Psique

Roler@
  • Contenido

    255
  • Registrado

  • Última Visita

  • Days Won

    34

Psique last won the day on November 12 2018

Psique had the most liked content!

Reputación en la Comunidad

417 Excellent

Sobre Psique

  • Rango
    Miembro Avanzado

Visitantes recientes del perfil

943 visitas al perfil
  1. Tsubasa Toshida

    Nombre del Personaje: Tsubasa Yoshida Raza: Pandaren Sexo: Mujer Edad: 26 Altura: 198 Peso: 168 Lugar de Nacimiento: El Alcor Ocupación: Novicia del Shado Pan - Descripción Física Atlética, aunque esbelta, es una pandaren que con un solo golpe de vista entiendes que es rápida. Sus gestos y movimientos refinados y sutiles son como un eterno baile que la envuelven en una esfera refinada y elegante. Pelaje negro y blanco, de ojos muy rasgados y oscuros. - Descripción Psíquica Acompaña su manera de desenvolverse con una actitud pareja. Mesada en la mayor parte del tiempo, pero que dista de ser reservada. Es empática y confiada, a veces en exceso, muy segura de lo que hace. Por suerte suele encontrar la forma de disimular sus fallos con esa pizca de picardía encantadora. Es difícil alterarla, incluso en las situaciones más tensas se amolda a ellas como si no fueran tan importantes como uno se las toma. Mi historia nace en una casa de fachada vieja y amplios salones. Una casa refinada sin una familia propiamente dicha. Todas mujeres, hijas de las artes y delicadas como el caer de una pluma. Un suspiro bastaba para alimentarlas, de las que se decía que podían dormir sin que su cabeza tocase la almohada. Labios carmesí, ojos rasgados y confidenciales sonrisas. Una compañía. Mejor que ninguna otra. Recuerdo dar pasos descalzos sobre el tatami, como un gato que a escondidas hurgaba en la casa de otro para hacerla suya con su caminar inquieto pero seguro. Asomar el ojo a través de las correderas del salón para ver cómo practicaban. Bailes suaves, música melodiosa y recitales adornados. Hasta verlas caminar era objeto de envidias. Yo, también quería ser como ellas, incluso mucho antes de ser mujer. Tampoco se me ocurría nada mejor en lo que convertirme, porque fuera de la casa vieja, todo eran tenderos humildes, taimados labradores y estirados guardias. Nada había tan hermoso, incluso siendo la peor de todas ellas. Recuerdo que la dama de la casa solía reñirme por pillarme espiandolas. Era muy pequeña para entender en qué consistía el mundo que veía a través de esas puertas, o suponer lo que ocurría al ver las sombras contra el papel. Tras la reprimenda, me barría de vuelta a mis labores: ayudar en la cocina, encaminarme al rio con la ropa para lavarla o limpiar el suelo cuando no tenía recados que hacer. Pero cuando ella no me veía y mientras las geishas practicaban en los salones, discretamente me colaba en el ropero para probarme frente al espejo uno de esos kimonos, que aunque me estuviera terriblemente enorme, yo me veía preciosa. Pintarrajeaba mi rostro con las pastas de colores y por un momento, fingía que de mi podía salir arte, tan celestial como hacían ellas. Decían que no tuviera prisa, que todo llega a su tiempo, que el melocotonero necesita florecer antes de dar sus frutos. Nunca fui paciente. Y a veces me costaba tener una pizca de prudencia. Pero era lo suficientemente pilla como para hacer lo que quisiera sin que nadie se diera cuenta -normalmente-. Un día tuve la torpeza de derramar un bote de tinta sobre el kimono de la doña, y sin querer resignarme al castigo ejemplar que me caería por arruinar esa prenda para nada barata, lo envolví en una manta y me recorrí el pueblo buscando a quien pudiera ayudarme a limpiarlo. El problema de esa tinta es que una vez seca no había forma de removerla con agua. Mis apremiantes pasos me llevaron ante un viejo emporio de telas, donde se dedicaban a tejerlas y a teñirlas para venderlas a posteriori. La mujer que regentaba el negocio era una pandaren añeja de mirada lánguida y pelaje canoso elegantemente recogido en un moño alto. Se llamaba Tai Sha. Le expliqué lo que me había pasado y al ver el destrozo, empezó a reir. Luego me dijo que podía volver a teñir el trozo y recuperar el bordado que la tinta se había comido. Al verme ahí, rebuscando en mis bolsillos, asumió que no podría pagar el trabajo, así que con una sonrisa dulce me dijo que no me preocupase, que le devolvería el favor en otro momento. Sorprendentemente, pudo terminar de arreglar el kimono antes de que cayera la tarde, y tan rapido como pude, volví a la casa para dejar donde estaba exhibida la prenda. Con curiosidad miré el pedazo que había arreglado, ¡seguro que nadie se daría cuenta! Como tampoco me di cuenta de lo que implicaban los favores en el mundo de los adultos. Pasaron unos cuantos meses, y las mujeres de la casa empezaron a insistirle a la doña de que era buen momento para que empezase a instruirme. Y la verdad, parecía más fácil de lo que realmente era. Fuera de los ratos que pasaba en los salones, seguía haciendo de las mias en la casa vieja, al margen de las fiestas y los deberes que tenían ellas cuando el trabajo llamaba a la puerta. A veces, me escurría fuera de la cama y bajaba para espirar lo que hacían. Entre risas, licores, comida y bailes, ellas parecían adornar el festejo con su elegancia refinada. No había ojos que no se posasen en ellas cuando tocaban, hablaban o recitaban. Noté una zarpa sobre mi hombro y ahogando un grito de susto, me quedé sentada mirando desde abajo al enorme pandaren que me miraba con una sonrisa algo hueca. -Tú debes de ser Tsubasa, ¿verdad? No se yo de más gatos chismosos en esta casa. -No soy una chismosa-le reproché-solo… bueno… -No te preocupes, no se lo diré a nadie. Ven, acompáñame. Asentí. El pandaren llamado Tsu-ehn era el hijo de la tendera que me ayudó con el kimono. Me dijo que necesitaba que le devolviera el favor y que fue una suerte dar conmigo en ese momento. Me pidió algo relativamente sencillo: quería que vigilase a la doña cuanto pudiera, y que si la veía recibiendo una visita de un pandaren con una mancha en forma de aba en la mejilla derecha, pusiera un pañuelo rojo atado al poste de fuera. Era fácil, ¿no? Y mucho más barato que pagarle a la mujer por las molestias. Me dio el pañuelo y se despidió de mi, mientras se encaminaba de vuelta al salón. Me lo quedé mirando mientras se alejaba. Era como un juego. Uno muy raro. Mucha gente visitaba a la doña para cerrar tratos, o para tener charlas desenfadadas, nada fuera de lo común. Aunque seguía practicando, yo no era una geisha, y muchas veces tenía de atender recados o llevar el té cuando me lo pedían. Fue una tarde antes de cenar que a una de mis amigas, tan pequeña como yo o más, le pidieron que llevase el té. Y sí, le puse la zancadilla para que se cayera de camino. Mientras la pandaren le echaba la bronca por su torpeza, me ofrecí de muy buen grado a llevar yo el té, y dado que la doña no tenía excesiva paciencia ni perdón con las faltas de cortesía, me puso la bandeja, el té encima y me condujo a sutiles empujones hacia el pasillo. Me senté sobre mis rodillas dejando la bandeja junto a mi en el suelo y llamé a la puerta. La doña me dio permiso y entré con el té en las manos. Lo empecé a servir como me enseñaron, poniendo mucho esmero en ello. El pandaren hizo una apreciación más cortés que sincera por mi intervención. Cuando sonreía, la mancha de su mejilla se deformaba volviéndose un círculo. La doña me largó sutilmente de allí tan pronto como terminé mi trabajo. Mientras caminaba por el pasillo, saqué de mi calcetín el pequeño pañuelo que me había dado Tsu-ehn y me dirigí hacia la salida. Había dos geishas charlando frente a ella, así que no me quedó otra que salir a través del patio del otro salón. Trepé el muro por la parte “con truco”, donde un par de piedras se hundían lo suficiente como para permitir la escalada y una vez en la calle, até el pañuelo al poste de fuera. Esperé, por si ocurría algo, pero la calle estaba tan solitaria como yo ahí fuera. Volví a colarme dentro de la casa. No entendí exactamente qué pasó en los días posteriores. Sólo que dos pandaren con bufandas rojas se llevaron a la doña y a dos más de las mujeres. El lugar intentó continuar con su actividad, pero había quedado tan manchada su reputación por la irrupción que poco a poco, las pandaren comenzaron a irse a buscar más suerte fuera del pueblo. Algunas se llevaron a sus hijas. Yo al parecer, me iba a quedar. Una mañana mientras fui al mercado a hacer la compra, me encontré a Tai Sha. La saludé muy alegremente y le ayudé a llevar las cosas a casa cuando terminó de comprar. -¿No les importará que te haya robado un ratito? No quisiera que te castigasen. -No se preocupe, tampoco es que fueran a notarlo. -No digas eso, seguro que te quieren mucho. -En realidad… No importa. Tsu-ehn no tardó en aparecer por la casa familiar. Me saludó animadamente y me agradeció el favor que le hice. Se le borró la sonrisa cuando vio mi cara larga. De nuevo, me pidió que me quedase un poco más, que me daría té y galletas de arroz. Por qué no. -[...]Es complicado de explicar, Tsubasa. Pero diremos que la doña se llevaba demasiado bien con quien no debía. -¿Entonces eres un matón? ¿Eso es? ¡No debí ayudarte! ¿Qué se supone que voy a hacer ahora? No creo que tarden en echarme a los campos. Todo iba mucho mejor antes de que aparecieras, tú y tu estúpido pañuelo. Tsu-ehn me miró con cierta pena. Frunció el ceño, los labios y tras un parpadeo lento y cansado, volvió a mirarme. -Los campos no son sitio para los niños. -Los campos no son lugar para niños… -Dime, Tsubasa. ¿Te gustaría hacer un viaje? -¿Un viaje? Ssn-...no se. ¿A dónde? Madre e hijo se miraron, aunque él parecía haber dado con la cable, la mujer parecía terriblemente entristecida. Pero tampoco hay mejores opciones para un huérfano. -No tardarán en florecer los cerezos. -¿De verdad estás pensando…?-Le inquirió la mujer. -Si lo consigue podrá tener una vida más digna que la que le espera aquí. -¡Es una niña! -Todos lo fuimos. Se hizo un silencio largo, y mientras ellos parecían continuar la discusión con miradas dispersas, yo me había quedado en la parte de “cerezos”. No tardaría en llegar el invierno. -Hablaré con su tutora.-Sentenció y se levantó de la mesa. Se encaminó fuera al poco. Le pregunté a su madre de qué hablaban, a lo que me respondió que se había hecho tarde y era hora de cenar. Me pidió ayuda con la cena y bueno, lo he hecho durante años, ser pinche una noche más no iba a molestarme más de lo que ya lo estaba. Pasé la noche en su casa. Cuando volví a ver a Tsu-ehn, traía consigo las pocas cosas que eran mías en una caja de bambú. No le pilló por sorpresa que empezase a llorar. El desapego es la mejor y la peor de las maldiciones, porque cuando algo ha dejado de dolerte es porque primero ha habido herida. Mi vida se volvió mucho más dura después de aquello, como si esa caja significase un punto y final. No pude quedarme con muchas cosas de las que había dentro, en principio, porque ya no iba a necesitarlas. Un vestido no te sirve en un viaje largo, las pinturas al final se secan por el desuso y ya no tenía excusas para pasarme la tarde peinando a mis muñecas. El viaje se hizo denso, en principio por mi culpa. Le guardaba rencor. El mundo era feo y desagradable fuera de la vieja casa. Costaba mucho ver su belleza. Barro, lluvia y animales hostiles. A veces pienso que el viaje era parte de la transición, lo que me desvestiría de mis costumbres estiradas y urbanitas. Y lo hizo. Cuando llegamos a las montañas del norte ya poco me importaba mancharme de barro o prescindir de comida caliente. Y Tzu-ehn empezó a caerme mejor cuando comprendí que mi día a día iba a ser ese si decidía volver. No iba a guardarme rencor por ello, y yo desde luego, no iba a aceptar volver. Los edificios del shado pan eran como espigas negras semienterradas en la nieve. Y aún así, los cerezos estaban en flor. No sabría decir qué me cambió más, si fue Tzu-ehn, el agua fría o el tigre al que le quité los bigotes. Lo que sí puedo decir, es que no encontré un solo momento en el que echase de menos limpiar los kimonos de las geishas. Y que la belleza que aprendí a ver aunque fuera en la naturaleza más cruel hacía que aborreciera el destino que se me escapó de las manos. El día en que vi mi reflejo sobre las aguas con la bufanda blanca rodeándome el cuello me seguí viendo tan hermosa como el día en que me probé el kimono de la doña. Y un poquito más completa.
  2. [Ficha] Tsubasa Toshida

