Conéctate para seguir esto  
Thala

[Caballeros de Sangre] La guerra por los pantalones

Recommended Posts

855563cdbd203fcb49e60a4975ad085e.jpg+

 

La guerra por los pantalones

 

Era de buena mañana, hacia menos de media hora que Rael había llegado a la Orden, mientras caminaba por los sacros pasillos de las cámaras de la Orden de Sangre, un atribulado Thala'riel se le acercó, no fue demasiado extenso, solo le comunicó que llamase a los 3 Iniciados a los que habían estado poniendo a prueba y se dirigieran a una de las salas de reuniones del Ala este, y tan rápido como apareció, se marchó. Rael, diligentemente, fue a buscar a los susodichos, encontrándolos en patio de entrenamientos interior de la Orden y llevándolos al lugar indicado.

Cuando llegaron, la sala estaba vacía, más pasaron y tomaron asiento en su interior, unos instantes después llegó Thala'riel de forma algo apresurada, no perdió el tiempo y comenzó a explicar rápidamente por que les habían llamado. La noche anterior, un barco que había resultado dañado en alta mar debido a una tormenta naufragó en las costas del Alto Reino, por suerte ninguno de sus tripulantes habían resultado muertos, pero algunos necesitaban atención medica, sin embargo, parte del cargamento del barco se había perdido en el naufragio, y una pequeña aldea de murlocs de la costa se había adueñado de el como tesoro, no le dijeron el contenido de ese cargamento, pero dada la prontitud de la Orden y el hecho de encomendarse lo a la Orden de Sangre, estaba claro que alguien influyente quería que ese cargamento llegase a su destino. Era una oportunidad perfecta para poner a prueba a esos tres Iniciados, y finalmente comprobar si serían útiles como miembros del escuadrón Vestigios de Grandeza, así pues, les mandó a armarse, prepararse y marcó el lugar de reunión como uno de los establos a la salida de la ciudad.

Rael y Thala'riel se adelantaron a los iniciados para mantener una conversación en privado sobre los mismo y tratar ciertos temas personales, además de preparar el carro y el zancudo que tiraría de el, con el que debían traer el cargamento perdido, y a la hora indicada, todos los miembros del grupo se encontraban, puntuales, ahí. Rael y Thala dieron unos pocos consejos a los iniciados, pues a pesar de que los murlocs no resultan enemigos desafiantes, quedarse rodeado y solo por estas bestias puede resultar letal, les indicaron que se protegieran unos a otros y que no menospreciasen a su enemigo, Así pues, partieron rumbo a la costa.

Llegaron a lo alto de una colina cercana a la playa, desde la cual se podía ver la pequeña aldea, la miridia de murlocs que la habitaban y decenas de cajas dispersas por la costa, para su sorpresa, algunas de esas cajas estaban cerradas mágicamente, otras sin embargo ya habían sido forzadas y asaltadas por los murlocs, comenzaron a hablar sobre como encararían la situación, cuando de uno de los arbustos cercanos emergió un murloc, era grande, y tenía una cicatriz donde antiguamente debió de tener un ojo. Los caballeros desenvainaron sus armas, más el murloc no parecía agresivo, trataba de comunicarse de manera burda con los elfos. Muchos gruñidos y gestos mas tarde, consiguieron entender lo que quería el murloc, señalaba constantemente hacia la Aldea, al murloc mas grande que habitaba en ella, el cual portaba sobre su testa unos pantalones viejos, ajados y maltratados por las inclemencias del tiempo y del mar, señalando su cabeza como si fuera una corona. Rael y Lynessa dudaban de las intenciones del murloc, al parecer el ser había sido el anterior líder del banco, había sido expulsado y su corona robada, y quería recuperar lo. La comunicación con el ser era lenta y tortuosa, pero al final creyeron entenderlo, y si eliminaban al líder murloc, el tomaría el liderazgo y haría marcharse a los demás murlocs para que los caballeros pudieran trabajar. No había nada que asegurase que el murloc fuese a cumplir su palabra, sin embargo Thala'riel habia sido testigo hace no mucho de tiempo de como una banda de murlocs que parecía conocer a una compañera de la Orden les había ayudado, así pues decidieron probar suerte.

Asaltaron la aldea, los murlocs rápidamente se organizaron y lanzaron en oleadas hacia ellos, atacándoles con sus lanzas, arrojándolas desde lejos también, los caballeros afrontaron el desafió confiados, más esa confianza pronto se desvanecería, los murlocs eran mas rápido de lo que se pudiera pensar, y no fue si no gracias a sus armaduras que alguno no acabó ensartado en sus lanzas rudimentarias. Combatieron a los murlocs lo mejor que pudieron, sin embargo no parecían tener fin y poco a poco empezaron a ser rodeados, y fue cuando el lider hizo acto de presencia, más ese fue su error, un ataque combinado de Rael y Thala'riel fue suficiente para terminar con la vida del ser, que cayó frente a la pesada lanza y el espadón de los adeptos. Con su líder muerto, los demás murlocs comenzaron a dudar, a retroceder poco a poco, más el murloc sin un ojo hizo acto de presencia, saltando hacia el cadáver de su antiguo enemigo, tomando los pantalones y colocándoselos en la cabeza a modo de corona, bramando a gritos a los demás murlocs. Estos comenzaron a arremolinarse entorno a el, y le lanzó una mirada seria a los caballeros de sangre, desvío la mirada hacia el cadáver de su competidor, y decidió ser leal al pacto que habían firmado, llevándose al resto de murlocs con el al agua.

Una vez la playa fue despejada, acercaron el carro y comenzaron a cargarlo con las mercancías, pero mientras lo hacian Thala vió algo raro, acaso era eso un desdichado? Si, en efecto, uno de esos engendros portaba una caja entre las manos y trataba de correr hacia el bosque, Thala le pidió a Rael que le acompañase y ordenó a los iniciados que siguieran cargando el carro. Persiguieron al desdichado hasta dar con el en una pequeña cueva en la ladera de la montaña cercana a la costa, prepararon sus armas y se internaron en ella. Allí descubieron una especie de campamento, había restos de un fuego, grupos de hojas que hacían de colchones y restos de comida por doquier, en el centro se encontraba la caja abierta, llena de pociones de maná de manufactura goblin, y tres desdichados con un aspecto lamentable, bebían con ansias de ellas, estaban totalmente consumidos, los huesos se marcaban a través de la tensa piel, recordaban más a los cadáveres andantes que a otra cosa. Thala'riel decidió que había que eliminarlos, pues eso era mostrar clemencia y piedad por lo que un dia fueron elfos como ellos, Rael sin embargó se negó a participar en lo que consideraba un acto cruel, así pues, Thala actuó en solitario. Poco pudieron hacer los desdichados en su lamentable estado contra un adepto de la Orden bien armado, y sus gritos de terror y dolor dejaron eco en la cueva, aun varios segundos después de que sus voces fueran acalladas. Fue rapido, trató de hacerlo indoloro, pero lo hizo, convencido de que era lo correcto, y que les estaba haciendo un favor, que estaba siendo misericordioso, pues es lo que el desearía que le hicieran si acabase en ese estado, Rael sin embargo no estaba de acuerdo con su amigo, tomaron la caja de pociones y retornaron junto al resto, manteniendo una tensa conversación sobre el asunto.

Una vez se reunieron, no dijeron nada, ninguno de los dos estaba de humor, cargaron la caja y emprendieron rumbo a casa, a entregar el cargamento, la misión, estaba cumplida.

 

Lista de participantes y habilidades usadas

 

Thala'riel Thirys (Master, @Thala) Espadón pesado, defensa, reflejos, Imbuir Arma, Esencia Sagrada, Advertir/notar, Atletismo

Rael Asthros ( @Psique) Lanza Pesada, defensa, reflejos, advertir/notar, Atletismo

 

Editado por Thala
  • Like 1
  • Haha 1

Compartir este post


Enlace al mensaje

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto