpeó la puerta de su casa, pero nadie respondió. Y, como de verdad necesitaba el dinero y era aún temprano en la mañana, decidió esperar. Y esperó. Y esperó. Y cuando se dio cuenta, sus tripas rugían y el medio día ya había pasado. "Quizás el viejo Hernesto se durmió", pensó. Hacía ya horas que había visto una de las ventanas de la cabaña abierta, y por tanto decidió entrar para despertar a Hernesto. Pero Hernesto no iba a despertar. Cuando Pablo llegó a su habitación... Cuando lo hizo... Deseó no haberlo hecho. Su amigo se encontraba colgado con una soga alrededor del cuello, pero había algo que le heló aún más la sangre a Pablo. Tenía conocimientos de medicina, incluso había estudiado en Stromgarde un par de años, pero al final la vida pacífica del mercader fue lo suyo. Aquello que le heló la sangre... Es que Hernesto no podía llevar más que una media hora desde que se había colgado, y él... Había estado ya al menos seis horas allí, esperando. Un temblor involuntario recorrió el cuerpo de Pablo y el primer instinto que sintió fue aquel de correr, irse lejos de allí, más no lo hizo. Sus ojos fueron a parar debajo del cuerpo de Hernesto, que permanecía suspendido en el aire. Debajo había un frasco de tinta derramada, un papel a medio teñir de azul oscuro por la tinta derramada y un pesado juego de llaves. Tomó el juego de llaves y el papel con las manos temblorosas. No se llegaba a leer la mitad, pero pudo distinguir algo sobre el granero. Y allí se dirigió. Al abrir las puertas del granero una pestilencia enorme fue lo que sintió. Elsie y Ordenya permanecían muertas, con sus extremidades dobladas de formas imposibles, y parecían llevar varios días así. La Luz se había llevado tres buenas almas aquella semana. Durante un rato revisó el granero, buscando algún cofre oculto en donde encajar las llaves, pero lo que encontró fue algo incluso más grande. Detrás del heno, tres sólidos candados de hierro y varias trancas, que con ayuda del juego de llaves fue abriendo. Y cuando esas puertas se abrieron... > ¡Ábreme! < Las cuatro paredes permanecían empapeladas, llenas de notas, flechas, rayas, líneas, dibujos, periódicos, recortes, apuntes, carteles de se busca, canciones... Era la habitación de una mente increíble, pero muy, muy febril. Más a Pablo le intrigaba... ¿Qué había pasado con su amigo? ¿Qué era esto? ¿Qué había ocurrido? Y así, sin ningún apuro y ningún lugar al que ir, comenzó a investigar. La "Gacela susurrante" Tu periódico trabalómico de confianza *Varias partes están tachadas o llenas de símbolos incomprensibles, más una parte parecía intacta y encerrada en un círculo* En este sexto mes del año se oyen rumores de la mítica criatura "Nariz grande" habiendo reaparecido en el norte de Trabalomas. ¿Acaso algún valiente héroe le dará caza? *"Sexto mes" y "Nariz Grande" permanecen fuertemente subrayados* En otras noticias menores, se han reportado familias desaparecidas que se sospecha podrían haber sido renegados La lista de familias afectadas incluye a... *Lo que sigue es una no muy larga lista de apellidos, donde se subraya el de la familia de Hernesto.* No muy lejos Pablo pudo ver un mapa, donde se marcaban varios puntos donde se había avistado a "Nariz grande" y la localización de las familias con desapariciones, incluida su propia granja. Ningún punto parecía estar muy lejos del otro, y había un punto marcado en el mapa, un centro a todos los puntos triangulado de forma improvisada. Desvió la vista, y a su derecha centró su vista en una nota escrita como si estuviesen apuñalando el papel con la pluma. Tres vivíamos en esta casa ¿Has oído de las tablillas del fin del mundo? Año 33. Año, treinta y tres Tres, y tres y tres y tres y tres y tres. Los desaparecidos, siempre dos, siempre dos, pero siempre tres habitantes, siempre tres, siempre tres, uno queda, uno cuenta la historia. Uno, de los tres que quedaban. Una tercera parte. Una tercera parte de los treinta y tres años que tenemos, once años. Once años tenía mi pequeño. Pablo continuó paseando la mirada por la pared, muchas notas, muchos trozos de libros o periódicos arrancados. Se detuvo en un dibujo. "Nariz Grande, lo HE VISTO, LO HE VISTO". Por desgracia, Hernesto no era un gran dibujante. Una figura humanoide, con una nariz desproporcionada y... ¿Maldad en sus ojos? Eso decía un apunte a su lado. El pobre Hernesto parecía haber perdido la cordura. Tres son las virtudes de la Luz. Tres son los grandes continentes. Tres, y tres, treinta y tres años tenemos. Encontré una nota. Tirada en el bosque. "Orden 33", decía. Es una broma de mal gusto. Tendré que tomar la honda y matar al bromista. Pablo observó otro mapa. Parecía tener trazos, con direcciones. Como si siguiera el trayecto de alguien. Por ventormenta salía una flecha, se detenía en Stromgarde. Desde Stromgarde, por tierra a Costasur, desde Costasur a la muralla de Thoradin, que permanecía encerrada, con un apunte al lado: "La bruja entregada". Más abajo, otro apunte como si hubiesen apuñalado el papel. "¿Por qué?" La bruja. Quemada por estar relacionada con dos nigromantes. Debo investigar quienes eran Por qué son importantes. La bruja, dos nigromantes. Tres. Tres son los continentes, tres las virtudes de la Luz, treinta y tres años nos quedan. En Ventormenta. Nigromantes, de Ventormenta. Ventormenta. 11 letras. 11 letras, tres, tres tres, 11 y tres, treinta y tres. ¿Por qué? ¿Quién? Te encontraré hijo. Encontraré a quien te tomó de mis brazos. Pagará. te tendré de nuevo. De nuevo seremos tres. A Pablo se le había escamado ya la piel. Si Hernesto había perdido la cabeza antes de morir, también estaba consiguiendo que la perdiera él. ¿Qué era todo esto? ¿Por qué parecía... Tener siquiera sentido? ¡Si era una locura! No iba a creerlo. Se dio la vuelta para retirarse pero... No. No pasaría nada por leer un poco más... Otro mapa. Comenzaba en un signo de exclamación en las costas, un círculo abarcando toda un área posible al norte de Costasur. Luego la flecha indicaba a Costasur. De allí iba y volvía varias veces, y luego acababa en una torre. Tres virtudes, Tres continentes, Tres herejes. Y tres fueron nuestras amenazas. Rebeldes. Arañas. Bandidos. Dos se fueron. Una permaneció, se volvió más fuerte, como yo. Dos se van, siempre dos se van, uno queda, uno fuerte. Uno sobrevive. Es el patrón. Su patrón. El patrón que nos fuerza a vivir. Con su voluntad. Se extiende, corrupta y nauseabunda, refleja su historia en nosotros sin saberlo. Nadie lo ve. Pero yo lo veo. Daré contigo, Nariz Grande. Estoy cerca. Te sigo los pasos. Te sigo de cerca. Para ese momento, Pablo ya estaba completamente inmerso en la lectura. Comenzaba a moverse por entre los apuntes, las flechas y las indicaciones de Hernesto como si las comprendiese, como si él mismo las hubiese escrito. Entendía el patrón. Lo veía. Estaba allí. ¿Qué se le escapaba a Hernesto? He comprado a un sargento al fin. Salió caro. Valió la pena. Acceso limitado a los registros. Tres los heraldos imperiales del final que acompañaron a Nariz Grande. Uno, muerto hace dos años. Dos, muerto hace un año. Tres, muerto hace una semana. En tres años. Tres muertos. Conozco tus trucos, Nariz Grande. Sé tu nombre. No te nombraré. No lo mereces. Descifraré tu secreto. El mundo debe saber Más 7 letras tu nombre. 5 tu apellido. 12. Cuatro soldados. Tres, tres, tres, tres. ¿Cuánto lo has planeado, Pequeño Nariz Grande? La última flecha en los mapas indicaba a Caer Darrow. Luego bajaba... Hacia Trabalomas... Pasaba cerca de la cabaña de Hernesto, y allí acababa el rastro. La tinta de esa flecha aún estaba fresca... El aire fresco hacía bien a Pablo. El granero de Hernesto ardía a sus espaldas, y había improvisado una pira en donde estaba dando un último funeral a su viejo amigo. A fin de cuentas, no quería dejar cuerpos para los renegados. Inhaló profundamente. Había sido una experiencia intensa, más sabía que todo eso eran delirios de un loco. Alguien que había perdido la cabeza, incapaz de aceptar que su esposa y su hijo desaparecieran, seguramente por culpa de los renegados. Volvió a subirse a su carro. Jaló las riendas de su yegua y comenzó a alejarse. Observó detrás, a su carro, para asegurarse de que aún llevaba su mercancía, tapada por la lona. Suspiró aliviado, y volvió la vista al frente. Pablo nunca volvió a ser visto.
