Toda la actividad

Este flujo se actualiza automáticamente     

  1. Última hora
  2. Lecturas recomendadas

    ¡ Holis! Vengo a hacer nigromancia - la tirada ha salido con éxito- y resucitar el post para añadir mas libros, ahora que por fin he conseguido retomar la lectura como el hábito saludable que es <3 El primero, para empezar fuertecitos-.... Os voy a ser sincera, no me lo he acabado aún. No es un tema baladí, porque son más de mil páginas y puede llegar a ser un tanto espeso en algunos momentos, pero ha merecido la pena todas y cada una de las horas invertidas en él. El título, Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España es bastante auto-explicativo, el libro recoge lo que vienen siendo las memorias/relato de Bernal Díaz del Castillo, uno de los soldados que se adentró en México con Cortés. Muy interesante y sorprendentemente ameno. Y ahora, cambiando totalmente de registro-.... Nacidos de la Bruma, de Brandon Sanderson. No conocía a este señor ni había leido nada de lo que había hecho, y cayó en mis manos el primero -El Imperio Final- y ya no pude dejar de leer hasta el sexto (falta un séptimo y último como conclusión a la 2a trilogía, pero los libros son independientes). Totalmente recomendada, ameno de leer, no excesivamente complicado, con un sistema de magia muy interesante y unos personajes maravillosos.
  3. Today
  4. [Evento Maestre] Hør Vårt Kall

    Epílogo Oscuras nubes de humo se alzaron desde Roblehondo bajo un amanecer teñido de rojo. En apenas una hora, más de cuatrocientas vidas habían sido segadas de la faz de Azeroth en una cacofonía de gritos, confusión y muerte. Un grupo de enanos, cuya dirección les conducía hacia hacia la aldea fortificada reconvertida en bastión de bandidos fueron los primeros en llegar. No encontraron supervivientes, salvo los cadáveres deshechos de lo que antaño fueron amigos, amigas, e incluso un hermano. Los ataques de los Gigantes cesaron totalmente en las regiones de Trabalomas, aunque un grupo de Mortacechadores asignado a las regiones al oeste de Molino Tarren reportó ver, en la madrugada del quinto día del primer mes del año 32, como una gran nube de niebla se movía a ras de suelo, perdiéndose por los pasos hacia las cordilleras de Alterac. Consecuencias: -El Alguacil Rutagrana se vio obligado a retirar la oferta por la información respecto a los gigantes, pues más de doscientos mercenarios habían sido masacrados como ovejas en Roblehondo, y desde ese momento nadie más deseó ofrecerse. Las fuerzas Imperiales se replegaron de la zona, moviéndose el Sargento Carnes y sus hombres, acompañados de la joven Sasha, hacia Costasur, con objetivo de ser re-desplegados en el frente Gilneano. -La franja Oeste de la Región de Trabalomas quedó en un estado de desolación no visto desde la Segunda Guerra. La Baronía de Winscher quedaba como último frente de resistencia ante el avance de los rapiñadores renegados, los cuales intentaron un asalto contra sus muros que se saldó con una fuerte derrota de las fuerzas renegadas, que carecían de la información, fruto de la muerte de numerosas de sus patrullas a manos de grupos mercenarios o incluso de los Gigantes, de que las empalizadas de madera se habían reforzado con el fuego de dos culebrinas importadas desde Kul'Tiras, y la presencia inspiradora de la hija y heredera del Noble, que en el momento más crítico, subió con el estandarte de su casa a las empalizadas de su baronía, alentando a los soldados de su padre a luchar hasta su último aliento, haciendo que los defensores pudiesen rechazar a los invasores renegados. -Los Jinetes Carmesí del Ejecutor Mueller se encontraron con los Rinocerontes Púrpuras, los mercenarios bajo contratación de Lord Menchster, en las planicies que rodeaban Winchster, y sufrieron una brutal derrota a manos de los pesados caballeros mercenarios, que se saldó con la muerte del Ejecutor. -No se supo más del grupo de saqueadores de Zarpincho, aunque Lady Susurracadáveres reportó una severa derrotas a mano de un grupo de enanos, jurando ante sus superiores que les traería las cabezas de los barbudos como pago por su fracaso. -En Dun Garok se lloró la muerte de Eughen, y aunque durante las primeras semanas se dio por desaparecido a Oedesen, este fue encontrado en las ruinas del Monasterio de Tremberre, muerto al parecer a manos de un grupo de mercenarios dirigidos por un Hierro Negro. Todos estos fueron encontrados muertos junto al cadáver de Oedesen, destrozados completamente, como muchas otras víctimas de los gigantes. El Thane Colina de Hierro regañó con violencia a su sobrino, y recompensó debidamente a los Montaraces y al voluntario Barbabronce que se lo había traído de vuelta, cediendo una pequeña sala de la fortaleza del clan para que este último pudiese montar una posada en las tierras del clan Colina de Hierro. -Gurin, hijo de Durin, ha calmado sus ánimos y se muestra como un enano más templado, pero su odio por los renegados no ha hecho más que incrementarse, y es una voz constante en la oreja del Thane de Dun Garok por tomar un curso más proactivo en la guerra contra los Renegados. El primer efecto de esto se mostraría cuando, al décimo día del primer mes del año 32, un batallón de 200 guerreros del clan Colina de Hierro se presentaron en Costasur, con objetivo de apoyar a los humanos en la protección de sus fronteras. Se dice que el Alguacil, sonrió por primera vez en más de nueve años. // Con algo de retraso, aquí están las consecuencias y epílogo del evento. Lamento mucho los bamboleos que ocurrieron con el horario, pero agradezco a todos los participantes su paciencia y buena voluntad. Como ya fue informado, este evento se realizó con la idea de coger experiencia de cara a mastear eventos con tramas paralelas, lo cual se hará en la Guerra de Gilneas. Las consecuencias han sido relativamente más leves de lo originalmente planeado puesto que por mi culpa no se pudieron concluir las tramas renegada y humana, aunque la Enana si llegó a su conclusión y por ello sus consecuencias han sido completas. Cualquier duda o comentario . sea sobre el evento, sus consecuencias, etc... por favor no duden en preguntarme por Discord o MP.
  5. Darlon Gebb

    PERSONAJES Molien Gebb Nivel de Afinidad: ✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮ Grado de confianza: Máxima, aunque con leve rencor. Melaine Gebb Nivel de Afinidad: ✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮ Grado de confianza: Absoluta.
  6. Darlon Gebb

    Sí, incluso llegué a ser mago. Diario personal de Darlon Gebb ✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮✮
  7. [Juego] Continua la historia

    Se encontraba terriblemente confuso en el bosque, mientras se mecía en brazos un Múrloc cagado. Tras un solitario Tauren albino se encontraba la muerte del Unicornio Pepe. —¡Que Desdicha! ¡Lagarto! —dijo mientras intentaba tragarse a . -¡Cagüentuagüela! - Ajin te tireh un peoh pa entro y te ajogeh de la pehte!- le contestó el lagarto. Al llegar el nigromante, un yunque parlanchín le miró muy severamente y dijo: - Llegas tarde. Los elfos han dominado el mundo. - la pizza de maná llevaba piña, y fel caramelizado, para chuparse los dedos del pie sucio maloliente Entonces ocurrió lo inevitable...el cielo se tiñó de rosa y llovieron unicornios. - KONO DIO DA - susurró encarado
  8. Las batidas

    Mapa de Jeacob del barrio Ruina explorado actualmente. Marcas moradas: Grietas y fisuras. Cuadrados grises: Edificios o ruinas Azul: Base de incursion ( Aun por limpiar de arañas) Rojo: Banda enemiga. Habilidades: Cartografia
  9. [Historia] Helena Leonheardt

    Nueva tema creado que sera progresivo con los suceson onrol de Helena.
  10. Helena Leonhardt

