Toda la actividad

Este flujo se actualiza automáticamente     

  1. Última semana
  2. [Quel'dorei] Selama Ashal'anore

    Manos a la Obra Las semanas previas al descubrimiento del lechucico pasaron con cierta preocupación. Ahora que conocían ese peligro constantemente acechando por el bosque, no podían aventurarse demasiado lejos. Debían lidiar con él, pero primero debían informar a los forestales. Auric y Astrea fueron quienes hicieron el contacto con ellos, a pesar del escepticismo de las fuerzas locales en creer que el tamaño de la bestia fuera tan colosal. Una sargento les recibió y escuchó sus advertencias. Gladriss era una elfa de facciones estrictas y temperamento voluble. Enseguida se vió molesta ante un malentendido por el que llegó a la conclusión que el grupo no pensaba colaborar con la información que disponían. Por fortuna les dió oportunidad de explicarse y llegaron a buenos términos. Además de pensar en el lechucico el grupo tenía otra serie de asuntos que aún estaban pendientes de resolver. Fue así que durante aquellas semanas, Auric, Alyra, Loresh y Odriel se dedicaron a construir un pozo y preparar un huerto. Tras un viaje a Pico Nidal lograron hallar quien les vendiese semillas y consiguieron una buena variedad para sembrar. También dedicaron parte del tiempo en las reparaciones de la casa, con la ayuda de Annlethil y dos de sus ayudantes. Incluso la elfa permaneció junto a Auric durante unas horas fabricando varios muebles que el grupo más tarde agradecería. Con la última limpieza del techo plagado de slimes por parte de Loresh (Que casi muere), Alyra y Odriel, la aguja plumargenta por fin estaba en condiciones idóneas para ser considerada una base digna para todos los aventureros. Más relajados pudieron centrarse en dos asuntos que les ocupaban la mente por aquellos momento. La constante amenaza de la enorme bestia que recorría los bosques y de forma menos preocupante la proximidad con las fechas durante las cuales se celebraba la fiesta del sol; Un acontecimiento que no había sido celebrado desde hacía tiempo y que era meritorio recuperar como costumbre para el pueblo quel’dorei.
  3. Una fiesta de muerte.

    - ¿No tienes otra chaqueta? No me gusta tanto…Dorado. - El dorado representa riqueza, y vas a ir a una fiesta de gala. Los modales los tienes, solo te falta la aparencia. Y péinate un poco. - Que si…*Arturo se gira y observa de abajo a arriba al pivon de Faye que sale con el vestido azul que le acaban de regalar para el trabajo. Se le abre la boca involuntariamente* Que cojones… - *Faye se rie* No te despistes. - ¿Eh? Ah… N-no no. Ya lo tengo dominado. La “parejita” una vez vestida se suben al carruaje y se dirigen a una fiesta de gala donde tendrán que silenciar a cinco nobles cual voz es demasiado perjudicial para el credo. -¿Tienes la lista? *pregunta Arturo* - Sí, toma. - *pronuncia todos los nombres* Roderick, James, Oscar, Ivar e Robert… Nos espera una dura jornada. Llegan a la fiesta, un monton de gente a asistido. Todos con los ropajes más finos y caros que se pueden conseguir. ¿La comida? La más exquisita, cocinada por un maestro hostelero. ¿Y la bebida? ¿Es que aún no entiendes que estamos en una fiesta para pijos? La pareja de asesinos entran en la casa, una casa enooorme a decir verdad. Se dirigen a la pista de baile que gracias a Arturo han perfeccionado las dotes y han dado el pego bailando. Los dos buscan en vano sus objetivos, suerte que la fiesta se corre la tan peligrosa voz que delata y asesina a las personas. De repente se escucha “Robert está en su habitación, en la torre”. Por el camino se encuentran a una pareja muy extrovertida, divertida y alegre. Charlan un poco del motivo por el cual están aqui y luego suben corriendo a por su víctima. Llegan a la habitación sigilosamente, todo va perfecto. Si no fuera porque la madera era más vieja que el propio Robert hubiese sido una muerte limpia y perfecta. Pero antes de que se dieran cuenta Robert se había girado alarmado. No había tiempo, había que silenciarlo antes de que su voz alertara al peligro. Quizás el barranco le dé un silencio eterno más rápido que una daga. Y así fue, Arturo cogió a Robert y lo lanzó por la ventana de su habitación. - Uno menos *tacha el nombre* ¿Le cogiste el anillo?. - *Feya asiente* antes de que lo tirarás. - Bien, a por otra víctima. Pero nada más iniciaban su marcha escaleras abajo la puerta se abre dejando entrar a dos de los objetivos que necesitan ser silenciados. James y Roderick. Inician una charla de donde puede estar Robert, no hay muchos sitios. Pero se lo preguntan, aunque la duda ya empieza a inundar sus corazones ¿Quién prepara una fiesta y no asiste? Al rato se van, hubiese sido la oportunidad perfecta para matarlos si no fuese porque Arturo le interesó más escuchar que decían que actuar. La paciencia es una virtud ¿Pero esperar tanto fue bueno? - Sera mejor que nos separemos. Yo ire a ver a Ivar. Será mejor que vayas a ver a Roderick. - *Arturo asiente* Ve ahora, mirare si encuentro algo de importancia y luego bajaré. ¿Tienes el veneno? - En el vestido. Faye se dispone a bajar subiéndose el vestido para no pisarse-lo. Al bajar se encuentra a la pareja que durante unos minutos comparten un par de palabras. Por suerte Faye es persuasiva y consigue engañarlos. La gente no se cansa de bailar, es increíble. Faye llega al salón de baile y se dirige a la Galería, donde se supone que debía estar Ivar, el cual había sido delatado sin querer por James. La voz es peligrosa, ahí tenéis un motivo. La víbora de Faye entra en la galería una vez sale James que había ido a ver que hacía Ivar. Una vez entra enlaza una corta pero contundente conversación en busca de una seducción, la voz es peligrosa y puede engañar. Con Ivar totalmente hechizado por Faye es envenenado con una gota de sangre de luna derramada en un vasito de su ron favorito. Tardaba un poco así que su voz tenía que envenenar aún más sus oídos. Y hace efecto, Ivar toma de la mano a Faye dispuesto a llevársela a la cama de su habitación, aunque los efectos ya eran meramente visibles. Por el camino se topa con Oscar, Roderick y Arturo el cual por lógica ya había hecho “amigos” y ya se estaba ganando su confianza. La nueva pareja suben a su habitación y en medio de la desnudez de Faye, Ivar sufre un sueño eterno donde su voz no podrá causar más daño, todo a causa de silencio y veneno. Una vez muerto, Faye sale de la habitación y la cierra. Se dispone a bajar las escaleras y reunirse con Arturo en el banquete para el próximo objetivo pero… Arturo no está. Disimulando su preocupación se sienta en la mesa y se dispone a dar un trago a su copa de vino. El tiempo pasa, y Arturo no hace signos de presencia. Gracias al toque para ir al salón Faye puede salir corriendo en su busca pero, otra vez. La voz corre por los pasillos de la casa y se entera de que otro invitado a muerto, Oscar. ¿Por eso Arturo no vinó? Necesita aire, tanta voz ensordece sus pensamientos. Al salir al balcón alguien le tapa la boca por unos segundos. Es Arturo, escondido. - ¿Qué coño haces aquí? *se cruza de brazos en busca de una explicación* - Oscar está muerto. - Lo sé ¿Tienes el anillo? -Sí. Pude colarme en la habitación. - Espera ¿Cómo que pude? ¿No lo mataste tu? - *Arturo niega* - …¿Y quién ha podido ser? - *se encoge de hombros* ¿A mí me lo preguntas? Yo estaba echando una partida de cartas y de repente Oscar tenía que hablar alguien. Roderick se levantó y me dejaron solo. Y ya no se más -… Esto es muy extraño. Bueno, ¿Cómo matamos a Roderick y James? Hay que separarlos. - ¿Sabrías captar la atención de uno? - *Faye asiente* - Bien, llévalo a la habitación de Robert, ahí estaré yo. Faye se encarga de atraer a Roderick aprovechando que está solo, casualmente James no está… Una vez suben a la habitación Roderick se da cuenta de algo y amenaza a Faye, pero por suerte o desgracia la voz de James aparece, armada. - Tú has matado a todos. *acusa James apuntando con su espada a Roderick* - ¿Qué? Espera ¿A qué te refieres? - Mataste a Robert, fuiste a hablar conmigo e intentaste tirarme en su propia habitación. Pero no tenías tiempo, lo tenías todo preparado. Ibas a envenenar el ron que habias encargado para él. Una vez te dejarás ganar en la partida de cartas querías llevarte a Oscar para asesinarlo en su propia habitación… Y yo era el siguiente… ¡Pues no será así! *y antes de que la voz pueda intervenir Roderick es ensartado por la espada de James, luego la voz atacante de James se alza de nuevo mirando a Faye* No puedo dejar testigos… Lo siento. *antes de que pueda dar un paso el silenciador Arturo lo había empotrado contra la pared encarnándose en una pelea de forcejeos y puñetazos la cual por lógica James era rápidamente vencido pero en su último afán consigue dañar el precioso vestido de Faye y por lógica, a ella* - ¡Joder! El vestido… Me encantaba. - *suspira* Sacatelo anda, mirare de hacer algo con la herida que tienes en le pecho. Gracias a un par de veces que Arturo había visto como vendaban una herida consigue taponar lo suficiente para que no se derrame más sangre y que pueda aguantar hasta que lleguen a la sede. Pero justo en ese momento, sube por las escaleras la pareja cual se habián encontrado al principio, armados y embutidos en cuero. - ¿Hemos llegado tarde? - *Arturo los mira desconfiado* Parece ser. - Mierda... - Mhm... ¿Vosotros habeís matado a Oscar, cierto? - Así es... Bueno, supongo que habéis sido más rapidos... Buen trabajo *sin dar tiempo a responder se van por donde han venido* La pareja reúne todos los anillos pero Faye está gravemente perjudicada por lo que Arturo la lleva como si de su esposa se tratara, recorriendo todo el salón de baile hasta llegar al carruaje y partir. Una vez llegan a la sede, son coronados como Portavoces dado a la amplia lista de contratos realizados previamente por Arturo. Faye asciende también por el hecho de haber superado las expectativas y contar con el nivel suficiente como para ocupar el puesto, formando así un equipo letal. - Hojas del silencio. - ¿Hojas del silencio? ¿Estáis seguros de que os coronareis así? Se os conocerá por todo el credo de esta manera, no se podrá cambiar. Ambos asiente y son coronados como portavoces del silencio, las hojas silenciosas. //// Segunda parte del rol del credo. Maestre- @TitoBryan como Arturo | Dagas- Atletismo- Reflejos- Defensa- Primeros Auxílios- Bailar - Sigilo - Advertir notar @Scythe como Faye: Reflejos-Defensa-Dagas- Sigilo- Disfraz- Advertir/notar- Bailar
  4. El Archivium: Dudas de Lore y Rol

    Buenas noches Thorch y mis más sinceras disculpas por la tardanza en la respuesta, pero mi disponibilidad este verano será nula. El Culto de los Malditos, como el resto de la Plaga, sufrió un duro golpe cuando esta fue derrotada en la Guerra de Lordaeron, en la batalla del Lago Lordamere. Actualmente el Culto ha vuelto a entrar en modo letárgico, buscando infiltrarse en los reinos humanos (Con mucha mayor dificultad, pues ahora se les espera y son buscados activamente por la Inquisición). El mayor núcleo de El Culto de los Malditos es Scholomance y Cael Darrow, bajo el mando del Gran Maestro Gadrin (Aunque este sujeto no sea conocido fuera de la propia academia), en Tierras de la Peste del Oeste, una ciudad amurallada en el centro de un inmenso lago inexpugnable, que es actualmente la Meca de la Nigromancia en los Reinos del Este y Kalimdor. Se puede perfectamente ser miembro de El Culto de los Malditos con un personaje, tanto un estudiante en Scholomance (Aunque obviamente el rol estaría muy limitado), como un agente durmiente entre los reinos humanos. Debo aclarar que no todo nigromante es miembro de El Culto de los Malditos, por ejemplo en Bosque del Ocaso su presencia es prácticamente nula, y no todo miembro de el Culto de los Malditos es Nigromante, muchos son cultistas, asesinos, o miembros del culto con otras funciones, aunque todos aspiran a la promesa de la no-muerte. Cabe añadir también que todo miembro iniciado en el Culto de los Malditos ha de beber de el Cáliz de Unión, el cual contiene un brebaje fabricado con almas y nigromancia solo conocida por los grandes señores de El Culto y el propio Rey Exánime, el cual vincula espiritualmente a todos los que lo beben a el Rey Exánime, incluso aunque estos estén vivos. El Rey Exánime no podrá ver, oir, o manifestarse a través de estos cultistas, como si puede hacer con los no-muertos subyugados, pero estos cultistas no podrán jamás dudar en su lealtad para el Rey Exánime. Una vez beben del Cáliz, se ligan de por vida a la voluntad de el Rey Exánime. No significa que sean zombies controlados mentalmente, simplemente en su mente no se les podrá pasar siquiera la menor idea de traicionar al Exánime, abandonar la causa del Culto y de la Plaga, o replantearse sus decisiones y arrepentirse.
  5. Más temprano
  6. Aventuras mercenarias

    Un cartero, una exploradora y un mercenario Observaba al grupo desde una esquina, su espalda apostada contra un viga y sus pies en la tierra. Avanzó con la confianza de siempre ya que conocía a un par de quiénes allí estaban. Al menos conocía a una y recordaba el rostro del otro. Apenas se percató de cuando “Pecas” dejó la zona, dejándole a solas con el par que apenas conocía. Un cartero y una exploradora. Les analizó con esa mirada suya tan típica y tan odiada, la mirada de alguien que se creía superior. Aun así logró convencerlos. Sería acaso que ambos necesitaban dinero o que simplemente estaban aburridos y decidieron dejarse arrastrar por el mercenario. El ambiente de la taberna le trajo a la vida, era un ambiente que conocía bien. Sabía dónde encontrar lo que buscaba. En esa ocasión, no era lo que acostumbraba a buscar. Un hombre rechoncho y con unas entradas incipientes le llamaba con el sonido de sus monedas. Atraído hacia allí, avanzó evitando la mesas que estaban en su camino y rodeando a las personas. Conocía al sujeto y más a su guardaespaldas. En aquel momento sabía que de haber querido podría haberle roto la nariz antes de que se levantara de su silla, sus sentidos estaban alertas. La adrenalina se iba acumulando en sus venas al pensar en regresar a su antiguo oficio, uno que no desempeñaba hacía tiempo. Detrás de él notó al cartero y la exploradora, Faye y Tom eran sus nombres. Mejor sería recordarlos, se dijo. Debía convencer al mercader que eran un grupo decente. Soltó una risa entre diente, siempre lo hacía.Para cuando quiso darse cuenta estaban fuera de la taberna y tenían el trabajo. Seguir el rastro de unos gnolls asaltantes de caminos. Llegar allí sería el problema, luego tan solo tendría que hacer lo que mejor sabía hacer. Mejor era poner a la exploradora al frente, el rastro era un revoltijo de pisadas que poco le dirían en ese momento más que augurarle lo que ansiaba, una buena pelea.Minutos después estaban espiando a aquel grupo de gnolls vestidos de seda. Eso era nuevo. Le sumaba cierta diversión al asunto, aunque no tuvo mucho tiempo de reírse al respecto, el enfrentamiento había iniciado con disparos de ballesta y arco por parte de Tom y Faye respectivamente. La chica estaba en un árbol, eso estaba bien, no podría prestar atención para que no la mataran Un gnoll apareció a sus pies, una flecha y un par de tajos volcaban su sangre sobre el terreno. Eso había sido rápido, y aburrido. Aún quedaban más de esas criaturas, pero debía ser rápido. Ver al cartero intentando rasgar a uno de ellos con un abrecartas le resultó cuanto menos interesante, pero no podía dejarle toda la diversión. Un hacha iba directo a su cabeza, la esquivo por unos centímetros. Mejor no distraerse, Quebró su defensa con una serie de movimientos preciosos. Cuando pasó por encima del gnoll de vestido le dolía el hombro. A saber por qué. ¿Cuantos quedaban? El cartero aguijoneaba a una de las bestias y la exploradora perseguía a otro usando un par de afiladas cuchillas. Como había llegado hasta allí y de donde consiguió esas dagas: Un misterio. Tenía asuntos mejores en los que concentrarse, el trabajo estaba terminado pero faltaba entregar las cajas. Entre los tres no tuvieron demasiadas dificultades para recuperar la carga que aún podía salvarse y regresar al poblado. Personajes y habilidades: @Scythe como Faye [Advertir/Notar - Escalar - Rastrear - Buscar - Reflejos - Arco - Dagas - Defensa - Sigilo] @Tritio como Tom [Advertir/Notar - Ballesta - Buscar - Reflejos - Dagas - Defensa - Sigilo] @Yo como Kaileth [Advertir/Notar - Espadas ligeras - Buscar - Reflejos - Defensa - Sigilo]
  7. [Rumor] Silencio, hermano.

    Silencio, hermano. La voz corre y ataca al silencio. El silencio, que tan manso es en su hábitat. Ha sido quebrantado, y tal fechoría ha de ser castigada. Los portavoces del silencio han cesado el alboroto que han causado esas personas cuales yacen con los pecadores del credo. /// Evento privado pero accesible con sus roles correspondientes y coherencia. Maestre @TitoBryan como Arturo (Parker) Dagas- Defensa- Sigilo- Escalada- Reflejos- Adv/not- Atletismo @Scythe como Feya: Dagas- Defensa- Sigilo- Escalada- Reflejos- Adv/not- Abrir cerraduras
  8. Zarniel Petrøvya

    Nombre del Personaje Zarniel Petrøvya Raza Humano Sexo Hombre Edad 20 Altura 1,75 M Peso 66 Kg Lugar de Nacimiento Ventormenta Ocupación clérigo Descripción Física De estatura mediana y cabellera rubia, con una barba larga cubierto de togas normalmente de color negro en contra posicion de la iglesia que lleva togas blancas, normalmente siempre se le ve con un libro atado en la cintura además de una bolsa con vendas y material medico. Descripción Psíquica Lleno de curiosidad y autocritica muy altas, intenta siempre ayudar a quien lo necesite, amigable y sincero a la vez que un poco humoristico en algunos casos especificos. Padece de Baja inhibición latente lo que le permite recordar hasta el más minimo detalle aunque esto supone un bombardeo de información constante imposible de bloquear, lo cual a veces resulta muy frustrante para él. Ficha Rápida No (1000 palabras mínimo) Historia Yacia un bebe cubierto de mantas rojas y con una grulla de origami en su pecho que constantemente subía y bajaba por la respiración del mismo. Se escucharon unos pasos resonar con el agua que pronto se encontraría con el alcantarillado, en los callejones hasta que simplemente se esfumo y lo único que quedaba para escuchar era la lluvia chocar con las calles, con las hojas, con el pasto. A veces se escuchaba alguna risa que provenía de una taberna cercana, quizás una pelea o un baile, nunca se sabrá con seguridad. Luego se escucharon unos pasos, más cercanos, las puertas de la iglesia se abrían poco a poco mientras la luz de las velas salia a la calle rozando la cara del muchacho pero sin despertarle y poco a poco la cara de un anciano se encontraba con la del chico, un hombre de una barba larga y blanca cubierto de sus ropajes blancos con decoraciones doradas lo sostenía en brazos mientras deshacía la grulla de origami y leía su contenido, solo había una cosa en aquella grulla, el nombre del muchacho. Esto era algo muy común para aquellas familias que no podían hacerse cargo de los hijos, aunque era más normal dejarles en las puertas del orfanato y no a las puertas de una iglesia, quizás la familia era muy creyente y no habían concertado matrimonio antes de dar a luz a este chico. El hombre se lo pensó unos segundos mientras llevaba al chico en brazos dentro para que no resfriase, sabrá la luz que hizo cambiar al hombre de opinión para adoptarlo y no entregarlo al orfanato. Se hizo cargo del chico y le dio un techo, fue un padre adoptivo que con el tiempo cogió cariño al chico. A la vez que crecía mostraba un interés innato por todo lo que le rodeaba, constantemente se paraba a analizar algún objeto, el tacto del pergamino con sus dedos, el olor de la comida, como una vela se apagaba. Al mismo tiempo en el norte existía la preocupación de una futura guerra, los orcos habían escapado de los campos de concentración. Pasaron pocos años cuando Zarniel tuvo que empezar las clases de medicina para atender a los heridos, se suponía que eran tiempos de prosperidad pero llego la caída de Lordaeron, carromatos llenos de personas que lograron escapar de un reino que prometía mucho llegaban a Ventormenta, al no haber tantos médicos tuvo que aprender rápido a como tratar heridas leves al mismo tiempo que los mayores como su padre adoptivo tenían que tratar enfermedades más severas. El miedo se adueño de todos los pacientes, con el simple toser se alejaban, algunos sabían y habían visto como sus familiares regresaban en vida para extender la plaga. Zarniel estaba preparado para ir al frente y ayudar a quienes habian derrotado a la plaga en Reinos del Este, habian muchos heridos y poco tiempo aunque aun era solo un niño. Se esforzó de aprender más sobre medicina y sobre las doctrinas de la luz, constantemente pedía consejo a su padre adoptivo de que le enseñase más cosas, mostraba esa curiosidad innata de cuando era niño amplificada, era como si cada palabra de un libro quedase en su memoria. Con la muerte de Varian y al ser el unico gobernante en ese momento supuso el nacimiento del imperio humano colocando a la emperatriz que se hizo con el poder, con suerte este seria el fin de la era más oscura para traer prosperidad a los humanos, por ese entonces Zarniel tendría catorce años, ya era más útil que antes aunque el miedo de su padre supuso que aun no podría ayudar tanto como sus compañeros, algunos tacharían al Padre Bolgor de favoritismos pero lo que no sabían era lo duro que era con Zarniel, quería que ese muchacho progresase y por eso le impartía más tareas a la larga. La época más dura viene siendo la segunda guerra Gnoll, tuvo que asistir al tratamiento de muchos heridos de Elwynn que eran transportados a Ventormenta, habían demasiados que atender y muy poco tiempo, cada vez que no lograba salvar a alguien sentía una culpabilidad tremenda, aun no era capaz de comulgar la luz así que tendría que recurrir a métodos más tradicionales que costaban más tiempo y concentración, aun a día de hoy recuerda como al terminar de tratar a los heridos no podía evitar caer inconsciente en el primer banco que encontraba aunque era despertado en muchas ocasiones por los rostros de los fallecidos que atendió y no logro salvar. No estaba acostumbrado a tratar heridas tan severas. Pero al final lograron repeler a los gnolls y llegar una reconquista lenta, en ese tiempo Zarniel adoptaría una actitud decadente y triste, llena de remordimientos “Podría haberlos salvado...” Solo la luz sabe que hubiese pasado de no ser por Astrid, una compañera de clases y amiga de Zarniel que le apoyo cuando este más lo necesitaba, eran buenos amigos y se podría decir que eran pareja pero no era el caso. Astrid no formaba parte de la iglesia como lo hacia él, lo único que llegaron a compartir fueron las clases cuando eran niños y su amistad perduro hasta el día de hoy. Se podría decir que ademas de los compañeros de la iglesia Zarniel no tenia más amigos que ella. La mejoría de Zarniel paro cuando su padre adoptivo en su 20 cumpleaños le entrego aquella grulla de origami que encontró cuando llego por primera vez a la iglesia, se sintió traicionado por vivir bajo una mentira toda su vida pero al mismo tiempo pensó que era afortunado de tenerle a él, cogió la grulla con sus dos manos y sintió el tacto de papel, estaba seguro de haber sentido ese tipo de papel antes hace mucho tiempo. Ahora era el momento de encontrar su propia aventura, hablo con su padre adoptivo sobre la idea de ir a frentes de guerra y ayudar, sentía que ya estaba preparado para asistir en ayuda a los demás, y aunque a él no le gustaba la idea dejo que este decidiese su destino, siempre y cuando le visitase de vez en cuando.
  9. El Archivium: Dudas de Lore y Rol

    Buenas, quisiera saber en detalle cual es la situación actual del "Culto de los Malditos", y si es una facción accesible a nivel pj. Desde ya gracias.
  10. Faye Blackthorn

  11. Faye Blackthorn

    Mide un metro cincuenta y cinco centímetros. Delgada y atlética, ágil y flexible. Su complexión voluptuosa la hace llamativa, sus curvas están muy bien definidas, especialmente sus caderas. Tiende a comprimir su pecho con vendas para que este no resulte una molestia en movimiento. Cuando no viste una armadura ligera, suele llevar ropa ceñida y sencilla, de colores apagados y oscuros o una túnica negra simple. Se suele mantener siempre erguida, con la espalda recta, en una postura de superioridad y control, rara vez deja que su cuerpo transmita señales de inseguridad o debilidad si puede impedirlo, estando acostumbrada a fingir una apariencia de calma y comodidad. Pocas veces una sonrisa se cuela en la máscara de frialdad que es su rostro en forma de corazón, de facciones aniñadas, que podría ser hermoso si no fuera quizás por la expresión estoica que la hace parecer fuera de lugar en muchas ocasiones. Su piel es exageradamente pálida y contrasta con su cabello, oscuro como una noche cerrada. Lo lleva largo hasta la espalda, aunque es muy habitual que se haga un moño o lo recoja en una coleta, dejando siempre el flequillo sobresalir hacia un costado. Es liso, con muy atenuadas ondulaciones. Ojos de color verde, con una tonalidad muy clara y pequeñas motitas de grises repartidas por el iris. Ligeramente rasgados que le dan un aspecto exótico. Desprecia la debilidad, los sentimentalismos y las ideas románticas. Es disciplinada y muy testaruda, capaz de llevar las cosas al límite por seguir sus creencias y de desafiar a cualquiera si se cree con razones para ello. Pese a toda la violencia que ha habido en su vida, no es una persona violenta porque sí. No le tiembla la mano, y no es piadosa, además tiene muy alta opinión de la lucha, sin embargo, no mata a no ser que lo considere necesario. Es fácil hacerla enfadar, es una persona pasional, con tendencia a no controlar la ira, pero también es leal y confiable una vez da su palabra. Valora el honor, la sinceridad y la fuerza. Es manipulable, sin embargo, es consciente de ello, por lo que intenta siempre conseguir beneficio en toda situación, especialmente cuando se intentan aprovechar de ella, por eso siempre se antepone a si misma a cualquiera, y no suele hacer favores a nadie sin cobrarse algo a cambio.
  12. [Valle de Alterac] Los Peregrinos

    ¡Trol, hay un trol en las mazmorras! I. Preparativos La ciudad de Dun Baldar albergaba tantas riquezas como problemas, eso fue una certeza para Bodvar desde que el enano y su grupo arribaron finalmente en la fortaleza enana. Contaba con cientos de edificaciones repletas de enanos que se ocupaban de sus asuntos y atendían sus negocios. Pero ninguno era tan grande como el de la minería. Ahí en los dominios del clan Picotormenta los enanos eran reconocidos por su destreza para las excavaciones y el hecho de que no abandonaban uno de sus puestos mineros hasta que la ultima veta de mineral haya sido extraída del suelo rocoso. Lo que generaba colosales excavaciones mineras no en tamaño si no en profundidad que escarbaban hasta las profundidades de la tierra en búsqueda de todo lo que pueda resultar brillante. La mina de Um-beor era solo otra de estas excavaciones, que contenía al menos un centenar de mineros trabajando en sus corredores de roca y madera. En uno de los puntos más alejados del territorio Picotormenta y cercana al famoso Paso del Hacha. Desconocida totalmente para Bodvar y sus allegados, hasta que finalmente la oportunidad se les presentó. Un anuncio entre los muchos que se hallaban colocados en el centro de Dun Baldar avisaba que requerían enanos capacitados para arreglar un "asunto de plagas" en las minas. Pronto descubrirían los detalles de este mensaje. II. El Skaar Bodvar e Ivar esperaban en una de las muchas postas de la ciudad nevada. Algo característico de Alterac era que a pesar de la fecha, siempre iba a hacer el mismo frío. Por lo que era mejor que un viajero se apresurase en hallar refugio antes de que el sol se ocultase a menos que deseara ir a hacerle una visita a sus ancestros por el frío que era capaz de provocar resfriados a un yeti. El empleador con el que habían contactado podría llegar en cualquier momento y los enanos estaban entusiasmados por su primer trabajo de verdad, ya estaban cansados de remover la nieve y entrenar a solas en sus dependencias. Era hora de un desafío de verdad. Durante su espera, encontraron un personaje bastante peculiar que casualmente había viajado hasta Alterac. Se trataba de Alrik Ulfrsson, un enano del clan Drakkigson que se había dedicado a errar por la tierra en búsqueda de la fortaleza perdida de Karak-Medun. El enano se mostró reacio a responder los saludos de Bodvar e Ivar, quienes se habían sorprendido por la actitud del individuo, pero finalmente accedió a entablar conversación con ellos tras descubrir que en efecto se trataba de parientes de su mismo clan. Los enanos intercambiaron cerveza e historias, y fue durante ese encuentro que Bodvar descubrió la verdadera naturaleza del Drakkigson. Se trataba de un skaar, un nombre que le daban los de su clan a los chamanes, clarividentes y hechiceros. El anciano congratuló la inteligencia del guerrero, y eso aseguró su interés para con el par. Poco después de eso, el empleador de los peregrinos había llegado al lugar. Se trataba de Yori Barbacaliza, el intendente de Um-beor antes de el incidente. Yori le explicó a los enanos que la mina resultaba ser un criadero de trols tras el derretimiento de una de las paredes de hielo en los túneles. Los enanos al parecer no se dieron cuenta de esto hasta que ya era demasiado tarde, pues todo un asentamiento se había erigido en las profundidades cavernosas. Los enanos aceptaron sin dudar el trabajo más por la temeridad de sus espíritus que la recompensa monetaria que les había ofrecido el intendente, y tras un último intercambio de palabras saldaron el trato. Los Drakkigson cazarían a los trols. III. Matatroggs Una larga caminata se realizó la mañana siguiente a la mina de Um-beor, tras los preparativos necesarios los enanos decidieron marchar con un barrilete de la pólvora que Bodvar obtuvo como recompensa en Dun Garok y un par de dinamitas que llevaba Ivar consigo también de la fortaleza de artilleros en Trabalomas. Uno nunca sabía cuando podían resultar útiles. El frío azotaba los rostros de los enanos mientras que el camino asaltado por la nieve se hacía más difícil de transitar a cada paso que daban. Ya se empezaba a hacer claro el por que era tan difícil enviar mensajes desde Um-beor a Dun Baldar, la lejanía del lugar y la dificultad del camino podían hacer que un solo comunicado tardase días en llegar. Finalmente habían llegado a la entrada de la mina, escoltados por un par de valientes trabajadores de Yori quienes les prometieron esperar en la entrada de la mina. Así pues, los enanos se armaron de valor y empezaron a descender metro a metro el complejo de túneles y cuevas que la compañía minera de Yori había construido. Un sistema de rieles, carros de mina y herramientas desperdigadas indicaban que la brecha había sido reciente, y que el lugar todavía seguía bastante estable. La excavación contaba con riscos que, al mirar hacia abajo, solo daban lugar a un imponente pozo de negrura sin fondo alguno, donde las secciones de la ambiciosa excavación eran conectadas por "seguros" puentes de madera. Los Drakkigson estaban preparados para enfrentarse a cualquier desafío, y a eliminar hasta el último de los enemigos que residían en las profundidades. Ni un solo trol logró salir de los túneles esa velada. Ni el más tierno y joven ni el más arrugado anciano. A la atención de Yori Barbacaliza y su compañía minera. Envío este mensaje para dar el aviso de que su problema de trols ha sido resuelto de manera satisfactoria. Hemos dejado unos cuantos de los restos de las criaturas que hemos podido reunir en un carro de minas que nos encontramos adentro. También hemos marcado los antiguos sitios de reunión de los trol por si halláis la necesidad de investigarlos, aunque dudo que encontréis nada ahí más que cadáveres que remover. De cualquier modo, espero poder reunirme personalmente con usted para el cumplimiento de su parte del trato en forma de pago. Usted diga el sitio y acudiré. Espero su respuesta. Participantes: Ivar @Titobryan [Defensa - Reflejos - Rifle de chispa - Advertir/Notar - Nadar] Bodvar @Axl [Defensa - Reflejos - Martillo mano (CC) - Advertir/Notar - Tradición/Historia - Comercio] Alrik @Sauce Blanco [Tradición/Historia]
  13. Nos vemos en Asgard

    Mucho tiempo ausente por trabajo, pero no os olvido y es hora de irse. No me voy a extender pero os quiero a todos, ha sido un placer gigante y nos vemos, nos veremos pronto seguro https://media.giphy.com/media/UQaRUOLveyjNC/giphy.gif
  14. Vigilia de la Luz- Weslex (En desarrollo)