  29. 6 points
    ¡Canta, baila, el arte y la música de los vivos para los muertos! Los Danzarines "Saqueadores de Manner. Profanadores del arte y asesinos artístico" La otrora fortaleza de Lord Lodonegro, ahora convertida en un antro de bandidos, asesinos, desertores y peor calaña, era también el lugar de unos mezquinos hombres, estos mezquinos personajes, habían sido hombres de la farándula, de diversos lados del continente y de diferentes artes. Ya se sabe que ese mundillo no suele acabar bien, está ligado a la miseria, a errar por el mundo...algunos acaban peor, por algún motivo se van arrastrados a actos perversos para subsistir o porque simplemente han caído en un abismo del que ya no pueden escapar. En Durnholde, un grupo se hizo llamar "Los Danzarines" y eran bastante queridos, robaban, mataban y violaban como el que más, pero lo hacían con un arte, con música, cantos, animaban a todos -menos a los honrados hombres- pero un día, hará ya media década, entre ellos emergió una extraña persona, un hombre que decían, era mitad ogro y semi elfo, y lo de semi elfo no era por guapura sino por sus movimientos artísticos tan fluidos y su canto tan hermoso que hasta a las más distinguidas doncellas que asaltaba, lograba embelesar. El Danzarín se hizo llamar. Éste demente empezó una cruzada personal ya no en buscar cobre y joyas, sino en buscar arte, no toda clase de arte, sino el más exquisito arte. Tal cruzada le llevaría a pasar a zonas más lejanas de Durnholde, Esto le concedió fama al Danzarín, pues era tal lo excéntrico del asunto y lo alto de los objetivos, que muchos le siguieron. Sus actividades al comienzo eran de robos, pero luego escalaron en violencia, se volvieron sanguinarios, dementes, cometiendo horrores que casi alcanzaban a la de los orcos. No eran como otros bandidos que se dejaban llevar por las emociones burdas, no, estos lo hacían siguiendo códigos y normas, como si aún fueran actores. Pero no todos eran de verdad artistas, pues habían también bandidos típicos e incluso tudescos de la más baja estofa. Al final llegó el día en el que Los Danzarines podían depender de si mismos, sin la necesidad de Durnholde y los otros grupos de bandidos. Y El Danzarín puso sus ojos en Manner, que no estaba lejos de Durnholde y además, con los años, su seguridad había decaído al decaer Stromgarde y la muralla de Thoradin. Así es que una noche... la música empezó a sonar. Tambores, flautas, laudes... pero no, la música no sonaba como de costumbre, esa música era especial, los supervivientes habían dicho que esa música hacía temblar el suelo, que agitaba los corazones. Algunos, los cuales es complicado tomar en serio, decían que El Danzarín iba armado con instrumentales de origen extranjero, de alguna otra raza, de los gnomos quizá, por lo complicado y enrevesado que se veía, pero nadie que lo viera de cerca queda ahora vivo. Que los Danzarines atacaran Manner no era simplemente por botín fácil, sino por la reliquia que allí se encontraba. "La Voz", por Robiny Vandergraas. Antaño de la colección privada de Lodonegro, ahora seguramente en las manos de ese depravado Danzarín. Quién sabe la de aberraciones y profanaciones que le estará haciendo al cuadro, si es que de verdad lo tiene, pues nadie ha logrado explorar el campamento de los Danzarines, pese a no estar lejos de la muralla de Thoradin. Ahora, esos bandidos siguen ahí, afincados en verdes tierras, asaltando caravanas, amenazando los pocos pueblos y granjas que quedan por esas tierras salvajes. Y su música, su endemoniada música, que no calla nunca, que suena por las cercanías de su campamento y llega hasta aquí, hasta la propia muralla. Soy un viejo soldado de Stromgarde y estoy ya muy cansado de cantares y músicas. Ya va siendo hora de silenciar a la banda.
  30. 6 points
    Esta aventura empieza con Sammy (cómo no), al ser un visitante habitual del prostíbulo conocido como "La Sirena Azul" fue capaz de conocer a una joven prostituta llamada Lilith, con su buen ojo de goblin no tardó en darse cuenta en el potencial que tenia la chica y pensó que sería más feliz y útil en una tripulación pirata, aunque quizás escoger el Réquiem no fue la mejor idea. Como no querían problemas con la Madame de la Sirena Azul, Kord se hizo pasar por un ricachón que tenía unas amplias plantaciones en Páramos, utilizó a su contramaestre Aschen como el "contable" y a Nyah como su guardaespaldas. Al entrar en el local no se percataron del engaño por llevar ropajes de buen ver y una saca llena de monedas (aunque eran de cobre, pero eso ellos no lo sabían). Kord aprovechando su elaborado disfraz consiguió sacar provecho y sacar varias bebidas gratis antes de que le llevasen con la tan preciada Lilith, exigiendo querer verla a ella en específico por recomendación de un amigo. Al subir a la habitación Kord le explicó la situación a Lilith, pero por desgracia la Madame no tardó en darse cuenta de que no existía ningún "Don Ramón de Villatierra", así que subió a por los piratas con su pequeño ejercito de mercenarios. Por suerte Mark estaba por el prostíbulo y ya enterado del plan logró ganar tiempo a la tripulación cortando un puente colgante del piso superior de la taberna. Toda la tripulación huyó lo más rápido que pudo, llegando al piso superior del prostíbulo y saltando de tejado en tejado mientras les caía una lluvia de plomo proveniente de los numerosos mercenarios. Al final la única escapatoria que tuvieron fue saltar al mar, ya que allí no les seguirían la pista. Información Off-rol
  31. 6 points
    Nombre del Personaje Lilith Peso 53 Raza Humana Altura 1,67 Sexo Mujer Ocupación Ex-prostituta, Pirata. Edad 18 Lugar de nacimiento Bahía del Botín Descripción Física y Psíquica Historia
  32. 6 points
    El calor azotaba una vez más las tierras de la avanzada de Al'Falador, desde luego no era un calor insoportable, pero allí, donde el efecto del hechizo de primavera eterna casi ni alcanzaba, las temperaturas eran variables, y para los elfos que jamás habían abandonado las fronteras de su reino, como mínimo, resultaba una molestia constante. Conforme los heridos se recuperaban, la vida volvía al Sagrario, la empalizada ya se encontraba casi completamente reparada, y las tareas no se detenían por ningún motivo. Mientras Athael y Kalyna se entrenaban en un amistoso duelo para ponerse a prueba mutuamente, uno de los magos que había acudido a la llamada del Adepto se dirigió hacia el, informándole de que por fin, habían conseguido romper la barrera que mantenía la habitación del Magister que regentó el Sagrario cerrada. No parecía nada especialmente espectacular, una buena cama, un escritorio precioso y una pintura de aspecto caro y magistral, así como una estanteria repleta de libros. Sin embargo, descubrieron un cajon doble en uno de los cajones del escritorio, en el que se guardaban unas extrañas cartas, firmadas por "M.F" hacia Pau'Dran Luzestelar, el supuesto regente del lugar. Las misivas hablaban sobre algo que al parecen habían comenzado a investigar en secreto ambos elfos en algún lugar oculto en la biblioteca, de que algo sucedió y Pau'Dran lo dejó de lado, más M.F no se daba por satisfecho con su actitud. Tras el precioso cuadro encontraron un pequeño armarito, en el que se guardaba un enorme tomo que resultó ser la investigación personal del Magister. Esta trataba sobre intentar construir portales permamentes que conectasen todos los Sagrarios, siendo estos mantenidos no por magos, sino por escrituras arcanas y las propias energias del Sagrario, así como una investigación secundaría en la que intentaba crear un encantamiento que hiciese que la comida jamás se estropease, pero al parecer solo había conseguido algunos avances con ciertos tipo de frutas muy concretos, no pudieron descifrar nada más entre las paginas y paginas de calculos, esquemas y argot arcano que en esas paginas había plasmado. Viajaron a la biblioteca, allí donde Rael había encontrado un plano donde se podía observar una sala oculta trás las estanterías, y se dispusieron a vaciarlas para poder apartarlas. Durante el proceso. Las ordenes fueron claras, tratar con cuidado los conocimientos alli guardados, bajo pena de tener que realizar turnos extras y solitarios organizando los archivos, sin embargo Yáriel comenzó a faltar al respeto a los miembros de la Orden por pequeñas y estúpidas rencillas, que Thala'riel decidió castigar dejando a la joven elfa sin esos bollos de mantequilla que tanto le gustaban de manera adicional para no darle más peso al asunto, más Yáriel amenazó con romper uno de los libros si no retiraba el castigo. La situación escaló rapido, y Yáriel fue sentenciada a pasar una semana atada en soledad con la comida y el agua justa para subsistir, esperando que el hambre y la soledad sirviesen para calmar los animos y la lengua de la elfa. Cuando consiguieron abrir la puerta que se escondía tras los libros descubrieron un extraño circulo en el suelo, así como un barril de una fruta extraña que se mantenía en perfecto estado y unos pocos manuscritos sobre magia vil. Se realizó una copía del dibujo y todos los miembros de la Orden comenzaron un pequeño ritual para eliminar la macula vil del lugar, asegurando que realizarían una investigación profunda por todo el sagrario en busca de más, de que esos tomos se llevarían a la sede de la Orden y que se investigaría a Pau'Dran y MF, para, en caso de mantenerse aun con vida, interrogarlos. Rael fue el encargado de aplicar el castigo sobre Imlerith y Yáriel, sin embargo la elfa se resistió a el, trató de huir, y hasta blandió sus dagas contra sus hermanos, sin embargo los soldados del ejercito del Sol consiguieron atraparla e inmovilizarla, sobre Rael recayó el deber de decidir su castigo, solo la Luz sabe si tomó una decisión correcta y la elfa pelirroja entendería lo que el Adepto trataba de enseñarle, o de si liberó impunemente a una elfa rebelde que no entendía ley y orden mas que el propio. Lista de jugadores y habilidades usadas Master: @Thala Thala'riel ( @Thala) : Leyes, Imbuir Arma, Buscar Rael ( @Psique) : Leyes, Proteger Esencia, Buscar Imlerith ( @Stannis the Mannis): Reprender esencia - Reflejos - Atletismo - Defensa - Arte marcial equilibrado - Represión pacífica élfica Yáriel ( @Curly): Dagas, Defensa, Atletismo, Reflejos, Buscar Seina ( @Blues): Refuerzo de Luz, Buscar, Salvar esencia, atletismo, Buscar Athael( @Kario) Atletismo, Defensa, Reflejos, Espada Pesada. Buscar, Advertir/notar Donnovan( @Focus) Mirar de forma dura Kelyna( @Dorito) : Reflejos, Defensa, Dagas
  33. 6 points
    Y todo empezó en la enfermería que habían llevado a la chica que hizo la explosión arcana, estaba ingresada en un lugar cercano a la plaza de la catedral de Ventormenta, y el grupo no se había separado de ella, esperando a que recuperase el conocimiento mientras su compañero de crímenes se mantenía a su lado. Y cuando el momento llegó y la chica despertó empezaron a hablar, a hablar de todos los planes y sobretodo la red de copia de libros, ya que al parecer, un sacerdote preguntó sobre la situación de la chica y llamó a las autoridades, pero al poco rato de que confesasen, la "líder" de la red, una que conocieron al principio de todo, se entregó y buscó que el grupo la ayudase para que el resto de la red lo hiciese pacíficamente, ya que todos eran jóvenes y que muriesen por esa estupidez, la entristecía. Más cuando avanzaron al casco antiguo, llegaron a una pequeña plaza cerrada entre varios callejones y por descuido del doctor Sean, con Astrea intentando avisarle, pisó una runa que aplicó una "esfera de silencio" en la plaza, haciendo que todo el ruido no saliese de ese lugar ni el ruido de fuera se escuchase dentro, y unas figuras encapuchadas se asomaron, eran jóvenes con cuchillos cutres hechos a mano, y se ve que sus intenciones eran... matarlos, pero algunos no parecían muy convencidos además de que todos eran jóvenes, quizás 19-24 años, y a través del habla y un poco de intimidación, hicieron que varios se rindiesen pero dos intentaron escapar, con la ayuda general de todos entre si, consiguieron atraparlos y todos fueron entregados a las autoridades. Si bien era una red de tráfico pequeña, podría haber sido mucho peor si se hubiese dejado extenderse, pero al menos, la cortaron de raíz, aún con todos arrestados. INFORMACIÓN OFF-ROL
  34. 5 points
    -¿Estas seguro? -Cierra el pico y obedece, y más te vale no tocar ni romper nada, este es un trabajo delicado, vuelve a la puerta y avísame si se acerca alguien. -Tsh..hay que joderse, no soy un simple guardia, sabes? *Pero obedeció* El hombre de cabellos ralos y canos, continuó su trabajo sobre el tomo, con cuidado y esmero, mojando la punta de la pluma lo justo para que la tinta no desbordase ni una sola gota, secándola a cada frase que escribía. Los trazos eran firmes, preciosos y detallados, un trabajo de una calidad envidiable, solo al alcance de los más veteranos y de las manos mas firmes. -Tsh.. se acerca alguien, ¿te falta mucho? El hombre guardó la tinta y la pluma a toda prisa, dio un rápido vistazo al tomo que aun sujetaba entre las manos y lo comparó con el de su hermano en un rápido vistazo.. valdría, sin lugar a dudas, no era perfecto.. pero era un buen trabajo, nadie lo notaría.Dejó su obra terminada sobre la mesa y tomó a su homologo, guardando con cuidado en la bolsa antes de ordenar a su compañero que se escabullera por una de las ventanas traseras. Información of-roll Un pequeño evento que tendrá lugar dentro de la propia Tyr, información y horarios como siempre por discord.