    Helena Leonhardt Nombre: Helena Leonheardt. Edad: 21 años. Lugar de Nacimiento: Ventomenta. Vocación: Mercenaria. Descripción física: Es alta, de unos 170 cm de altura, su físico esta bastante musculado, aunque no demasiado como para decir que esta "cuadrada". De rostro es bastante guapa y atractiva, con unos ojos azul celeste bastante amplios. unos labios de un tamaño perfecto para besar (Como algunos dicen). Historia: Helena Leonheardt...ese es el nombre de una muchacha con miopía que es el claro ejemplo de la desgracia en la vida...Con tan solo 5 años asesinaron a sus padres,¿Quién?,no se sabe,sería una banda de bandidos o atracadores,que tenían una cuenta pendiente con ellos o simplemente querían robarles y no dejar a nadie con vida...lo importante es que vivió en la calle casi toda su vida,lo que la llevó a convertirse en la mujer que es hoy en día.Se las ingeniaba para salir siempre con vida y no morir de hambre... Un día,cuando tenía 8 años,ella estaba paseando por las extensas callejas de Ventormenta y se cruzó con un panadero ambulante,el olor del pan recién horneado llamó la atención de Helena cuyo apetito la cegó para conseguir el pan de ese humilde hombre,le siguió allá a donde iba por el resto de ese día,siempre pensando en: ¿Me las ingenio para robarle una barra?,hasta que Helena no pudo contener más su apetito y cegada por este se lanzó a coger dos barras de este panadero...El hombre,persiguió a Helena, y mientras la perseguía gritaba a pleno pulmón: ¡Parad a esa ladrona,guardias ayuda!,...El panadero, corriendo a la máxima velocidad que pudo, trato de atrapar a la niña, pero su obesidad le impidió lograrlo perdiéndola al doblar la esquina....jadeando,se subió a uno de los tejados de esta zona y se comió alegremente las barras de pan... Cuando tenía 12 años,ella consiguió su primer "arma" si se le puede llamar así,era una daga lo suficientemente grande que para ella,pareciera una espada o un mandoble...¿Cómo la consiguió?,pues,la encontró cuando un joven pescador, se olvido de esta tras abrir algunos peces que había pescados. Estaba algo oxidada, pero aun así ella se sintió poderosa con ella. Pasada la infancia,llega la adolescencia,una etapa todavía más dura para Helena,una etapa que la marcaría todavía más que la perdida de sus padres,pero eso...ya es otra historia... Helena viviría en al calle ganándose la vida como pudiese , trabajando de lo que pudiese, y cobrando miserablemente. Ventormenta le daba lo necesario para vivir, hasta que con 17 años, le ocurrió lo que cambiaría la vida para siempre. Haciendo un trabajo habitual en Ventormenta, dos guardias, la acorralaron en uno de los callejones, exigiéndole el dinero que llevaba encima, Helena, asustada no sabia que hacer... y tras unos momentos se negó a entregarles el dinero.O cualquier cosa que quisieran quitarles... los guardias se acercaron a la adolescente amenazante, sin duda, Helena cogió su pequeña daga oxidada como defensa. No sirvió para nada. Ambos guardias la apresaron... le golpearon, e incluso le mancillaron. Tras esto fue encarcelada con motivo de robo, falsamente acusada. Fue castigada al calabozo., helena, Sufrió bastantes días comiendo pan con moho y quedándose muy desnutrida tras esto. Estuvo en prisión hasta los 22 años, cada día era mas infinito... hasta que finalmente la dejaron el libertad, así sin mas... no sabia como ganarse la vida, así que comenzó a convertirse en una mercenaria con los trabajos que había en el tablón de villa dorada, comenzando desde "Traer madera" Hasta actualmente actuar como guardaespaldas, siempre que le paguen. Finalmente, escucho un par de tipos en la taberna hablar sobre la Vigilia de la Luz, donde había mercenarios que luchaban por la causa con un buen sueldo. No dudaría mucho en ello, así que cogió sus bienes mas preciados, su armadura que gano con los trabajos, era una armadura de malla normal, exceptuando que contenía piezas de placas viejas u oxidadas que lograban reforzarla. Su preciado mandoble pesado, el cual estaba muy acostumbrada a portar de una manera no vista muy comúnmente, cerca del mango, antes de la empuñadura, el filo es romo, y en vez de llevarla colgada a la espalda o en su cinturón la lleva cogida de esa parte con sus guantes. Extraña costumbre que le da una cierta postura caballeresca. Aunque de vez en cuando si lo carga en la espalda. Preparada para Partir, se dispondría a viajar, pasando un largo camino y peligroso. Helena, parando a descansar en una taberna, decidió meterse en una pelea del lugar, la pelea era un adulto contra un niño que, por supuesto, estaba acosando de el. Arreo varios buenos puñetazos al adulto, dejándolo K.O. Pero eso no fue lo importante, lo importante fue que el niño, le pego a Helena en el estomago por meterse en la pelea, el niño quería ganar a su acosador sin ayuda. Helena aprendió algo en ese momento, que el mundo muchas veces resultaba desagradecido cuando tratabas de hacer el bien. Eso le hizo trasfondo, y cambio, pensando que no importa quien era la vida del otro, es mas importante la tuya siempre, que hay que saber que decidir en los momentos claves, saber si darías tu vida por la de otro necesariamente o no... un poco mas de tiempo la llevaría hacia la puerta del fuerte de la Vigilia. y justo ahi comenzaría su verdadera historia como Helena Leonheardt. Relaciones: Thomas Benet
  11. Yesterday
  12. [Quel'danil] El Festival del Repollo

    Hay numerosas festividades en el refugio élfico de Quel'danil. Algunas tienen que ver con el paso de las estaciones, u otros fenómenos celestiales que, a diferencia del Alto Reino y su primavera eterna, tienen gran importancia para los elfos del refugio forestal. Otros están relacionados con hechos históricos, acontecimientos importantes, o recordar a grandes figuras del pasado. El festival que estaba a punto de acontecer era uno de los segundos. Hacia unos cuatrocientos años, un invierno especialmente duro había dejado las reservas de comida de Quel'danil por los mínimos, y se avecinaban tiempos difíciles para los altos elfos. Pero, en su momento de mayor necesidad, el clan McWunnell, fruto de la amistad de uno de sus Earl con uno de los veteranos forestales del refugio, acudió en su ayuda. Llevaron carros y carros repletos de repollos, duros y gruesos, repletos de nutrientes. Aunque alimentarse de repollos durante varios meses fue un suplicio para los elfos y sus delicados estómagos, lo que es cierto es que les ayudó a pasar el invierno. Desde entonces, cada diez años, cuando las temperaturas son más bajas, y la nieve recubre las tierras altas, es tradición que una comitiva del clan McWunnell acuda a Quel'danil para celebrar, junto a un buen número de miembros del clan, la historia compartida con los altos elfos. Pastel de repollo, tarta de repollo, repollo relleno, repollo gratinado, toda clase de delicias basadas en el repollo (Y en otros ingredientes, que son en general preferidos por los asistentes elfos) inundan las grandes mesas comunales en la zona de fiestas, mientras los músicos enanos amenizan la velada con sus agudas gaitas. Muchos elfos consideran este festival una mala experiencia necesaria por motivos diplomáticos, al fin y al cabo, esa era la labor original de Quel'danil, pero otros, con el paso de las décadas, han acabado cogiendo el gusto a los joviales enanos y a los variados juegos que traen. Al fin y al cabo, una vez a la década no hace daño. // Masteo en Quel'danil que realizaré este sábado 19 de 19:00 hasta que aguante el cuerpo. La idea del rol fue de @Leia (Alyra), que me ayudará a mastear si le apetece, y si no pues a decorar. Es poco más que una excusa para, aprovechando que ha aparecido tanta gente y tantos nuevos personajes por la zona, socializar un poco, que los pjs se conozcan más, puedan surgir nuevas tramas, etc... El evento como es obvio será principalmente social, pero mastearé distintas chuminadas para darle algo de salseo al asunto. Que venga quién quiera y esté por la zona o alrededores.
  13. Los secretos de Ort' Nuk

    NATURALEZA VIVA Vasily Mazadura llego al cabo de unos minutos a la entrada del campamento Picohendido donde le esperaba Patrick envuelto en sus ropajes, el enano miro un instante al horizonte donde se extendía el bosque de pinos y mas allá el cielo cubierto por los pronunciados picos que rodeaban el valle. Los dos compañeros habían acordado iniciar la expedición por las tierras bajas donde se había reportado una caverna en las montañas del sur, primero atravesarían el valle hasta salir de el, enseguida establecerían un campamento en las faldas de alguna de las montañas para finalmente emprender la subida. El camino se alarga hondo en el bosque donde los pinos se agrupan mucho mas y dificulta caminar rápido, sin embargo ayudan a retener la ventisca de nieve, sin contar el ruido de los arboles sacudidos por el viento, parecía todo muy en calma sin embargo la tierra se hacia mas empinada a cada paso. En un momento de su marcha llegaron a un camino algo mas despejado, parecía una senda hecha por algún otro explorador o animal, Vasily adivino rápidamente que se trataba de algún animal pues las huellas no concordaban a botas o zapatos, sino a garras.- Probablemente un oso o un lobo...- Patrick paso saliva espantado con la respuesta del enano Mazadura, y estuvo al borde del pánico cuando el enano le pidió que se quedara en el sitio mientras el buscaba una colina cercana. Vasily subió al fin a la alta colina y vio la estrecha salida del valle así como al difuso animal que se movía errático por el bosque sin poder descifrar el tipo de bestia que les esperaba mas adelante. Una ves estuvo de nuevo junto a Patrick retomaron la marcha siguiendo el rastro del animal. El camino se hizo largo y la tormenta no fue misericordiosa con ambos, sin embargo, Vasily se encargo de no perder el rastro del animal y al cabo de un rato lograron encontrarle, el enano descubrió rápidamente que se trataba de una osa de mediana edad por su tamaño ademas de la forma de sus orejas y hocico, por sus movimientos descifro que trataba de buscar algo, lo que concordaba con sus movimientos erráticos de antes. Una ves descubrieron su posición decidieron buscar la salda del valle antes que ella lo hiciera, apresuraron el paso en dirección perpendicular a la de la osa esperando no encontrársela de frente una ves llegaran al estrecho, sin embrago, la osa apareció por un costado de ellos a una distancia mucho mas corta que antes. Vasily actuó rápido escondiéndose, pero Patrick no fue tan astuto y el miedo le invadió lo que llamo enseguida la atención de la Osa. El inmenso animal puso la vista en Patrick e inundo el sitio de sus fuerte gruñidos, aun así mantenía su posición sin acercarse al par. El enano hizo agachar a Patrick lentamente mientras la osa seguía con sus ruidos amenazantes -Bien...- dijo lentamente el enano-levantate y pon tu mochila encima de tu cabeza, esta comprobando que tan peligrosos podemos ser- Patrick dudo de las instrucciones del enano pero obedecio, sin mucha prisa descolgo su mochila y la puso sobre su cabeza. - Si parecemos mas grandes de lo que somos dudara en atacarnos - el humano no pude evitar girar a ver al enano a su lado y decir para si mismo - Estamos muertos.- -Si te mantienes con esa actitud de verdad estaremos muertos,detectara tu miedo y te considerara débil.- El tiempo corrió y la enorme osa desistió de sus gruñidos girándose en dirección a un tronco, cuando volvió a la vista del par llevaba a un pequeño osezno agarrando con sus dientes del lomo de la cría, apresuro el paso en dirección al estrecho hasta que se perdió entre las montañas. Asi mismo hicieron los compañeros cruzando el estrecho donde los pinos quedaban atrás y se mostraba la vista de un nuevo valle de tierra llana cubierta por la nieve. La osa y su cría se desviaron en dirección a las montañas nororientales, lo que dejo vía libre al grupo para dirigirse a su destino en el sur. El viaje hasta ahora se había cobrado mas que una prueba de miedo, el viento helado hizo mella en su salud, en especial en patrick y su gripe que empeoraba. Vasily estaba al tanto de su salud y sabia que lo mejor era establecer el campamento para intentar tratar las aflicciones del débil humano.
  14. [Rumor] El fénix del Norte