    Nombre: Tsubasa Yoshida Atributos 6 Físico 7 Destreza 7 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 21 Mana 7 Iniciativa 9 Ataque CC Sutil (Sin armas - Equilibrado) 8 Ataque CC Sutil (Kunai/shuriken (cuchillo)) 8 Defensa Habilidades Físico 1 Atletismo Destreza 1 Lanzador 2 Sin armas - Equilibrado 1 Kunai/shuriken (cuchillo) 1 Escalar 1 Defensa 1 Nadar 1 Sigilo Inteligencia 1 Religión 1 Sanación/Hierbas 1 Cirugía/Anatomía 1 Supervivencia 1 Infusión de Chi 1 Evaluación espiritual 1 Niebla protectora 1 Potenciación del Espíritu del Sur 2 Paz y Guerra Percepción 1 Advertir/Notar 1 Bailar 1 Buscar 1 Rastrear 1 Reflejos Escuelas/Especializaciones Chi-Ji Metsubushi: Un compuesto aneroso que se esparce con facilidad. Se contiene dentro de la cáscara de un huevo hueco que al impactar esparce su contenido. Provoca un -2 a los Ataques a Distancia del objetivo y un -1 a los Ataques cuerpo a cuerpo y las tiradas de Defensa, así como a las tiradas de Atletismo para impedir huir a su rival durante dos turnos. Otorga +1 de Sigilo al lanzador de cara a abandonar el rango de visión del objetivo y volver a Sigilo. Dura 2 turnos antes de desaparecer. Se puede defender con una tirada de Destreza+"Lanzador" del atacante vs Iniciativa del defensor. No es acumulable. No se pueden transportar más de 3 Metsubushi.
  3. [Orden de Sangre] Más que ensayo y error

    Conjunto de roles de práctica para los miembros de la Orden de Sangre, no es un evento cerrado ni limitado, sino sesiones que pueden darse en cualquier momento y lugar y mastereadas por quien quiera.
  4. El Archivium: Dudas de Lore y Rol

    La energía de la ingeniería de los sindorei se extrae de la energía arcana contenida en cristales y baterias arcanas que mantienen en vilo los encantamientos de los objetos creados. Es lo que viene siendo tecno-magia, también basada en la que pudieron robar a los draenei en Terrallende, de los cuales aprendieron a confeccionar autómatas limitados y otro tipo de cosas. No usan electricidad, usan magia y con ella animan y proporcionan a objetos y constructos utilidades más allá de la que puedan tener de base. La cosa va más de algo similar al encantamiento que conocemos a sistemas eléctricos complejos, con ella crean lámparas, autómatas, macetas flotantes y otras cosas. No es tan importante el material como ingertar debidamente la bateria y preparar el dispositivo para que libre una función, aunque haya materiales mejores conductores que otros, es algo que es más interpretativo que otra cosa. Hablamos de magia al fin y al cabo y no tiene por qué verse como algo que siga unas leyes lógicas como la química o la física. Sobre los brazales, algo habrá pero será más bien inscripción con un hechizo de abjuración ligado al objeto.
  5. Memes (que intentan ser) graciosos