  35. 5 points
    Ahora le toca a @Prototaip sufrir me bullying en forma de meme
  36. 5 points
    El Manuscrito del Obispo Jeremias de Lordaeron Kingsley se encontraba enseñándole a Ifán toda la belleza que Nuevo Avalon guardaba, mostrandole cuales eran los mejores comercios, que vendedores eran más de fiar, de cuales debía de tener cuidado si no quería pagar un precio excesivo por unas pocas frutas, cuando Emelina llegó a la carrera tras ellos, el Capellan Barbejo le había hecho llamar de manera inmediata. Cuando el grupo llegó hasta el descubrió lo que ocurría, al parecer, un antiguo Manuscrito que pertenecía a la iglesia, los Manuscritos sobre la Luz del Obispo Jeremias de Lordaeron, habían sido robados e intercambiados por una falsificación de mucha calidad. Solo gracias a un desafortunado accidente, el padre Mutton se dio cuenta del engaño, pues una pequeña mancha que el mismo había dejado hace un par de meses en el tomo por un descuido, había desaparecido inmediatamente, eso levantó las alarmas y se sometió el texto a un estudió intensivo que termino con una conclusión certera, en efecto, era una falsificación. Barbejo sospechaba del Novicio Thorne, con el que tenía una relación muy poco agradable debido a los problemas que este causó durante su primer año de aprendizaje en el lugar. A su vez, el novicio había sido el encargado de transportar el valioso texto al ayuntamiento de Nuevo Avalon, pues para reuniones importantes se exibia el manuscrito, así como otras reliquias, en señal de respeto y de prosperidad. Barbejo pensaba que Kingsley tenía algo que ver, o era cómplice, o era un inepto que no se había dado cuenta de un cambió que, de seguro, hubo de ocurrir delante de sus narices, y dejó mas que claro que de no resolverse el asunto, las consecuencias serían desastrosas para el hombre. Ifán y Emelina se ofrecieron a ayudar al hombre con su problema, pero.. ¿Por donde empezar? Kingsley se quedó en la iglesia, revisando los registros de quien había tenido acceso al manuscrito para investigar, mientras que les facilitó a la pareja un contacto con el que podían hablar en el ayuntamiento para tratar de discernir si había ocurrido algo en el lugar. Allí fueron, y allí hablaron con Sofía. La mujer se mostró amistosa con ellos, pero no parecía saber nada al respecto, y les mandó a hablar con el encargado de manipular objetos tan valiosos, el Señor Benjen, más este se encontraba enfermo y hacía casi una semana que no acudía a trabajar, con un permiso vacacional de un par de semanas más, y lamentandolo, no conocía el lugar de su hogar, sin embargo les indicó donde se encontraba una taberna regentada por su hermano, que tal vez podría ayudarles mejor. Al llegar se encontraron con una gran fiesta, habíahasta un bardo tocando para ellos. Descubrieron que al parecer, si gritabas en la barra, "Por Rosby!" la ronda, la pagaba el susodicho. Poco descubrieron sobre el tal "Rosby", `pues estaban más interesados en conocer donde residía Benjen, solo supieron que se trataba de alguien joven, relativamente nuevo en la zona, y que al parecer, había conseguido una gran cantidad de dinero de repente a causa de una herencia que su difunta abuela le había dejado en exclusiva. Tras enfrentarse a los problemas que uno puede encontrarse en un lugar donde el alcohol corre como rios, lleno de gente borracha y ruido, consiguieron lo que habían ido a buscar, sin embargo la noche empezaba a caer, decidieron regresar a la iglesia, informar a Kingsley de lo que habían descubierto e ir a visitar a Benjen al día siguiente. Información of-rol: Consecuencias: -Sofía ha mostrado un especial interés en Ifán, y espera verle el día siguiente al medio día. -El grupo conoce la ubicación aproximada de la casa de Benjen. -No se tiene apenas información sobre "Rosby". -Emelina tendrá resaca al dia siguiente Participantes y habilidades usadas: Toda la sesión ha sido completamente interpretativa. Kingsley ( @Thala) Tradición/Historia Emelina ( @Psique) Tradición/Historia, Leyes Ifán ( @Prototaip) Tradición/Historia, Leyes
  37. 5 points
    Traición a la Luz -Tienes razón, son demasiadas coincidencias- Susurraba Elegost a Santiago, mientras vigilaban a Edric, Nadia y Badin en la vieja y derruida torre vigía. El plan estaba trazado. Elegost acabaría rápidamente con Nadia con la ballesta prestada, y en el caos Santiago arrojaría la criatura venenosa a la cara de Edric. Era un plan, nadie dijo que fuese un plan inteligente. Elegost no tenía experiencia con las ballestas, y el virote acabó pasando por al lado de Nadia. Al menos, con el caos desatado por tener un atacante misterioso Santiago había logrado dar con el animal en la cara a Edric, pero entonces el enano les vio. Cuando Elegost quiso acordar, Santiago ya estaba huyendo y le había dejado atrás. Pronto las cosas se fueron de las manos, y el grupo acabó reduciendo a Elegost frente a la empalizada de Husen, en donde uno de los vigías se reía del gracioso espectáculo que habían dado. A Elegost solo le faltaba sueño. Por suerte, se lo habían dado al fin. Ya volvería a despertar, y comenzarían las preguntas... // Tercer rol sobre la búsqueda de la Zapatilla de Lordain, sobre el camino a la misteriosa aldea de Husen y sobre traiciones inesperadas (Sin dudas, de parte de esos tres malhechores) Participantes: @Stannis the Mannis como Elegost. Habilidades usadas: Sigilo, Atletismo, Ballesta ligera, Reflejos, Defensa, Desarmado ofensivo @Curly como Nadia. Habilidades usadas: Reflejos, Escalar, Atletismo, Arco, Desarmado, Defensa, Advertir/Notar @Bastián como Balin. Habilidades usadas: Reflejos, Escalar, Atletismo, Advertir/Notar, Hacha, Defensa, Desarmado @SwordsMaster como Edric. Habilidades usadas: Reflejos, Escalar, Atletismo, Advertir/Notar, Defensa, Pala Vigía 2 como Vigía 2. Habilidades usadas: Partirse de la risa
  38. 5 points
    Kano Sokolov Raza Humano Sexo Hombre Edad 31 Altura 1'84 Peso 89 kg Lugar de Nacimiento Lordaeron Ocupación Criminal Descripción Física De ojos claros y cabellera rojiza, Kano tiene un cuerpo marcado por el ejercicio casi diario. Su rostro está marcado por algunas pequeñas cicatrices derivadas de peleas, en especial en la nariz y barbilla, suele ir afeitado y con el pelo corto. Sus vestimentas suelen ser armaduras de cuero que le permitan moverse sin mucha restricción pero que le proteja de algunos golpes. Suele llevar encima sus explosivos, libros y recordatorios de sus aventuras por Azeroth. Descripción Psíquica Mucha gente describiría a Kano como un sociopata, un psicópata o un demente, pero solo es un hombre de fuertes ideales. Para él lo más importante es la familia, y no se refiere a la de sangre, sino la gente de su entorno a la que aprecie tanto como para considerarlos familia. Le encanta la lectura y practicar con sus explosivos, siempre que tiene tiempo libre buscará mejorar sus invenciones o leer. Su psicología defiende una sociedad sin clases sociales, donde todos los bienes sean de propiedad común. Una vez entra en combate se vuelve una bestia, no le importa quién tenga delante, si es un estorbo lo asesinará. Disfruta haciendo cosas volar por los aires, es una de sus pasiones. Desde que empezó a estudiar magias prohibidas del vacío su salud mental solo ha ido a peor, teniendo leves ataques de ira o rabia. Historia
  39. 5 points
  40. 5 points
    En lo más profundo de aquellas salas, rodeado de una incipiente oscuridad, solo rota por las sombras danzarinas que provocaban unas exiguas llamas sobre unas antorchas casi consumidas, descansaba el altar. La sacerdotisa se aproximó a el, colocó un cuenco de madera, tallado y lijado con esmero hasta que resultó tan suave como la piel de un recién nacido, sobre su superficie se habían grabado símbolos y figuras, pero había 4 que resaltaban por encima de todo. Dos de sus acompañantes alzaron la cría de ciervo sobre el pequeño cuenco, por mas que se debatiera, el animal no tenía oportunidad alguna de moverse, ella, sacó una ornamentada daga, de filo dentado y reluciente, y con un único y preciso tajo, sesgo la garganta del animal. La sangre manó libre por la herida hasta que el cuenco estuvo completamente lleno, entonces, y solo entonces, sacó de un pequeño tarro algo. Un ojo, un ojo extirpado, pero que aun conservaba una envoltura, similar a unos parpados cerrados. Lo colocó en el interior de la sangre y se arrodilló ante el antes de empezar a clamar rezos a sus dioses. El grupo finalmente se marchó tras realizar la ofrenda, y cuando la oscuridad volvió a gobernar soberana en la sala, el ojo se abrió. Información Of-rol Post de introducción para el siguiente evento que realizaremos en la zona de la avanzada, como siempre, detalles y horarios por discord.
