Shiva

Roler@
  • Contenido

    72
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

20 Excellent

Sobre Shiva

  • Rango
    Miembro Avanzado
  • Cumpleaños 23/09/1997

Visitantes recientes del perfil

491 visitas al perfil
  1. Maekar

    Nombre: Maekar Atributos 7 Físico 7 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 28 Puntos de vida 18 Mana 7 Iniciativa 10 Ataque CC (Hacha) 9 Defensa Habilidades Físico 2 Atletismo 2 Hacha Destreza 1 Cabalgar 1 Escalar 2 Defensa 1 Nadar 1 Trampas/Cerraduras Inteligencia 2 Fauna 1 Sanación/Hierbas 2 Supervivencia Percepción 1 Advertir/Notar 1 Buscar 2 Rastrear 1 Reflejos
  2. Maekar

    Nombre del Personaje Maekar Raza Orco Sexo Hombre Edad 16 Altura 215 Peso 150 Lugar de Nacimiento Reinos del este Ocupación Cazador Descripción Física Un orco de mas de dos metros, piel verde y seca, ojos color negro como la noche y un buen y marcado porte físico, notablemente trabajado. Lleva sus cabellos negros atados en una larga coleta, al igual que posee una espesa y larga barba del mismo color. Descripción Psíquica Efusivo y territorial, un Orco en su plena juventud, siempre queriendo medirse con sus pares. Aun así con un sentido del honor muy marcado y un respeto inmenso por los suyos. Bastante cruel con sus enemigos. Ficha Rápida Si (300 palabras mínimo) Historia Nacido hace ya 16 largos años, Maekar nació de un padre guerrero, miembro de la primera invasión a través del portal oscuro, hacia el mundo que ahora habita, Azeroth. Su madre era una curandera, quien ayudaba a todos los de su clan, amable y compasiva. Pero el destino tenía otros planes para el joven orco. Tras su nacimiento, en alguna inmediación de los extensos reinos del este, fue poco tiempo hasta que su madre, la única familiar que el conoció, puesto que los demás habían fallecido en la guerra contra los humanos, o nunca les conoció, decidió seguir a la nueva horda a través del mar, hacia las tierras de Kalimdor y Durotar. Allí se asentaron en la amplia pradera, conviviendo con la naturaleza, en este lugar, el gran orco aprendió todo lo que sabe, el arte del combate, la caza, a como sanar sus propias heridas. Su madre intento instruirle lo mejor que pudiese para quizás alcanzar la figura de su fallecido padre, a quien recordaba noche tras noche con añoro. Finalmente, los años pasaron y Maekar termino por convertirse en un adulto hecho y derecho, encargándose el siempre de la caza, y la defensa de ambos. Aun asi, una mañana, encontró a su madre en letargo, en uno del que jamás volvería a despertar, con todo su dolor, preparo la gran pira y coloco a su madre en esta, dándole un último adiós antes de encenderla y despedirla para que vuelva a ser parte del mundo, de su nuevo mundo. Asi fue como el gran orco dejo todo lo que conocía y se emprendió en un gran y largo viaje, con solo sus armas y algunas provisiones, se adentro en las nuevas tierras de los orcos, decidido a encontrar su destino y ver con sus propios ojos, conocer, la gloriosa horda de la que tanto le había hablado su madre, en la que su padre lucho con tanto honor. Aun quedaba mucho camino, y Maekar estaba sediento de gloria.
  3. La tarea

    El arma del elfo golpeo varias veces el cristal, su color fue tomando mas y mas fuerza, mas brillo, hasta desato un hilo de sonido que retumbo la cueva, antes de partirse en mil pedazos, volviendo a llamar al retumbar del lugar, haciendo que los cristales vuelen en todas las direcciones y revelando aquella curiosa energía, la cual salvaje y primitiva, no hizo mas que impulsar a ambos elfos volando en cualquier dirección, dejandoles fatigados y heridos, incluso con cristales clavados en sus cuerpos. La mina temblaba, no había otra cosa que pensar a su derrumbe, con las energías restantes, ambos elfos lograron salir del lugar, viendo como poco a poco el retumbe se iba deteniendo, volviendo los alrededores del lugar a su relativa calma. Evidentemente esto era lo que volvía locos a los animales y lo que hizo que se abandonara el lugar, una energía que con el tiempo podría corromper o enloquecer a quienes estuviesen en contacto con ella, o de momento aquello creían que seria el único problema.
  4. [Gilneas] La muerte que asola

