Conéctate para seguir esto  
Psique

[Al'falador] Lo que ocurrió después

Recommended Posts

eaf6b7a38dc4b51b46fd88369a425432.jpg

 

  • Tipo de trama: investigación/exploración.
  • Ubicación: Al'falador e inmediaciones.
  • Objetivo 1: Descubrir qué mantiene la maldición sobre el Sagrario y revocarla.
  • Objetivo 2: Conseguir una muestra del veneno que afecta a Thalariel.
  • Sesiones planificadas: La muestra 0/1, Investigación 0/3-4
    • Aflicciones generales:
      Noches intranquilas: Una maldición trol fue la consecuencia del asalto de los Amani. Todos los que se encuentran en el Sagrario sienten una profunda incomodidad y constantes susurros dentro de sus mentes que dificultan el poder conciliar el sueño. Incluso cuando uno consigue dormir, es presa de terribles y sospechosamente creativas pesadillas. En consecuencia, todas las acciones tienen un penalizador de -2, aquellas que necesiten de concentración especial, tales como realizar magia, clamar a la luz y similares sufren un penalizador de -4.
Editado por Psique
  • Like 2

Compartir este post


Enlace al mensaje

Pocos

Día 1.

La reunión se había convertido en una cacofonía delirante en el momento en que Newton entró por la puerta. Y aun antes era un entorno lleno de crispación o tensión malamente contenida. Todos daban lo mejor de sí mismos cuando el propósito de aquella avanzada parecía empezar a dar sus últimos coletados, con Thala'riel envenenado y moribundo, cinco soldados muertos y otros desaparecidos. Todos esos rostros inflamados de ojeras marcadas auguraba que el plazo que tendrían antes de perder la cabeza sería preocupantemente breve. Ni siquiera la empalizada que tanto trabajo llevó construir seguía en pie. Los forestales se atrincheraban en altillos improvisados en los edificios tras rudimentarios parapetes intentando mantener el territorio vigilado. La Luz sabía que si querían entrar, no bastarían sus ojos despiertos para frenarles.

La incertidumbre era parte de su juego, pero ¿por qué no acabar con ellos en el momento?
Los trolls siempre fueron revanchistas y rencorosos. Cabrea a uno y conocerás el significado de una venganza lenta y agónica.

Los forestales tenían razón al afirmar aquello. Esta situación no parecía diferente a la que vivieron en el bosque de las Tierras Fantasma hace unos años. Esta situación sin embargo era mucho peor.

 

Azálea, Leana, Lynessa y Lin'diana Yo'nhas se ocuparían de rastrear la aflicción que sometía al sagrario, mientras que Celereon, Thatum y Daith se ocuparían de viajar hasta la riada más cercana para buscar la rana cuyas toxinas eran empleadas por los trolls para sus perdigones envenenados, el mismo que dejó fuera de juego a Thala'riel.

 


Sesión de introducción mastereada por Psique

Participantes: @Thalacomo st Lynessa, @Blues como Leana, @Galas como Azálea, @DBunbury como Celereon.

Editado por Psique
  • Like 2

Compartir este post


Enlace al mensaje

Incapacitados

Día 1.
Grupo de expedición.

La maldición conocía una barrera física. Parecía que al final, esta se mantenía limitada a un lugar y no a unos individuos. Este suceso se hizo evidente cuando aquellos que partieron en busca de un par de anfibios se alejaron del perímetro del sagrario, para momentos después ser emboscados. Los trolls estaban dispuestos a darles muerte si continuaban, pero no si retocedían. Matilde apelando a sus espíritus supersticiosos consiguió que cayeran en un engaño cuando su presencia se cubrió de oscuridad, y estos, huyeron. Thatum sin embargo cayó derrotada antes de aquello, pero la ventaja de contar con la sacerdotisa le procuró el poder continuar con la misión como si nada pasase a costa de un gran esfuerzo mágico por parte de Matilde.

La charca y cazar ranas fue casi un breve periodo vacacional. Un propósito fácil de cumplir, que recordó a algunos lo que era pasar el tiempo libre entre lodazales cuando se es niño. Sin los susurros y el malestar, la hierba meciéndose invitaba a acogerse a un sueño merecido y necesario que no podía permitirse.