  41. 5 points
    Dos hombres charlaban alegres en un pueblo lejano allá en el norte, donde el aniversario pues no se celebraba con tan entusiasmo a menos que fueran del norte, pero aún así había misas y el recuerdo amargo de tanto que se perdió hará ya tanto tiempo... Y estos dos hombres... vamos a llamarles "Elegost" y "Edric" por ponerles un nombre aleatorio, hablaban de lo siguiente: Edric: Pues hace diecisiete años yo esta- Elegost: ¿¡Que la Emperatriz ha muerto!? Edric: De qué habla señ-Faler, Faler de qué habla Elegost: ¿Quién ha muerto? Yo conocí a la Emperatriz sabes, en la guerra gnoll Edric: ¿Y si la conoces, me podrás decir su nombre? Elegost: Emperatriz Edric: Ese es el título Elegost: Da igual, ha fallecido Edric: Que es el aniversario de la muerte de Tiffin Ellerian Wrynn Elegost: Que la Emperatriz no se llama así Edric: ¡Que no es la emperatriz! que es la anterior reina de Ventormenta Elegost: no me suena Edric: .... la mujer de Varian Wrynn Elegost: ¿¡Que Varian tenía esposa!?
  42. 5 points
    Sagrario Alfalador El Sagrario de Al'falador es un antiguo sagrario élfico abandonado como muchos otros tras la tercera guerra. Fracturado, inestable y peligroso, permaneció abandonado durante más de una década, demasiado cerca de las fronteras Amani, aumentadas aprovechando los años de debilidad del pueblo élfico, como para proponerse una labor de reparación. Al menos, hasta que recientemente un grupo de elfos y sus aliados (O amos) renegados, guiados por la Orden de Sangre, se propusiese retomar el lugar , reclamandolo de la naturaleza para el Fénix Imperecedero de nuevo, y fortificarlo a vistas de controlar las incursiones amani en territorio seguro, en busca de presas para sus sacrificios o su mercado de esclavos. .tele alfalador - Zona exterior - El sagrario .tele alfasagrario - Zona Renegada - Barracones/enfermería - Carpa de racionamiento - Edificio auxiliar: sala de reuniones y dependencias del Adepto Thyris .tele alfasagrario - Los baños - Zona de entrenamiento - Dependencias del Adepto Asthros
  43. 5 points
    Jeacob Corvanus Explorador Huargen Informe de la actual situacion en el paso de Pran Dia 26 de la segunda etapa estival. Año 32 Primeramente, informo de la entrega del mensaje que se nos cedió los exploradores del Capitan Gower a la Sargento Marta. Dicho esto, empezare el informe. Eran las once del medio dia cuando nos unimos al grupo de Davok y posteriormente nos incorporamos para formar parte de la columna de hombres que marchaban hacia el paso de Pran. La mayoría eran hombres de armas entremezclados con las levas y los milicianos regionales, a los cuales se les dio sobre la marcha las instrucciones de sus tareas, separándose del grupo principal para tomar distintos caminos, y aquello fue exactamente lo que nos tocó hacer a nosotros. Davok nos envió a una pequeña granja, facilitándonos un mapa con escuetas instrucciones que nos llevaban por los serpenteantes caminos de unas forestas que iban oscureciéndose por momentos conforme la noche caia. Nuestra tarea se se limitaba a dar con el lugar exacto y asegurarnos de que no hubiese presencia enemiga, de haberla, teniamos ordenes de volver hacia la columna he informar nuevamente a los oficiales. No detectamos nada entre las decrepitas ruinas de la granja asi que sin mas, aguardamos hasta que apareció aquel hombre ceñifruncido, casi de mi misma edad. Iba armado con una ballesta y vestía los colores de una de las casas regionales. Su nombre era Vic. No iba solo, pues sus compañeros aguardaban ocultos protegiendole desde la espesura. Salieron de sus escondites cuando nos presentamos como siervos de la corona y luego, sin intercambiar muchas mas palabras, procedimos con los informes. Cormac, Chasse y yo, volvimos sobre nuestros pasos una vez acabamos con Vic y su grupo. Nuestra próximo objetivo era regresar de una pieza a Walderwich con el mensaje. Tomamos una ruta secundaria, a través del bosque, con la idea de acortar camino aun a pesar de los riesgos, ninguna idea era buena, en ambos casos teniamos probabilidades de encontrarnos con un grupo enemigo. Y desgraciadamente fue lo que sucedio. Salimos del camino principal, direccion Sureste, intentando evitar los caminos principales y secundarios, limitandonos por las viejas sendas de pastoreo. Antes de que la situación se volviera dificil, encontramos rastros evidentes de una segunda columna aliada dirigiéndose hacia el Norte, tal vez a tres o cuatro horas de distancia de nosotros, desgraciadamente les estaban pisando los talones. Los detectamos rápido. No se si por pura suerte o es que no intentaban ocultarse. El unico lugar al que pudimos recurrir para ocultarnos fue el borde inferior del camino, ya que este, estaba unos metros por encima de nosotros, sobre las faldas de las suaves colinas frondosas que parecían el espinazo de algun gigante enterrado. Los teníamos tan cerca que el hedor a productos alquímicos me provocaban nauseas. Tres acechadores se detuvieron a escasos metros de nosotros, teniendolos practicamente sobre nuestras cabezas. Hablaban en su propia lengua, apenas distinguíamos las silabas. Estábamos únicamente amparados por la cobertura vegetal y el desnivel que ofrecía el terreno, los corazones se nos salían por la boca y nuestro pulso se había acelerado. No pude quitarle el ojo a aquellos seres, observándoles desde la pequeña apertura que ofrecía la trenza de dos raices anudadas. Los renegados eran en apariencia como cualquier otro hombre, pero no se movían como tal, sus movimientos, gestos y siluetas, asi como su presencia, eran inquietantemente antinaturales. Su lenguaje corporal era inerte, careciendo de aquello que hace vivo a un cuerpo , por ejemplo, el respirar. Sus torsos no se expandían ni contraían, sus rostros al hablar se deformaban en muecas rígidas y cadavéricas, era como ver a alguien expresarse sin ganas. Afortunadamente, decidieron pasar de largo, pero ellos solo eran la cabeza de la serpiente. Tras ellos, habia una columna entera de..de aquellas cosas, embutidas en armaduras de colores negros y morados. Pintada y dibujada sobre sus emblemas y tabardos, habia grabado el rostro de una mujer de piel pálida que parecía habernos visto a través de aquellas pequeñas cuencas vacuas que conformaban sus ojos negros. Una treintena de botas cubiertas de metal hacían retumbar la tierra y de la pared de barro en la que nos ocultábamos caían pequeños guijarros y grava que se nos acumulaban sobre los hombros. Marchaban al unisono, moviéndose con aquella antinaturalidad que les caracteriza. Avanzamos en silencio, con un nudo en la garganta y asegurándonos respirar lo menos posible. Bordeamos el camino, moviendonos entre el follaje y el desnivel hasta que nuestro paso se vio interrumpido por un explorador que bajó de la columna. Supimos en ese momento que nuestras vidas pendían de un hilo. A pesar de nuestros rezos se dirigió hacia nuestra posición, aun sin saber que estábamos alli. La situación fue dificil, logré taparle la boca en el momento en que doblaba el abrupto terreno, mientras Chasse y Cormac lo trincharon. En aquellos momentos pensé que nos habian descubierto y teniamos a una veintena de aquellas cosas saltando sobre nuestras espaldas. De algun modo, logramos matar o noquear al renegado, no tuve tiempo de pararme a comprobar su estado, pero aun no nos habían visto. Sin pensármelo dos veces, avancé hacia delante intentando salir de aquel lugar cuanto antes. Logramos recorrer unos cuantos metros cuando sonaron las alarmas, pero no fue eso lo que mas nos preocupó, si no los aullidos grotescos que empezaron a elevarse a nuestras espaldas. No eran huargens salvajes, ni perros, de perros tenían poco aquellas aberraciones. Huimos a la desesperada atravesando la espesura a cuatro patas sin bajar el ritmo, pues aquellas cosas que llevan los renegados con ellos nos seguían el paso igualandonos en velocidad. Dimos de bruces con una pared de piedra, una elevación abrupta compuesta por pequeños arboles de gruesos pero cortos troncos robustos, que creian sobre las grietas de la desigual superficie. Empezamos a trepar por nuestras vidas y cuando estábamos a medio camino, vimos a nuestros perseguidores. Sus pieles, eran pálida, como si estuviesen cubiertos de un cuero falso. Poseían unas crestas de pelo duro y apariencia puntiaguda a lo largo de su esqueleticos espinazos. Y sus rostros, eran alargados, rematados con unas grandes fauces que estaban constantemente abriendose y cerrando, provocando el característico sonido de un cepo cerrándose de golpe. Cormac rezó para que no supieran trepar. No fue escuchado. Treparon, al menos cuatro de ellos mientras otros cuatro torcieron hacia nuestro flanco buscando una forma de flanquearnos para esperarnos arriba, aun así, logramos llegar hasta la cima y seguir nuestra desesperada huida hasta que dimos con una choza de cazadores, donde nos resguardamos. Alli le tendimos una rápida trampa, utilizando un cóctel molotov que los abrasó en el interior de la estancia. Supusimos que les habíamos dado esquinazo de todas formas tampoco queríamos comprobarlo ni forzar nuestra suerte, prosiguiendo nuestro camino a paso ligero, y tras mas de un dia de viaje casi sin descansar apenas, logramos encontrar el camino de vuelta a Walderwich. Informamos de camino a las pocas patrullas aliadas que nos encontramos, hasta llegar a nuestro destino. Situacion actual del paso de Pran desconocida. La Sargento Marta esta preparandose para partir junto a un pequeño peloton de una quincena de hombres Duracion del masteo Dia:01-03 de julio. 18:00:21:00 19:00:20:30 Participantes: Jeacob (Master). Sigilo. Advertir notar. Trampas.Atletismo. Trepar. Combate desarmado Cormac. Sigilo. Advertir notar. Trampas.Atletismo. Trepar. Espada ligera Chasse. Sigilo. Advertir notar. Atletismo. Trepar. Combate desarmado
  44. 5 points