    El ocaso rojo como la sangre bañaba el cielo de la pequeña villa, las actividades poco a poco iban cesando, al igual que las luces de las edificaciones de madera clasica, iban mostrando luces en su interior. El pequeño poblado tenia una cantidad numerosa de pequeñas casitas, nada muy ostentoso ni tampoco miserable, la gente aun paseaba por las calles, entre la tenue luz que la iluminaba, volviendo a sus hogares o yendo a la abarrotada posada luego de un arduo día de trabajo. Fue entonces cuando todos los presentes en el local y las cercanías, lo oyeron, un grito ahogado de dolor, de sufrimiento. Las miradas se cruzaron, heladas al igual que sus cuerpos sin moverse, ya todos sabían que esperaba, si no era uno de los peligros que asolaban dichas tierras, seria el otro. Así fue como Susan rápidamente cogió el rifle y salio de la posada, si bien era una muchacha joven e inexperta, su padre antes de irse a la guerra le había enseñado como usar aquella arma, pero quizás eso no fuese suficiente para esto. Las calles vacías y en semioscuridad no daban buenos augurios, avanzando casi a oscuras con el objeto de madera y metal en mano, a la altura del hombro, preparada para dispara cuando notase el mas mínimo peligro. Allí fue cuando se encontró con el cuerpo, o lo que quedaba de el, sus ojos se fueron abriendo poco a poco hasta no poder mas y su pálida piel siguió aumentando dicha tonalidad, hasta casi darle un desmayo. Ella nunca fue a la guerra, nunca había visto un cuerpo en tal estado, no podía reconocer si eso antes había sido humano, solo eran restos. Un aullido interrumpió la escena, alzo la vista a la torreta del ayuntamiento, para ver la figura parada sobre la aguja, la bestial figura. --- Semanas después en la capital de Gilneas, se verían distintos carteles pegados en todos los distritos, también en los pueblos y ciudades cercanas. Valientes conciudadanos de Gilneas: El afamado cazador Lorius Von Hark esta buscando guerreros, cazadores, traumaturgos habilidosos y con experiencia, o no, para una tarea a realizarse en las cercanias de la ciudad capital, mas precisamente en Villa del Risco. Se ofrece una ostentosa paga. *La firma del noble.*.
  5. Aguas perturbadas

    La sacerdotisa acariciaba con su mano las claras aguas del arroyo, quizás pensando en la ultima noche que paso en el templo, hablando con sus hermanas del como el conflicto con sus nuevos enemigos, los orcos, habia avanzado e intentando calcular según los informes de las Centinelas, cuantos ya habían caído antes las armas del invasor. Un suspiro dio paso a que se ponga de pie, y tras media vuelta, comenzase a recorrer el estrecho aunque claro sendero, que le guiaría nuevamente al templo, ya un poco mas ajena a sus temores y sus confusos pero constantes pensamientos. Alzo la vista al cielo, las estrellas ondeaban en el nuevamente, había perdido un poco la noción del tiempo junto al cantar del agua corriendo y acariciando las rocas. Allí sintió la flecha atravesarle la mitad del pecho, como si fuese en cámara lenta, luego, no pudo hacer mas que dejarse caer al suelo como en peso muerto, acompañada de un grito de dolor ensordecedor. Alzo la vista y la observo, -Que..que has..hecho hermana? Fueron las ultimas palabras que pudo recitar, poco a poco las luces resplandecientes comenzaron a consumir su cuerpo, destinándola a una eterna oscuridad.
  6. Hann

    Nombre: Hann Atributos 8 Físico 6 Destreza 6 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 32 Puntos de vida 18 Mana 7 Iniciativa 10 Ataque CC (Martillo de Guerra) 10 Ataque CC (Espada pesada) >8 Defensa Habilidades Físico 2 Atletismo 2 Martillo de Guerra 2 Espada pesada Destreza 1 Cabalgar 1 Escalar 2 Defensa 1 Nadar 1 Robar bolsillos Inteligencia 1 Fauna 1 Leyes 1 Religión 1 Supervivencia 1 Tradición/Historia Percepción 1 Advertir/Notar 1 Rastrear 1 Reflejos 1 Reprender esencia: (Rango) Permite detectar y reclama la presencia de Luz pura para usar sus propiedades de manera básica. Se puede arrojar a seres causando 1d3 de daño mágico en vivos y 1d6+2 en demonios y muertos. 1 Esencia sagrada: (Toque) Permite detectar y reclamar la presencia de Luz pura para usar sus propiedades de manera básica, puedes cerrar heridas superficiales y sanar 1d6 una vez por objetivo al día. Escuelas/Especializaciones Represión
  7. Narwenn