    Un hogar en ruinas. Segunda parte, historia escrita por @Thorch Pasaron varias semanas en que las noticias que llegaban desde el frente no eran nada alentadoras. Nada se sabía sobre el destino de su padre, y los rumores sobre la muerte del Lord ya eran un secreto a vivas voces. Sin embargo el joven persistía en sus oraciones solicitando la protección de la sagrada luz para su amado progenitor, sin perder las esperanzas de volver a verlo con vida. Las sombras del ocaso cubrían el poblado, Olwen salió de la capilla rumbo a sus aposentos tras finalizar otra dura jornada. En la lejanía pudo divisar las antorchas de una exigua comitiva que bajaba lentamente por la colina. No parecía un ejército enemigo, más bien una procesión. Alarmado, acudió a las puertas de la villa, donde la pequeña guarnición que se mantuvo después de la marcha de Lord Weslex partiera hacia Andorhal, aun mantenía la protección de la aldea. Con rapidez identificó aquel que lideraba la comitiva derrotada, no era otro que Sir Toyan. - Olwen sed raudo, llamad a vuestra madre y alertad a las gentes, Andorhal ha caído y Weslex será la siguiente. Los pocos habitantes comenzaron a salir de sus casas, la funesta noticia se confirmó, Lord George había caído y el legítimo heredero de aquellas tierras recaía en Olwen, sin embargo, no se encontraba en condiciones de defender sus tierras. Por lo que escoltados por las tropas de la iglesia al mando de Sir Toyan, debieron abandonar la hacienda para siempre. Sus habitantes jamás olvidarían el pequeño poblado de Weslex. Fueron acogidos bajo la tutela de Sir Toyan, el cual tenía la capacidad monetaria de mantener a Olwen y su madre, con unos cuantos sirvientes y una vida cómoda en el alejado reino de Ventormenta. La caída de Ciudad Capital supuso la caída del gran Reino de Lordaeron, por lo que muchos decidieron embarcarse a las ciudades mas alejadas, lejos de la amenaza de la plaga, por lo que Ventormenta fue el lugar idóneo para muchos y Sir Toyan fue uno de ellos. Sir Toyan Olwen fue internado en la Iglesia de Ventormenta, para proseguir con sus enseñanzas en esta. Esa fue una de las historias que se contó a su madre, sin embargo, Toyan no estaba interesado en que Olwen estuviera cerca, viendolo así como una amenaza. Un amigo quedaba para el joven Olwen, pues Sir Frederick sabía que la familia de su viejo amigo se había hospedado en la ciudad en la que residía. Este lo visitó frecuentemente, narrando historias vividas en la guerra, enseñandole el arte de la espada y la nobleza, unos valores que harían que ambos se cogieran un cariño propio de padre e hijo. Sir Frederick Con el paso de los meses, Sir Frederick consiguió convencer a su madre sobre el potencial de Olwen, permitiendo así el abandono de la Iglesia por parte de este y siendo acogido como escudero por Sir Frederick, algo que no gustó especialmente a Sir Toyan. Pasaron años, mientras el joven Olwen se fue forjando, aspirando algún día luchar por la tierra que lo vio nacer. Finalmente, Sir Frederick fue llamado a combatir en Gilneas por la gloria del Imperio. Incapaz de llevar a Olwen a la guerra, pues no lo veía capacitado para sobrevivir, dispensó al joven de sus servicios y lo mandó a la nueva Mano de Plata con una recomendación. No duraría mucho en esta orden, pues conocería a un Escudero Argenta, el cual le permitiría volver a sus tierras después de tantos años y no dudó en servir a la causa de esta noble orden. Thomas Benet, Escudero Argenta.
  15. Ausencias.

    ''Pero Alondra, porqué posteas ahora si llevas casi un mes ausente'' ...ya. Bueno. No asustarse. Se me ha juntado un mix de final de curso (muchos trabajos por corregir), finiquitar trabajos y mudanza, pero a partir de la semana que viene ya estaré -por fin- en mi nuevo hogar. Intentaré ir dejando constancia de si consigo o no internete -eeehehehehe- que se supone que si y que está to bien, y espero que la torre resista el viaje. La voy a poner entre algodones. Nos vemos en breves ingame!
  16. Vigilia de la Luz- Weslex (En desarrollo)

    (En desarrollo) Breve historia de Weslex y su familia, escrita por @Thorch. El poblado de Weslex no constituía más que algunas áridas y escasas tierras situadas en algún olvidado lugar próximo a Andorhal en el Reino de Lordaeron. Lord George Weslex, un paladín perteneciente a la Orden de los Caballeros de la Mano de Plata, las había recibido como premio por su leal servicio a la patria en la lucha contra el invasor y la valentía demostrada durante la segunda guerra en las filas de la Alianza de Lordaeron. Proveniente de una antigua dinastía de guerreros, no fue hasta luego de la caída del Portal Oscuro que le fueron concedidos título nobiliario y feudo. Con trabajo y esfuerzo supo convertir aquellas insignificantes hectáreas en un sitio seguro y habitable. Al ser un gobernante justo y honrado muchos fueron los que optaron por establecerse en sus dominios. Finalmente gracias a la tenacidad de sus primeros ciudadanos el poblado fue levantado y fortificado. Sumamente devoto y creyente en la filosofía de la luz, el Lord interpretó como un designio sagrado que la joven sacerdotisa de su capilla lo aceptara como esposo. Lady Sara Angela Couster era una muchacha encantadora, nativa del Reino de Ventormenta. Sus padres unos humildes campesinos, trabajaban en las granjas de la Abadía de Villanorte y para su desgracia, no pudieron sobrevivir a la invasión Orca. La guerra la había convertido en una huérfana más, no obstante los designios de la luz permitieron que fuera acogida por la iglesia. Sus cualidades innatas la llevaron a ser iniciada en los caminos sagrados, recibiendo una esmerada educación y logrando en poco tiempo adquirir la condición de sacerdotisa. Lady Sara Angela Couster Para suerte de ambos, el amor nació rapidamente entre el señor de aquellas tierras y su sacerdotisa. Fue así como tras contraer nupcias el feliz matrimonio fue bendecido con la llegada su primer hijo, un sano y fuerte varón al que llamaron Olwen. Desde su más tierna infancia recibió una esmerada educación religiosa, cultural y militar, mostrándose prontamente ávido de conocimientos, inteligente y meticuloso y adoctrinado fervientemente bajo las virtudes de esta . Fue criado amorosamente por sus padres bajo la filosofía de la luz sagrada y el patriotismo hacia la noble tierra que lo vio nacer. Apenas entrado en la adolescencia se mostraba como un chico culto, valiente y honorable. Orgulloso de su linaje, demostraba claramente su interés en seguir los pasos de sus padres. Entrenaba de forma tenaz artes del combate junto a los miembros de la guardia, y habituaba asistir a su madre en los oficios celebrados, mostrándose sumamente devoto. Un día en las tierras de Weslex, el centinela anunció la llegada de los jinetes aliados a viva voz y Lord George acompañado de su único hijo Olwen salió a su encuentro. Los caballeros formaban de forma disciplinada y portaban coloridos estandartes desconocidos para el joven Olwen. Su líder un, Paladín de armadura resplandeciente descendió de su montura y dio la orden de descanso al resto de sus camaradas. Tras quitarse el yelmo su expresión denotaba preocupación: -Que la sagrada luz os guíe Lord George, sabrá disculparme, pero debo evitar mayores formalidades, me urge hablar con usted pues el tiempo apremia. -Adelante Sir Toyan, hablad sin dilación. El paladín observó al joven Olwen y luego a su padre con gesto interrogante. - ¿Estáis seguro mi señor? Tales noticias no deberían ser escuchadas por aquellos corazones más jóvenes. Tomó el hombro de su hijo y asintió con aire aprobatorio-Adelante Sir Toyan, ambos a su edad ya sabíamos de los horrores que este mundo aguardaba. - Así sea, mi señor... Muchas haciendas han caído debido a una terrible peste, un nuevo mal, la peor oscuridad inimaginable se cierne sobre nuestro amado reino. Las fuerzas impías avanzan hacia Andorhal y debemos impedirlo. Su majestad el Rey Therenas Menethil, el segundo de su nombre, os convoca a vos y tantos soldados como podáis aportar al ejército real para salvaguardar esta. - Acudiré a la llamada de su majestad con presteza, pero como es posible que soldados armados podamos ayudar al reino contra una peste mortal. - No es tan sencillo mi señor, me temo que esta peste levanta a los que descansan en la tierra y los levanta como esclavos sin alma. Su sola existencia es un insulto a la Luz. Os explicaré más en los caminos, el tiempo apremia. Olwen vio partir a su amado padre. Tras despedirse tristemente de su familia, marchó valientemente a la llamda de su Rey junto a aquel orgulloso batallón integrando por soldados que habían defendido el hogar de Olwen desde antes de su nacimiento y posterior. Aquellos tiempos fueron muy difíciles, pero a pesar de todo el joven muchacho se mostraba suficientemente fuerte como para valerse por sí mismo, sin embargo, lo peor para este y sus seres queridos estaba por llegar.
  17. Volvi

    Siempre es un gusto tener a gente de regreso, por el discord puedes coordinarte con otras personas para rolear o hacer chistes malos. Como dice ILUSDN, See you in Azeroth, Space cowboy.
  18. Volvi

    Re-welcome Strike, No llego a recordar si habíamos tenido oportunidad de rolear en el pasado, pero espero que podamos cruzarnos en esta nueva visita. Un saludo y nos vemos in-game!
  19. Volvi

    Buenas, Hace ya algun tiempo deje Rol errante o con su nuevo nombre pluma y espada. Queria regresar e intentar conectar con el rol una vez más si me lo permitis, claro está. Gracias por su atención y espero que pronto nos veamos de nuevo, con ideas nuevas para personajes más originales para un regreso por todo lo alto.
  20. El primer invierno.

    Es gracioso que tras uno, dos o los años que sean podamos seguir en contacto y soltando nuestros desvarios. Es verdad que para empezar a rolear hay que superar un par de requisitos, es algo que siempre ha acompañado al rol desde tiempos inmemoriables al tener que rellenar las tediosas fichas de D&D mientras te pierdes en infinidad de páginas, al menos aquí el concepto es bastante más ligero. Igualmente no considero que sea algo malo, la interpretación siempre ha requerido paciencia, las prisas no suelen ser buenas consejeras. Esperaremos el post del 2º aniversario TitoBryan, y si tienes alguna duda no dudedadedu
  21. [Sugerencia] Quitar el Chat del Foro

    El espacio del Discord solamente muestra la lista de usuarios, pero no permite ningún tipo de interacción. Aunque no sea el medio de comunicación principal, creo que puede servir como una forma de estimular a la gente a dar el primer paso y entrar en el Discord, ya que mucha gente no suele hacerlo de primeras. Otra opción sería poner justo en la parte superior del chat un mensaje avisando que el chatbox es secundario y se recomiende entrar en el Discord para una comunicación más fluída, así el visitante no se sorprendería si ve baja afluencia en dicho chat.
  22. [Quel'dorei] Selama Ashal'anore

    Por un mágico conocimiento Lo habían dejado atrás? No, aún podían escuchar los rugidos encolerizados. ¿Reales o acaso un simple eco del recuerdo? No importaba ya que en ese momento en lo único que podían pensar era en huir. A pesar del dolor de los músculos y los gritos de estos pidiendo que se detuvieran, no se les cruzo ni por un instante el voltear hacia atrás ya que el temor era más grande que la curiosidad. Aquella mañana había iniciado como tantas otras con todo el grupo encargándose de una u otra labor hasta que, cuando el sol ya se encontraba en lo alto, Odriel les reunió. Durante días el mago había estado trazando mapas de la zona e incluso había buscado la ayuda de los forestales locales, pero había algo que ellos no podían señalar y para el mago era de vital importancia conocer. Si iban a deambular por aquellas tierras frecuentemente no había conocimiento más valioso para un hechicero que la posición de las Líneas Ley. Fue así que, tras haberles comunicado esto a sus compañeros, Odriel les pidió que le acompañarán al bosque en pos de rastrear las líneas y así trazarlas en el mapa. Era una tarea tediosa pero sencilla para la que Astrea, Mérida y Auric se ofrecieron como voluntarios. Los cuatro partieron y caminaron durante todo el día, deteniéndose en diversos puntos clave por donde se dispusieron a rastrear las energías. Todo se desarrollaba de la manera prevista y sin contratiempos hasta que Auric detectó un aroma inusual. No tardaron mucho en hallar el sitio del cual provenía; un claro donde yacía el cadáver de un caballo sin su jinete. A pesar del hallazgo el hedor que desprendía les indujo a retirarse sin investigar más al respecto,así llegaron a un lago de aguas cristalinas donde se distendieron bastante e incluso algunos se permitieron sumergirse en ellas. Para cuando el grupo reanudó la marcha después de haber hecho una última lectura de energías se habían relajado y bajado completamente la guardia.Fue entonces cuando la vieron, demasiado tarde ya que la criatura ya les había visto primero, de proporcionar es descomunales, de garras y pico afilados, una cornamenta oscura y terrible y con el cuerpo recubierto de un manto de plumas carmesí.Iracunda como un oso la bestia se lanzó sobre los elfos y la Draenei a toda velocidad obligándoles a huir. De nada valieron sus esfuerzos por detenerla y al final solo lograron salvar el pellejo al llegar una zona tupida de rama bajas donde la criatura refrenó su avance mientra que el grupo se perdía entre la espesura. Varias horas pasaron vagando hasta que por fin pudieron retomar el rumbo hacia Quel'danil Una vez allí, agotados y preocupados, se dieron cuenta de que no podrían aventurarse en el bosque mientras que aquel ser siguiera con vida.
  23. Carta para Odriel Feathersun

    Hey, que tal todo. Abandoné la región durante un corto tiempo para ocuparme de unos cuantos asuntos de crucial importancia. No vayas a buscarme, porque no me encontrarás. Además, no quiero que me busques, ni tú ni nadie. ¿Recuerdas ese asunto del que te hablé antes de irme? Bueno, te resumiré lo más rápido posible. Conozco a un sujeto. ¿Recuerdas al tataranieto del amigo de mi tatarabuelo? ¿El que me dejó dormir en su finca? Bueno, está teniendo unos cuantos problemas. Resulta que su hijo se perdió en unas minas o algo así, una cosa super loca. Era un buscador de oro, pero no me salgo del tema. El sujeto está destrozado, y de saber que necesitaba ayuda hubiese dado marcha atrás desde el momento en el que abandoné Pico Nidal. Bueno, como sea. Ahora la información es tuya, tu verás que haces con eso. Aunque si puedes, intenta hacer algo al respecto. Habla con él, consuelale, es obvio que su hijo está más que muerto, no lo sé. Quizás puedas encontrar el cadaver y a cambio te den un par de gallinas. Eso te vendría bien, los huevos suelen venderse en el mercado. También unas cabras, pero eso ya es fantasear un poco. Quizás os venga bien a ti y a los muchachos, se os ve más escualidos de lo normal. Su nombre es Ingvar. ¡Ya sabes, habla con el! Ingvar Haraldson. Es un sujeto agradable, de esos que solo se preocupan por mantener saludables sus tierras. No muy guerrero, por cierto. Haraldson Ingvar. ¡Ya sabes, habla con él! Bueno, eso, estoy ocupado. No me busques. Si uno de los tuyos me busca; lo mataré. ¿Me entiendes? Bueno, eso. B @ILUSDN
  24. [Sugerencia] Quitar el Chat del Foro

    ¿Quizás si en ese sitio se coloca la entrada al canal de discord en vez de que aparezca tan abajo en la sección de foro?
  25. Theradriel Ban’Onthar