    @Reluctant Hero@Thala
  6. [7.3.5] Interfaz custom

    Addons utilizados (descarga en el nombre de cada uno) - Prat Modifica todo lo relacionado con el chat (compatible con TotalRP). -Elvui Modifica la interfaz entera de nuestro wow. -Simple Dice 2 Un addon de dados que podemos configurar para que cada vez que los tiremos sume automáticamente el resultado entre Atributo+Habilidad+Resultado de la tirada y lo reporte en el chat de banda/grupo (de no estar en ninguno, nos aparecerá el resultado en el chat solo visible para nosotros). - Minimapbuttonframe Agrupa los botones del minimapa en una pestaña que puede ocultarse en vez de tenerlos flotando alrededor del minimapa. - NibChatTabs Disimula la penkedad de las pestañas de chat. - Addon Control Panel Nos permite habilitar o deshabilitar addons y extensiones sin necesidad de relogear. Para acceder a él Escape->Addons - TotalRP 3 (versión 1.3.5) y Extended (1.1.1) - UnlimitedChatMessage Elimina el límite de caracteres por mensaje, permitiéndonos escribir sin límite y dividiendo automáticamente el texto en fragmentos. -WIM Cada vez que nos whispeen/susurren, nos aparecerá una pequeña ventana emergente con la conversación. Pasos a seguir Configurar Elvui (apariencia de interfaz) Una vez tenemos descargado el Elvui vamos a Interfaz->Addons y descomprimimos el archivo ahí. Al entrar al juego nos aparecerá una ventana y pulsaremos SALTAR. Le damos a Escape y seleccionamos "Elvui". Vamos a "Perfiles" y después a "Import Profile" abajo a la derecha. Nos aparecerá un cuadro de texto donde pegaremos lo siguiente: Clickamos en "Import now" Volvemos a Escape->Elvui->Chat y nos aseguramos de que la casilla "Habilitar" esté desmarcada, pues utilizaremos el del Prat. Si nos aparece una vez cargado el perifl una ventana preguntándonos qué chat queremos deshabilitar, clickamos en "Elvui". ¿Qué nos aporta Elvui? Una interfaz más limpia y totalmente editable. Quiero mover los elementos, ¿cómo se hace? Si queremos desplazar algún elemento vamos a escape->elvui->Mostrar/Ocultar fijadores y arrastramos el elemento que queramos a donde mejor nos venga. ¿Qué es esa barra que aparece bajo los chats? ¿Puedo cambiar los accesos rápidos? Son botones de accesos directos que podemos configurar con los que queramos. Si queremos cambiar alguno vamos a Escape->Elvui->Textos de Datos->Paneles->Panel de Chat derecho/Izquierdo y en las pestañas desplegables elegimos qué queremos ver. Recomiendo por comodidad tener a mano: Simple dice, TotalRP, TRP3-Diálogos de PNJ. Al clickar sobre ellos se los abrirá el addon/configuración que hayamos elegido. Por defecto en mi configuración: Totalrp Extended, hora, sistema, Simple dice 2, TotalRP 3, TRP3 - Dialogos de PNJ. No me gustan esos paneles negros, ¿puedo hacerlos transparentes o cambiarles el color? Sí. Para ello vamos a Escape->Elvui->General->Pestaña "medios"->"Color atenuado del fondo" clickamos en el cuadrado y podremos elegir la transparencia o color que queramos para los paneles. Configurar Prat Al contrario que el Elvui, la configuración de los chats va a un poco a gustos. Si quiero cambiar la fuente escribo /prat y en "Fuente" elegimos la tipografía en la pestaña desplegable "Establecer tipo de fuente". Si quiero separar el chat de Offrol y el de Onrol, en la pestaña del chat damos click derecho y elegimos "Crear nueva ventana" y elegimos el nombre(Offrol). Click derecho sobre su pestaña y marcamos/desmarcamos los canales que queramos recoger en ese chat. Luego deslizamos el chat hacia el panel de la izquierda y le damos a "bloquear ventana". Nota: si no nos deja mover el chat de sitio->click derecho en la pestaña->desbloquear ventana. Oye Psique que paso de calentarme la cabeza, quiero la misma que tu. Pos descargala aqui. Mete ese archivo en WTF/Account/TU CUENTA/SavedVariables Configurar Simple Dice 2 Clickamos en el acceso rápido del Elvui bajo el chat llamado "Simple Dice 2" o vamos a Escape->Interfaz->pestaña "Addons"->Simple dice 2 o botón derecho en el botón del minimapa del simple dice (el dado azul). Una vez ahí, clickamos en la pestaña "Atributes" y escribimos el nombre, luego el valor. En "Skills" ponemos las habilidades de nuestra ficha de personaje. Primero el nombre, su valor en ficha, dejamos en blanco "Skill Damage" y en la pestaña elegimos el atributo al que está vinculado (Físico, Percepción, Destreza o Inteligencia). Es posible que te falten huecos si tienes muchas habilidades, por lo que te recomiendo meter Defensa e Iniciativa en "Atributes" con su total y no incluirlas en "Skills" reflejos y defensa. Si aún así necesitases más espacio, elimina las habilidades que sean más interpretativas como Leyes, Religión y otros. ¿Cómo funciona? Tendremos ahora todas nuestras habilidades recogidas en un panel al que podemos acceder con click izquierdo sobre su acceso directo del Elvui (bajo el chat) o click izquierdo sobre el icono del minimapa del Simple Dice 2. Para usarlas, clickamos encima de la habilidad que queramos usar y automáticamente sumará el atributo y la habilidad. Podemos incluir modificadores adicionales/situacionales en el hueco "Temp Mod" o la dificultad en "DC" (si la pasamos en el chat aparecerá "PASS" en la linea de la suma o "FAIL" si no la superamos). La suma y el resultado se reportarán en el chat de grupo/banda o en el chat say (este ultimo solo visible para nosotros) si no pertenecemos a ningún grupo o banda. Para cualquier duda o anotación podéis incluirla en los comentarios o comentarmela via Discord (Psique). ¡Espero que os sea útil!
  7. asdasdasd asdasdasdasd El invierno se había adelantado, pero las lunas dictaban su senda indistinta. El fuego del hogar arrojaba algo de luz y calor al interior de la cabaña. Los maderos chasqueaban y crepitaban. A su lado, una canción. Con las manos cóncavas, depositó sobre el altar de Sanhaim los últimos recuerdos. Luego, vertió sobre el cuenco un puñado de maíz seco y añadió unas hojaplata para adornar la presentación. Paganos o no, sus costumbres eran de algún modo entrañables. Tenían una forma distinta de entender la muerte y la vida, de ver el mundo, incluso para apreciar aquellas cosas que habían preferido mantenerse distantes y difusas tras el paso de los siglos. Doctria era como tantas otras un alma perdida resguardada entre los oscuros bosques y al mismo tiempo completamente distinta. De mirada cansada y abatida que aún así dejaba hueco para una pizca de esperanza. Los tiempos oscuros habían derribado y consumido todo cuanto una vez había sido bello. Los rios se tintaban de rojo y era parte del entorno encontrar cadáveres y restos de encuentros furtivos, de cuando los hombres decidieron darse caza entre ellos. Por eso aquella noche era especialmente fría. Esperanza era lo que los suyos sentían al ver a todas aquellas almas nuevas alumbrar en este mundo, como si cada niño que jugaba entre los campos de calabazas las vísperas de Sanhaim fuera una promesa de purificación. Porque era natural sentir desde muy pequeños el impulso intranquilo de correr a través de los bosques y mirar cada hoja de otoño como si fuera una pequeña obra de arte. Fueron esos aires los que inspiraron a su mentora Anne a cobijarla bajo su seno, arrancarla de los muelles del puerto y darle un hogar que pudiera dejar ese espíritu benigno puro e intocable. Porque cuando eres brujo de la cosecha nunca pierdes esa visión del mundo. Moras entre los bosques como una presencia protectora, impides que los extraños hagan suya una tierra que nunca tuvo dueño. La cubres de superstición, de misticismo, y te aislas para que sus mentes campechanas olviden tu mortalidad. Tu rostro, tras pinturas y símbolos. Y aceptas que a pesar de todo, sigues dentro de un ciclo de vida o muerte. ¿Pero qué significa la muerte natural para un brujo salvo liberación y vuelta al hogar? Pero eres humano, y los añoras. Y una noche al año sabedor de que los velos entre ambos mundos se difuminan, deseas que aquellos a quienes amaste retornen al hogar, ocupen su sitio en la mesa y festejen contigo. Te visiten. Aunque jamás puedas verlos, están ahí. En cada flor, en cada pedazo de tierra, en cada hoja de otoño. Y sabiendo lo bello de ese don, de esa conexión, lo permites. Sanas sus cultivos, les recuerdas lo que fueron hace mucho, lo que sus ancestros adoraban y veneraban con tu presencia y ritos aun cuando sabes que la sangre diluida, los muros y las ciudades han alejado a los otros de sus raíces. Intentas que sus ojos vuelvan a ser los de un niño… Pero permites, consientes que aquellos que hace nada fueran niños se arrojen a los brazos de la guerra. Que peleen entre ellos y desgarren esa pureza irrepetible. Que olviden la belleza y solo conozcan miseria terrenal. Que teman a la muerte como una maldición que les persigue sin piedad. Los ancestrales miran y lloran por lo que se habían convertido sus hijos. Tomó asiento en su mecedora y miró las sombras de las esquinas y la penumbra naciente de la noche. Un cuervo había estado morando su choza desde hacía unas cuantas semanas. Temía que su mirada maliciosa pudiera atraer la sombra de Valravn. Aún había restos de sal en el umbral de la puerta y esa mañana había adornado las ventanas con un manojo de hojaplata madura. Anne nunca le había explicado cómo protegerse de ese mal. Le contaba la historia con aires de mito antiquísimo, y luego, le besaba la frente para endulzar sus sueños. Su corazón pareció detenerse la mañana en la que descendió hacia Paso Oroso para visitar a un pobre niño enfermo de pulmonía. En su lugar, encontró vultos oscuros bajo la nieve virgen y esta, se había tintado de bermellón y agonía. Solo había un par de huellas que habían abandonado el lugar, cuya envergadura y deformidad le hizo retornar hacia su choza y no volver a salir de ella. Ya no volvió a visitar los pueblos cercanos para atender a las cosechas, hasta años más tarde, y cuando lo hizo recibió la hostilidad silenciosa de los aldeanos como si de algún modo, ella hubiera sido quien había atraído ese mal sobre ellos. Desde hacía dos años, las cosechas habían sido nefastas por un granizo tempranero, luego, lluvias torrenciales. Poco había que pudiera hacer con tal grado de desvastación. Era como si la tierra estuviera intentando devolver a los hombres al ciclo del que habían huido escondiéndose tras sus muros, talando bosques enteros y redirigido los ríos. Así que, en el bosque ostinado, mantuvo su vida a parte y allí permaneció en soledad. No volvió a saber de ningun otro de los suyos, pero imploraba incansablemente porque estuvieran a salvo. Las horas habían pasado y sus ojos a penas se habían convertido en una linea de pestañas cuando algo llamó a la puerta de la vieja casa. Una mujer combaleciente, herida. Un alma moribunda y apagada atraída por la noche de Samhain.
  8. [Ficha] Doctria Laveau

    Atributos 5 Físico 6 Destreza 7 Inteligencia 8 Percepción Valores de combate 20 Puntos de vida 21 Mana 9 Iniciativa 7 Ataque CC Sutil (Daga) 7 Defensa Habilidades Físico 1 Atletismo Destreza 1 Daga 1 Escalar 1 Defensa 1 Nadar 1 Sigilo Inteligencia 1 Fauna 1 Religión 1 Sanación/Hierbas 1 Alquimia 1 Supervivencia 1 Comunicación natural 1 Analizar toxinas 1 Guarda natural 1 Llamada natural 1 Comunión con la naturaleza 1 Restauración natural 2 Transfusión natural 1 Pacificación natural 1 Bendición de lo salvaje Percepción 1 Advertir/Notar 1 Buscar 1 Rastrear 1 Reflejos Escuelas/Especializaciones Restauración Natural Recetas de Alquimia Aprendiz Vigorizante de Elodía: Regenera 1d6 PdV en combate. Solo puede sanar daño leve (Por encima del umbral de herido) Brisa: Alivia el dolor y permite las intervenciones más complejas. El efecto es interpretativo. Los Ojos de Valravn: Sume a quien lo toma en un ligero trance donde padece alucinaciones ligeras a través de sus cinco sentidos. Se siente como si flotase, las cosas se balancéan y oye cosas extrañas. Dura una hora por toma, después sufre un -2 a las tiradas relacionadas con la percepción en lo que resta de día. Aliento del Despertar: Devuelve la consciencia a alguien inconsciente durante un breve periodo de tiempo, si el objetivo se encuentra en ese estado debido a heridas graves (tantos turnos como nivel de alquimia). Esta consciencia es vaga, y el objetivo se sentirá adormilado y débil como para seguir luchando, pero podrá balbucear y ser ligeramente consciente de lo que está pasando. Si se debe a un desmayo inocuo, permanecerá despierto. Mascota Nombre: Morges Tipo: Murciélago de la fruta Sexo: Macho Edad: 3 meses -Joven- Atributos 4 Físico 6 Destreza 4 Inteligencia 7 Percepción Valores de combate 16 Puntos de vida 12 Mana 8 Iniciativa 7 Ataque CC Sutil (Colmillos) 6 Defensa Habilidades Físico 1 Vuelo Destreza 1 Colmillos 1 Escalar 1 Sigilo Inteligencia 1 Supervivencia Percepción 2 Advertir/Notar (Oido/Olfato) 1 Buscar 1 Rastrear 1 Reflejos
  9. Mi honor está destruido y mi día arruinado

    ¡Cruzada contra los anti-HD! Por el honor de los cinturones 3D. Sin piedad.
  10. [Rumores] Un mundo vivo y cambiante

    A ver si soy capaz de expresar debidamente la idea. Hoy me puse a pensar que Azeroth es un mundo en guerra constante. Vallefresno es un campo de batalla, Trabalomas, Tierras de la Peste, hay muchos sitios que actualmente se encuentran en guerra pero... ¿Por qué se siente este universo tan estático? Se lo que vais a decir, que las guerras en sí no cambian de un día para otro, que no es como en las películas, pero realmente se echa en falta algún medio que nos haga notar que el mundo en el que se desarrollan nuestros personajes está cambiando, tener ese algo de qué hablar, o tal vez incluso donde poder echar una mano. Pero en nuestra incapacidad para hacer cambiar el curso de los acontecimientos a media o gran escala de primera mano en calidad de jugadores y no de maestres, estamos siempre deseosos de ver que ocurra algo, desde inundaciones a puestos y frentes de guerra que avanzan o retroceden. He aqui mi propuesta. Me gustaría proponer al Staff que cada cierto tiempo, ya sea cada mes o lo que considere oportuno entre una eventualidad u otra, se redacten rumores sobre cambios puntuales en la realidad en la que nos desenvolvemos, con posible mastereo suyo detrás o como simple dato informativo, tal vez incluso que de pie a que un grupo de jugadores se movilice a esa zona y ayude dentro de sus limitaciones en rango o posición. Por ejemplo: "avanzada de Grito de Guerra bajo asedio", "terremotos en las Mil Agujas", "los renegados asientan una nueva avanzada en Trabalomas", cosas así que nos hagan sentir que pasan cosas en todas partes y que esto contribuya a la ambientación. Y sí, en mi caso, hablo de zonas por ejemplo en territorio de los elfos donde la "estabilidad" y la "paz" parecen absolutas, porque salvo en pequeña escala de mano de nuestros eventos como adeptos/iniciados pardillos que somos, no parece que suceda nada. No es una actividad que ocupe mucho tiempo, y daría vidilla tanto al subforo como al contesto de nuestros roles. Espero haberme explicado, soy muy redundante a veces. Resumen: que el Staff publique cada x tiempo rumores en ese subforo con cambios que ocurran en distintas partes del mundo, relacionados con la guerra, cambios climáticos y otros, ya sea con finalidad informativa o para dar pie a una trama de jugadores alli bajo su supervisión. ¿Qué pensáis?
  11. [Beta] Sistema de Raciales de PyE

    Aunque no me termina de convencer el tema de tener en cuenta ciertos bonificadores en determinados momentos (ni se me ocurre una contrapropuesta), al menos se reglan esas cosillas que se dejaban a la interpretación, así es común en todos y no tan arbitrario como era antes. Ta bien. Pd: 10/10 a Genio inestable.
  12. Fariyah

    Fariyah Le pesaban los párpados. Ese tupido telón caía cada vez con más insistencia, y más dejadez, despistándole del espectáculo del firmamento. No podía echarle la culpa eternamente a las estrellas por moverse como gotas contra el vidrio de los ventanales, en algún momento debía parar y aceptar que el cansancio llegaba a términos insostenibles. Y es que, ¿cuanto tiempo llevaba ahí? Esa pregunta se repetía cada noche cerrada después de haber comenzado a vislumbrar el firmamento con las últimas luces de la tarde. Separó la vista del telescopio y se sobó los párpados con los dedos, descansando la vista. Las pupilas le tiraban como una cuerda en tensión. Dos parpadeos vagos y se encontró mirando los infinitos apuntes que reposaban sobre la mesa de sus estudios autodidactas -más o menos- sobre los astros y los cuerpos celestes. Y pensar que todas aquellas aburridas y grises fórmulas y anotaciones a pie de página habían empezado por la necesidad imperiosa de buscar como a una vieja amiga la belleza del espacio y su inconmensurable amalgama de luces y colores bajo los cuales nació y se crió. Las tormentas fluctuantes que arremolinaban constantes flujos dispersos de energía, los campos de meteoritos, las estrellas nacientes y también las moribundas… Se recordaba frente a los grandes ventanales del Genedar, aquel castillo entre las nubes cuya belleza no tenía parangón, durante horas y horas maravillándose de la belleza cósmica, el frío del vidrio contra su mano… Porque parecían estar tan cerca que podría deleitarse con su grumoso tacto. Hoy, se contentaba con mirarlas desde lejos a través de una mirilla en el piso superior de su pequeña casa, la que juntos construyeron. Poner “los pies en la tierra” era mucho más difícil para ella que simplemente levantarse de aquella silla. Porque significa volver a intentar digerir muchas ideas que no estaba preparada para tolerar. Ensoñarse con los recuerdos del Genedar era como volver a un tiempo en el que sus enemigos no eran más que el encabezado de los cuentos que los adultos enseñaban a los niños, como un monstruo invisible al que esperas nunca ver salir de las historias. Nunca llegaron a ver a ninguno hasta muchos años después, y fue entonces cuando valoró la diferencia entre ser perseguidos y ser cazados. Al final, aprendías a asumir que aquellos a los que valoras desaparecerían de tu vida a un ritmo inclemente. Los dejabas ir, en un tiempo en el que ni los muros de Auchindoun los albergarían. O temerías a la palabra “traición” cuando significaba ver a aquellos que decidían dejar de huir de las llamas bramando que la fe es sinónimo de desesperación. Le costó mucho deshacer el camino que estaba tomando su mente en aquel momento. Siempre de la misma manera. Sobre la mesa resplandecía como un astro moribundo un fragmento de arkonita, un pequeño pedacito estabilizado de los restos del Exodar. Era la estrella brillante de los dos que tenía. El primero, lo estabilizó ella misma durante sus primeros ensayos en la escuela de artificieros en Valle Sombraluna. El segundo, fue un regalo de Arkeon, cuando después de años de lucha, de haber estado separados, de superar tiempos difíciles pudieron detenerse, respirar, y jurarse que nadie más volvería a separarles. Las islas de la bruma eran una promesa de estabilidad, al menos, temporal, donde poder por fin tener una vida… Digna, tal vez. Él era la estrella brillante de los dos, el protector. Siempre había habido algo que la mantenía segura. No fue hasta que faltó él que se planteó siquiera el dejar de ser una indefensa civil. Ni siquiera cuando se escondían en los baldíos tormentosos de Tormenta Abisal. Ni siquiera había parecido alguno entre ese lugar y lo que en su día fue Talador. ¿O acaso pertenecía a Gorgron? Y aún así, quedaba la certeza de estar a salvo, entre el resto de refugiados, de sus hermanos. Aquello era todo lo que les quedaba. Dejó un tímido beso contra el cristal, y lo depositó sobre la mesa mientras se dirigía hacia la cama. Cada gesto era simbólico, y le repercutió hasta el alma. Y en el fondo, se aborrecía por eso mismo. Quería que fuese fuerte, y muchas veces le decia que lo era. Mentía. Era tal el vacío que ni siquiera era capaz de discernir hambre, era parte de su sentir diario. Sopesó sobre su mano un fruto dulzón, que llevaba días abandonado en el cuenco de la mesa, a un solo paso de ponerse malo. Daba igual, mañana haría un puré, o tal vez lo confitaría… Siempre hay tiempo para solucionar las desavenencias a pesar de la mirada de urgencia que le dedicaba el sacerdote cada vez que la visitaba. Apenas quedaban un par de luces dispersas en la avanzada cuando abrió los ojos al día siguiente, desvelada por el helor estacional. El otoño estaba siendo fresco de más, pero no podía ser peor que la primavera. Llevaba toda una semana replanteándose el retomar el ritmo normal de su vida, su vida en general. Por suerte o por desgracia, no acababa donde él. Y debía hacerlo por los dos. Muchos de sus compañeros se alegraron de volverla a ver acudiendo al edificio de los ingenieros para retomar sus enseñanzas, algunos de ellos ya habían partido a alguna de las avanzadas exteriores para seguir estudiando las anomalías de la radiación de los cristales, o para ayudar a planificar y organizar la construcción de viviendas y puestos. Hacían falta manos en todas partes a pesar que en el territorio circundante al Exodar habían conseguido asentarse satisfactoriamente, aún había mucho que hacer, y todavía aún más daño que reparar. Tal vez sería un buen momento para empezar a elaborar algo de trabajo de campo que compaginar con sus estudios académicos.
  13. [Ficha] Fariyah

    Atributos 6 Físico 6 Destreza 8 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 24 Mana 7 Iniciativa 7 Defensa Habilidades Físico 1 Atletismo Destreza 1 Defensa 1 Nadar 1 Sigilo Inteligencia 1 Comercio 1 Leyes 1 Religión 1 Tradición/Historia 1 Evocación Básica 1 Conjuración básica 1 Detectar energía 1 Abjuración básica 1 Refuerzo de energía 1 Astrología 1 Supresión arcana 2 Ingeniería draenei 1 Piedra térmica. 1 Detector de radiación arcano. 1 Estabilizador de flujo arcano. 1 Módulo de defensa monopersona I. 1 Arquitectura 1 Ciencias empíricas Percepción 1 Advertir/Notar 1 Buscar 1 Etiqueta 1 Rastrear 1 Reflejos 1 Rumores Escuelas/Especializaciones Abjuración Creaciones de ingeniería draenei Rango: Aprendiz Nivel 1 - Piedra térmica. Crea un objeto que puede desprender frío o calor para prevenir hipotermias o golpes de calor, cocinar al aire libre si se la pone a máxima potencia o para mantener frío un objeto adyacente. - Detector de radiación arcano. Al aproximar el objeto a una zona, objeto o ser que desprenda energía mágica del tipo que sea, la gema de carga adquirirá un color afín a esa energía, siendo azul arcano y, verde magia vil.. Advertencia: el módulo puede volverse inestable y explotar si se le expone a una radiación demasiado intensa. - Estabilizador de flujo arcano. Permite restaurar el flujo mágico de las baterias arcanas dañadas. Suma +1 a las tiradas de reparación de artilugios (ingeniería) que empleen como fuente de energia un nucleo arcano. - Módulo de defensa monopersona I. A modo de collar, el usuario recibe un +1 de absorción mágica (Contra energía Arcana y energía Vil) durante un máximo de 3 turnos mientras lo mantenga activado (acción instantánea). Transcurrido ese tiempo, la batería se agota y deberá ser recargada para que vuelva a funcionar. No se acumula con otros efectos de defensa mágica venidos de otras fuentes como hechizos de abjuración, otros módulos de defensa u otras escuelas mágicas.
  14. [Beta] Sistema de Raciales de PyE

    Estaba argumentando de forma tranquila sin emplear ningún tono fuera de lugar, pero creo que se me ha leido tan solo por encima. Pero dado que o no me explico o lo unico que consigo es que se tergiverse mi opinión (precisamente remarcaba la misma diferencia que ha mencionado Malcador) me bato en retirada. Perdonad si a alguien le ha resultado ofensivo algo de lo dicho. Estaré pendiente de la conclusión de este tema.
  15. [Beta] Sistema de Raciales de PyE

    Hay una diferencia entre raza y nacionalidad. Este es un sistema para razas no para naciones de lolhumanos que ya me dirás tu de donde sacan sus particularidades. Nada diferencia a un humano de kultiras con un humano de ventormenta salvo como visten, sus costumbres y su percepción social. No padecen afecciones mágicas, tampoco ventajas raciales (no son una raza que presuma de fuerza, ni fortaleza, ni inteligencia ni de nada respecto a otras). Son la raza más plana y a la vez más versátil, y deberia ser un 0, la raza base que ni tiene pros ni contras y precisamente eso te permite que hagas con ellos lo que quieras. Si tu humano es de kultiras no tiene por qué saber de navegación igual que un valenciano no tiene por qué saber cómo hacer una paella mejor que nadie. Esas cualidades inherentes se consiguen con puntos en ficha y su distribución en ella. Que se quiera reglar su pasiva pvpera pues bueno, por ponerles algo, pero cuando al resto se les está reglando cosas canónicas, intentar forzar y meterles ventajas a los humanos que por lore no forman parte de sus cualidades raciales es injusto, porque para otras que les ocurre algo parecido como los trolls (anda y que no hay subtipos ni nah) no se les propone ni incito a que se haga. Una cosa es meter este sistema para intentar que no sean los worgen los unicos en tenerlos, otra que nos liemos a meter modificadores hasta para el primo de cuenca.