    Nombre del Personaje Narwenn Raza Kaldorei Sexo Mujer Edad 130 Altura 2 10 Peso 90 kg Lugar de Nacimiento Vallefresno Ocupación Centinela Descripción Física Cuerpo marcado con complexión física y trabajada, piel violácea, que acompaña a una fémina piel suave, pese al aspecto comúnmente salvaje que aparenta. Cabellos azules y largos, que hacen sintonía con sus ojos grisáceo fresco. Suele vestir cuero gastado o telas hechas a mano, lo cual aumenta su aspecto y denota su vida en la naturaleza. Descripción Psíquica De pocas palabras con desconocidos, suele mostrarse leal y obediente a sus tareas con Elune y el equilibrio natural sin dudarlo. Más en confianza, suele ser una elfa cálida y agradable, quien valora la tranquilidad de la vida en su sociedad y entre sus hermanos. Ficha Rápida No (1000 palabras mínimo) Historia Fue hace ya muchísimo tiempo, que fue la primera vez que Narwenn vio la luna, en el espeso, verde, mágico y frondoso bosque de Vallefresno, donde vivió la totalidad de su vida y aun al día de hoy, jamás lo abandono. Nunca logro conocer a su padre, que por las historias que su madre le contó siempre desde que tiene memoria fue un gran druida quien murió defendiendo sus tierras contra los satiros y la legion ardiente, siempre atento al deber y a proteger a los suyos y al equilibrio natural. Su madre Enendir era una antigua centinela retirada y fuera de servicio, tras perder una de sus piernas en combate, quien ahora buscaba vivir en paz y armonía en el bosque, junto a sus dos hijos Narwenn y Thandir, el mayor de estos dos quien deseaba convertirse en un gran druida, siguiendo los pasos de su amado padre. En cambio Narwenn no tenía grandes ambiciones, disfrutaba pasear por el bosque y entrenar en el arte de las gujas, armas cuales su madre en antaño uso para defender su pueblo , un estilo veloz y peligroso, cual llamaba su atención por la gran destreza y agilidad que la elfa presentaba, también valoraba en gran manera pasar tiempo con su familia, ya que eran casi los únicos con quien tenia contacto. Disfrutaba tomar paseos junto a Nimanshaleth su sable de la noche, quien crió desde que la encontró abandonada e y herida en el bosque cuando no tenía más que varios días de vida. Sin dudas que estos podrían considerarse los años más felices y llenos de tranquilidad de la vida de la elfa. Al llegar a la edad de los ciento veinte todo cambio para siempre, para bien o mal. Ella, junto con su familia fueron emboscados por unos orcos, quienes masacraron a su hermano y madre, los cuales ni siquiera llegaron a defenderse, estos orcos eran dirigidos por un superior, el cual sobresaltaba de los demás por su gran tamaño y físico, daba temor siquiera verlo, quien tenía un ojo de vidrio y el rostro desfigurado, rostro que Narwenn jamas olvidaría. Velozmente, y sin siquiera dar cuenta de lo ocurrido con los otros, ella comenzó a dar combate ante dos altos y fuertes Orcos, quienes con su combate pesado y contundente, estaban colgando de un hilo, al enfrentarse contra uno veloz y basando en la destreza como el de la elfa, pero por más que diese a relucir sus elegantes habilidades, poco a poco el cansancio llegaba, dándole no mas, que seguir el camino de su hermano y su madre. Tirada en el suelo, herida, esperando su claro final, así se encontraba la elfa, tras descuidarse recibió un espadazo en las costillas, aunque logro escapar, mas era cuestión de tiempo para ser encontrada, y despojada de su vida. Allí fue cuando noto una veloz flecha volar contra uno de ellos, clavándose en medio de sus dos cejas, dando a relucir un amplio chorro de sangre, ensuciando su piel verde. Eran las centinelas, quienes tras todo el combate, dieron cuenta de lo que ocurría, los orcos terminaron huyendo, dejando varias perdidas en el camino. Quienes les guiaba, Aryness Shaltandris, era una antigua compañera de su madre, quien le ofreció unirse como recluta a las centinelas, ella lo acepto sin dudarlo, había perdido todo lo que tenia, ya no le quedaba nada más que proteger su hogar de estos peligros que podrían sucederle a cualquiera de sus hermanos. La iniciación fue ardua, difícil y pelogrosa, varias veces le hizo dudar de su propia capacidad para lograrle, pero con el tiempo, el trabajo arduo dio sus frutos y le permitió demostrar que estaba hecha, convirtiéndose en una centinela, hecha y derecha, al servicio de su pueblo y velando por la seguridad de sus hermanos. Participo en primera instancia de largos patrullajes por todo el territorio, comenzando a tener un conocimiento de sus tierras mucho más amplio del que pudo haber imaginado alguna vez, y dando cuenta de lo poco que conocía, no mucho más que los alrededores de la cabaña en la que vivía con su madre, el pueblo y un poco de los alrededores. En esta tarea también debió enfrentarse muchas veces con enemigos, quienes intentaban dañar su integridad, la de su pueblo e incluso la del mismo equilibrio natural, dando todo siempre para salir victoriosa. Mas nunca perdiendo ni quitando de su mente, que su entrenamiento y aprendizaje siempre seria continuo y sin descanso, pues creerse preparada para algo, haría bajar sus defensas hacia cualquier nuevo peligro que le supere. Tomando esto como un lema personal. Los años iban pasando, así como la elfa asentándose en su nueva organización y en la sociedad Kaldorei, viviendo con sus compañeras de organización, quienes ahora eran lo único que tenia, al igual que su sable, que con los años, fue creciendo, nunca abandonándole, como si recordara el gesto de la elfa al salvarlo y le estuviese aun agradecido. El tiempo le termino llevando al frente de combate, en diferentes incursiones contra sátiros, e incluso Orcos, ocasión en la que jamás se contenía y dejaba salir todo el odio, rencor y cólera vengativa o sanguinaria que tenía en contra de estos, algunas heridas sanan, otras desaparecen hasta que algo las trae y vuelven a sangrar en agonía como la primera vez. Combatiendo contra estos últimos, Narwenn y su pelotón se encontraban acorraladas, en su último suplicio, con bajas incontables, todo parecía retornar a la primera vez que vio a las centinelas, cuando un grupo de dos Celadoras, dio con la situación, ayudándoles y rápidamente acabando con los peligros, tras los agradecimientos y comprobar el estado de las victimas que aun seguían con vida y rápidamente fueron llevadas a atender, estas se marcharon, Narwenn quedo sumamente impresionada con sus habilidades, teniendo quizás, una nueva meta que alcanzar. Tras unos años. Narwenn sigue viviendo en Vallefresno, siendo una Celadora en servicio activa, entrenando arduamente día tras día para alcanzar sus objetivos y velar por su pueblo. Editado ayer a las 15:28 por Shiva
  8. Narwenn

    Nombre: Narwenn Atributos 6 Físico 7 Destreza 6 Inteligencia 7 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 18 Mana 9 Iniciativa 8 Ataque CC (Gujas) 9 Ataque a Distancia (Arco) 9 Defensa Habilidades Físico 2 Atletismo 2 Gujas Destreza 2 Arco 1 Escalar 2 Defensa 1 Nadar 1 Sigilo Inteligencia 1 Fauna 1 Sanación/Hierbas 2 Supervivencia Percepción 1 Advertir/Notar 1 Buscar 1 Rastrear 2 Reflejos Escuelas/Especializaciones
  9. Hann

    Nombre del Personaje Hann Raza Humano Sexo Hombre Edad 20 Altura 1 85 mts Peso 75 Lugar de Nacimiento Lordaeron Ocupación Paladin Descripción Física Un muchacho de bastante altura, musculatura abundante y definida, tez de piel blanca, cabellos cortos y rubios, y ojos azules. Suele vestir las mallas de la cruzada o telas normales de ciudadano. Descripción Psíquica Alegre y pacifico, es un muchacho agradable y dispuesto a ayudar a todos. Tiende a ser amable con conocidos y desconocidos. Perdio todo y ahora busca recuperarlo, o crear algo nuevo. Aun tiene pesadillas con el ataque de la plaga. Ficha Rápida Si (300 palabras mínimo) Historia Naci en un pequeño pueblo a las afueras de Lordaeron, pero esto ni siquiera lo recuerdo, lo mas llegado a mi infancia que puedo recordar ya es en la ciudad capital del reino, donde nos mudamos debido a que el señor al que mi padre servia, tomo un cargo político y debió moverse a tal lugar. Mi familia era pequeña, pero no por eso carente de amor, cariño o alegría. Mi madre, mi padre y yo. Fui criado con todos los gustos que mi buen padre pudo permitirse, gastando las ganancias de sus horas trabajando en un futuro mejor para su hijo. Mi madre por su parte, siempre atenta a todo lo que necesitase, ellos formaron la persona que soy hoy por hoy. A mi joven adolescencia ya mostraba interés en la iglesia, disfrutaba en asistir a ella con mis padres, o mas bien, tener fe en que un mundo mejor era posible, o ser consciente de la ayuda que podíamos prestarles a los demás, dar sin esperar nada a cambio. Eso fue algo que me marco indudablemente, y cuando tuve edad suficiente, me presente como voluntario en la catedral, para comenzar a ser instruido, con tal de en un futuro…llegar a ser un gran paladin y ser el orgullo de mi familia. Todo podría haber sido, si la plaga no hubiese invadido la ciudad. Jamas olvidare la matanza que mis ojos presenciaron, ni como mis padres nuevamente se sacrificaron para salvarme. Las estampidas de muertos atestaban las calles, invadiendo las casas de los ciudadanos. Los guardias se mantuvieron en combate por días, hasta su ultimo aliento, pero finalmente, todos cayeron. Logre escapar junto a un grupo de supervivientes, con los cuales vagamos por el reino en ruinas por meses y meses, teniendo que luchar con criaturas que no podían generar mas que terror…terror y odio, comencé a odiar a estas criaturas oscuras, quienes me quitaron todo lo que amaba, destruyeron mis sueños y mi propia vida. Por lo que decidi volverme lo suficientemente fuerte como para combatirla y algún dia, volver mis tierras a la normalidad. Paso el tiempo hasta que la cruzada nos encontró y decidimos ir a su campamento, donde por mi parte me puse a su servicio, comenzando a formarme como paladin, para poder hacer realidad mi sueño
  10. [Ficha] Brenner

    Nombre: Brennet Atributos 6 Físico 7 Destreza 7 Inteligencia 6 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 21 Mana 7 Iniciativa 8 Ataque CC Sutil (Espada corta) 9 Defensa Habilidades Físico 2 Atletismo Destreza 1 Espada corta 1 Escalar 2 Defensa 1 Nadar 1 Robar bolsillos Inteligencia 1 Leyes 2 Religión 1 Supervivencia 1 Tradición/Historia Percepción 1 Advertir/Notar 1 Buscar 1 Rastrear 1 Reflejos 1 Rumores 1 Reprender esencia: (Rango) Permite detectar y reclama la presencia de Luz pura para usar sus propiedades de manera básica. Se puede arrojar a seres causando 1d3 de daño mágico en vivos y 1d6+2 en demonios y muertos. 1 Proteger esencia: (Personal) Permite detectar y reclama la presencia de Luz pura para usar sus propiedades de manera básica y permite moldearla de manera defensiva creando una pequeña pantalla protectora. El nivel de este hechizo se sumará a la defensa mágica (intelecto + Proteger esencia + 1d10). 1 Esencia sagrada: (Toque) Permite detectar y reclamar la presencia de Luz pura para usar sus propiedades de manera básica, puedes cerrar heridas superficiales y sanar 1d6 una vez por objetivo al día. 1 Purificar agua: (Toque) Permite purificar una pequeña cantidad de agua y portarla en un contenedor, ingerirla sana 1d6 Puntos de Vida, arrojársela a criaturas corruptas daña la misma cantidad. Usar este agua sobre un arma permite usarla para impactar a elementales de Vacío y espíritus nigrománticos. Así mismo, hace que sus golpes causen dolor a no-muertos, demonios y otras criaturas oscuras. Este efecto dura 20 minutos por nivel de la habilidad. El agua santificada dura 3 días. 1 Sanación de toque: (Toque) Se ruega reclamar el poder que permita aliviar el dolor de los heridos, el taumaturgo reclama esencia sagrada entre sus manos la cual podrá aplicarse a heridas y fatiga acelerar su regeneración. Cura 2d6 puntos de vida. Si el taumaturgo sacro usa este hechizo sobre si mismo, se sanará 1d6 PdV Escuelas/Especializaciones
  11. Brenner

    Nombre del Personaje Brenner Raza Humano Sexo Hombre Edad 28 Altura 1 83 Peso 70kg Lugar de Nacimiento Stromgarde Ocupación Sacerdote Descripción Física Un hombre de aproximadamente un metro ochenta, con físico delgado y descuidado, al igual que su aspecto, barbudo y cabello largo, color rojo como las llamas. Generalmente siempre viste sus ropas clericales, pero de no hacerlo no usaría mas que unos viejos trapos de tela. Descripción Psíquica Humilde y servicial, siempre está dispuesto de ayudar a los demás. Agradable, siempre saludando a los desconocidos y hasta interesándose por ellos. Su vida le dio muchas vueltas, así que nunca suele confiarse de nada, prestándole devota pleitesía a la luz sagrada, quien según él, le salvo la vida. Ficha Rápida Si (300 palabras mínimo) Historia Hace veintiocho años, Brenner venia al mundo. Como todos, no tiene muchos recuerdos de este tiempo. Solo que fue en Stromgarde, bastion de la humanidad, en días muchos mejores que los de la actualidad. El era huérfano y junto a un grupo de otros nueve niños mas en la misma condición, compartían el hogar que construyeron entre telas y palos, robando a veces para comer, y pasando frio por las noches oscuras. Mas se tenían los unos a los otros y en ese tiempo, eso era lo único que importaba. El tiempo nunca para, y todos crecieron, ya no eran perseguidos como simples e inocentes niños pobres, por lo cual poco a poco se volvieron mas cuidadoso, uno que otro ya había terminado en prisión por no tomar tales recaudos. Asi fue como todos los varones del grupo se presentaron en una organización, la cual conocieron por un tipo en la taberna, que buscaba jóvenes guerreros osados. Comenzaron realizando trabajos de protección de caravanas y de algún que otro sencillo robo, hasta que un dia, todo el grupo fue enviado a cometer un asesinato, al hijo de un noble que salía a cazar según fuentes confiables, solo junto a su lacayo mas servicial. La paga era buena, asi que nadie lo dudo. Solo que al llegar, se encontraron con un grupo de alrededor de veinte guardias, quienes notando sus intenciones no les dieron perdón, masacrando a todo el grupo mientras huia. Brenner, fue empujado por uno de sus amigos por un risco, cayendo como una piedra. Tras el impacto, quedo con la cabeza abierta y numerosos huesos rotos, pero por lo menos los guardias le habían perdido el rastro. Asi fue como el sacerdote de una pequeña iglesia de las cercanías le encontró, llevándolo a esta, cual quedaba en medio del campo, a las afueras de un pequeño pueblo. Curandolo. Brenner no podía creer que alguien como el no hubiese muerto como debieron seguramente haberlo hecho todos sus compañeros, por lo cual tras recuperarse completamente decidió quedarse con el sacerdote para aprender de el, a forma de agradecimiento por no dejarle morir, o quizás por no tener ningún otro lugar donde ir. Asi fue como paso años y años en aquella pequeña iglesia, aprendiendo de su salvador, hasta lograr convertirse en un cuasi fanatico de la luz, dedicando su vida entera a seguir los apéndices de esta misma. Asi fue que al oir que el imperio estaba incursionando en Gilneas, y tras hablarlo con su maestro, emprendió viaje a Ventormenta, para unirse a los soldados que partian hacia la guerra.
  12. [Ficha] Arianna

    Nombre: Arianna Atributos 6 Físico 6 Destreza 7 Inteligencia 7 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 21 Mana 8 Iniciativa 7 Defensa Habilidades Físico 1 Atletismo Destreza 1 Cabalgar 1 Escalar 1 Defensa 1 Nadar 1 Sigilo Inteligencia 1 Leyes 1 Religión 1 Sanación/Hierbas 1 Cirugía/Anatomía 1 Supervivencia 2 Tradición/Historia Percepción 1 Advertir/Notar 1 Bailar 1 Comercio 1 Disfraz 1 Etiqueta 1 Reflejos 1 Rumores 2 Misiles de Energía: (Rango) El mago canaliza una ráfaga de misiles de energía arcana o Elemental contra su objetivo. La ráfaga se compone de 2 (+1 misil adicional cada 3 niveles de la habilidad del hechizo) misiles de energía, infligiendo 1d3 de daño cada uno. La absorción mágica se aplica a cada misil por separado. 1Abjuración Básica: (Personal) Reclama la presencia de elemento puro permitiendo usar sus propiedades básicas (Mojar, Quemar...) y permite moldearlo de manera defensiva creando una pequeña pantalla protectora. El nivel de este hechizo se sumará a la defensa mágica (intelecto + Abjurar energía + 1d10). 1Evocación Básica: (Rango) El mago reclama la energía Arcana o Elemental que domine, permitiendole usar sus propiedades elementales básicas (Quemar, Mojar, Arcano, etc...) y arrojarla contra un objetivo para inflingir 1d6 Puntos de Daño mágico. Escuelas/Especializaciones Evocación
  13. Arianna

    Nombre del Personaje Arianna Raza Humano Sexo Mujer Edad 19 Altura 1 65 Peso 50kg Lugar de Nacimiento Imperio, Ventormenta Ocupación Estudiante de magia Descripción Física Es una muchacha de alrededor de 1,65m y no pesa mas de 50 kg, siendo delgada aunque siendo dotada de buenas curvas y un físico atractivo. Su tez de piel es blanca pálida y suave. Posee unos cabellos rubios, de gran longitud, el cual le llega hasta sus muslos, este mismo es cuidado con sumo cuidado por lo que es uno de sus rasgos mas llamativos. Posee una mirada lasciva, atrevida y orgullosa. Descripción Psíquica Su personalidad es una moneda de dos caras, públicamente parece no ser mas que una niña noble, educada con severidad y éxito. Respetuosa y obediente. Pero cuando entra en confianza se transforma totalmente en una criatura ambiciosa , sin muchos escrúpulos para conseguir lo que desea. Ficha Rápida No (1000 palabras mínimo) Historia Antes de comenzar con este relato, quiero aclarar una cosa: esto no es una confesión. Es simplemente el relato de los hechos que fueron ocurriendo a lo largo de mis años de mi vida, mis temores y mis penas. Este es el relato de los hechos que me convirtieron en quien soy. Acto I Flores, joyas y perfumes….es la mejor descripción posible para mis primeros años de vida, nacida en el ceno de una familia de comerciantes, hija primogénita y única de esta, niña sumamente mimada. Conté con la educación mas costosa posible, aprendí el protocolo nobiliario y como debe actuar una mujer de alta alcurnia en publico…y como debe hacerlo cuando no esta en el, pero eso va mas adelante. Como os relate, mis padres me criaron en un principio con cuanto amor contaban, dándome siempre lo que creían mejor para mi futuro. Así fue como fueron pasando mis años. Al florecer, abandonando completamente lo que fue mi niñez y alcanzando la juventud las cosas comenzaron a cambiar, el mundo comenzó a cambiar. Aun así, en aquel momento no logre darme cuenta de esto ultimo, mi cuerpo se encontraba anonadado de sensaciones, mi mente se enamoraba cada noche de historias fantásticas sobre grandes y galantes caballeros, de los cuales creía algún día seria esposa, engendraría a sus hijos y me darían aquella felicidad que tanto anhelaba. Pero estaba equivocada, mortalmente equivocada. Acto II Jamás creí que conocería aquella sensación por alguien como el, joven como yo, galante, apuesto y plebeyo. Syndrail era su nombre, uno de los criados de mi padre. Un plebeyo sin mas importancia que su labor, según decía mi padre, sumamente eficaz y servicial. Me enamore de el, me enamore loca y perdidamente de el, olvide por completo su sangre, su procedencia, que hiciese mi padre si llegase a enterarse de lo que ocurría, me olvide de todo y me entregue a el. Le entregue mi cuerpo bajo la luz de la luna mortecina una cálida noche primaveral, siendo únicamente nosotros dos y las estrellas testigos de nuestros suspiros y besos, de lo que se djjo y de lo que se cayó. Pero como con todo, tarde o temprano alguien hablo demás y en esta ciudad, las palabras son veloces y gustan de salir corriendo, recorriendo muchas orejas, hasta llegar a la que no debería. Así fue como mi padre se entero, así fue como sus hombre tomaron a mi pobre Syndrail y así fue como desapareció de mi vida. Acto III Recluida del mundo, pasaba los días encerrada en la prisión de mi hogar, presa de mis penas, soñadora de deseos, anhelante de cambios…cambios que llegarían demasiado pronto. Las deudas que tantos años mi padre venia esquivando, se le amontonaron y le pusieron la daga al cuello, ¨No esperaremos