    Varias veces Eleandris se había sobrepuesto a su situación. Quen le hubiera preguntado sabria de los años que pasó como superviviente tras un naufragio pero también fué de los pocos supervivientes de la batalla de Colina Roja, también sobrevivió a la batalla del Zigurat del muerto de dos cabezas y de los pocos que sobrevivieron al regreso del campamento que montó y dirigió en Cruce de Corin. Pero esta vez fue algo distinto. Tras una misión el elfo tuvo que ser llevado de vuelta al campamento en estado de incosnciencia por el soldado imperial que le acompañaba y pasó 4 días sin despertar. Algunos (los mas ignorantes) podrían pensar que incluso llegó a estar muerto, y tras conocerse en Vigilia de la Luz las otras veces que Eleandris ha sobrevivido a situaciones peligrosas, seguramente con alguna exageración por parte de quien contara la anécdota ha comenzado a extenderse un sobrenombre, un apodo para el elfo. Ahora en Vigilia de la Luz algunos le llaman el Fénix del Norte, apodo que ya debatieron en el pasado el sacerdote Miguel y la iniciada Ann Marie dandole quizá este apodo por algo más aparte de la capacidad de este ser mitologico para sobrevivir. Cuanto se extienda este rumor y apodo es algo que aún no se sabe. //Información offrol: Este rumor no es mas que una justificación para ponerle el apodo a mi personaje. no debería repercutir en nada mas
  15. Pequeñas anécdotas de una maga más pequeña

    Un huevo arcano vale por dos. Creo que hoy si lo he conseguido, y eso ciertamente me llena de Orgullo. Hace unos meses, cuando apenas empezaba este proyecto llamado Hath'lorien, mi viejo amigo de la academia Odriel Feathersun solicitó mi ayuda para un ejercicio de magia avanzada con algunos círculos de invocación básica; Lo sé, ya antes había escrito sobre mis lecciones en la academia querido diario, pero esta vez no hice estallar el ala de transmutación en el tercer piso; De hecho, ahora que lo recuerdo, me siento avergonzada aún de aquel evento... Como sea, eso no es lo importante. Lo que realmente quiero contarte fue el resultado de aquellos experimentos; Sucede que logré invocar algo aquella tarde, una especie de objeto romboide, de color rosado no más grande que mi puño cerrado; En un principio me pareció curioso, y experimentando con aquella gema me dí cuenta que tenía propiedades especiales; Tenia una reacción natural a la magia, cambiando su forma cuando se le aplicaba un poco de energía canalizada y siendo un material perfecto para la transmutación. ¡Me divertí mucho con esa gema!, solía usarla para todo; desde un tapón flexible hasta un pequeño gancho para el cabello. Hace unos días, use la gema para guiarnos a una misión en el bosque. Con el tiempo, descubrí también que la gema reaccionaba a la cercanía con las lineas ley, intensificando su brillo mientras más cerca se encontraba de algún punto concentrado de magia. Mi decisión fue correcta, pues la gema logró guiarnos a unas ruinas cercanas al río del oeste. ¿Cuál fue el motivo de nuestro viaje? Bastante sencillo, amigo de papel. Fuimos a cargar de energía un cristal de maná para el proyecto de invernadero que tiene pensado Feathersun, anda un poco loquito con la idea de recrear las condiciones de la primavera eterna a pequeña escala; Para hacer una historia larga más corta, utilice mi gema especial como un catalizador de energía que me permitiera cargar el cristal de maná más rápidamente. Claro que la magia atrajo a criaturas detestables que empezaron a hostigarnos; No te mentiré, fue muy peligroso pero esa historia te la contaré otro día. Por ahora, vayamos de regreso a la gema. Después de nuestra peligrosa, de hecho mortal incursión en el bosque, comencé a notar patrones extraños en la gema que me ha acompañado desde hace meses; el primero fue su uniforme apariencia, antes era capaz de alterar su figura, pero ahora es rígida como el metal; también su brillo se hizo más intenso, al punto que decidí usarla como una luz de noche en mi habitación, eso me pareció divertido; pero la curiosidad me estaba matando por dentro. Consulte con Odriel, y el me cedió sus libros sobre Conjuración básica; Después de revisarlos, concluí que la gema desde el principio era una especie de batería para la energía, y con la preparación adecuada, podría crear a partir de su base a un autómata menor hecho de pura energía arcana. Claro, yo no sabía si aquello iba a funcionar, pero la teoría estaba escrita en el libro; y me sentía confiada en mi técnica. Hoy por la tarde le pedí ayuda a las chicas en la casa; a mi causa se unieron la siempre confiable Shalya, ya te he hablado de ella ¿No? Bueno, te tengo más información sobre mi querida amiga, pero tendrás que esperar; También se unieron a mi encomienda Alyra con su bella sonrisa y energía, y la señorita Melne Solardiente, estoy comenzando a pillar el truco con ella. Al parecer no es ciega. De cualquier manera, también conté con la ayuda inesperada de la Chaman Agora, eso fue curioso; Se mostró muy reticente a realizar el ritual de invocación, pero decidió quedarse a observar que todo saliera según lo planeado. Es muy amable y la tengo en consideración, ¡Por eso me gustan mucho los enanos! Como sea, nos pusimos a ello un par de horas antes del anochecer; Buscamos un lugar plano con tierra descubierta para poder dibujar mejor los círculos de invocación; Les explique de manera breve a todas que intentaríamos aquel día, aunque debo reconocer que ni yo misma podría haber predicho el resultado. Agora y Melne me ayudaron a trazar los dibujos necesarios, pero Melne...creo que el arte no es lo suyo, tuvo problemas con todo; pero logramos sortear ese obstáculo al final. Agora no se nos unió en el ritual, se quedo observando y cuidando que no hubiera un accidente. En cambio Melne, Alyra y Shalya fueron muy amables conmigo y fueron mis auxiliares en el hechizo. Su papel fue simple, pero vital, gracias a ellas pudimos cargar de energía los círculos de invocación y yo pude canalizar la energía necesaria para darle forma al futuro autómata. Según el libro, no existen elementales arcanos como sí existen elementales...pues hechos de los elementos clásicos; en cambio, los elementales arcanos o son bestias mágicas como las Vermis de maná, o son autómatas creados por un conjurador competente: Es por eso que necesite ayuda con la energía para cargar el ritual, yo sola no hubiese podido recolectar suficiente para dar forma al autómata al final. Lo logramos tras unas horas de esfuerzo constante. Cuando el hechizo se completó, la gema se encerró en una crisálida de color violeta y rosado según me contó Alyra después; Paso algo curioso, supongo que la energía terminó de colapsar en un destello tan poderoso que me dejo cegada por un rato. Alyra y Shalya no tuvieron esa suerte pues cerraron sus ojos antes de que aquello pasara. Mi gema se transformo en una especie de artefacto con forma de huevo, su cáscara es de color morada, aunque he notado que cambia su tonalidad a capricho. Ahora mismo esta a mi lado, y tiene un color índigo sobre su superficie; También los dibujos que he usado para la invocación de la energía se han impregnado como marcas; Debo decir que se siente pesado, su consistencia es como tocar una piedra pulida; áspera, pero no rasposa, también he tonado que tiene una temperatura tibia al tacto, y hay mucha magia moviéndose en su interior. Sé que lo que esta adentro no esta vivo, pero en parte, le he dado forma de manera inconsciente; Sospecho que tomará el avatar de alguna ave u animal similar, son mis criaturas favoritas. No tengo idea de cuando pueda eclosionar el huevo, o si lo hará sin ayuda de por medio; Odriel ha dicho que deberíamos estimularlo a salir, pero tengo mis dudas. Deberé consultar el libro de hechizos para saber que hacer a continuación. Eso te lo contaré mañana, por ahora, voy a descansar. Shalya ya me ha dicho que apague la luz de las velas. Hoy dormiré con ella y alyra en la habitación compartida. También te contaré sobre eso mañana. ¡Oh, y a todo el mundo les encantó las galletas que preparé hoy!
  16. Los secretos de Ort' Nuk

    LA PEQUEÑA GRAN COMPAÑÍA El humano mantenía los brazos recogidos al cuerpo intentando mantener el calor en el cuerpo pero demostrando ademas su entusiasmo por el camino que le esperaba mas adelante fuera de las empalizadas de Picohendido. Ya había trascurrido una semana desde su llegada y aun seguía sin acostumbrarse al frió del lugar, ademas de la gripe que le había empezado recientemente, sin embargo su iniciativa no se veía mermada y se había preparado completamente para salir de expedición. Pocos compañeros encontró finalmente después de su charla con Ofülg, pero sabia que por el camino cualquier otro explorador podría unirse a su pequeña gran compañía en busca de gloria y tierras inexploradas, mientras mantuviera su brújula y mapas nada le impediría ayudar a la honorable raza Enana en su misión por Ort' Nuk. INTEGRANTES PATRICK ROWLING "Los errores de los padres han sido repetidos por los hijos" (descripción pendiente) Equipo Espada ligera de soldado imperial. Daga pequeña con mango piel envuelta. Botas y guantes de cuero. Camisón gris acolchado. Peto de cuero endurecido. Pantalones de lana azules. Capa azul con capucha. Inventario Mochila de piel grande con varios bolsillos. Brújula seca. Hojas de pergamino y carboncillos. Mapas de Ort' Nuk. piedra pequeña de pedernal. Soga gruesa de doble trenza (3 metros) Cantimplora mediana. carne seca y Hogaza de pan (5 días) VASILY MAZADURA "“Los elementos se han despertado.” (descripción pendiente) Equipo Maza de piedra "forjada" en Kharanos. Camisa negra de cuero, Pantalón de piel y zapatos de cuero. Toga amarilla y una capucha (Cuando el clima es frió). Inventario bolsa de piel pequeña hecha por él mismo. pequeño tótem de madera hecho a mano. tienda de campaña hecha con palos y pieles. Diario en donde escribe y dibuja los ambientes a los que va para tenerlos registrados. Agua y comida (5 días)
  17. Un libro de tapas gruesas con cuero rojo se encuentra adornado en la portada por el símbolo de un halcón de fuego sobre un unicornio dorado. Ambas caras del libro se encuentran en buen estado, como si hubiesen sido compradas hace apenas unos días; La realidad, sin embargo, dice que entre sus hojas se encuentran las experiencias, anotaciones y vivencias de una joven Quel'dorei que ha mantenido una constante escritura con el pasar de los años. El contenido es variado, algunas secciones hablan de sus experiencias en la academia Ocaso marchito; Otras, más cercanas al final del libro, son un registro de los días vividos en el poblado Quel'danil; y por último, las más recientes, hacen mención a un grupo de elfos pertenecientes a una organización llamada"Hath'lorien" Este es un registro de una pequeña maga llamada Thamireen y el inusual grupo de elfos que considera su familia. Índice: Capítulo 1: Un huevo arcano vale por dos.
  18. Jamison Cormac Pontosedal

    Cormac Pontosedal Nombre completo: Jamison Cormac Pontosedal Edad: 24 años Altura: 1'80 cm (Forma huargen: ???) Peso: 82 kg (Forma huargen: ???) Lugar de nacimiento: Puerto Quilla (Gilneas) Misterioso incluso para el resto de la familia Pontosedal, a Cormac le encantaba pasar el tiempo invocando ilusiones oníricas o criaturas imaginarias encerrado en su estudio. Versado en las leyes de las energías arcanas, buscaba los conocimientos que transforman la realidad mas hallá de los límites de este reino físico y mundano. Su obsesión y su aislamiento voluntario degradó poco a poco la relación que tenía con el exterior y con el tiempo empezó a ser visto como un tipo nervioso y “raro” para sus padres y los demás vecinos de Puerto Quilla. Su padre, frustrado porque el joven no siguiera el camino familiar de labor y trabajo duro, pidió ayuda a “Dama” Catherina, una respetada arcanista dentro de los círculos de hechiceros del reino. El joven estudió su don durante su juventud bajo la tutela de la magíster, y a pesar de que Cormac asistía a la lección dejando un rastro de alcohol en el aire, era un estudiante aplicado y con cierta sensibilidad para su campo. Por desgracia, sus enseñanzas se vieron truncadas por la guerra civil, y más tarde, por la Purga. A mitad de la crisis, mientras la familia Pontosedal aguantaba desde su hacienda con las ventanas y las puertas tapiadas, la maldición se coló dentro de la casa de la familia con rostro familiar. Cormac fue mordido por una de las personas en las que mas confiaba, su sirvienta Olivia. Después de que su maestra Catherina acabara con la sirvienta y advirtiera el rastro de la maldición en él, lo encerró en el sótano de la casa con candado, donde el joven tuvo que sobrevivir a solas en la oscuridad hasta su dolorosa transformación. Lo único que Cormac recuerda después es despertar en un campamento de recuperación abarrotado de supervivientes, con el sabor fuerte del brebaje en sus fauces bestiales. Ahora, repudiado por su familia, malvive en el gueto, intentando aprender de los pocos libros maltrechos que intenta recuperar de las ruinas de Gilneas mientras combate su bestia interna. Historia: Monstruos en casa (Música ambiental) Desde la casa de los Pontosedal se podía escuchar el romper del oleaje desde el interior, después de todo, siempre han sido una familia arraigada al mar y nunca se han alejado demasiado de Puerto Quilla. Los anzuelos y el aparejo de pesca todavía adornaban los humildes muelles de la pequeña hacienda, cada vez más oxidados. La humedad había levantado la madera y descubierto la pintura, revelando tiempos mejores. El aire estaba intranquilo, después de todo eran tiempos en los que la maldición obligaba a los gilneanos a atrancar sus casas. El interior del hogar, aunque tenía mobiliario antiguo, mostraba un calor familiar recogido por los fuegos de la chimenea del salón. A esas horas de la mañana, con el frio de la costa, invitaba a acercarse y a calentarse, pero Neamhain, el señor de la casa, no habría conseguido la vida acomodada de la que gozaba su familia si fuera dado a gandulear, y ya estaba dispuesto y ataviado para trabajar en los muelles. El último día de faena, antes de refugiarse en la capital. El hombre era de mediana edad, más joven de lo que aparentaba su mirada severa y su cabellera pelirroja llena de canas. Una barba dura curtida tras años de barco le caía por la cara, de piel arrugada por la sal marina. Se dejaba arreglar su abrigo de forma casi dócil por su esposa, Colleen, una dama gilneana donde las halla. Aunque hubiera nacido de origen humilde, tenía cierto porte aristocrático. Intentaba vestir con buenas ropas, elegantes y vaporosas, todo moda de la región, y adornaba su melena negra como el tizón con un sencillo recogido, pero a pesar de toda su majestuosidad no ocultaba las marcas de trabajo en sus manos. -Volveré cuando les haya pagado a todos. ¿Ha dejado Olivia todo listo? -Preguntaba Neamhain a su esposa.- En cuanto vuelva, saldremos corriendo hacia la capital. No tenemos tiempo que perder con la que se está armando. -Calma, está todo listo. Olivia estaba más aletargada que de costumbre, pero la he espabilado rápido. -Contestó su esposa intentando forzar un tono tranquilizador con su voz quebrada.- ¿… Es necesario que lo hagas? Esas… monstruosidades corren por las praderas. Tus chicos entenderán que es una cuestión de vida o muerte. Los caminos no son seguros ahora, Neam. -Colly, esa gente necesitará su sueldo. En la ciudad necesitarán comida y alojamiento. Esas cosas no salen gratis, y menos ahora cuando habrá gente que se quiera aprovechar. -Neamhain soltó un suspiro, intentando deshacerse de los nervios.- … Mira, cuando lleguemos a la capital me encargaré de todo. Somos gilneanos. Hemos resistido esto y más. Colleen se sobrecogió el pecho, apretando la mano de su esposo con fuerza. -No sé si deberíamos dejar la casa… -Dijo dubitativa Collen.- ¿Y si la asaltan? -Volveremos a construirla, como ya hicimos cuando nos asentamos aquí. -Respondió Neamhain.- … El único problema que me tengo es… En ese momento, Neamhain detuvo sus palabras con el ceño fruncido, echando una larga mirada defraudada a la escalera. -No puedes ser tan severo con él. -Le reprochaba Colleen a su marido, con una sonrisa maternal.- … Después de todo es solo curiosidad lo que siente. Ya sabes que siempre ha sido un poco... especial. -Precisamente, con todo lo que está pasando ahí fuera… - las manos de Neamhain temblaban bajo los guantes de lana.- No puedo permitir que nos separemos. Ya es mayorcito, pero todavía es joven para ser ingenuo y descuidado. Tienes que quitarle todos esos pájaros de la cabeza. A mi ya no me escucha siquiera. -Creo que pones muy poca confianza en nuestro hijo, sabrá lo que le conviene. Además… la Dama Catherina está ahora con él. Seguro que logra convencerle. -Esa hechicera… -dijo Neamhain casi maldiciendo.- Seguro que es ella quién le está provocando la costumbre de emborracharse. Justo en este momento... -¡Neamhain! -exclamó Colleen con el ceño fruncido. -Oh, por favor. Le he pillado un montón de botellas vacías debajo de su alcoba. Las tenía tan escondidas que ni Olivia las ha limpiado. Seguro que es esa maga. Las mujeres como ella de humor distendido no saben de disciplina. Además, se pasea por ahí con ese “modelito” exagerado, con la que está cayendo ahí fuera. No tiene decencia. De repente, Colleen golpeó a su marido en el brazo con su mano menuda, con la intención de advertirle más que hacerle daño. -Es una buena maestra, y una excelente arcana… -contestó la mujer más tranquila.-Y no es tonta. ¡No hables así de ella!… Podría escucharnos. -Todo esto es por tu madre y su condenada herencia… El crujido de unos tacones impactando sobre la madera quebradiza de la escalera irrumpieron descaradamente la intimidad del salón. Una mujer esbelta y adornada con pomposas plumas negras y ornamentos de plata bajaba con elegancia escalón a escalón desde el piso superior, moviendo su maletín de cuero oscuro de un lado a otro. Iba acompañada de un muchacho con el rostro lleno de pecas, gafas y una barba naranja, que agachaba la cabeza con frustración. -Hemos acabado por hoy, señores Pontosedal… -dijo la mujer de negro, después de carraspear con sarcasmo.- Me temo que la lección de hoy ha sido más corta de lo habitual, pero bueno… Dadas las circunstancias… Ya me entienden. -¡Papá! -exclamó el joven al señor Pontosedal. -No se preocupe, Dama Catherina. -intervino rápidamente Colleen.- Lo entendemos perfectamente. Que la Luz nos ampare, que tiempos corren… -¡Padre! -Volvió a repetir el muchacho, más insistente. El rostro le sudaba y le temblaba la comisura de los labios de preocupación.- ¡Tenemos que irnos de aquí! ¡Podemos volver a Gilneas cuando todo…! -¡No quiero oir nada más sobre ese tema, Cormac! -Gruñó Neamhain haciendo un gesto seco para separarse de su esposa. La mirada se le salía de las cuencas de furia.- Huir de Gilneas sería un acto de insurrección y deslealtad hacia el rey. No pienso que nadie por muy hijo mio que sea arruine nuestro futuro. -¡Yo no-...! Al joven Cormac le fue imposible buscar las palabras para hacer razonar a su padre en ese momento de tensión, y tan solo tenía ganas de insultar su testarudez. Cuando Neamhain hinchó el pecho esperando su réplica, el muchacho hizo acopio de voluntad para apretar sus labios uno contra el otro, aguantando su rabia. -Si me disculpáis… -Terminó por decir Cormac, con gesto enfadado en su rostro. Sin decir nada más, se fue del salón a paso ligero. -… ¿Ha hablado con él? -preguntó Neamhain a la Dama Catherina.- No parece haber escuchado nada que le gustara. -Reconozco que el chico tiene alma de aventurero, pero no puedo ayudarle en su empresa. Es demasiado peligroso. -Nuestro hijo no es un traidor… -dijo Colleen con un tono de precaución.- Es… es... Una sonrisa confidente salió de los labios de la Dama Catherina. -Lo sé, yo he sido joven como él, con ansia de conocimiento. También he querido explorar mundo, aprender de los maestros dalarani… Pero fuera de Gilneas hay todo tipo de peligros; orcos, no-muertos… Libran constantes guerras los unos con los otros. Es una locura. -¡Santísima Luz! -exclamó Colleen. -Se lo he dicho. El exterior es peligroso. ¡Tenemos que irnos cuanto antes a la capital! -Dijo Heamhain, poniendo el grito en el cielo. Mientras, Cormac cruzaba el pasillo de la casa desatándose el nudo de su corbata, agobiado y con la respiración entrecortada. Rápidamente echó mano del bolsillo oculto de su chaqueta, sacando una pequeña petaca de madera tratada. La agitó brevemente comprobando que estaba casi agotada y exprimió con ansia las dos últimas gotas de whisky que quedaban en el poso, pero no era suficiente. Sin dejar de sudar, corrió hacia las cocinas, donde allí encontró a la sirvienta, Olivia. Cuantos recuerdos habían compartido él y Cormac. Prácticamente se habían criado juntos, aunque Olivia le superase en media década. Confidente y amiga, ella era la guardiana de sus intimidades y secretos. La sirvienta estaba de espaldas, con un recogido castaño cayendo sobre un uniforme de aspecto decadente. Parecía concentrada en el horno de leña, extrañamente a varios pasos de distancia, pero no había nada encendido que vigilar ni fuego con el que calentarse. Salió rápidamente de su trace al escuchar a Cormac abriendo la puerta con mal humor. -¡C-Cormac! ¡Imbecil! -Exclamó Olivia, cubriéndose el brazo izquierdo en un acto-reflejo. Siempre se había permitido esos excesos de confianza con el joven de la casa.- ¡Me has asustado! ¿Se puede saber que demonios te pasa? -L-lo siento, Olivia. -Intentó justificarse Cormac manoseándose las sienes.- He vuelto a discutir con mi padre, y y-yo… Olivia resopló acercándose a Cormac. Parecía cansada e incomodada, como si estuviera aguantando un terrible dolor de espalda. Nada raro, después de todo hacia su labor con vocación. -Otra vez sobre lo mismo, ¿verdad? No vas a hacer cambiar de parecer a tu padre. -Continuó la sirvienta.- Es un perro viejo cabezota. -Ahora me está haciendo dudar a mi...- Reconoció Cormac cabizbajo. -Mira, lo mejor que puedes hacer es estar con tus padres, a pesar de las diferencias. Lo peor que puede pasar es que os separéis por estas riñas. He salido a la calle y la gente está con horcas y antorchas, buscando a esas bestias… Está nerviosa y con motivo. Cormac asintió en silencio, pero pareció saberle a poco ese consejo, impotente ante una situación así. Olivia torció el labio, y se acercó al joven para consolarle sosteniendo su mano temblorosa. -Tienes que cambiar esos nervios. Ya sé lo que haré… Tengo un poco más de priva en alijo escondida. Te mantendrá a tono allí. -Siguió diciendo Olivia guiñándole el ojo, bajando la voz para crear un mejor ambiente de intimidad.- … Y cuando vayamos a la capital, evita las “miraditas” largas y los problemas. Tu familia insiste en quedarse, y tu deber es estar con ellos. -Me estás asustando… -Dijo Cormac.- La situación no está tan mal ahí fuera, ¿verdad? Los soldados de la ciudad mantendrán el orden. Olivia se quedó mirando a Cormac, como si este fuera un corderito recién nacido, puro y sin mancillar. Su cara era tan descarada que resultaba ofensiva. -Oh… Dulce e inocente niño de verano… -Dijo Olivia en un tono burlón, haciéndole una caricia en la barba con su mano izquierda. En ese momento, Cormac advirtió una venda cubriendo una herida por debajo de su hombro, una herida que parecía seguir soltando sangre. -¡Olivia, tu brazo! -Dijo sorprendido Cormac, intentando agarrar el brazo de Olivia. La sirvienta fue tan rápida que lo retiró antes de siquiera rozarlo. -… ¿Qué te ha pasado? -O-otro mordisco de perro callejero. Nada que no cure un buen sanador en la capital. -Se excusó Olivia, perdiendo la vista en el infinito durante un segundo. Parecía estar ahogando un gemido de dolor constantemente, pero los disimulaba soltando una risa desvalida. -… Tengo que aprender a dejar de ser tan compasiva. -Olivia, está la Dama Catherina… ¡Quizás ella puede ayudarte! -Volvió a exclamar Cormac. -Me fio más del alcohol que de una maga… No te ofendas, pero tu profesora es siniestra… -Respondió Olivia en un tono agresivo y oscuro, con la intención de zanjar el asunto de una vez. Cada vez le costaba hablar más, como si un alguien le estuviera estrujando los pulmones con los puños.- S-solo… Vuelve en unos minutos, te rellenaré la petaca. Cormac tenía la mosca detrás de la oreja, mirando a Olivia con intriga. Sabía que algo ocultaba, pero le costaba superar sus dudas. Después de todo, era Olivia. Siempre había tenido sus secretos, pero la excusa le resultó muy vaga en esta ocasión. Al joven se le empezó a pasar por la cabeza un montón de posibilidades funestas. Desconocía mucho la situación fuera de su casa, pero no ignoraba cómo se contraía la maldición de las bestias. Antes de que Cormac volviera a la carga con más preocupaciones, Olivia se marchó corriendo hacia la puerta de atrás con urgencia. -¡V-volveré enseguida, tú quédate aquí y no te muevas! -Advirtió a Cormac con un tono más complaciente antes de huir con las llaves del almacén.- ¡...Te traeré tu bebida! Cormac se quedó en el sitio, desangelado. Confiaba en Olivia, su amiga de toda la vida, pero la conocía demasiado bien para saber que estaba actuando raro. Para disimular, comprobó si sus padres y su institutriz seguían entretenidos conversando y esperó durante un par de minutos en las cocinas hasta que decidió seguirla. Intentando ser lo más sigiloso posible se acercó a la compuerta del sótano. Por suerte para él, el fuerte viento le ayudaba a no ser escuchado. Para su sorpresa, al llegar se encontró la puerta cerrada desde dentro. Tiró con fuerzas, pero era inútil. Fuera lo que fuera que hubiera escondido, tendría que ver Olivia. ¿Sería alguno de sus perros callejeros, escondido? ¿O peor, la confirmación de sus peores miedos? Las preguntas empezaban a abrumar a Cormac. Entonces, sus pensamientos se quebraron cuando escuchó a Olivia gritar de dolor, como si se estuviera sacando un filo ardiente de alguna extremidad. Aquel alarido contrajo las pupilas de Cormac e hizo que el sudor de su nuca se helara. -¡¿Olivia?! ¡¿Quién anda ahí dentro?! -Exigió saber Cormac a la vez que zarandeaba la vieja puerta del cobertizo. -¡C-orre! -Le advirtió una voz de dolor, pero esta ya no era la de Olivia, sino la de otro ser, con una voz endemoniada y gutural. -¡¿Quién eres?! ¡Suelta a Olivia! -Sin pensárselo dos veces, Cormac hizo brotar de sus dedos unas chispas brillantes, energías arcanas que hicieron vibrar el ambiente. De un fogonazo violeta, desbarató la vieja cerradura del cobertizo. -¡¿Cormac, qué estás haciendo?! -Decía su padre Neamhain asomando por el interior de la casa, delante de su esposa y la Dama Catherina. -¡Explica esta locura! -¡Es Olivia, padre! ¡La están haciendo daño…! Del interior del cobertizo volvió a salir otro grito, o más bien, un rugido mucho más animal y feral. Algo empalideció en el rostro de Dama Catherine. -¡Cormac! -Exclamó la institutriz adelantándose.- ¡No bajes ahí abajo! Pero Cormac hizo oídos sordos por salvar a su amiga, aventurándose dentro del sótano, bajando a trompicones la escalera. Había acumulado energías místicas en su mano solo por si acaso. Sus hechizos eran los de apenas un mago todavía advenedizo, pero lo contrarrestaba en coraje. Al bajar a la fría losa del suelo solo encontró a una criatura, enorme y peluda, con las ropas rasgadas de sirvienta. El rostro de Cormac se quebró de terror. Su respiración comenzó a entrecortarse. -O… ¿… O-oliv-? No pudo acabar la frase antes de que esa criatura se abalanzara sobre Cormac con hambre voraz, hundiendo sus enormes fauces en el hombro del joven. Sintió como miles de pequeños puñales se clavaban en lo más profundo de su ser, provocando que ardiera desde el interior como si estuvieran desgarrando su alma en pedazos. Abrió los ojos mientras gritaba como nunca había gritado, teniendo alucinaciones de sangre y violencia. Intentó apartarla, pero era demasiado grande y pesada. Los ojos de la bestia, inyectados en sangre, ya no tenían nada de Olivia. Había desaparecido. Sollozando, Cormac puso su brazo entre él y la bestia, lo único que le impedía al monstruo arrancarle la cara. Antes de darse por vencido, una explosión arcana que apareció de la nada hizo que la criatura saliera despedida. Sin que pudiera reaccionar, la bestia fue ejecutada por cuatro misiles arcanos, afilados y rápidos como flechas de ballesta. Con la criatura muerta en el suelo, el joven se dio la vuelta arrastrándose hasta la salida, sangrando en abundancia por su herida. Ahí vio a Dama Catherina con las yemas de los dedos envueltas en centellas arcanas, decenas de luces desapareciendo poco a poco. Detrás de ella iban sus padres, asustados. -¡Cormac! -Exclamó su madre con un grito encogido. -No se acerque. -Dijo tajante Dama Catherina, poniendo su bastón de paseo entre ella y su hijo. - Está infectado por esa “cosa”. Deberían ser más cuidadosos con el servicio. -¡¿Qué?! -La señora Colleen empezó a respirar de forma nerviosa, encogiendo las lágrimas. -¡No!… ¡¿Pero algo sabrá hacer, verdad, Catherina?! El señor Neamhain se quedó observando a su hijo en silencio, fijado en el suelo como un clavo. Miraba a su hijo, o más bien ese mordisco en su hombro, como si estuviera mirando la herida de muerte de un cadáver hace tiempo podrido. -¡Tiene que salvar a nuestro hijo! -Volvió a replicar Colleen en un llanto, de rodillas ante Dama Catherina. -Lo siento… No hay cura. -Dijo Catherina con lástima.- Vayan a la capital, hay menos tiempo de lo que pensaban. -Vamos, Colleen. Tenemos que irnos. -Dijo Neamhain de forma tajante a su mujer. - … Lo siento, Cormac. -¡¿Qué?!… ¡Neamhain! -Eclamó Collen. -¡No podemos dejar a nuestro hijo-….! -¡¿Padre…?! -Gritaba Cormac mientras se desangraba. -Nuestro hijo está muerto. -Escupió Neamhain agarrando a su mujer de la muñeca.- ¡... Y lo estaremos todos nosotros si no nos marchamos ya! La señora Collen intentó resistirse al forcejeo de su marido, pero Neamhain consiguió arrastrala fuera del sótano. Collen gritó y gritó, desesperada, y no pudo oir a Cormac pidiendo auxilio desde el interior. Cuando los gritos de sus padres ya se encontraban lejos, la única que se quedó con Cormac fue Catherina, quién le miraba con ojos fríos y serios. -A-ayuda… -Consiguió decir el joven en sock. La Dama Catherina suspiró, y tal como había bajado se dio media vuelta, con cierta prisa hasta la salida. -Te ayudaré, Cormac. Cambio de planes… -Dijo la hechicera desde la puerta del cobertizo, dejando un vial rojo a los pies del primer escalón. -Con esto conseguirás cortar la hemorragia y aguantar. -¿Aguantar…? -Cormac estaba exhausto en el suelo, con el rostro lleno de incertidumbre.- ¿… A qué? Entonces, sin siquiera responder, Catherina hizo brotar de sus dedos un impulso arcano que hizo cerrar la puerta de un golpe, llenando de sombras el sótano. _____________________________________________________________ Imagen del personaje (boceto original) Cormac (Otros personajes: Dama Catherina)
  19. [Ficha] Jamison Cormac Pontosedal

    Atributos 6 Físico 6 Destreza 8 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 24 Mana 6 Iniciativa 7 Ataque CC Sutil (Arma Sutil) 7 Defensa Habilidades Físico 1 Atletismo Destreza 1 Arma Sutil 1 Escalar 1 Defensa 1 Nadar 1 Sigilo Inteligencia 1 Fauna 1 Leyes 1 Navegar 1 Religión 1 Sanación/Hierbas 1 Cirugía/Anatomía 1 Supervivencia 1 Tradición/Historia 1 Detectar energía 1 Ilusión básica 1 Mimetizar imagen 1 Evocación básica 1 Oscuridad Visual Escuela: Ilusionismo Percepción 1 Advertir/Notar 1 Bailar 1 Buscar 1 Callejeo 1 Etiqueta 1 Música 1 Rumores
  20. Memes (que intentan ser) graciosos

    y peliblanco... Inadmisible
  21. Memes (que intentan ser) graciosos

    Soy ahora tu peor pesadilla... o tu mejor amigo :3 @ILUSDN
  22. Memes (que intentan ser) graciosos

    No se quien eres, no se que quieres de mi, pero esto no acabará así (?) @Helades
  23. Última semana
  24. Alathas Ventopresto

    Nombre: Alathas Ventopresto Raza: Quel'dorei Sexo: Hombre Edad: 317 años (30 humanos) Altura: 1,82 m Peso: 68 kg Lugar de nacimiento: Lunargenta, Bosque Canción Eterna Ocupación: Bibliotecario, escolar y artista errante. DESCRIPCIÓN Físico y vestimenta Alathas es un quel'dorei de constitución delgada y esbelta desde su nacimiento, aunque sus rutinas le han hecho que esto se enfatice más. Tiene el pelo largo blanquecino con una trenza cuya mitad del pelo está tintada de azul y tiene aros de bronce. Sus ojos son celestes y su piel clara, denotando el tiempo que ha dedicado en interiores leyendo y realizando otros menesteres. Posee un par de tatuajes en sus mejillas de color blanco que hacen referencia a unas ramas de lo que parecen ser árboles. Posee una ligera barba de unos pocos días. Sus orejas tienen un par de pendientes de bronce cada una. Usualmente viste unos ropajes de viaje azul oscuros decorados con unos detalles hechos con hilo blanquecino en los bordes. Porta la mayoría del tiempo una mochila en un lateral de su cadera con diversos utensilios de dibujo y escritura, además de otros enseres útiles para sus viajes. Además de esto, suele llevar colgadas varias faltriqueras para llevar otros utensilios. Personalidad y psicología Alathas es curioso y perspicaz. Le encanta comprender las cosas y por ello a veces puede ser algo entrometido, pero sabe como compensar esta intromisiones con su gran palabrería y su verborrea. No es una persona que busque el mal de nadie, es más, busca siempre que toda persona conozca algo más del mundo, a modo de pequeños refranes o consejos. Es altruista y amable, ofreciendo a aquellos que no tienen nada algo de ayuda, al menos mientras que pueda proporcionarla. Alathas trata de evitar hablar demasiado de sus padres o su pasado en los Reinos del Este, aunque no tiene problemas en hacerlo mientras que no se ahonde demasiado en ciertos aspectos muy personales. Todavía no ha logrado recuperarse del todo de la muerte de sus padres, pero siempre trata de evitarlo con una ligera sonrisa y centrándose más en el presente. Le encanta buscar respuestas complejas a cosas simples y respuestas simples a cosas complejas. Comprender lo incomprensible y discernir lo oculto es su lema. El conocer otras lenguas, conocer otras razas, comprender su entorno, la cartografía y la historia son algunas de las cosas que le encantan. A veces, para calmarse o para pasar el rato Alathas toca la flauta que antaño perteneció a su madre, pues recuerda alguna de sus melodías favoritas e incluso busca nuevas partituras o se hace alguna propias. HISTORIA Lo que los libros no nos cuentan Cuando te pasas todos los días leyendo en una biblioteca te das cuenta de que hay muchas cosas que no se cuentan. La historia es interesante, pero faltan detalles. Los grandes mapas muestran muchas zonas, pero hay lugares sin explorar. Los conocimientos de herboristería y hechicería son fascinantes, pero se quedan en la base. Y entonces, es cuando te das cuenta de que alguien tiene que tomar la iniciativa para expandir ese conocimiento. Para encontrarlo. Y ese alguien soy yo. Sin embargo, esa no es la historia que nos incumbe ahora, pues la historia que debe ser contada ahora es la de mi pasado. Y pese a que me gustaría dejarla atrás, mantener en el olvido el dolor que ocasionó en mi corazón la Plaga y todo el sufrimiento que tuve que soportar desde entonces… se que para avanzar en un libro… hay que leerlo entero. Nací hace 317 años en la mismísima Lunargenta, en aquella época dorada de nuestro pueblo. Me crié en el seno de una familia acomodada, siendo el único hijo. Mi madre se llamada Shalia y era una forestal, mientras que mi padre Thalas era un bibliotecario en la capital. Desde pequeño, el espíritu aventurero lo desarrollé fijándome en mi madre, mientras que mi curiosidad y mis ansias por aprender las heredé de mi padre. A medida que fui creciendo comencé a ayudar en la casa y a mi padre cuidando de la biblioteca, aprovechando para leer algunos manuscritos y libros que encontraba de interés. Por las noches, cuando mi madre volvía a casa, me quedaba escuchando absorto como ella relataba sus vivencias diarias junto con su escuadra de forestales. Los días que ella tenía libres, los gastábamos ella y yo en caminar por el bosque y las colinas, escuchando los consejos de mi madre y sabiendo moverme por el bosque, mi hogar lejos de nuestra casa. Por las noches, mi padre traía usualmente un libro de la biblioteca y me contaba historia y relatos de lugares perdidos y héroes antiguos, villanos pérfidos y leyendas increíbles que elevaban mi mente por encima de la nubes y me mostraban mundos más allá de la vista. Mi infancia fue feliz, pudiendo gastar el tiempo con mi familia de manera plena, centrándome en leer, caminar y observar, comiendo lo justo y necesario para volver a salir y explorar, aprender. Eso acabaría por desarrollar tanto mi mente como mis sentidos y pese a que sabía como moverme por el bosque, esta carencia alimenticia no me permitía viajar tanto como me gustaría. Lamentablemente, esta costumbre la mantengo hoy en día conmigo. Sin embargo, la vida siguió. Y crecí con estas rutinas feliz. Dediqué mi adolescencia a preservar la biblioteca y a ver que lo que los libros me contaban del mundo era real en el mundo de fuera de estos. Y era cierto. Peligroso y majestuoso, grande y plural. Pasó mucho tiempo, pero al final acabaríamos por sufrir el destino más tenebroso que había guardado el mundo para nosotros… la Plaga nos atacaba. Mi madre se vio obligada a prestar servicio para proteger Quel'thalas. Yo y mi padre, sin embargo, no éramos guerreros ni hechiceros. Huimos por las callejuelas mientras que el enemigo avanzaba. En el otro lado de la ciudad, mi madre trataba de contener a los no-muertos, pero allí acabaría mi saber sobre ella. Nunca la volví a ver. Mi último recuerdo de ella fue una mirada plagada de determinación y tristeza que nos pedía tanto a mi padre como a mi que corriéramos. Lo hicimos… y por ello me arrepentiré toda mi vida de no saber qué pasó con mi madre. Mi padre y yo logramos huir de la masacre y viajamos sin parar, no sin antes pasar por nuestra casa y la biblioteca, tomando todo lo posible. Dejamos atrás Lunargenta y viajamos al sur, evadiendo a la Plaga y buscando auxilio en Lordaeron. Tras alcanzar el reino humano, residimos en él durante un tiempo, al menos hasta que nos dimos cuenta de que un barco viajaba a Kalimdor para fundar una colonia en dicho continente. Nuestros corazones todavía estaban apesadumbrados, el de mi padre el que más, pero sabíamos el dolor que nos causaría abandonar no solo nuestro hogar, si no los Reinos del Este. Sin embargo… también sabíamos que teníamos que empezar de nuevo. Y lo hicimos, tomamos ese barco y viajamos hasta llegar al lugar indicado… la actual Theramore. Tratamos de volver a forjar de nuevo nuestras vidas en este nuevo lugar. Mi padre volvió a abrir una biblioteca, pero la mayoría de libros que antaño poseía los habíamos perdido. Su trabajo, en su mayoría destruido. Su mujer desaparecida, probablemente muerta. Su mente y su corazón nunca volverían a recomponerse. Esas heridas nunca volverían a cicatrizar. Yo lo sabía. Él lo sabía. Y al final, sabíamos que ese dolor… acabaría por matarle, de una manera u otra. Mi padre acabó por enfermar gravemente. Nunca se pudo encontrar una cura. Nunca se supo el origen de la enfermedad. Pasaron apenas unas semanas antes de fallecer, pero en su último aliento, una última frase me dijo: - "Vive por mí Alathas… vive por tu madre… tan solo… vive… sin que el dolor te devore… como a mí". Su aliento se desvaneció con el viento, y cuando murió supe una cosa. Un conocimiento que me hubiera gustado nunca conocer. El mundo es, además de peligroso, cruel. En ese momento todo mi mundo se fue a pique. Había perdido a aquellos que amaba. Había perdido mi antiguo hogar. Había presenciado el terror que guardaba el mundo para los inocentes y para aquellos que querían ser felices. Pero entonces… ¿por qué debía seguir viviendo? Por una promesa… esa promesa que me pidió mi padre. ¿Y qué sentido tenía que la cumpliera si estaba muerto en vida al faltarme todo cuanto amaba? No… había algo… algo que todavía preservaba. Caminé hasta la pequeña biblioteca y observé las estanterías, en su mayoría vacías, pero sonreí. Sabía que todavía podía hacer algo para que su recuerdo no se desvaneciese. Para que en mi memoria siguieran conmigo. Para que se sintieran orgullosos de mi donde quiera que estén. Haría que esa biblioteca tuviera el mismo esplendor que la antigua. Y por ello solo hay algo que yo podía hacer. Viajar y explorar gracias al espíritu de mi madre y recopilar conocimiento y escribir gracias al de mi padre. El viaje de los Ventopresto todavía no acabaría ni ha acabado. Tan solo he tomado un sendero más y he pasado página. Ahora me toca escribir el libro de mi vida. Así que… toca fundar un nuevo acto. El caminar del viajero del viento Continuará...
  25. [Ficha] Alathas Ventopresto

    ATRIBUTOS 6 Físico 6 Destreza 7 Inteligencia 7 Percepción VALORES DE COMBATE 20 Puntos de vida 21 Puntos de Maná 8 Iniciativa (11 si usa Espada Ligera) 7 Ataque CC Sutil (Espada Ligera) 7 Ataque CC Sutil (Daga) 7 Defensa FÍSICO 1 Atletismo DESTREZA 1 Espada Ligera 1 Daga 1 Escalar 1 Defensa 1 Nadar INTELIGENCIA 1 Fauna 1 Leyes 1 Religión 1 Sanación/Hierbas 1 Cirugía/Anatomía 1 Supervivencia 1 Tradición/Historia 1 Encantamiento Básico (Aire) 1 Ilusión Básica (Aire) 1 Detectar Magia (Aire) 1 Abjuración Básica (Aire) 2 Encantar Arma (Aire) 1 Crear Arcanómatra (Aire) PERCEPCIÓN 1 Advertir/Notar 1 Buscar 1 Callejeo 1 Etiqueta 1 Música (Flauta) 1 Rumores Escuelas/Especializaciones Encantamiento
  26. Julia Ward

    Nombre del Personaje Julia Ward Raza Humano Sexo Mujer Edad 27 Altura 1.74 m Peso 75 kg Lugar de Nacimiento Afueras de Villadorada Ocupación Mercenaria Descripción Física Julia es una mujer que destaca por su manejo con la lanza,tiene unos músculos notorios en los antebrazos y bíceps.Su pelo es castaño como el tronco de un roble y lo deja caer en una trenza por detrás de su nuca,tiene los ojos azules como el mar y su complexión es atlética debido a los entrenamientos que lleva a diario para cargar su pesada lanza. Descripción Psíquica Es una chica muy ambiciosa con su trabajo,no tiene mucha paciencia pero siempre actúa con cautela...Si le pasara algo a su lanza,enloquecería ya que lleva con ella mucho tiempo.No se enfada demasiado rápido pero cuando lo hace es mejor no estar cerca de ella,tiene muy mal genio si se le provoca.Le gusta entrenar duro para mantener su cuerpo en forma,pero,le gusta todavía más entrenar junto a otra gente. Ficha Rápida Si (300 palabras mínimo) Historia Julia Ward...nacida entre cultivos y animales en una pequeña granja a las afueras de Villadorada...Esa granja era de sus abuelos que luego pasó a manos de sus padres,cuando tenía que cuidar los cultivos,siempre hacía como que la azada era una lanza y daba repetidos golpes al aire,era emocionante para ella,pero quería una de verdad...siempre le apasionaron aquellas justas de caballeros montados en sus fieles corceles envueltos en lustrosas armaduras de placas para luego cargar contra el rival lanza en mano...Todo iba bien en la granja pero al principio,era demasiado ingenua como para saber lo que es la vida real... Sus padres la mandaban repetidas veces a Ventormenta para comprar diferentes materias primas como para mejorar y ampliar la granja,ella obedecía sin decir palabra alguna,ya que solo era una niña,y no quería desobedecer a sus padres que tanto quería...Su padre,había heredado la lanza de uno de los bisabuelos de Julia,y alguna vez,ella también la heredaría pero ese momento no era muy lejano... Los días pasaban y los miembros de la pequeña granja eran cada vez más pobres...en un acto doloroso,el padre de Julia la mandó de nuevo a Ventormenta para que vendiera la lanza de su familia...ella intentó convencerle de que no hiciera tal acto,pero necesitaban el dinero...entonces ella intentó vendérsela a algún mercader,noble o armero que pasaba por allí,siempre por un precio justo,pero no había forma... Un día...el mismo día que cumplía 23 años...cuando llegó de Ventormenta...se encontró con que la granja estaba totalmente destruída...sus padres no estaban...ella los intentó buscar por toda la zona con los ojos llorosos y desesperada,pero parecía que,quien hizo tal acto malévolo y maligno,no quería dejar a nadie con vida allí...pero dejaron a un miembro de aquella familia...plantaron la semilla del rencor en Julia...si alguna vez se enterara de quienes cometieron tal acto vandálico,lo iban a lamentar...entonces,agarró fuertemente la lanza que le dejó su padre,y vagó sin rumbo alguno hacia algún lugar donde hubiera un hombre que le enseñara a manejar tal arma...hasta que lo encontró,un viejo ermitaño que llevaba una lanza a la espalda se ofreció a ayudarla...le enseñó innumerables técnicas y maniobras para manejar tal arma,no eran gran cosa,pero al menos se podía defender...pero todo eso no fue gratis,el ermitaño quería algo a cambio,quería que Julia ejerciera de su guardaespaldas personal ya que el pobre señor iba en declive y pronto no iba a poder defenderse solo,Julia aceptó,así viajaba a lugares que para ella eran desconocidos,y también saldaba la cuenta con el ermitaño... Pasaron los años,Julia,con 27 años,ya había matado a bastantes hombres que acosaban al pobre hermitaño...pero no era más que una novata comparada con otros...también observó como su maestro se moría poco a poco debido a la edad que tenía,este,en sus últimas palabras,le dejó una armadura de cuero...una armadura que llevó en el pasado y que ahora la iba a portar ella...Orgullosa,hoy en día Julia sigue portando esa misma armadura y la lanza de su familia vagando sin rumbo buscando desenvolver todavía más sus habilidades para algún día,encontrar a los secuestradores o asesinos de sus padres...
  27. [Historia] Helena Leonheardt

    Nombre del Personaje Helena Leonhardt Raza Humano Sexo Mujer Edad 21 Altura 1.70 Peso 75 kg Lugar de Nacimiento Ventormenta Ocupación Mercenaria. Descripción Física Alta, físico increíblemente fuerte, pelo rubio, ojos azul celeste. En la espalda porta bastantes cicatrices de látigos, se aprecia que fueron bastantes los que recibió. Es muy apuesta y atractiva. Descripción Psíquica Paciente, tranquila, alegre, siempre es amable con quien puede y le encanta ayudar, de hecho muchas veces se ha sacrificado por ayudar a sus amigos.A la hora de su trabajo se comporta de manera muy profesional. Ficha Rápida No (1000 palabras mínimo) Historia Helena Rose...ese es el nombre de una muchacha con miopía que es el claro ejemplo de la desgracia en la vida...Con tan solo 5 años asesinaron a sus padres,¿Quién?,no se sabe,sería una banda de bandidos o atracadores,que tenían una cuenta pendiente con ellos o simplemente querían robarles y no dejar a nadie con vida...lo importante es que vivió en la calle casi toda su vida,lo que la llevó a convertirse en la mujer que es hoy en día.Se las ingeniaba para salir siempre con vida y no morir de hambre... Un día,cuando tenía 8 años,ella estaba paseando por las extensas callejas de Ventormenta y se cruzó con un panadero ambulante,el olor del pan recién horneado llamó la atención de Helena cuyo apetito la cegó para conseguir el pan de ese humilde hombre,le siguió allá a donde iba por el resto de ese día,siempre pensando en: ¿Me las ingenio para robarle una barra?,hasta que Helena no pudo contener más su apetito y cegada por este se lanzó a coger dos barras de este panadero...El hombre,persiguió a Arturia,y mientras la perseguía gritaba a pleno pulmón: ¡Parad a esa ladrona,guardias ayuda!,...El panadero, corriendo a la máxima velocidad que pudo, tratop de atrapar a la niña, pero su obesidad le impidió lograrlo perdiéndola al doblar la esquina....jadeando,se subió a uno de los tejados de esta zona y se comió alegremente las barras de pan... Cuando tenía 12 años,ella consiguió su primer "arma" si se le puede llamar así,era una daga lo suficientemente grande que para ella,pareciera una espada o un mandoble...¿Cómo la consiguió?,pues,la encontró cuando un joven pescador, se olvido de esta tras abrir algunos peces que habia pescados. Estaba algo oxidada, pero aun asi ella se sintio super poderosa con ella. Pasada la infancia,llega la adolescencia,una etapa todavía más dura para Helena,una etapa que la marcaría todavía más que la perdida de sus padres,pero eso...ya es otra historia... Heena viviria en al calle ganándose la vida como pudiese , trabajando de lo que pudiese, y cobrando miserablemente. Ventormenta le daba lo necesario para vivir, hasta que con 17 años, le ocurrió lo que cambiaría la vida para siempre. Haciendo un trabajo habitual en Ventormenta, dos guardias, la acorralaron en uno de los callejones, exigiendole el dinero que llevaba encima, Helena, asustada no sabia que hacer... y tras unos momentos se negó a entregarles el dinero.O cualquier cosa que quisieran quitarles... los guardias se acercaron a la adolescente amenazante, sin duda, Helena cogió su pequeña daga oxidada como defensa. No sirvio para nada. Ambos guardias la apresaron... le golpearon, e incluso le mancillaron. Tras esto fue encarcelada con motivo de robo, falsamente acusada. Fue castigada al calabozo., helena, Sufrió bastantes días comiendo pan con moho y quedandose muy desnutrida tras esto. Estubo en prision hasta los 22 años, cada dia era mas infinito... hasta que finalmente la dejaron el libertad, asi sin mas... no sabia como ganarse la vida, así que comenzó a convertirse en una mercenaria con los trabajos que habia en el tablón de villadorada, comenzando desde "Traer madera" Hasta actualmente actuar como guardaespaldas, siempre que le paguen. Finalmente, escucho un par de tipos en la taberna hablar sobre la Vigilia de la Luz, donde había mercenarios que luchaban por la causa con un buen sueldo. No dudaría mucho en ello, así que cogió sus bienes mas preciados, su armadura que gano con los trabajos, era una armadura de malla normal, exceptuando que contenía piezas de placas viejas u oxidadas que lograban reforzarla. Su preciado mandoble pesado, el cual estaba muy acostumbrada a portar de una manera no vista muy comúnmente, cerca del mango, antes de la empuñadura, el filo es romo, y en vez de llevarla colgada a la espalda o en su cinturón la lleva cogida de esa parte con sus guantes. Extraña costumbre que le da una cierta postura caballeresca. Aunque de vez en cuando si lo carga en la espalda. Preparada para Partir, se dispondría a viajar, pasando un largo camino y peligroso. Elena, parando a descansar en una taberna, decidió meterse en una pelea del lugar, la pelea era un adulto contra un niño que, por supuesto, estaba acosando de el. Arreo varios buenos puñetazos al adulto, dejándolo K.O. Pero eso no fue lo importante, lo importante fue que el niño, le pego a Arturia en el estomago por meterse en la pelea, el niño quería ganar a su acosador sin ayuda. Elena aprendió algo en ese momento, que el mundo muchas veces resultaba desagradecido cuando tratabas de hacer el bien. Eso le hico transfondo, y cambio, pensando que no importa quien era la vida del otro, es mas importante la tuya siempre, que hay que saber que decidir en los momentos claves, saber si darias tu vida por la de otro necesariamente o no... un poco mas de tiempo la llevaría hacia la puerta del fuerte de la Vigilia. y justo ahi comenzaría su verdadera historia como Helena Rose, la caballero mercenario.
  1. Cargar más actividad