    He sido presa de uno de esos espejismos que el sino gusta de ponernos delante para sorprendernos repentinamente, como las curvas argumentales de las historias que pretenden asombrar a los oyentes con desenlaces imprevistos. O quizás solo estoy siendo condescendiente conmigo mismo, justificando aquello que no advertí por centrar mi atención en otras cosas. El gnomo ha caído enfermo, la fiebre y la infección se ha adueñado de su pequeño cuerpo. No tiene dinero, y pocas posibilidades de salir de ese estado, si lo hace, será sin la carreta y la bestia que había unido nuestros destinos. No velaré su lecho mientras se debate entre la vigilia y la muerte, no me concierne, ni mucho menos me interesa sin las suficientes monedas de por medio. Cae febril Un fino aguacero Adiós primavera T.B'O ~ Junio He buscado sin éxito aquellos con quienes iba a compartir viaje. No seré alumno ni mentor. Parece que una vez más seremos yo y el sendero hacia el norte, desde Thelsamar por lo menos. Buscaré escolta o un convoy para cruzar la nieve, aunque la primavera este terminando, el manto blanco nunca abandona del todo Dun morogh, y me complica la travesía. Aquello mío que había dejado en Crestanevada vuelve a formar parte de mi equipaje, madura bien, y pronto podré empezar a venderlo. Se abrazan las lunas Una vez mas Vuelve la espera T.B'O ~ Junio El camino ha sido amable, o todo lo que puede serlo el agreste clima y terreno de Dun Morogh. He partido presto pues no había expectativa de otro próximo. Me han dejado a pocas millas de Thelsamar, ya que se dirigían a una excavación cercana. La pensión la Cebada está tal y como la recordaba. Me he hecho con una buena habitación. Estaré un par de días mientras consigo algunos suministros y plantas locales. Por suerte me queda dinero encima, uno que procuraré gastar casi al completo antes de salir. Los bandidos son más amigos del metal que de mercancías de las que no conocen ni su valor ni como disponer de ellas, ya que voy a viajar solo, o poco acompañado, evitaré llevar monedas en pro de enseres útiles y/o valiosos. El tiempo premia A los grandes hombres Con el olvido T.B'O ~ Junio He estado pensando a donde voy, por cuanto tiempo, que quiero hacer ahora que el clima se va a presentar amable, y el sol será menos esquivo. Quizás me dirija a Märg Modan primero. Tiene todo lo que pueda desear para un retiro, pese a la humedad del lugar que no ayuda a mis huesos. Mar, lagos, sus bellas cascadas, montañas, y los cultivos. Es un retiro tan aislado que siempre agradecen el arte. Los caminos por los túneles son, además, menos accidentados que las rutas terrestres, aunque tendré que viajar hacia la próxima entrada a las montañas. Con gran tibieza Crea el sol Cascadas de plata T.B'O ~ Junio Dun Garok y Pico nidal siguen rondándome la mente, aunque están mucho más al norte. Tengo que admitir que las preparaciones de los dueños de La Cebada tienen algo que ver con aquello. La fiesta de la cerveza, es increíble la antelación con la que preparan una festividad en la que participan todos los años. Hace unos cuantos que no soy participe de esos festejos. He encontrado con quien compartir parte del camino, aunque ellos van a quedarse en Algaz, voy a aprovechar la compañía y la escolta hasta los pasos en la cordillera. Mientras viajamos he tocado casi la mitad del tiempo, se agradece ir encima de un carro y no tener que caminar. También he podido compartir con ellos sus canciones populares. Las risas y la música han sido un miembro más de nuestra travesía hasta que hemos llegado a su destino. Me han ofrecido hacer noche con ellos para entretener a sus compañeros. Voluntades honestas Rien y sueñan Calientan mi alma T.B'O ~ Junio Escribo esto desde los túneles, un brasero ilumina el papel, y proyecta sus danzarinas luces sobre mi imprevista acompañante. Buscando el túnel correspondiente a Märg Modan me he cruzado con una viajera extraviada. Para mi sorpresa no ha sido otra que la embustera de Agatha. Por un instante casi la abandono en medio del camino, pero Belore sabe que habría sido condenarla. He podido cargarla hacia las profundidades y atenderla. Ahora la velo y recupero fuerzas. Espero que despierte antes de verme en la coyuntura de tener que arrastrarla hacia mi destino. Cuando recupere la consciencia me cobraré lo que me corresponde, y si la luz le ha dado claridad suficiente a su mente, recibiré las merecidas disculpas que me debe. Tejen los hilos Desalmados entuertos Cruel destino. T.B'O ~ Junio Quien me mandó auxiliar a semejante arpía. Si antaño me sorprendía lo mezquinos que pueden ser los humanos con sus semejantes, con los años me he encontrado simpatizando con esas actitudes siempre que vayan a individuos concretos, y esa niña sobrealimentada es uno de ellos. Ni una palabra de gratitud o disculpas, pero si todos los cuidados como si fuera a abalanzarme a tomarla como un lobo en celo. ¿A caso me toma por un granjero enajenado y borracho? Se ha ofrecido a darme sus pertenencias, enteras, para que cumpla el dinero de los suministros que he gastado en ella, pero prefiero que sea ella quien se tenga que deshacer de sus útiles puerta por puerta. Si hubiera demostrado una naturaleza menos mezquina no habría cargado sus hombros con el peso de una deuda que difícilmente podrá pagar. No albergo verdaderas esperanzas de que pueda saldarla, solo busco desencadenar un cambio, o no ser otro que un actor del destino que le otorga los frutos de sus propias acciones. Märg Modan me esperará otra estación más. Enfilaré hacia el norte para dejarla con los suyos, y seguiré en esa dirección hacia Dun Garok. Riegan con esmero Fantasías ciegas La estupidez T.B'O ~ Junio El camino es silencioso. Por lo menos mantiene la boca cerrada y antes de seguir soltando barbaridades. Prudente como mínimo para que no la abandone a un costado del camino. Esperaba que el silencio la ayudara a reflexionar. Esperaba en vano. No ha pedido comida ni bebida, aunque le he dado lo justo para que pueda seguir caminando sin desfallecer. Orgullo y necedad son una combinación horrible. Me duele todo el cuerpo, y se me hace más difícil respirar. Los climas tan húmedos se llevan mi humor y la salud. La pierna es un suplicio, pero no puedo abusar de los calmantes si quiero seguir lucido y en el camino. Los senderos son peligrosos y me necesito despierto. Por lo menos he logrado hacerme con algunas plantas autóctonas que no crecen en otro lado, y que proliferan en el suelo cenagoso y las charcas adyacentes a los caminos. Los ajos de oso estaban en flor, desde debajo de la espesa bruma se veían grandes cúmulos de sus inmensas flores blancas. No he tenido que alejarme del sendero para hacerme con una buena cantidad de bulbos, y hojas. Verde calina De los humedales Dueña y señora T.B'O ~ Junio No nos hemos cruzado prácticamente nadie en los caminos. Quizás a causa de los conflictos que hay más al norte los mercaderes se hallan temerosos de enfilar hacia allí, o puede que solo sea mala suerte. Estamos muy al sur para que los desertores asalten los caminos, y los humedales nunca fueron un terreno salvaje amable ni siquiera para los bandidos. He tenido un encuentro inesperado. Una planta de borago había florecido fuera de temporada y he tenido la suerte de verla. He recordado inmediatamente los mercados del puerto donde vendían las flores secas a aquellos que estaban por embarcarse, y la protección que pregonaban portar según los lugareños. No daña a nadie respetar las tradiciones, y uno nunca puede saber que tanto hay de cierto en ello. Además, es tan inusual haberla encontrado tras los últimos acontecimientos. Los pétalos son suaves, y, aunque no están secos, confió en que, si no me hace algún bien, al menos no me hará ningún mal. Vivas borrajas Danzan ante mis ojos Llega el verano T.B'O ~ Junio Finalmente hemos dejado esa ciénaga atrás, y el dolor de mi cuerpo se barre con la fresca brisa de Arathi. Estamos próximos a una aldea, si mi memoria no me falla, o por lo menos, un pequeño cumulo de granjas, aunque no logro recordar que cultivaban. Hemos llegado a las granjas. La chica ha empezado a ponerse impertinente. Me he increpado exigiéndome que aguardara el tiempo que se le antojara porque saldar su deuda conmigo no era una prioridad. Ha empezado a soltarme engaños y mentiras para intentar darme pena y no vender sus pertenencias. Cuando he expuesto sus embustes se ha enfadado y me ha recriminado haberla salvado y se ha lamentado de ello. La he dejado allí y he seguido mi camino. Quería ofrecerle una pequeña lección de humildad acompañándola y haciéndole pagar con honradez el esfuerzo ajeno, pero no lo merece. Por las malas saldaré entonces los agravios reiterados que me ha dedicado. Las vilezas miman Con diligencia Cosechas de inquina T.B'O ~ Junio No me apetece permanecer en la región, he viajado casi sin descanso entre las aldeas hacia cruzar la muralla. De forma sutil he dejado caer en los diferentes salones en los que he conseguido comida y cobijo, que en mis viajes había conocido a una muchacha joven de melena de fuego y ojos de esmeralda, de buen comer. He añadido al relato ciertas actitudes sospechosas con ingenuidad. Las consecuencias que habrán sacado mis contertulios solo las puedo adivinar por sus posados, pero me atrevo a aventurar que si la ven cerca de sus casas no le darán su confianza ciega. No tendrá la ayuda desinteresada y honesta de las buenas gentes, o no de todas, eso, por lo menos, si puedo intentar quitárselo. El resto depende de ella, y de qué futuro siga labrándose. Con eso, queda mi rencor saciado y se enfoca mi mente hacia otros asuntos. Aún recuerdo la campiña cubierta de morado, balanceándose al son de la brisa de verano y llenando el aire con olor a salvia. Me he adentrado en esos campos silvestres y en mis recuerdos. También me he llenado las bolsas. Mientras dejaba atrás las ondulantes laderas de Stromgarde, ha venido a mi mente una vieja cancioncilla de taberna, que cantaban los jóvenes de uno de los pueblitos. Preparo mi caballo, le pongo la gualdrapa, llevo mis armas por si la muerte me atrapa. Llegando a la taberna ¡Cantinero! me pido un aguardiente, buscando un par de piernas que no me dejen caliente. Es la taberna de Bo y allí se bebe muy bien. Quizás tu tengas problemas cuando aparezca la ley. Descarten todo los muchachos, puede ser que te revisen las botas. El alguacil llegó, estamos hasta las pelotas. Llego el alguacil. Dice que fuera de la ley anda, pero ojo quien le enoje, porque el aun manda Robaron mi caballo también gualdrapa, llevo mis armas por si la muerte me atrapa. Mejor no tener nada pues anda revisando. Hay que tener cuidado por si esta con la parca. La taberna de Bó ya no existe, y si alguna vez tuvo descendientes, quizás solo esos recuerden aquel pueblo que barrió la guerra, con sus gentes, sus costumbres, su afición por el juego y sus custodios poco honrados a los que aun así tenían cierto aprecio, porque en un pueblo pequeño, todos son casi como hermanos. Aunque Dun Garok está cerca, los granjeros con los que viajo van hacia Costasur a vender sus cosechas. La carreta es cómoda, y mi pierna agradece en grado sumo el descanso. El tiempo celoso Borra implacable Nuestras promesas T.B'O ~ Junio Costasur está tanto o más animado que siempre, las contiendas cercanas traen a menudo miseria y fortuna a partes iguales, dependiendo de si la guerra es temprana, tardía, o de si se han acabado los fondos del reino. Parece que aún están en una etapa más alegre, y que mi estadía será suave. He conseguido un lugar en la posada y que me preparen un barreño de agua caliente, a cambio tocare un par de piezas cuando se sirva la cena a los primeros, y contaré una leyenda cada noche cuando estén todos bien comidos. Además, entretendré a los hijos de los que allí trabajan con cuentos infantiles mientras se hace la comida. Es bastante, pero no me quejo, y honestamente, preciso urgentemente del baño, me siento lleno de tierra. La cena ha sido cuantiosa, aunque no especialmente sustanciosa. La gente se ha mostrado interesada, aunque por algún motivo las miradas curiosas no se me antojaban consecuencia de mi música. Han pedido que la leyenda sea de mi pueblo, así que he vuelto a contar la de Belidur y el lago , las señoras han quedado encantadas. La forma sincera en la que ves la empatía en sus rostros cuando sentencias un final, romántico y trágico al mismo tiempo, es envidiable, al menos en comparación con los hombres, que tenían la tristeza en la mirada, pero mantenían una expresión dura y desentendida, ocultando el interés que pudieran poseer en la narración. El terror a la sensibilidad sigue resultándome ridículo. Tus claros ojos No pueden iluminar Un pozo ciego T.B'O ~ Junio He pasado la mañana en el mercado. Como los jabones aún no están maduros, he ofrecido remedios varios. Los remedios para los dolores femeninos suelen venderse bien entre aquellas señoras de vida medianamente acomodada. La esposa del posadero me ha sacado uno con la promesa de mejorar mis comidas a cambio, no le tengo especial fé, pero me conviene tenerla de buenas. Con las monedas que he sacado he comprado algunas hierbas, y para el resto que preciso o ansio me he pegado un escolta para adentrarme en el bosque. Las bestias salvajes de esta zona son especialmente peligrosas, y no quiero terminar como todos esos incautos que terminan siendo almuerzo de los leones de montaña. Finalmente, alguien se ha acercado esta noche y ha revelado el motivo de algunas miradas. No soy el primero de los míos que pasa por Costasur. Me han contado sobre un grupo de mis congéneres, inusualmente numeroso, viajando hacia tierras del interior. Imagino que se dirigirán a Quel’danil. Es, cuanto menos, curioso. Me pregunto si vendrán de Theramore o del sur. Después de los recientes acontecimientos, y con ese rumor, las ganas de hallarme entre los míos se han acentuado, y ese pensamiento me llena de un calor extraño y relajante. Soy consciente de mis propias dudas, y del temor a que estar entre mi gente avive el dolor del hogar perdido, pero al mismo tiempo, siento una melancolía inusitada y el pensamiento de encaminarme hacia donde se hallan se está volviendo recurrente, e imprevisto, apareciendo protagónico en mi mente en los momentos más inesperados. Cuando me evado Vuelve tu presencia No hay olvido T.B'O ~ Junio Un grupo de comerciantes de sidra se dirigen hacia Pico Nidal. Creyéndome un rezagado del grupo de elfos me han venido a buscar y preguntado si quiero que me acerquen. Claro que esperan que les entretenga el camino, pero eso jamás me ha molestado. Los hijos del posadero se han mostrado tristes de que me marche tan pronto, entendiendo que, con mi partida, y hasta que otro compañero de oficio pise el puerto, van a quedarse sin hora del cuento. Haré un par de compras antes de partir y dejaré mis cosas listas. Parto al alba. En lo sencillo No ve el cicatero Todo lo bello T.B'O ~ Junio El viaje ha sido tranquilo, sin inconvenientes, la mitad del mismo ha sido una perorata sobre la calidad de la sidra de esta remesa del orgulloso dueño del negocio. Sus dos hijos no parecían muy entusiasmados, pero le daban coba para hacer feliz al buen hombre. Uno de los escoltas parecía dispuesto a arrancarse las orejas con tal de dejar de escuchar sobre lo buena que era una sidra que no iba a ser capaz de probar. Cuando me he puesto a tocar, me ha insistido tras cada pieza para que tocara otra más. Presumo que más que fanático de la música, intentaba llenar el silencio antes de que el mercader iniciara un nuevo discurso. Karnad me ha ofrecido una buena habitación, una comida sustanciosa y una jarra antes de hablar de negocios. Nos hemos puesto al día. Tiene un par de bisnietos y todos los hijos casados, su nieta mayor tiene ya su propio grifo y es la joya de sus ojos. Ha intuido el motivo de mi viaje, y ha tenido la delicadeza de no ofrecerme ningún trato que me ligara a su negocio y retrasara mi viaje, pero me ha arrancado la promesa de que, mientras esté tan cerca, pasare a disfrutar de la comida y la cerveza que ofrece su local cada tanto, y que no me haré el extraño como “vengo haciendo”. Su barba está cana, también el pelo que le sale de las orejas, y las arrugas dan mil vueltas entorno sus ojos, amables como el primer día. Danza burlona Sonrie la senectud Inalcanzable T.B'O ~ Junio Con la bota llena, un buen pedazo de pan, y una morcilla especiada cortesía de la mujer de Karnad, parto hacia el que ansío sea, la primera parada larga en un tiempo, para mis viajes. He llegado entrada la noche a Quel’danil, y a sus afueras donde residen los viajeros. Temía que con la hora intempestiva de mi visita no encontrara a nadie en vela. Temía en vano. Dos jóvenes me han dado una cálida bienvenida, me ofrecido cobijo y una bebida caliente, descanso tras mi camino y una cama donde pasar la noche. El que estaba a cargo de todo, porque he tenido la suerte de que uno de ellos era el que ostentaba dicha autoridad. Es un joven de pelo argénteo, con una cicatriz que le cruza toda la faz y más allá. Responde al nombre de Odiel, posee cierta fuerza. Se ha mostrado humilde y cordial, hablando sobre sus creencias sin humillar los pensamientos que puedan diferir de estas, y valorando aquellas doctrinas que no maneja. Ha sido honesto con los problemas que enfrentan y con la situación en la que están, sin disminuirlos en ningún momento para alimentar una posición u ego. Ha demostrado la paciencia y la astucia de escuchar a todos con una atención que, de ser fingida, sería un gran actor, y no se ha apresurado a tomar decisiones con tal de afianzar algo o querer subsanarlo de forma presta sin tener en consideración todos sus aspectos. La joven que lo acompañaba era una muchacha de baja estatura, pequeña y delicada, con gran cuidado por su aspecto, tenía, en el cabello unos reflejos violetas etéreos que han captado mi atención más de una vez durante el tiempo que hemos compartido. Su nombre es Thamireen, y me resulta especialmente musical a la lengua. Se muestra tímida y parece que el don de las palabras no la ha tenido en especial gracia, en cambio, su mente se me antoja despierta y es poseedora de una gran pasión hacia las artes mágicas que estudia y hasta cierto punto, domina. Es amable y servicial. La adivino especialmente joven. Tiene una gran compasión y empatía por aquello que está vivo, o lo asumo por su declaración. No come animales por pena, y le impresiona ver a otros comerlos. Aunque no comparto su peculiaridad, intentaré no incomodarla mientras me halle entre ellos. El proyecto de Odryel consiste en ayudar a los nuestros a mejorar, a prosperar. Se declara agradecido con el imperio, pero cansado y consciente de que cualquier sacrificio de los nuestros en sus tierras no nos comportará ningún cambio. Busca recuperar un esplendor, sin recurrir a los errores del pasado, y al encierro que nos volvió vulnerables. Se notaba el dolor en su rostro, uno que comparto en la intimidad, y prefiero no mostrar para no alimentar las llamas de la desdicha ajena. Me llama ese proyecto, pero no sellaré mi lealtad tan pronto. Permaneceré un tiempo con ellos, entre los míos, daré una oportunidad a las semillas de este nuevo hogar que aquí pregonan regar y mimar con esmero, y quizás, si Belore quiere, me levantaré un día llamándolos hermanos. Con su aroma Bañan mi piel Rayos de sol T.B'O ~ Junio
  26. Theradriel Ban’Onthar

    Las cubiertas son de cuero desgastado, viejo, y de pobre calidad. El papel que contienen no es mucho mejor, aunque su fibra es de tela. Los trazos son meticulosos, la letra pequeña y delicada. Las palabras en Thalassiano muestran entradas sin una fecha exacta, y entre cada una de ellas, en letra mas grande y decorada, como si cada carácter fuera un dibujo, tres lineas cortas separan los pensamientos y memorias que contienen. Aun y que no poseo un rumbo fijo, el destino no se me hace incierto. He llegado hace poco a la posada de Kharanos, y casi como una señal de la providencia, ha ido a parar a mis orejas un anuncio para seguir hacia el este. Un gnomo parece estar buscando socios para un negocio. Aunque nunca he tratado demasiado con su especie, eso es más una ventaja que un inconveniente, suscita mi curiosidad y sacia la incertidumbre que se plantea ante mí con un proyecto. Descansare de mi travesía y aguardaré alguna caravana de suministros para ir hacia Yunquemar. Por ahora, el fuego arde en la chimenea y calienta mis huesos. Asoma y cura Irradia y salva Destella y alivia T.B'O ~ Mayo El viaje ha sido agotador, la pierna aun me duele, y aunque puedo caminar sin bastón la mayor parte de tiempo, resulta una tarea imposible tomar el camino sin él. Nada más entrar, con el frio en los huesos, y la mano tan entumecida a través del guante que apenas me sentía sostener mis pertenencias, he caído y esparcido casi todo mi equipaje a vista de los parroquianos. Esa clase de entradas siempre fueron lo mío. No han tardado en venir a mi auxilio otros viajeros, la mayoría de ellos también atraídos por la estela de rumores que ese gnomo ha debido de pagar. He compartido mesa con ellos. La muchacha más apurada en prestar auxilio se ha presentado como Agatha, tiene unos hermosos ojos verdes que hacen juego con su nombre, quizás por eso se lo pusieron. Es una muchacha gruesa y se presenta alegre, aunque disto de pensar que lo sea. Ha demostrado rápidamente ser amiga de las medias verdades, y de las no tan verdades en un tiempo tan corto que me hace pensar que no lleva mucho tiempo valiéndose por sus propios medios. Ha confesado que no se establece mucho tiempo en ningún lado, no me sorprende porque en sus engaños descuidados se ha podido entrever claramente que nada más llegar a estas tierras ya ha estafado a uno de sus habitantes. Dice ser adivina de profesión, habrá que comprobarlo si da el tiempo. Otro hombre ha sospechado de la muchacha, un fornido y enorme humano de tez oscura, con la mitad de la faz quemada, y sus sentidos embotados en esa misma fracción de su cuerpo. Responde al nombre de Niras, y se dedica a cualquier trabajo manual que le encarguen, aunque porta una enorme hacha de dos manos. El ultimo ocupante de la mesa ha sido un enano llamado Bagnar, joven si mis ojos no me engañan. Poseedor de esa calidez que tanto caracteriza su gente, y lleno de entusiasmo. Se dedica a la cartografía y se encuentra completando un pedido sobre Crestanevada. He pagado a la posadera y he encontrado un rincón en el salón donde dormir. Ni siquiera el inmenso brasero central del salón ha podido borrar la huella de la ventisca de mi cuerpo y mi mente. No hay cielo ni tierra Solo nieve Cayendo incesantemente T.B'O ~ Mayo He llegado a un acuerdo con la posadera, toco por las noches, o entretengo a los parroquianos con poemas y leyendas, a cambio, tengo un plato caliente para cenar y un lugar para dormir cerca de los braseros. No es mucho, pero es más que suficiente. Mis manos aún se resienten cada vez que toco el dizi, incluso en algunas ocasiones, mis dedos se niegan a moverse, como si se convirtieran en piedra. En esos momentos la ansiedad y el pánico me invaden, aunque sea pasajero. Dolor me llegó, Tambien desamparo Petrificado. T.B'O ~ Mayo He podido hacerme con una buena cantidad de Albaza, aquí es silvestre, y crece solo en este valle, cual mala hierba. Aunque su sabor es amargo, el té que produce podría devolverle el calor a un muerto. Me he cruzado con Bagnar mientras volvía a la posada, y he compartido con él una taza de tan típica sustancia. A él le ha evocado su infancia, pues es de la región, a mí, viejos recuerdos de cuando era más jovato. La familia Gerifalte, pues ese es el apellido que con orgullo porta Bagnar, son criadores de aves además de cartógrafos. Principalmente enfocados a la mensajería, pero en vez de usar palomas, crían halcones, o variedades de estos. He podido contemplar a su compañera, pues los une un vínculo mucho más profundo que el de un dueño con un perro. Es una criatura hermosa, blanca y orgullosa. Quiere viajar y ver mundo, veo en sus ojos el brillo del entusiasmo y la sed por conocer que antaño me motivaron a mí a abandonar el hogar. Intenta encontrar al gnomo, no ha tenido más suerte que yo, pero, por el contrario, él se impacienta, y confesa una ansiedad que estoy lejos de compartir. Sin encontrarte La desesperación Me sofoca. T.B'O ~ Mayo He tocado aquella canción de Fondadero vela del sol que siempre me transporta al puerto, y me he confiado, he forzado mis manos y se han paralizado en medio de la siguiente pieza. No debo ser tan ambicioso, pero los meses pasan, y poco a poco, se fuga mi paciencia. Mas humanos han llegado siguiendo la estela del gnomo, a quien todavía no soy capaz de encontrar por ningún lado. En un comienzo he creído que era Niras con una nueva conquista, otra pelirroja en su primavera. Como estaba de espaldas lo he saludado y me he sentado en su mesa, en la que ya se hallaba Bagnar. Para mi sorpresa era otro personaje. Fredric de Torre Vieja, un caballero acompañando a una dama que responde al nombre de Myrna. Él es cordial y educado, algo de lo que no todos los suyos pueden hacer gala, ha sido una compañía agradable. Ella ha sido muy entretenida. Se muestra sumamente tímida, pero su rostro refleja su mente como si fuera un estanque de agua clara. Ha sido divertido. La lluvia quiebra En mil circulos El espejo del lago. T.B'O ~ Mayo Agatha ha accedido a leer mi mano. Aunque se sobradamente la nula veracidad de sus artes, me intrigaba saber que tanto puede vender sus mentiras, si es capaz de envolverlas en arte o espectáculo. Quizás solo quiero ver a Geraldine en esas gemas verdes que me devuelven la mirada. No ha sido el caso. Se ha concentrado mucho, no puedo asegurar que no crea en lo que dice, sin embargo, no había nada de artístico en ello. Ha hablado de mi pasado, pero no del que cuenta mi apariencia o mis manos, si no de uno ficticio que le cuentan unas líneas que no son ciertas. Mi devenir ha sido vago, podría haberle dicho lo mismo a alguien a quien jamás hubiese escuchado. Había buscado el reto de leernos el uno al otro, porque le había confesado que leer la mano ha sido en algún momento, también una de mis aficiones, y me he encontrado contemplado otra cosa, aguardando en vano. Myrna nos ha acompañado, no le entusiasma lo mistico, tampoco tiene un deseo claro, o algo que le apasione compartir de su pasado, pero le interesa la música. Me ha pedido que le enseñe a tocar el dizi. Nunca he tenido un aprendiz. Quizás, ahora que mis manos no pueden desenvolver todo lo que hay guardado en mi mente, pueda estimular esa parte transmitiendo mi saber a otra persona. Me irá bien su ayuda con el mortero. En silencio paladeo Dulce amargura De la soledad. T.B'O ~ Mayo Niras ha accedido a ayudarme a cambio de música. Aunque es un hombre enorme y de clara ocupación física, demuestra unas inquietudes intelectuales sumamente raras en un hombre de su aspecto y procedencia. Me ha ayudado a preparar la sosa para el jabón, y he podido dejar listo una tanda entera de jabón de magnolias y heliotropos. Bagnar nos ha acompañado. Son personas muy animadas, aunque inquietas. Me desespero Pierdo la razón Ya no hay mas. T.B'O ~ Mayo Disfrutar del silencio acompañado, era algo que hacía mucho tiempo que no podía compartir. Se llama Isabela, y su cabello argénteo denota que se acerca al invierno de su vida. Es una mujer serena, y elegante, me hace acordar a esos libros viejos de poesía, cuyo papel rico pero malmetido por el tiempo aun contiene una belleza que trasciende su apariencia, y que, de alguna forma, tiñe esta. La vejez es un misterio, es como el vino y el vinagre, a alguna gente la destruye, y a otra la eleva. Huye, no sé de qué, quizás de su pasado, de algún recuerdo que ahora que la vida se le acaba, la sofoca, quizás de algo que no hizo. Es un misterio de esos que no me molestan, que tienen su encanto. También es adivina, aunque con honestidad, me ha dejado en claro que no hay magia ni ninguna fuerza sobrenatural en su arte, si no observación, conocimiento, y una técnica que alguien, mucho antes que ella, desarrollo por algún modo, quizás por los astros, o algún método. Lee la borra del té. Hemos compartido una taza, hablando a ratos, y deleitándonos en no hacerlo en otros. Le he pedido que me lea la suerte, y ha accedido a hacerlo sin cobrar nada, porque quiere saber qué le dice de mí su técnica. Agatha nos ha acompañado un rato. Me he quedado con la curiosidad, me ha llamado la posadera, su hijo casi se ha rebanado un dedo en la cocina, lo tenía medio colgando. Lo he limpiado y cosido, envuelto en una gasa con pomada para que no se infecte, el resto queda a manos de la luz y la providencia. He visto al gnomo. Gasta mal genio. Era interesante. Cuando he vuelto ya no estaba la joven de ojos verdes. La anciana también ha advertido algo curioso en la muchacha. La luna nos ha separado, pero nos veremos pronto, irremediablemente. Ella también busca al gnomo. Plateada luz Radiante hermosura Esparces calma. T.B'O ~ Mayo Ahora que la música requiere de mi paciencia, y me reporta unos beneficios acotados, he de depender de mis otras habilidades para subsistir. Tardaré unas semanas en tener el jabón maduro para vender, mientras tanto, cuando mis cuentos y canciones no basten, o la situación lo requiera, me valdré y me valgo de la poca medicina que conozco. Para evitar el olvido por desuso he empezado un herbolario, de esa forma caliento la mano, agilizo los dedos, y mato las horas en las que el clima es tan virulento que no puedo adentrarme en la parte más cercana de la foresta para recolectar plantas. Finalmente he podido acercarme a hablar con el gnomo. Es gruñón y malhablado, pero tiene una carreta y algo con que tirarla. Por una porción pequeña de mis beneficios puedo usufructuar la misma, y él se encargará de las espadas a sueldo. Para mis cuentas, el sale perdiendo dinero, pero por ahora me conviene, habrá que verse si cuando llegue la hora de pagar tenemos que renegociar los términos. Sir Fredrik de Torre Vieja va a proveer seguridad. Bagnar va a acompañarnos para mercar lo que encuentre, compra venta a dependencia de donde paremos y a donde nos dirijamos. Myrna también formará parte de ese convoy, a cargo de la comida, y la colada, quizás también la limpieza. Parece que no perderé mi aprendiz antes de haber empezado. Me he asegurado, no iremos al sur, no volveré a esa ciudad de inmundicia. No pisaré más ese reino maldito. Debo alistar los suministros que no pueda conseguir en otro lado. Saldré a por mas Albaza. Partiremos en una semana. Andando firme No hay vuelta atrás Tú, nunca más. T.B'O ~ Mayo Una noticia de un viejo conocido, una de esas personalidades del camino que para mí fortuna aún se acuerda de mi nombre. Le ha llegado a oídos que estoy en Yunquemar y se ha prestado a pagar una vieja promesa. Unas leyendas de su familia, grabadas con esmero. Estará unos pocos días en Kharanos. Debo partir presto, si no quiero perderlo. Habré de avisar al Gnomo, no quisiera perder mi puesto en la carreta por algún infortunio en los caminos en la ida o la vuelta. Mantiene en vilo De antelación Mi alma hechizada. T.B'O ~ Mayo Dwick tenía asuntos también en Kharanos, unos que no parecen precisar de la carreta ni del gran traslado de todas las mercancías. Algunos de aquellos con quienes compartiré el camino los próximos ciclos se han sumado, como escolta o por otros motivos que desconozco, o no me son relevantes. El paso por la cordillera estaba cerrado, como mínimo hasta el amanecer no podremos proseguir. Unos trogs han abierto un túnel al paso, y tras cerrarlo, están limpiando lo que queda de esas criaturas antes de abrir el camino. Aguardamos cerca de la puerta, a la vera de una hoguera que intenta calentarnos los huesos. Isabela nos acompañará. Durante el camino habló con el gnomo, y no pude evitar parar la oreja. Hacia un hincapié especial y encarnizado con la protección que precisaba. Cuando la conocí creía que huía de algún mal recuerdo, pero las memorias no se combaten con una espada, ahora sospecho que pueda ser algo menos etéreo de lo que escapa la anciana. He compartido algunas palabras e historias con mis nuevos compañeros. La joven Myrna tiene una mente vivaz curiosa y una lengua más suelta que muchas muchachas que he conocido de su edad, quizás por su procedencia. Nunca he estado en Theramore, tampoco puedo imaginarlo, porque habla poco de su tierra. Sus expresiones son como brillantes colores, claras, nítidas y llamativas, me entretienen. Sir Fredrik es un alma romántica, pese a dedicar su vida al acero. Es humilde, callado y parece regirse por unos valores que muchos claman y pocos respetan. El tiempo dirá si es solo una fachada muy bien trabajada, o hondamente cree en todo eso. Ha tenido en bien compartir conmigo una historia de su tierra, aunque es predecible el papel que jugamos en ella los elfos, era trágicamente conmovedora. La naturaleza de la relación de ambos se me hace clara ahora. Había creído al verlos que eran amantes fugados, o algo por el estilo, pero tras las últimas charlas me resulta más que evidente que ella sigue siendo doncella, y que esta parece encandilada con su guardián. Si este se percata de ello, no lo demuestra. Me intriga ver como seguirá su historia, si será dulce o acabará en tragedia. Compartiendo aumentan Las posesiones He aquí el milagro… T.B'O ~ Mayo He dormitado poco y mal, sentado cerca de la hoguera, y aunque esta ha permanecido encendida toda la noche, no ha logrado ahuyentar del todo el frio de mi cuerpo. He salido entonces a buscar plantas silvestres, esperando que el movimiento me ayudase a entibiecerme. Los acónitos aún no florecen, sin embargo, sus tallos se alzan entre la nieve inconfundibles para mí. He encontrado varias con raíces maduras tras cavar un rato, y me he hecho con ellas. Serán muy útiles para preparar remedios. También me he cruzado con algunas violetas, y ha venido a mi mente el regalo de Isabela. Hace unos días me ofreció un saquito de estas que había cosechado en un paseo. “Confianza” ¿Sera una petición? ¿Me otorga ese rasgo? Eso no sería equivoco. Aun así, me pregunto, ¿Conocerá esa dama de cabellos argénteos el lenguaje de las flores? Secretos albergan En su perfume Todas las flores. T.B'O ~ Mayo Hemos podido cruzar el paso. Para nuestra desgracia, la limpieza de trogs no había sido tan exhaustiva como había esperado. Sir Fredrik ha demostrado la voluntad de cumplir con su cometido de forma competente, la capacidad ha sido menos impresionante. Aunque ha recibido una herida de mal aspecto, se ha mostrado reticente a tratar. Quizás con la anciana se muestre más dispuesto a recibir cuidados. Bagnar ha hecho uso de su arma de mecha para mantener uno de los trogs a ralla cuando este ha escapado al control del humano. Me tranquiliza saber que no solo los mercenarios van a tener la capacidad y voluntad de defender al resto. El gnomo ha mostrado una faceta inesperada. Es brutal y salvaje. No solo ha matado a un trog con sus propias manos, y la cabeza, lo ha dejado irreconocible, un amasijo de carne, dientes y sangre que me ha revuelto el estómago pesé a que apenas había comido un mendrugo de pan duro. Los gritos de Dwick llegaban con eco hasta donde aguardábamos a que liberasen el camino. Pedía por su gente, parece albergar un dolor profundo por el destino de su especie con el que soy capaz de simpatizar. También ha demostrado ser un combatiente fiero, capaz de gestas asombrosas para el tamaño que exhibe. En otro orden de despropósitos, las estalactitas del techo me han hecho un estropicio, y ahora tengo otra cosa más de lo que cuidarme, gracias a la cojera que disminuye demasiado lenta para mi gusto. En el último tramo del camino, nos hemos cruzado con una familia de cazadores que habían dado muerte a un wendigo. Estaban heridos y hemos podido prestarles auxilio. Resulta que Isabela tiene también algunos conocimientos médicos que le desconocía. En pago por nuestra ayuda he podido deleitarme con un cuenco de guiso de wendigo una vez he llegado a la posada. Con la tierra sus cuerpos celebran nupcias sangrientas. T.B'O ~ Abril Hare una sola noche, dos como mucho antes de volver a Yunquemar para terminar de preparar la mercancía. Mi flauta me provee una vez más de una cama caliente, y un plato sobre la mesa, por unos cobres extras la disfruto en solitario. Pese a que dista de ser suntuoso, el alojamiento en Kharanos es mucho más acomodado que en Yunquemar. El agua caliente y el jabón son buenos compañeros. También la luz del hogar y de las velas. El sonido del salón llega lejano y amortiguado tras la piedra, como si estuviera del fondo de un gran lago, y los ecos de la superficie se distorsionarán. Antaño las habitaciones subterráneas me hacían sentir hacinado, ahora me transmiten cierta paz. Hacía mucho que no dibujaba, o lo intentaba. Mis dedos se traban más que con la flauta, pero es un buen complemento para mis apuntes sobre plantas. Los acónitos han sido un modelo callado sobre mi mesa durante largo rato, y aunque dista mucho de ser arte, puedo reconocer en el boceto al tubérculo y el resto de la planta. No habrá esta vez destinatario de mis dibujos que sueñe con una tierra lejana. Busco tu calor Y me quemo el alma Con la piel fría. T.B'O ~ Junio Pese a llevar mucho tiempo sin descansar apropiadamente, me he levantado al alba. He desayunado antes de que el salón se llenara con los parroquianos en busca de su primera comida del día. He encomendado un mensaje para el conocido que me citó, y a la espera de su llegada o una respuesta, he tomado mi hoz y he salido al bosque. Me he hecho con un poco de acebo, aunque sus frutos aún no están maduros, sigue siendo fácil de reconocer por sus peculiares hojas. También he encontrado otras plantas. Mis existencias están tan vacías que prácticamente cualquier planta que reconozco la preciso y carezco de ella, estas excursiones matutinas están siendo, por ello, muy útiles. Empezaré un inventario con los materiales que consiga. Me será de utilidad ahora que planeo ejercer una actividad comercial con más seriedad. Cuando he vuelto a la posada ya había vuelto el mensajero. Harig aún no ha partido lejos, mañana por la mañana nos reuniremos a compartir una comida, recuerdos y esas viejas leyendas de su familia que tanto ansío. Como favor, y a cambio, aunque no ha matizado, quiere un poco de ese aceite que ahuyenta a los lobos. Iré buscar muérdago más tarde. Solo los amigos De corazón Vienen sin condiciones T.B'O ~ Junio Mi salida, aunque algo accidentada, me ha proporcionado una cantidad suficiente de muérdago. El viento que opacaba los ruidos de la aldea, y la blancura inmaculada del paisaje bajo la tenue luz lunar, es un espectáculo del que nunca voy a cansarme. Nieve. Aún está su existencia envuelta en ese misterio y encanto de lo que me es ajeno. Me he cruzado con una persona imprevista en Kharanos. Más cerca del alba que del ocaso, la joven Agatha había armado un puesto de adivinación cerca de la calle, pero lejos de cualquier brasero, y parecía esperar clientela. Viéndola tan perdida, y sintiéndome de espíritu generoso he decidido acercarme a ver cómo le iba, y proporcionarle una mano amiga. Ha reaccionado a la educación y el cuidado con el que he procurado no exponerla en demasía, con faltas de respeto y engaños. Que necio hay que ser para intentar estafar con las palabras a quienes ya han demostrado conocer tus mentiras. En vez de disculparse, ha decidido cobrarse la historia que le debía, y una vez terminada, al ver que no me quedaba a pernoctar con ella, me ha dedicado un par de comentarios infantiles y maleducados con despecho. Me hastían esas actitudes más propias de los niños que juegan en las zahúrdas que de una muchacha mínimamente cortes. No soy adivino, pero le auguro un escarmiento en los caminos por ser altanera sin poseer dos dedos de frente. El agua caliente ha calmado mi mal humor, el entumecimiento del cuerpo y el frio de mis huesos. El olor a hierbas impregna la habitación y he disfrutado de un plato de comida caliente. Con ánimos renovados he aguardado a que bajara la cena añadiendo las plantas recientes a mi herbolario. Las flores y frutos que no he podido ver, los recuerdo claramente. Barre el alba Con roció de primavera Todos los desaires T.B'O ~ Junio Apenas he dormido. Tomé el lecho muy tarde, y los arreglos de hoy no me han permitido quedarme en ella hasta el mediodía. He preparado el aceite de muérdago con el tiempo justo, y aquel a quien puedo llamar amigo solo en la calidez del salón ha venido a pedir su pago, y prestarse a mi deseo. Me ha permitido copiar las leyendas de su familia, aunque carezco del conocimiento suficiente como para leerlas. Por suerte, no preciso de entender un símbolo para copiarlo, y he logrado transcribir una porción interesante. Mientras me hallaba en esa labor me ha acompañado Bagnar. Ha resultado ser un cliente interesante. Su lengua por mis productos, aunque haya escogido de los más caros, sigue siendo un precio nimio que estoy más que dispuesto a pagar. En un instante la ristra de misteriosas runas que aguardaban un futuro lejano se han convertido en un acertijo a desentrañar, aguardando en un horizonte que está ya al alcance de mi mirada. Me acuesto hoy muy diferente a ayer. Con el cosquilleo del entusiasmo anidando en las entrañas, y paliando el dolor de mis manos doloridas por la incesante escritura, y el lacerante trabajo con el mortero. Cálidas velan Con alma adusta Todas las runas T.B'O ~ Junio
  1. Cargar más actividad