ni una semana mas¨ fueron las palabras que oi del noble, antes que se retirara. Alli fue cuando supe que era mi oportunidad, esos seis días, antes que venciera el plazo de mi padre, fui robando objetos valiosos de la casa, desde cuadros en habitaciones olvidadas, hasta candelabros de algún material que permitiese hacerme algunas mondadas, dia tras dia, disfrazada, me hacia hasta el mercado del pueblo cercano y les vendía, juntando asi una buena fortuna, y la noche antes del dia del pago, escape del hogar de mis padres, cambiando mi nombre y apariencia, abandonando ese lugar para siempre. Con su fortuna perdida y las arcas en bancarrota, el negocio no podía prosperar, la demanda de sus productos era casi nula y ni siquiera se gasto en proponer una búsqueda o encargarla, mucho no le importo. Así fue, que viaje por varios pueblos, alejándome de la capital del imperio, hacia los territorios de Crestagrana, más precisamente al pueblo de Risco Caído, donde vivía un antiguo conocido. De noble cuna, adinerado y supuestamente amable, su padre ayudo a mi padre en lo que necesitaba hacía muchos años, allí fue cuando nos conocimos, remontando el negocio de bienes que tenia en ese entonces. Lord Rickard me recibió con los brazos abiertos, me dio un lugar donde quedarme y prometió ocultar a mi padre que había escapado, a cambio de un favor. Hacerme pasar por su desaparecida esposa en un accidente de trabajo, como dijo el. Acepte sin dudarlo, era mi única chance. Ahora tenía un sinfín de posibilidades abiertas, podría escoger cualquier camino, pero ninguno me llamaba la atención. Alli fue cuando Rickard me conto que era estudiante de magia, así que decidí pedirle que me enseñara, algo a lo que accedió, aunque advirtiéndome que no era un maestro. Mas fue suficiente, aprendí todos los valores básicos de la magia arcana, arte que podría decirse que me dio un propósito en esta vida. Pero todo lo bueno acaba, claramente, una mañana, le encontraron muerto en su habitación, tras varios estudios, determinaron que fue el veneno que colocaron en su copa lo que se encargo de aquel trabajo. ¿Las hipótesis? La esposa despechada por los engaños del joven noble, no aguanto más. No me quedo otra que volver a huir, esta vez, no siendo buscada, sino perseguida. Acto IV Con solo unas cuantas platas y un viejo libro de magia que logre hacerme a agarrar antes de mi huida de Crestagrana, llegue a Ventormenta, los últimos rumores eran ciertos, mi padre había muerto de soledad, me da igual, a quien le interesa ese viejo avaro. Vivi en una posada el primer mes, mientras que de algún que otro trabajo que saliese, logre juntar el dinero para inscribirme en la academia de Artes Arcanas de Ventormenta. Superando las pruebas que imponiesen y logrando convertirme en una estudiante hecha y derecha, con hambre de dejar una huella en este pútrido mundo. Los meses pasan y cada vez mi conocimiento se hace mayor, los hechizos que antes solo podía ver en mi mente, cada vez estoy mas cerca de lograr volverlos una realidad. Todo es cuestión de tiempo, de dedicación y claramente, algo de talento innato, sino todos seriamos magos. No socialice mucho con los demás, no tenia mas interés que en mejorar mis habilidades, o quizás no alla cruzado con nadie a la altura de llamar mi atención, pero eso ya lo veremos, necesitare ayuda si quiero escalar posiciones en esta ciudad y no terminar como el viejo aquel. En fin, aprender magia es un camino largo, y demasiado complicado, pero ya hemos transitado el primer trecho, dejar de ser una niña rica, para ser una estudiante.
  14. La tarea