    Danzarines Tipos de Danzarines. Vestimenta, fichas y comentarios. ~ Danzarín Recluta "Estoy seguro de que estaba bailando mientras venía a clavarme el cuchillo" ~ Soldado Stromgardiano del muro -Son la más baja estofa de los Danzarines. Pero van con capas de mugre que les protege de el frío y golpes leves. Son los que más abundan pues los Danzarines no es que lleguen muy lejos, viendo lo mal de la cabeza que están, sobretodo estos, que no les preocupa lo más mínimo su vida. Ficha: Danzarín Bandido "Era escuchar al otro tocar esa extraña música, y atacar con un vigor innato. Odio a los jodidos bardos" ~ Comerciante Ventoriano superviviente de una emboscada - Son realmente una molestia, si atacan más de cinco con un músico danzarín, es mejor echar a correr o darse por muerto. De todos modos si no te superan en número y tienen al músico, no serán un problema. Son decentes, pero no superiores a un hombre versado. Ficha: Músico Danzarín "¡Por el amor de la Luz, matar al músico, hacedle dolor. Hacedle dolor!" ~ Tirador veterano Stromgardiano - Vestido como un bardo de corte, pero es sólo una burda imitación, un detalle más cercano ve que son sólo harapos teñidos de vivos colores y sus máscaras son de telas pegadas por alguna resina que las han vuelto duras. Estos dementes no llevan armadura, así que son un blanco perfecto para los tiradores. Ahora, su mayor peligro no es el combate, sino el apoyo que dan a los que combaten. Son primordiales como primer objetivo. Ficha: Danzarín Tudesco "Por promesas de joyas y mujeres, estos hombres se han vendido...Mercenarios bailarines, que locuras" ~ Cassandro. Mercenario de Lordaeron -Mercenarios al servicio de los Danzarines. Se han adaptado al estilo artístico de la banda y ahora son incluso más mortíferos que antes. La música les hace mejores en lo único que saben hacer: Matar. Y matan muy bien. Ficha: El Danzarín " . . . " ~ Nadie. Pues nadie ha logrado salir vivo de su encuentro. Suerte, la vas a necesitar. - Es el amo. La estrella. El MaestrOP. Si sus bandidos pudieran arrasar un pueblo al lado de la muralla de Thoradin ¿Qué no podrá hacer el hombre que los dirige? Ficha:
  45. 5 points
    La tripulación se reunió al caer el sol en la humilde chalupa. La tarea no era sencilla, acabar con los tripulantes de una nave imperial fondeada cerca de una isla, llevar la mercancía que custodiaban al Réquiem y desaparecer sin que nadie los viera. El contramaestre explicó el plan que había ideado a la tripulación, con pelos y señales, aquellos accedieron al verlo sólido. Benedict y el joven Cobra vigilarían la nave y esperarían la señal para acercar el Réquiem, que estaba escondido detrás de un peñasco. Aschen, Kord, Nyah, Shan’ko, Mark e Indou abordarían el barco por la parte trasera aprovechando la distracción creada por Lilith, que se hizo pasar por una náufraga. Todo iba como la seda, habían acabado con todos los tripulantes que custodiaban la nave y arrojado sus cadáveres por la borda, craso error. Pues algunos llegaron hasta el pequeño islote, por lo que los marineros que había apostados en las cercanías de la playa dieron la alarma. Sonó un cañonazo proveniente de la isla, que afectó a varios miembros de la tripulación y provocó la caída de la novata Lilith al mar. Nyah devolvía el fuego mientras Shan’ko recargaba los cañones, Rata buscaba un catalejo y Kord chillaba como un imbécil. Aschen se lanzó al agua para rescatar a la chica, consiguiéndolo, después fue ayudado a subir por Shan’ko y sus robustos brazos. Siguieron los cañonazos por parte de ambos bandos mientras algunos marineros del Réquiem cargaban las cajas repletas de coloridas sedas en la chalupa, pero lo que no sabían es que el Capitán Pentigast había vuelto al barco junto a sus hombres. Y comenzó la batalla cuando el capitán imperial ordenó la rendición de los piratas, Kord fue el primero en disparar, que acertó en un marinero, después Nyah que disparando a la cubierta mayor de la nave provocó la caída de Pentigast y tres de sus hombres a la parte más baja del barco, lugar donde Benedict, Aschen y Lilith se encontraban descargando las cajas. Benedict combatió contra ellos, pero Lilith quedó fuera de juego tras golpearse la cabeza contra la borda. Aschen dejó de cargar cajas y preparó una especie de molotovs caseros con botellas de ron y seda de las cajas. La batalla continuaba en la parte de arriba del barco, donde Rata fue abatido por uno de los tiradores que habían acompañado al capitán imperial. El contramaestre subió a la cubierta y lanzó uno de los molotovs a la ubicación en la que estaban los tiradores, provocando un incendio pero también que los tiradores se lanzaran al agua para salvar las vidas. Shan’ko se lanzó a pelear contra el capitán junto a Kord, Rata haciendo uso de sus últimas energías volvió al Réquiem para salvar la vida, Aschen marchó en ayuda de Benedict y Nyah los cubría con su rifle. La contienda se extendió durante unos minutos más, mientras el fuego devoraba poco a poco el barco. La victoria fue para los piratas, que consiguieron descargar la mercancía que había sobrevivido a los cañonazos provenientes de la isla y marcharse, heridos pero victoriosos. Gracias a @SpetznazsGandalf por ayudarme escribiendo esto <3 Información off-rol
  46. 5 points
    Buenas! Soy Dogama, pero de momento ingame me vais a poder conocer por Garen Marguez. Estoy aquí para aprender a rolear mejor, tenia la necesidad de probar el famoso rol que se da en los servidores de World of Warcraft y de paso a buscar inspiración para partidas de rol de mesa que juego con mis amigos. Vengo de Rolear en Conan Exiles, por lo que seguramente entienda algunas cosas (hay mucha gente de allí que viene de jugar de servidores como este), y bueno, un amigo mio que venia de hacer rol en diferentes servidores de WOW me recomendó este servidor por conocidos suyos. Prácticamente soy nuevo en lo que al universo de World of Warcraft, he intentado juagar al juego normal varias veces pero nunca he pasado de nivel 20 (-.-") pero bueno, aqui lo que importa es el rol y vengo para hacer mucho rol y pasarlo bien. Así que poco mas, placer conoceros a todos, y supongo que nos veremos por las tierras de Azeroth. Un saludo.
  47. 5 points
    Capitulo II "Ferales" Las figuras pegaban sus espaldas en una formación cerrada mientras sus armas bailaban contra las criaturas fetales que asaltaban los flancos del apretado grupo, las bestias mas rápidas saltaban contra los puntos desprotegidos en aquel bosque marchito, cada árbol retorcido daba cada huargen una ventaja que los guerreros del fuego no podían igualar, ellos lo sabian qué solo quedarian los que aguantaran hasta que la tormenta de muerte cesara. El huargen se asomó por la extensa frondosidad que cubrían los flancos de los hombres con armadura, sus ojos se movían con salvaje lucidez buscando un punto donde descargar su rabia y por supuesto que lo encontró, no produjo ningún sonido en su salto ni tampoco fue lento en su carrera puesto que disponía de fuertes extremidades. Lo que no pudo hacer es entender como Morhal pudo seccionar su cabeza de un solo golpe, la carcajada del viejo hombre estalló en mitad de ese aluvión de muerte, su voz se alzó por encima del cantar de las armas, y los gritos de los heridos. -¡Al fín, algo que hace mi sangre hervir!- Consecuencias:
  48. 5 points
    Nombre del Personaje: Edric Expósito Raza: Humano Sexo: Hombre Edad: 28 Altura: 1'76 Peso: 70 kg Lugar de Nacimiento: Antiguo reino de Lordaeron Ocupación: Recluta Artillero del Ejército Imperial Descripción Física: Edric es un hombre de un rostro con rasgos duros, un mentón ancho y ligeramente prominente y mantiene su cabello negro bien recortado y peinado, como los estándares militares exigen, así como además se mantiene bien afeitado siempre que puede. A su rostro le acompañan un par de ojos de una tonalidad gris que tienden muy levemente al verde en su zona central. Su cuerpo tiene músculos más anchos que marcados y una complexión atlética, pero no por ello es especialmente robusto, y ya con ropajes o armadura encima su figura tiende a una mucho más en la media. Su tez es la de alguien que alguna vez tuvo una piel bastante más clara, pero que fue chamuscada ligeramente por el sol hasta dejarla un poco más ennegrecida que su tono de nacimiento, tono el cual aún se puede apreciar por debajo de los ropajes desentonando en las manos y del cuello hacia arriba, que es en donde la piel se torna más morena. Descripción Psíquica: A pesar de su aspecto duro, Edric es un hombre jovial en los escasos momentos de tranquilidad, aunque serio en los momentos turbulentos. Era completamente leal a Lordaeron y ahora es completamente leal al Imperio, en el cual ve un nuevo resurgir de la humanidad, una nueva Alianza, una nueva esperanza en un mundo que ha descendido ante la decadencia hasta el punto de ser irreconocible. Tiene la valentía y la lealtad de arrojarse a donde le manden, pero la cabeza en su sitio para al menos intentar aconsejar a sus superiores en contra de una mala orden, la cual aún así cumplirá si estos no ceden, pues él sabe manejar trabuquetes y cañones, pero ellos son los que conocen de estrategias. A pesar de lo que suele aparentar tras esa lealtad y dedicación, Edric está lejos de ser una persona seria, y es de hecho bastante despreocupado con qué pueda ocurrir al día siguiente o en una semana; "lo imposible es posible y seguramente así sucederá, no te molestes en planear su llegada, e improvisa cuando lo haga". Es devoto a la Luz, incluso si no va a misa todas las semanas, y cree firmemente que es esta quien guía sus pasos, quien le protege y le cuida en los momentos de carencia y quien siempre acaba sacándolo adelante. Sin embargo esto fue precisamente lo que llevó a su mayor defecto, y es la poca seriedad con la que se toma sus decisiones más complejas; a menudo sea con una moneda o un dado de seis caras tallado en madera, suele dejar varias decisiones a la "Voluntad de la luz", que por medio de la providencia le dirá el camino correcto en las decisiones más moralmente difíciles. Historia -El niño no será más que problemas- Un infante que apenas poseía 4 años en edad oía curioso al otro lado de una puerta. El lugar y los nombres olvidados hace mucho, más la vívida imagen en su cabeza permanecía de aquel solitario recuerdo, aislado de todos los demás. -Si me dais el permiso, mi señor, puedo hacerlo desaparecer. Vuestros enemigos no podrán usar al bastardo en vuestra contra- -Así sea- Aquel había sido el fatídico veredicto. Aquella noche jamás volvería a ver el hogar en el que el hombre que se hacía llamar su