Volver a las inmediaciones del sagrario les dejó de nuevo bajo el influjo de la maldición para el pesar de todos ellos. Aun así, traian consigo algo más que un remedio, traían información.

 


 

Sesión de 5 horas mastereada por Psique.

Habilidades utilizadas:

Thatum interpretado por @Psique : Atletismo, Advertir/Notar, Buscar, Reflejos.

Daith interpretado por @Thala: Atletismo, Advertir/Notar, Arco largo, Reflejos, Buscar.

Matilde interpretado por @Galas : Atletismo, Advertir/Notar, Reflejos, Buscar, Toque Oscuro, Zarcillos Oscuros, Guardar Esencia.

Celereon interpretado por @DBunbury : Atletismo, Advertir/Notar, Buscar.

Editado por Psique
  • Like 2

Compartir este post


Enlace al mensaje

Marcados

Día 1.
Grupo de investigación.

No había duda de que comprobar el estado del Sagrario era prioridad absoluta, al mismo grado que la atención de los heridos. Guiados por la Iniciada Belore'zaram, el Aprendiz Abrazasol, la archivista Leana, la Iniciada Lynessa y la experta en cultura troll Yo'nhas, se ocuparon de reconocer los oscuros sortilegios que los trolls habían llevado a cabo una vez entraron en el recinto, declarando que ninguno salvo ese era su objetivo.
Cinco agujeros en el suelo, dos marcas en los tejados del edificio de mando y los aposentos del Adepto Asthros.
Con la mente densa y el cansancio despuntante, Lynessa, Azálea y Lirion empezaron a excavar los agujeros para ver qué contenian. Los fetiches ocultos bajo tierra fueron extraidos. Calaveras de elfos caídos, mutilados, peladas y profanadas con la sustitución de sus dientes originales por colmillos de lince. Yo'nhas no veía la relación de semejante símbolo cuando en la mayoria de encuentros, estos eran empleados por los supersticiosos trolls para atribuirles fortaleza. Lirion se percató de que los agujeros estaban dispuestos en un círculo perfecto entorno a la plazoleta central, y Lynessa recordó entonces que durante el ataque, una de esas bestias había arrastrado a un soldado herido hacia su centro y allí, había clavado en un pecho una daga retorcida dándole muerte.
Los pactos se sellan con sangre.
Pero las calaveras estériles de toda magia, no parecían ser las culpables de que el maleficio se mantuviera en alza.
Cuando los muros de la mente abren una brecha al orden lógico y mortal, es fácil ver el mundo superpuesto al nuestro. Así Leana, en un intento arriesgado, intentó de igual forma seguir ese rastro oscuro, viendose supeditada por las sombras humanoides que alcanzó a ver subidas a la espalda de cada uno. Las más difusas eran aquellas encaramadas a la espalda de los creyentes del Orden, a penas nubarrones difusos. La más grotesca, densa y volumétrica, la que continuamente suspiraba susurros contra su oido, pues su conexión era una puerta de doble acceso. Fuerte por conocimiento, débil por saber en exceso.

Yo'nhas contempló los símbolos ubicados sobre los tejados, sin encontrar una relación clara entre el idioma de los Amani y sus argucias. Era diferente, retorcido y desconocido. No se parecía en nada que hubiera visto, si bien, su conocimiento era general y saber sobre algún que otro Loa local de alguna zona ya tomada o sitiada. Lo que sí podía afirmar era que la maldición que los acosaba estaba compuesta por dos partes: una marca y un hechizo. El sacrificio de ese elfo había firmado el pacto, determinando el area de actuación. Tan sólo restaba encontrar los totems que podrían mantenerlo en alza, seguramente, fuera del perímetro seguro de la avanzada.
Tras comprobar con desaliento que las marcas de los dejados eran inertes, impotentes ante el recelo con el que trataban cada mala seña de esos salvajes cuando estos no dudaban en aplicar sus peores artes contra la destreza de los elfos, volvieron junto a Rael para contarle lo que habían descubierto.

Los ojos de Leana se tintaron de un azul fantasmagórico cuando, inocente, cayó en el primer paso hacia la perdición de uno mismo: la curiosidad. Azálea la mantuvo en la camilla para que Helvir pudiera volver a coser los puntos que se había saltado por escalar el edificio, y para evitar que esta presa de un extraño estado de sonambulismo pudiera salir fuera a la Luz sabe qué.