    Ambos elfos yacian de pie ante las largas escaleras que descendian al pueblo. Su charla era cordial y llena de respetos, pocas veces dos soldados del mismo ejercito que perdio el combate se reencuentran. Mas aun, tras tantos años. Asi fue como tras el rapido combate contra la bestia, ambos encontraron un refugio, una bocanada de aire fresco, un poco de su hogar en el otro. Su propuesta fue clara, demuestra que eres digno y te dare todo mi conocimiento. Así fue como el joven elfo, tras descansar por la noche y sanar cuanto pudo sus heridas, emprendio marcha hacia las ruinas, a ver si era digno.
  15. La semilla marchita

    Los golpes se repetian uno tras otro por los puños enguantados en placas, la sangre no lograba distinguirse bien, por el color rojo de estos mismo. No en tanto en la cara del elfo, la cual un tanto hinchada, presentaba una nariz rota. Finalmente, los alaridos de dolor se detuvieron, dando paso a una voz temblorosa. - ¡E..esta b..ien lo diré! ¡Solo detente! ¡La llevaron a la antigua mansión de la familia Denthranar, al norte! Termino por confesar el apresado, tras unos cuantos minutos de golpes bien dados, pocos pueden seguir sin hablar. El caballero no perdió ni un segundo mas, abandonando al viejo conocido, tras indagarlo con miles de preguntas.Esa misma noche, buscando entre los archivos de la biblioteca, decidió por husmear un libro de las viejas familias del reino antes de la caída, deteniéndose finalmente en la Denthranar. El norte seria su destino.