presunto padre le había acogido, más por pena que por nada más, aunque sus recuerdos eran el de dormir en los establos y tener una comida al día. Un infante era incapaz de entender, y solo con los años sería que lo haría: Se había convertido en un estorbo cuando un auténtico heredero había nacido. Él ya no tenía ningún lugar allí, y temprano en su vida fue enviado a un monasterio. Jamás recordaría el nombre de su padre o donde vivía, y jamás lo buscó. ¿En los registros de Lordaeron? Figuraba muerto. El muchacho que alguna vez tuvo otro nombre, también olvidado ya, y que ahora se llamaba simplemente Edric. Edric expósito. En sus años venideros crecería asistiendo en el monasterio, siendo criado entre sacerdotes y sacerdotisas, tartas de limón, calabazas o manzanas, cuchicheos sobre el mundo exterior, rezos, meditaciones, barriendo y fregando los suelos, aprendiendo a leer y escribir y participando en los coros. Y llegado a la decena de años, incluso comenzó a aprender por su propia iniciativa sobre las grandes estructuras, anhelando algún día construir el mayor de los edificios para la gloria de la Luz, un monumento tan útil como hermoso para su gloria que resistiera el paso de los siglos. Quizás en un principio el deseo había surgido como una ambición que estaba allí para convencerse a sí mismo de que no necesitaba de su pasado ni ningún lazo noble para ser algo, y fue ciertamente una noción que jamás abandonó: los títulos no significan nada, escribiría su nombre en la historia por sus propios méritos, honrando a la Luz y a su reino. Pero el tiempo probó tener otros planes para el muchacho. Tan devoto, tan entregado como era a la Luz y a sus deberes, la juventud trae sin embargo consigo la inexperiencia y la impulsividad, y una noche a sus 15 años logró burlar la seguridad del pequeño y apartado monasterio, largándose con el único deseo en el pecho de ver mundo. Los mapas que había leído indicaban que no muy lejos había una pequeña ciudad costera y hacia allí se dirigió. Aguas Turbias probó ser un sitio relativamente pacífico. Una semana estuvo allí, antes de llegar a la realización de que el mundo fuera no era ni tan bello ni tan fácil como, desde la seguridad del monasterio, creía que sería. En esa semana pasó hambre, sus ropas blancas se tiñeron de tierra y mugre, su cabello se opacó y en dos ocasiones en el sexto y séptimo día fue echado de dos posadas creyendo que se trataba de un vagabundo. El octavo día, ya no tuvo que preocuparse por ello. Cuando se despertó aquella mañana tirado en un establo, lo último que le preocupó fue el hambre en las tripas. Aquel día pensaba volver al monasterio, derrotado y listo para volver al abrazo y perdón de los sacerdotes... Más nunca ocurrió. Las columnas de humo se alzaban en varios puntos de la pequeña ciudad costera, columnas de humo que rápidamente crecían en números y se acercaban a la plaza. Pudo ver a todos alarmados, de un lado al otro, y a lo lejos por las callejuelas pudo observar por primera vez a aquellas terribles bestias que le causarían pesadillas hasta el último de sus días, muertos, muertos que andaban, muertos con espadas, muertos con lanzas, muertos con arcos, muertos... Muertos. Muertos. Solo muerte, y muerte dejaban a su paso. Volvió a la realidad tras el impacto inicial que le había producido la visión. Los milicianos y soldados Lordarenses salieron raudos a hacer frente a las bestias, y él... Él solo pudo correr hacia el puerto cuando gritaron a la gente de la plaza que hicieran eso mismo. Corrió, corrió por su vida entre el fuego y el humo, tosiendo y hambriento. Corrió, y cuando llegó al bote... No le dejaron pasar. "Hay gente más importante que cargar". ... Por un segundo se largó con lágrimas en los ojos, derrotado. Se apoyó contra un barril de entre tantos, sollozando, hasta que pudo ver a lo lejos a uno de los marinos bajando y viniendo hacia su dirección. En dirección a los barriles. ¡Agua! ¡Eran barriles de agua, y los estaban cargando al bote! Claro, necesitaban agua si planeaban evacuar gente y que no murieron deshidratada. Sin dudarlo mucho abrió la tapa de un barril y se arrojó dentro. Su peso virtió algo de agua, y entonces volvió a colocar la tapa. El espacio que le había quedado para respirar era reducido, ínfimo, tenía frío y estaba mojado... Pero tal fue su tranquilidad cuando sintió que unos robustos brazos tomaban el barril y lo alzaban. Y así, sin más... Estaba a bordo. Había sobrevivido. -¡Claro que no le darás!- Habían pasado años. El joven, alguna vez de Lordaeron, había acabado en el lejano reino del sur, en el pueblo de Villadorada. Durante un tiempo había vivido ayudando en Villa Norte, más la vida clerical nunca acabó de calarle, y cuando la guerra gnoll se desató se había alistado como un voluntario temporal, convencido de que aquello era lo que la Luz quería de él. En un principio intentaron darle todo tipo de usos: Explorador, infantería, tirador... Más cuando le asignaron a la artillería, no le volvieron a alejar de ella. Resultaba que las largas tardes en su juventud pegado a enormes tomos sobre las grandes estructuras de la Luz y la física detrás de sus construcciones habían dotado al joven de una buena base para el uso de aquel armamento, y durante el asedio final a Villadorada, allí estaba él. Un estallido, un rugido de cañón sonó a su lado tras decirle a aquel otro artillero, que de nada conocía, que jamás lograría calibrar el arma para darle a aquel gnoll, que aunque enorme, era un objetivo en movimiento. Y, a pesar de ello, lo logró. El cañón a su lado había rugido, y la bala de cañón había recorrido el trayecto hasta acabar dando a Hogger, y en aquel momento, aquel preciso instante... Es que la guerra se había ganado. Aquel artillero recibiría toda clase de reconocimientos, entrevistas y solo la Luz sabe que más en el tiempo venidero. Él, por otro lado, solo un voluntario. Una asistencia temporal al ejército, y luego de vuelta al monasterio, pasando desapercibido a ojos de todos y volviendo a ser solo un voluntarioso más ayudando en Villa Norte por necesidad y disfrutando la tarta de limón. Más todo llega a su fin. Un día, un año, quizás dos más tarde, despertó. Esa noche había tenido un sueño. Un sueño de batallas, de espadas, de sangre y gloria. Un sueño de soldados. Estaba seguro que era una señal, por lo que tomó una de sus monedas y como ya había hecho antes, la arrojó... Cara. Aquel día volvió de su guardia por las murallas de Villadorada. Simple rutina, calibró los cañones, cargando las balas, asegurando todo y luego a patrullar las calles. Sus superiores sabían que su talento estaba desperdiciado en una zona de paz, y entonces fue llamado. -Irás al norte- Fue aquello que escuchó primero. -Necesitamos artilleros preparados en Gilneas, y yo necesito que usted gane experiencia. Buscará a este hombre, en el norte.- Recibió una descripción, y un nombre. Una oferta, que podía rechazar, seguir en la seguridad de la villa, más sin embargo... Cara. Era la voluntad de la Luz que buscase a aquel hombre en el norte, que había sido recomendado por sus superiores para que le ayudase a ganar experiencia. Con una mochila con apenas unas pocas pertenencias, se subió a un bote, de nuevo hacia el norte. De nuevo cerca de casa. Justo donde la Luz le quería.
  49. 5 points
    // Lista simple para ambientar y dar vida al entorno en el frente Norte de Gilneas, y ofrecer un entorno vivo, con npcs que posean sus propias historias y objetivos, y estas evolucionen. Multitud de historias se entrelazaban unas con otras incluso cuando la guerra sepultaba toda Gilneas. Vidas con un pasado y un presente que vislumbraba un incierto futuro, pero su vision era lo suficientemente fuerte como para hacerles seguir adelante a pesar de ser arrastrados por la rabiosa corriente del conflicto que anegaba sus vidas. Estas almas perdidas deambulan por los sombrios parajes de una tierra herida. La Cuadrilla Miserable es un conjunto de conocidos que se juntaron en el Gueto y en el frente norte. Su nombre no es que haya sido elegido por votación, si quiera ellos se reconocen como tal, dejando a la obviedad dicho apodo dada la situación que viven, ellos, y todos los marcados que abitan el campamento. Rick Fester fue toda su vida un simple soldado raso de armas, dotado de cierta carisma, pero esto no le sirvió para ascender en las mesnadas. Rick esta maldito por la mundanidad la cual no le hace aspirar demasiado alto y se conforma con ser uno mas del montón. Es pasivo, y no parece importarle las condecoraciones ni los halagos, siendo una persona desinteresada he inclinada siempre por intentar hacer las cosas bien. Este espíritu, simple y humilde, le ha llevado a granjearse muchos amigos. Rick era hijo de un albañil con todo lo que ellos conlleva. Su padre, Iven Rick, le dio todo el cuidado que un hombre mal pagado y castigado por el trabajo podía ofrecer a su hijo. Rick se unió a los 16 años a las filas de un señor del Oeste, donde fue entrenado, haciéndose multitud de amigos que mas tarde le salvaron en mas de una ocasión en la guerra civil y en las purgas, en la cual acabó infectado. Se unio a la guerra del norte sin muchas mas pretensiones que proteger a aquellos que eran sus amigos he intentar aunque fuese salvar algunas vidas por el camino. Defensor Vanguardia Armadura de malla Escudo y espada Miembro de los Miserables Marcado Atributos 7 Físico 7 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 28 Puntos de vida 18 Mana 9 Iniciativa 11 Ataque CC (Espada pesada y escudo) 10 Ataque a Distancia (Cuchillo) 13 Defensa Habilidades Físico 4 Atletismo 4 Espada pesada y escudo Destreza 3 Cuchillo 3 Cabalgar 3 Escalar 6 Defensa 2 Nadar 1 Robar bolsillos 1 Sigilo 1 Trampas/Cerraduras Inteligencia 1 Fauna 1 Leyes 2 Religión 1 Sanación/Hierbas 1 Cirugía/Anatomía 1 Supervivencia 2 Tradición/Historia Percepción 1 Advertir/Notar 1 Buscar 1 Callejeo 1 Comercio 1 Rastrear 3 Reflejos Guillermo Dormor Hombre ya entrado en los 50 años de pelo canoso. Guillermo fue cirujano toda su vida desde la niñez, cuando su padre le enseñaba en los laboratorios de la casa real de alquimistas a diseccionar ranas y a curar animales enfermos así como aprender distintas recetas de sanacion alquimicas. Pasó gran parte de su infancia y adolescencia entre libros de medicina. Cuando oficialmente se convirtió en alquimista y recibió su reloj de plata, abrió una una clínica, y poco después se casó .Durante los primeros años pudo vivir una vida feliz al lado de su esposa y dos hijas, pero la guerra civil le separó de todo aquello. No tuvo mas remedio que servir como medico de camapaña en el frente atendiendo a los heridos y moribundos. Fue en la purga cuando se infectó, mordido por un marcado que se transformo en el ultimo momento mientras intentaba sanarlo. En el gueto reanudo su tarea como medico a pesar de la carencia de recursos y materiales, sirviendo a la iglesia. Se unió como voluntario para el frente norte, buscando la forma de volver a ponerse en contacto con su mujer he hijas de las cuales no sabe nada. Médico Cirujano Alquimista Miembro de los Miserables Marcado Atributos 6 Físico 7 Destreza 7 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 21 Mana 8 Iniciativa 12 Ataque CC Sutil (Bisturi) 9 Defensa Habilidades Físico 2 Atletismo Destreza 5 Bisturi 2 Defensa 1 Nadar 1 Robar bolsillos 1 Sigilo 1 Trampas/Cerraduras Inteligencia 5 Fauna 3 Leyes 3 Religión 6 Sanación/Hierbas 6 Cirugía/Anatomía 4 Tradición/Historia 6 Alquimia Percepción 1 Advertir/Notar 3 Bailar 1 Buscar 1 Callejeo 1 Comercio 4 Etiqueta 3 Música 2 Reflejos Devry y Kiya: Los Hermanos Chalice vinieron al mundo en el turbulento año 2 casi al mismo tiempo. Hijos de una familia humilde de tejedores que poseian un pequeño negocio de costuras en la ciudad de Carpelton , Devry y Kiya lograron crecer en un entorno acogedor a pesar de que la economía de sus padres no era muy generosa. Pasaron su infancia entre las húmedas y ensombrecidas calles de la ciudad, aprendiendo los pequeños trucos que cualquier ladronzuelo de poca monta adquirida por pura necesidad, robando frutas y comida de las tiendas que se levantaban cada Lunes y Jueves en las plazas de los mercados. Su vocación les llegó a los 14 años, donde se unieron a un circo ambulante . Mientras Kinya ofreció espectáculos de acrobacia y baile, Devry aprendió trucos de "magia", juegos de manos y el lanzamiento de cuchillos. Con el tiempo ambos hermanos lograron convertirse dentro del Circus Agrilus en un singular duo que atrajo la atención de muchos burgueses y gente adinerada dispuestos a ver a los hermanos Chalice en acción. Pero toda esta buena vida de espectáculos acabó abruptamente. Aunque lograron esconderse el suficiente tiempo para evitar la guerra civil, la cual se llevó la vida de sus padres, no pudieron ocultarse de la infestacion huargen que asoló el reino. Durante mas de siete años vivieron en el gueto robando aun cuando no habia nada que robar, viviendo del pillaje y evitando las bandas, convirtiendose en no mas que alimañas asustadizas. La apertura del frente norte les dio un soplo de aire fresco, y aunque era una libertad enmascarada, lo prefirieron antes que volver a aquel agujero Bailarian y lanzador de cuchillos Ladrones de guante blanco Bardos y músicos Miembro de los Miserables Marcados Kiya Devry Atributos 6 Físico 8 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 18 Mana 10 Iniciativa 14 Ataque a Distancia (Lanzador de cuchillos) 14 Ataque CC Sutil (Cuchillo) 12 Defensa Habilidades Físico 5 Atletismo Destreza 6 Lanzador de cuchillos 6 Cuchillo 2 Escalar 4 Defensa 1 Nadar 5 Robar bolsillos 5 Sigilo 5 Trampas/Cerraduras 5 Juego de manos Inteligencia 1 Fauna 1 Leyes 2 Religión 3 Supervivencia 1 Tradición/Historia Percepción 2 Advertir/Notar 3 Buscar 5 Callejeo 3 Comercio 4 Disfraz 3 Etiqueta 3 Rastrear 4 Música 4 Reflejos 3 Rumores Atributos 7 Físico 7 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 28 Puntos de vida 18 Mana 9 Iniciativa 10 Ataque CC Sutil (Cuchillo) 10 Defensa Habilidades Físico 5 Atletismo Destreza 3 Cuchillo 5 Escalar 3 Defensa 4 Nadar 2 Robar bolsillos 2 Sigilo 5 Acrobacia 5 Contorsionismo Inteligencia 3 Fauna 1 Leyes 2 Religión 2 Sanación/Hierbas 1 Cirugía/Anatomía 5 Supervivencia 1 Tradición/Historia Percepción 4 Advertir/Notar 5 Bailar 3 Buscar 3 Callejeo 1 Comercio 1 Disfraz 4 Música 1 Rastrear 3 Reflejos 2 Rumores Mollie Louis: Mujer de 30 años delgada y estirada, totalmente plana, posee una cara tosca propia de los granjeros, su nariz es grande y tiene el pelo muy corto al estilo militar, casi rapada. Mollie nació como era de esperar en una familia de granjeros que se dedicaban a cultivar maiz al sur de Gilneas. A diferencia de sus 6 hermanos, quienes trabajaban en el campo de sol a sol, su tarea siempre habia consistido en matar las alimañas que se acercaban a los campos para mordisquear los frutos de la cosecha. Decian que no habia campo mas limpio de ladrones de hortalizas que la granja de los Louis y esto era gracias a Mollie, quien tenia un don para dar en el blanco con la onda. Cuando creció se unió a las cazerias de gilneas, donde destacó por su punteria y sus habilidades para la caza. En la guerra civil participó como tiradora en las milicias del sur, y pudo librarse de gran parte del problema de las purgas durante los primeros años hasta que fue reclutada a la fuerza por parte de los señores y nobles. Fue infectada el dia que volvió a su hogar por uno de sus hermanos quien se habia convertido y logrado matar a la mitad de su familia. Mollie logro abatir a la bestia, tras haber perdido a 4 de sus hermanos y a su padre. Buena punteria "Hay quien tendria celos de mi honda" Cazaalimañas Miembro de los Miserables Marcada Atributos 6 Físico 8 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 18 Mana 9 Iniciativa 12 Ataque a Distancia (Honda) 14 Ataque a Distancia (Armas de fuego) 10 Defensa Habilidades Físico 4 Atletismo Destreza 4 Honda 6 Armas de fuego 3 Escalar 2 Defensa 2 Nadar 4 Sigilo 4 Trampas/Cerraduras Inteligencia 1 Fauna 1 Leyes 1 Navegar 1 Religión 3 Supervivencia 1 Tradición/Historia Percepción 3 Advertir/Notar 3 Buscar 3 Rastrear 3 Reflejos Gregory Bunce": "Gregory" a diferencia de la mayoria de Marcados no es procedente de Gilneas, habiendo nacido en el año -12 en el interior de un carromato que hacia las veces de tienda ambulante y de hogar para el y su familia. Durante buena parte de su juventud estuvo vagabundeando alli donde le llevaran los caminos, vendiendo toda clase de productos de necesidad en las villas y aldeas apartadas de las grandes ciudades del reino de Lordaeron. Gregory aprendio el negocio familiar con el transcurso de los años y una vez sus padres se vieron obligados a retirarse por la vejez y enfermedad heredó la vieja caravana y a Maria, la burra que tiraba del vehiculo. Cuando esto ocurrió, Gregory Brunce añadio la estafa a sus actividades como comerciante ambulante, algo que le causó muchos problemas obligandole a viajar por todos los reinos humanos incluso llegando a poner su pie y sus mentiras en el reino enano. Vivió bajo seudónimos y falsas identidades pues acabó granjeandose multitud de compradores descontentos por sus ventas fraudulentas. Fuese tal vez por un golpe de suerte, o su infalible mente calculadora que se ponia a toda maquina cuando veía que su pellejo peligraba, Gregory se salvó de unos cazarecompensas adentrandose en territorio Gilneano. Esto le dejó atrapado, pero a salvo, o eso creia él. En los años de la guerra civil utilizó su labia para vender armas a los rebeldes, aprendiendo los pequeños trucos de contrabandista sin olvidar sus dotes como estafador y vendedor de poca monta. Como era de esperar, sus negocios le volvieron a meter en problemas. Fue apresado en la capital meses despues tras la guerra civil, acusado de estafa y engaño. Aunque estuvo a punto de ser ejecutado por traicion, de algun modo logró evitar la sentencia mediante tratos, no obstante no pudo tirar mas de la manta y acabó participando en las purgas como cebo para las manadas de Huargens salvajes donde fue infectado y posteriormente arrojado al Gueto. En el Gueto sus actividades fraudulentas prosiguieron durante varios años donde se vio obligado a formar parte de una banda de poca monta, hasta que se le presentó la oportunidad de huir de aquel lugar. Dio esquinazo a quienes le tenian alli contra su voluntad, robandoles ya de paso lo poco que tenian, y huir hacia el frente norte. Donde las cosas no le fueron mejor.. Cuenta historias Habitante de los Bajos fondos Timador empedernido Miembro de los miserables Marcado Atributos 6 Físico 6 Destreza 8 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 24 Mana 6 Iniciativa 8 Ataque CC Sutil (Cuchillo) 7 Defensa Habilidades Físico 3 Atletismo Destreza 2 Cuchillo 3 Cabalgar 1 Defensa 2 Robar bolsillos 1 Sigilo Inteligencia 5 Leyes 2 Religión 4 Tradición/Historia 4 Cuentahistorias Percepción 3 Buscar 3 Callejeo 6 Comercio 3 Disfraz 3 Etiqueta 4 Rumores Elery Loom: (El dia que encuentre la imagen de un pordiosero pelirrojo juro que la posteo) Elery destaca no solo por su corpulencia, si no por sus pelo de colores rojos que contrastan con los cabellos negros y pieles palidas de la mayoria de Gilneanos. Su rostro redondo y tenso, medio oculto por una barba tupida del mismo color que sus cabellos, no puede ocultar las peculiaridades que caracterizan a aquellos mas cercanos a la sangre de los Gilnea. Se crió en los bosques a las faldas de las montañas al Este de Gilneas junto a sus hermanos en el pueblo Cortezamarga. Pasó parte de su juventud allí hasta que decidió marcharse para buscarse la vida uniéndose a un grupo de mercenarios. Sin mas pretensiones que la de ganar algo de dinero para ayudar a su familia, sirvió a distintas casas de nobles menores a lo largo de doce años, ocupándose de defender los bienes y tierras de los señores. En la guerra civil luchó a favor del bando de los realistas. Como muchos otros, fue infectado durante una de las batidas que tenia como objetivo limpiar Cortezamarga. Doblesueldos Rompefilas Armadura de malla Mandoble Miembro de los Miserables Marcado Atributos 8 Físico 6 Destreza 8 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 32 Puntos de vida 24 Mana 9 Iniciativa 12 Ataque CC (Mandoble) 8 Ataque CC Sutil (Cuchillo) 10 Defensa Habilidades Físico 4 Atletismo 4 Mandoble Destreza 2 Cuchillo 4 Defensa Inteligencia 2 Religión 2 Sanación/Hierbas 3 Supervivencia 2 Tradición/Historia Percepción 3 Buscar 3 Rastrear 3 Reflejos " El Anciano ": El Anciano, es un hombre ya entrado en los 65 años, de cabellos canosos, ojos hundidos y tez arrugada, pero ruda, surcada por multitud de cicatrices que evidencian toda una existencia dedicada a la lucha. Esta misteriosa figura sin nombre es foco de multitud de rumores, y presa de los supersticiosos marcados y hombres de armas Gilneanos que han estado a su lado en los campos de batalla y lo han visto luchar, blandiendo su espada con la natural letal agilidad propia que caracteriza a los maestros de la espada de Gilneas. Muchos lo admiran, considerándolo una especie de amuleto de la suerte pero tambien lo ven con una mezcla de temor y respeto que les hace guardar una distancia mas que prudencial. Con el tiempo esta actitud de lobo solitario ha provocando que surjan todo tipo de historias entorno a él, pero la realidad es que nadie tiene ni idea de quien és, no obstante no parece tener mucha importancia, y las teorias de sus origenes no son si no historias y rumores que cuentan los soldados frente al fuego de sus hogueras. Tiene una actitud arisca y seca hacia las personas, manteniendo escuetas conversaciones con quienes se dirigen a él. Su tienda de campaña esta levantada en la periferia lejos de la ajetreada actividad militar del campamento dando a entender que prefiere la soledad, un deseo que la mayoria de personas respetan. Maestro espadachin Muy poco comunicativo No acepta visitas Sin afiliacion Atributos 7 Físico 7 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 28 Puntos de vida 18 Mana 14 Iniciativa 15 Ataque CC (Espada pesada) 11 Ataque CC Sutil (Cuchillo) 15 Defensa Habilidades Físico 4 Atletismo 8 Espada pesada Destreza 4 Cuchillo 3 Escalar 8 Defensa Inteligencia 4 Leyes 4 Religión 2 Supervivencia 3 Tradición/Historia Percepción 3 Advertir/Notar 3 Buscar 8 Reflejos Davok: Davok vivió toda su vida en la capital de Gilneas, alistandose como soldado a la temprana edad de los 16 junto a su padre, el cual fue su instructor durante gran parte de su juventud. Cuando su padre fue ascendido y Davok se lo ganó, fue convertido en Sargento, puesto que cubrió durante mas de 20 años antes de que la guerra civil de Gilneas estallara. La guerra se llevó la vida de su padre y la plaga huargen practicamente acabó con su familia y carrera militar cuando fue infectado en una incursión. En el Gueto sirvió a la Milicia durante cinco años enseñando a los asustadizos y pobres civiles a luchar en los barrios controlados por la famelica orden militar. Cuando el frente norte se abrió para los huargen, no dudó en alistarse como voluntario, deseando volver al campo de batalla para poder honrar el nombre de los suyos y ayudar a las gentes de Gilneas. Actualmente se le considera " Sargento " aunque oficialmente no lo es, muchos buscan su consejo y en actua como tal entre los Marcados y entre los hombres de las mesnadas. "Sargento" de la Milicia Huargen Vanguardia Instructor Marcado Atributos 7 Físico 7 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 28 Puntos de vida 18 Mana 10 Iniciativa 11 Ataque CC (Espada pesada y escudo) 10 Ataque CC Sutil (Cuchillo) 11 Defensa Habilidades Físico 4 Atletismo 4 Espada pesada y escudo Destreza 3 Cuchillo 3 Cabalgar 3 Escalar 4 Defensa 3 Nadar 3 Sigilo Inteligencia 3 Leyes 3 Religión 2 Sanación/Hierbas 2 Supervivencia 3 Tradición/Historia Percepción 3 Advertir/Notar 3 Buscar 2 Callejeo 2 Comercio 4 Reflejos Sargento Percill: De entre todos los hombres de armas, no hay a quien mas teman los marcados que a Johan Redrick Percill. Este hombre de rostro alargado y afilado despoblado de pelo y con ojos de serpiente, se ha convertido en el tormento de muchos huargen que son designados bajo sus ordenes. Poco se sabe de Percill mas allá de unos cuantos rumores que le mencionan como un antiguo prisionero que fue absuelto en las purgas. Su destino iba a ser morir frente a los huargen salvajes, pero esto nunca ocurrió, y por algun motivo logró ascender hasta convertirse en un sargento de poca monta. Este rango le ha servido para impartir castigos crueles y obligar a los marcados y a otros soldados de armas a cumplir tareas realmente peligrosas sin las herramientas necesarias. Percill es un hombre desagradable y sibilino, que parece sentir placer en la crueldad que imparte al resto de personas, sean huargens u humanos, parece que muy pocos se salvan a excepción de su camarilla compuesta por 4 personas igual de mezquinas. A pesar de su actitud, sus métodos no le han causado muchos problemas pues camina en el filo de la navaja entre la disciplina y la violencia sin sentido. Es un hombre astuto, listo y con una inteligencia afilada. Ojos de serpiente Armadura de malla Cabecilla de los 4 Mezquinos Atributos 7 Físico 6 Destreza 6 Inteligencia 7 Percepción Valores de combate 28 Puntos de vida 18 Mana 12 Iniciativa 10 Ataque CC (Maza ligera y escudo) 10 Ataque CC (Combate desarmado Eq) >10 Ataque CC Sutil (Cuchillo) 10 Defensa Habilidades Físico 5 Atletismo 3 Maza ligera y escudo 3 Combate desarmado Eq Destreza 4 Cuchillo 3 Cabalgar 1 Escalar 4 Defensa 1 Nadar 5 Sigilo Inteligencia 4 Leyes 1 Religión Percepción 3 Advertir/Notar 3 Buscar 1 Callejeo 1 Comercio 5 Reflejos 3 Rumores
  50. 4 points
    Yo no morí en la guerra. Mi cuerpo se mecía como las olas hasta que la pleamar me devolvió al océano del que me sacó. Nadie vino a buscarme. Recuerdo el tirón de la gravedad, el golpe seco de la roca contra mi cuerpo, y luego, el dolor lamido por la espuma del mar. Vino tinto espumoso, del que nace al norte. En mi norte. Posiblemente esta sea la pregunta más personal que le puedas formular a uno de los nuestros. Las tragedias se mascan en cada respuesta, se degusta su morbo contra el paladar. Nos hace sentir ese cosquilleo. Pero lo que eleva su trascendencia en una ultimísima nota que prevalece en el regusto, es el momento exacto. Todos morimos al final. Nos diferencia el cómo, nuestra máscara personal a través de la cual vivimos nuestros últimos momentos. Yo no recuerdo quién me mató. Pero recuerdo ese azul. Esa luz al otro lado de la superficie. El cosquilleo de las aguas abriéndose ante mi, casi virginales y al mismo tiempo, maternales. Ese azul fue lo último que vi. Y fue lo primero que alcancé a ver cuando mis ojos se abrieron inexplicablemente. Azul mi piel. Azul mi destino. Azul mi alumbramiento. Nunca una escalada fue tan costosa. Nunca tomar aire fue tan doliente. Una parte de mi ansiaba volver ahí abajo, otra, me empujaba hacia la playa. La Luz sabe que el tacto de las arenas jamás fue tan áspero. Un pez fuera del agua. Un dolor que no sentía, una oscuridad que no veía, un pulso inexistente. ¿A dónde ir? Dejé que mis pasos inconscientes me llevasen de memoria, mecánicos, y allí encontré el muelle. Mis ropas mojadas y desgastadas como un guijarro me recordaron lo que fui. Pero no lo añoraba. Una despedida dulce en el puerto, un gentil adiós rasgando un ápice de dicha, buscando que el recuerdo no duela. Y una mano se posa sobre mi hombro, tira, me vira. Qué feo es el oro cuando conoces los entresijos del zafiro. Baja el arma al ver que no le ataco. Me pregunta mi nombre, el cual digo por reflejo. Amelia Thatun. Hija del timonel del Griscristal. Marinera de la flota de Lordaeron. Se reagrupan. Ambar mis ojos, azul mi bandera, ahora no rey, sino reina. Qué está pasando, me pregunto, cuando erro cojeante hacia el edificio ruinoso. Qué fantasía me relatan. Son muchas las herramientas que reposan junto a la mesa. Por qué tantas. Me siento como una roca, y él, el percebeiro, rasgando de mi superficie aquello que aún palpita. El momento más grotesco fue cuando alcancé a verme en un espejo. ¿Esa… soy yo? No veo el azul de mi padre en mis ojos. Veo luces amarillas de un faro en la más insondable ausencia, negra. No puedo gesticular. No siento la boca, pero no puedo cerrarla, como un sabueso mordiendo un madero grueso. En su lugar, roca, no, tal vez… Hueso. Coral. Bocalizo sin mover la boca, oigo mi voz. Veo sin ojos. Pero no hay dolor en ello. Pero todo este proceso forma parte de la reeducación. Nos perdemos en la oscuridad para que nos guíen a través de ella. Y encontremos así nuestro lugar en el nuevo orden que rige el mundo desolado que ahora poblamos. El siguiente paso es autodescubrirse. Todo cuanto te rodea pasa a ser un plano subjetivo. La realidad es estrictamente lo que ocurre dentro de tus muros. Eres diferente. Entiendes que no sólo perdiste las constantes y la vida que llevabas. Una parte de ti murió con eso. Yo ya no siento pesar o aprensión al ver una herida. El tormento ajeno me es indistinto. Cómo si no cuando siquiera recuerdo el mío. A qué sabía la bilis, a qué huele la sangre. Nadie encaja el cambio al primer trago, ni al segundo. No se espera que lo hagas. Piensa ahora, ¿en qué has de aferrarte cuando la realidad parece el cuento, y el cuento, una pesadilla? A ese recuerdo. Al de tu muerte. Un ancla que te indica dónde comenzó el camino, para encontrar el norte. Los recuerdos de una vida se desgantan. Los rostros se difuminan, las voces desaparecen. Pero si alguna vez te preguntas qué nos mantiene, es ese momento. El que lo olvida, se pierde. Yo no recuerdo quién me mató. Pero recuerdo ese azul. Esa luz al otro lado de la superficie. El cosquilleo de las aguas abriéndose ante mi, casi virginales y al mismo tiempo, maternales. Un color que lo significa todo. Cuando pude andar lo suficiente como para encontrarme, me detuve. El siguiente paso es el más fácil. Eliges o eligen por tí. Nadie espera nada de ti, por lo que es fácil cumplir. Si no tienes fuerza, elegirás el puñal, si no conoces el acero pero sí los libros, aprenderás. Escoria sin separar. En cuanto a mi, mi paz pareció ser mejor que mi pulso. Mi silencio entendido como interés. Me vistieron con cuero, me dieron una ballesta y un virote y dijeron: apunta. Te das cuenta de que sin un corazón que te enturbie, tu mente está en calma. Les gusto. Dime a cuantos conoces cuya muerte y alumbramiento haya sido dulce. Y te enumeraré las cosas que nos hacen iguales, y cual en soledad, nos distingue. Todos morimos al final. Y tú, también tendrás ese momento para perderte y encontrarte.