Rael les contó que no era la primera en sufrir ese estado. Thala'riel no había conocido otro furor en sus ojos salvo ese desde que llegó, y durante la noche, un forestal trajo a la enfermería a una forestal que había sido descubierta con esos mismos ojos mirando con ausencia un viejo roble.

No tenían ni idea de si ese estado era una posesión, una forma de espiarles o parte de las dolencias de la maldición. Sin duda alguna, lo mejor era ser tan esquivo del sueño como el sueño lo era de ellos.

 

 


 

Sesión mastereada por Psique.

- Participantes y habilidades empleadas:

@Blues como Leana: Escalar, Salvar esencia. Religión.

@Galas como Azálea: Escalar, Detectar Entes Malvados, Religión.

@Bastián como Lirion:

@Thala - Lynessa (ST)

Psique - Yo'nhas (ST)

Editado por Psique
  • Like 3

Compartir este post


Enlace al mensaje

¿Os debo post? Sí. Pero hoy no es ese día.

 


Sesión mastereada por Psique.

- Participantes y habilidades empleadas:

@Blues como Leana: Pua del Vacío, Salvar esencia, Atletismo, Reflejos.

@Galas como Azálea: Atletismo, Espada Pesada, Defensa, Reflejos, Esencia Sagrada.

@Thala - Lynessa (ST)

Editado por Psique
  • Like 1
  • Sad 1

Compartir este post


Enlace al mensaje

97d280c6d6b4edac8e93b5b471a1a278.jpgEn cuanto la noticia llegó a sus oídos, el cuenco saltó destrozado en mil astillas entre los dedos de Bath'zuke, ya había oído los rumores entre sus cazadores más jóvenes y temerosos, más se negaba a aceptar esas habladurías, no podías creerlas, no quería creerlas, sin embargo, ya no quedaba lugar a duda alguna.

Contuvo las ansías de arrancarle los colmillos al mensajero con sus propias manos y se alzó, observando a los allí reunidos con una mirada que radiaba en furia y odio. Retzak, uno de sus lugartenientes, uno de sus hermanos de sangre, le había traicionado. Fue el quien le convenció de confiar en el trato de aquel sacerdote, debió de confiar en su primer instinto y ejecutar al troll y ofrecer su calavera como sacrificio a los Loa..pero no, confió en Retzak, y ahora ya era demasiado tarde.

Todos los cazadores que puso a disposición del sacerdote estaban ahora muertos, así como los propios sacerdotes. No sabía a ciencia cierta que ritual habían realizado, ni a que Loa habían suplicado por ayuda.. solo tenía los testimonios de unos pocos trols que habían abandonado el ala de Retzak para volver con el. Al parecer, algo había terriblemente mal durante su ritual, y el Loa había tomado las vidas de todos los presentes y había maldito a Retzak y a los suyos. Hablaban de un brazo repleto de escamas cual lagarto y sin huesos, de colmillos negros y pútridos y ojos rojos, de dolores y pesadillas inhumanas, y solo aquellos no afectados por la maldición del Loa habían vuelto con Bath'zuke.

Sabía que debía hacer, no podía permitirles campar a sus anchas, no podía permitir que la noticia se extendiera, que las tribus sometidas vieran que su mano derecha portaba una maldición, pues su posición se debilitaría, muchos comenzarían a dudar de su derecho, de la bendición de sus Loa, ya oía sus voces.. " Es cuestión de tiempo de que el también caiga maldito, ¿Un maldito es apto para liderar nos?" Tenía que encontrar a Retzak, tenía que cazarlo, cuanto antes mejor, debía calmar al Loa, sea como fuese.. y si ese Loa los había marcado, el sería su ejecutor. No sabía con exactitud quien era, cuales eran sus poderes ni que podría querer, tampoco anhelaba su bendición y ayuda, pues para el, no había Loas mas importantes que los que siempre le habían acompañado, sin embargo, algo tenía claro. No cargaría con un Loa contra el, y si algo te asegura la calma de un Loa, es la sangre de sus enemigos.

  • Like 2

Compartir este post


Enlace al mensaje

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto