Sauce Blanco

Roler@
  • Contenido

    9
  • Registrado

  • Última Visita

  • Days Won

    2

Sauce Blanco last won the day on May 22

Sauce Blanco had the most liked content!

Reputación en la Comunidad

24 Excellent

1 Seguidor

Sobre Sauce Blanco

  • Rango
    Novato
  • Cumpleaños 07/10/1993

Visitantes recientes del perfil

205 visitas al perfil
  1. [Ficha] Alrik Úlfrsson

    Atributos 6 Físico 6 Destreza 9 Inteligencia 5 Percepción Valores de combate 24 Puntos de vida 27 Mana 5 Iniciativa 8 Defensa Habilidades Físico 2 Atletismo Destreza 1 Escalar 2 Defensa Inteligencia 2 Comercio 2 Fauna 2 Leyes 2 Religión 2 Sanación/Hierbas 1 Supervivencia/Cazar 2 Tradición/Historia Percepción Escuelas/Especializaciones Elemental
  2. Alrik Úlfrsson

    Alrik Úlfrsson Raza Enano Sexo Varon Edad 177 Años Altura 1'19 Centimetros Peso 128 Kilos Lugar de Nacimiento Karak'Medum (Reino de Khaz'Modan) Descripción física: Alrik fue antaño un enano de roja cabellera y barba de anaranjados destellos asemejándose a una vela danzante zozobrada por el viento. Actualmente y tras los estragos de la edad la intensidad de ese color se ha perdido en sustitución de un claro tono blanco que parece reflejo terrenal de las propias nubes. Sus ojos de igual forma son grises como el hielo que acaba de transformar las gélidas aguas. Su antaño fornida figura se deterioro drásticamente tras la caída de Karak Medum, siendo ahora solo un remanente de lo que fue. Ello no significa que carezca de musculos, como incluso el más escuálido de los enanos podría ganar fácilmente a un humano en fuerza aun pese a su edad, los tatuajes con motivos rúnicos decoran tanto brazos como espalda y pecho casi por entero, numerosos dibujos representando animales o símbolos para dotarle de seguridad. Su nariz siempre ha resultado aguileña, su barbilla muy pronunciada y las arrugas siempre han cortado su regia cara. Varias cicatrices recorren su tez haciendo de su contemplación todo un espectáculo de historias haciendo referencias al origen de las mismas. Descripción psíquica: Alrik como todos los chamanes tiene una característica primordial, es sumamente paciente, consciente de que nada puede acelerarse demasiado sin desembocar en un error. Sumamente hablador no ceja de reseñar las tradiciones enanas y Drakigsson una y otra vez sobre todo a los demás jóvenes a quienes tratará con la tozudez de un maestro aún sin conocerlos en demasía, presume además con bastante frecuencia de lo bien capaz que es de recordar cualquier suceso acontecido tiempo atrás, por otro lado Alrik es alguien hacia el cual desemboca rápido la ira en casos comunes, guardando el juramento de una venganza lenta pero inalterable hasta su finalización, esto tanto punto a favor como en contra le ha marcado en toda su vida. Comúnmente recurre a las metáforas que aunque entiende jamás es capaz de decir en el momento justo o hallar la inspiración para encontrar semejanzas acordes, es tozudo como todo enano y aun pese que su edad ya se marca tanto en su oído como vista cansada no asumirá que es ya un anciano ni aunque el mismísimo rey de Forjaz se lo diga con una tuba al oído. La lealtad es si mayor cualidad, una vez que ha jurado defender a alguien o trabajando amistad jamás deja en la estacada a quien tenga la fortuna, de carácter arisco jamás para de quejarse por todo cuanto le rodea y no dudará en golpear con su cayado a aquel lo suficiente osado para contradecir a este anciano. Historia Capitulo I Llamada & Partida (Actualidad) Hagall ascendió por entre la brumosa ladera para posarse en la enguantada mano de su amo, su pelaje de ébano resaltaba como un faro en la oscuridad que suponía aquel paisaje. La montaña ascendía hasta cientos de pies de altura rodeada por rocas casi inaccesibles, un lugar poco concurrido sin duda, solo los infatigables carneros recorrían sus pendientes imposibles, pero al fin y al cabo era el lugar que Alrik Ulfrsson había elegido para su exilio no por muchas más razones que esa. Después de todo el anciano enano gustaba en aquellos años de todo menos una compañía con quién sacar a relucir los errores de su pasado. Su fiel compañero un anciano cuervo le era suficiente para conocer sin intervención alguna todo cuanto debía conocer en las tierras bajas, las plagas, los nuevos imperios, las continuas guerras nada variaba incluida Karak'medum aun yaciendo en las sombras en espera que siglos o milenios más adelante terminará por ser finalmente olvidada, un reducto de una leyenda como eran los Drakigsson. Esa mañana el tiempo estaba peor que nunca, la ventisca se cernía sobre la blanca barba del anciano enano zarandeándole inmisericorde al compás de un tema desapercibido. Hagall había regresado después de estar dos semanas fuera, pero Alrik jamás había dudado de su compañero, los cuervos siempre vuelven, son la sabiduría encarnada y para ellos el perderse es algo utópico. "Dag'nervo", inquirió en la nota que llevaba pegada a la pata el cuervo, un mensaje simple enviado por otros exiliados Drakigsson al igual que el mismo, el Dag'nervo es una comúnmente conocida asamblea dónde todo Drakigsson ahora y siempre ha estado invitado para asistir, varios son los temas que se tratan, antaño cuanto Mithril podían acaparar a lo largo de un año según la demanda de los Barbabronce, otras veces ir a la guerra contra algún enemigo particularmente molesto para la raza enana en conjunto, como los asquerosos Troggs que con su pútrida presencia mancillaban las detalladas losas labradas a lo largo y ancho de Karak'medum. En los últimos años sin embargo había existido silencio, ninguna asamblea se había formado pareciendo un tema tabú el siquiera pensar la reconquista de su fortaleza, Alrik sin duda intuía hacia donde se decantaría los vientos de aquella asamblea esta vez. Tomando las bienes de que disponia todos ellos demasiado pocos procedio a descender de la montaña una semana despues, los suaves vientos de la cumbre parecieron ayudarle en la pesada bajada y cuando llego a las planicies inferiores lamentaron la perdida que habia supuesto el enano en esas cumbres desencadenando una tormenta. La lluvia se precipitaba sobre el conjunto de pieles de carnero que bestia el enano, parecia perpetua y amenazaba con anegar aquellas tierras, Alrik habia permanecido en aquella cumbre por largos años. Quizas mas de los que hubiera debido estar, no por cobardia si no por verguenza. Capitulo II Verguenza & Caida (14 Años antes) -!Estan atrevsando el porton! continuad apilando escoria frente a la puerta, que no la traspasen!- La fortaleza de Karak Medum asediada por orcos y dragones, el fin. Las llamas consumiendo las brillantes armaduras del ciego orgullo de los enanos ante semejante amenaza. Las barbas prendiendose como mechas encendidas fruto de la ciega vision de los lideres ante la amenaza. La puerta principal amenaza con ceder, desde el exterior los rugidos se entremezclan con las llamas y los fanaticos gritos de guerra se acrecentan, la puerta principal cede al fin. Una ola de llamas inunda la instancia principal del gran salon, imparable hasta frenar de subito con una corriente de aire nacida de la nada, los Skaars del clan luchan contra la poderosa fuerza elemental de las bestias en vano, son demasiadas. El agua se evapora, el fuego solo los alimenta, la tierra rebota en sus escamas y el viento empequeñece contra sus alas- -Retroceded! a los salones inferiores, aguantaremos! no decaigais, ¡Draki durg valmorak fagari Drakiggson!- los generales espetaban ordenes en todas direcciones, pocos las escuchaban incluso entre los regios enanos de gran formacion militar el caos reinante era demasiado para escuchar nada mas alla de los gritos de agonia de los que se carbonizaban vivos. El thane Vradik al que siempre habian dirigido esperanza en momentos de caos yacia en el suelo, inerte. Habia perecido como merecia un heroe, su hacha aguardaba hundida en el craneo del mas grande de los dragones rojos esperando ser retomada por su dueño, jamas volveria a suceder. Alrik se hallaba confuso, tosia freneticamente por el humo y trataba de llamar a los elementos para que le permitieran seguir luchando, pero ya era demasiado viejo para asedios tan prolongados, sus fuerzas flaqueaban y la energia no alcanzaba siquiera a rozar sus dedos nuevamente. Una de las antiquisimas columnas del gran salon termino por colapsar sobre dos dragones rojos que batallaban no menos de una docena de aguerridos enanos, sus nombres jamas se olvidarian en los muros que se les erigirian cuando la victoria llegase, gustaba de pensar para si mismo el cansado Alrik mientras recorria a paso dubitativo todos los estragos de la batalla. Un orco salto ante el, era alto, mucho mas que el propio enano. Sus musculos marcados por venas por las que parecia fluir una sangre que variaba entre tonos carbon y verde putrefacto casi brillando en la oscuridad de la estancia. Alrik no tenia donde escapar mas que luchar, el orco en su frenetico salvajismo se precipito sobre el blandiendo una enorme hacha enana que habria arrancado de las frias manos de algun compatriota, eso encendio nuevamente el infatigable odio del enano que con sus ultimas fuerzas lanzo una corriente de aire en direccion al orco. Insuficiente para matarlo o siquiera herirlo pero basto para desarmarlo y derribarlo, tiempo suficiente para que el anciano enano se arrojara sobre el. Llovieron los puñetazos en ambos sentidos, Alrik encima del orco golpeaba con ira pero desde el suelo el contrincante se revolvia como gato panza arriba, su corpulencia le habria bastado la victoria de no ser porque Alrik hallara fortuitamente el mismo hacha que le habia arrebatado de las manos, un ultimo puñetazo y el hacha ascendio y descendio subitamente poniendo fin a la resistencia y sangriento legado de la bestia verde. Todo a su alrededor se consumia de la forma menos favorable a los hijos del dragon, ya se contaba con menos de un centenar de defensores, los orcos y dracos rojos no cejaban de entrar por la brecha donde habia estado alta e impenetrable tiempo atras la gran puerta de Karak Medum. Su instinto de supervivencia palpitaba debatiendose, sabia que existian tuneles de huida en los niveles inferiores que conducian mas alla de las montañas hasta los verdes campos, zona segura donde sus aliados podrian socorrer al clan perdido. Pero otra parte dentro de si le clamaba por luchar, aun seguro de la evidente muerte le impulsaba a avanzar, sangrar, morir abrasado pero tomando un hacha en cada mano, cada latido erizaba la barba del chaman enano, cada grito de agonia a su alrededor dilataba sus pupilas. Alrik se hallaba en mitad de un caos y aun asi en voz baja canto funestamente el cantar que todos en aquellos salones habian conocido, Y ahí estaban los enanos bajo la piedra desnuda, con el mazo alzado y sin ninguna duda. Thorig el dorado, con reluciente armadura. Vradik el forjador, y su yelmo de miura, ¡levantad vuestras jarras y hachas! Cantaron los hermanos ¡No caeran hoy los escudos enanos. Alrik termino a mitad de cancion y colmado de verguenza y deshonor se perdio en los tuneles inferiores de la fortaleza, tras de el fuego de dragon habia consumido a sus mas renombrados vastagos para la eternidad. Capitulo III Agravio & Venganza (Actualidad) El Dag'nervo era insual, el primero en varios años y las costumbres se mantienen imperturbables, se da la bienvenida a los recien nacidos, pocos, demasiado pocos. Y se despide a los muchos caidos, tradicion y misticismo se junta siempre en esa solemne reunion. Los cuervos revolotean sobre las cabezas de una treintena de enanos reunidos, los remantenes del otrotra clan Drakiggson, los hijos del dragon. Demasiado orgullosos para olvidar y demasiados pocos para llevar venganza pensaba Alrik mientras escuchaba todo con inmaculada atencion y sepulcral silencio, rechisto varias veces a los jovenes que preferian narrar desventuranzas del camino hasta alli en vez de rememorar al thane Vradik y su hermano, al mismisimo Odinus. Hizo hincapie en varias cuestiones atenuantes, fue clave en algunas decisiones. En los Dag'nervo todos los miembros del clan son escuchados independientemente de su rango, pero si bien es cierto que los barbalarga como Alrik son escuchados por una fraccion mas de tiempo que los mas jovenes, nada salio en claro del debate pero a ojos del anciano reboso la esperanza de ver aunque en aplastante minoria a los jovenes y fuertes descendientes de aquellos defensores a quienes dejo atras en Karak Medum, incapaz de aguantar la mirada a algunos por mas de unos segundos se retiro a descansar y tomar el aire en alguna de las cercanas cornisas. En la contemplacion desde las cumbres veia casi todo Khaz'modan y mas alla, al fondo podia vislumbrarse la sombra de la majestuosa Forjaz, erigida en tiempos que nadie es capaz de recordar y jamas sitiada ni mucho menos conquistada por enemigo alguno, tambien dirigio su vista hacia el este donde sabia se hallaban las silenciosas puertas de Karak Medum, solo la oscuridad y el mal moraban dentro, una maldicion decian algunos, miedo a enfrentar enemigos pasados clamaban otros. Tan ensimismado en sus cavilaciones que no vio venir un copo de nieve hasta que estaba a un escaso kilometro de distancia, su vista era buena aun pese a la edad, aquello de movimiento erratico no podia ser un copo de nieve, era demasiado grande para haberlo visto desde tanta distancia penso. Entonces un aleteo se escucho por encima de su cabeza, Hagall volaba en el valle bajo aun siendo participe del Dag'nervo, el no pudo ser el precursor de tan conocido y reconfortable sonido. Miro a un lado y otro, las piedras relucian con la nieve a la luz del frio sol del norte cuando lo vio, su plumaje era blanco casi imperceptible en tales condiciones, sus ojos grises parecian tener una profundidad insondable mucho mayor a la que aparentaba. El cuervo blanco le observo, examinando al enano, midiendo, casi penso Alrik escudriñando su pasado y futuro, su verguenza pasada. Sucedio el minuto mas largo que el enano recuerda en su vida hasta que el graznido del cuervo anuncio su marcha, un suave aleteo que levanto brisas de viento que hicieron precipitar al enano por un instante, cuando se recompuso lo vio volar, hacia el este, hacia Karak Medum, silenciosa, oscura, imperturbable, su hogar. Sus ojos claros creyeron ver mas alla, atravesando la dura roca de montañas altas capaces de rasgar los cielos, lagos profundos de aguas gelidas, una oportunidad de redencion. Conforme los vientos le envolvian casi confirmando su creer, Alrik cerro los ojos y permanecio en aquella cumbre por todo lo que restaba de Dag'nervo, un dia y una noche hasta que finalmente descendio. Sus pasos eran mas seguros sobre la quebradiza nieve y su gesto de amargura ahora rebosada conviccion, quizas el anciano enano hubiera visto un destino posible en el que sus huesos y el de que sus huesos reposaran finalmente en las criptas de Karak Medum donde correspondian, su hora estaba cercana y lo presentia. Desde aquel dia recorre las tierras enanas hallando maneras, formas de preservar el conocimiento de su clan pero como ultimo fin retomar Karak Medum para morir alli, el enano de barba blanca se dirigio a Forjaz, Pico nidal incluso rondo las cercanas tierras de la montaña rocanegra pero al final todo enano regresa a su hogar, Alrik sin ser excepcion tomo la senda que le condujo hasta Nazsheim, primera piedra de muchas en un largo camino de agravio y venganza.
  3. Mis raices progresan adecuadamente...

  4. El Archivium: Dudas de Lore y Rol

    Me gustaría formular una cuestión simple. Para los tiempos y linea temporal en que se desarrolla actualmente P&E, ¿que es del clan Mok'nathal y sus integrantes?
  5. Echando raíces

    Buenas tardes, Roleros Desde hace ya varios días ando vagando entre vosotros sin un rumbo fijo en el discord, conociendo un poco a las personas, solventando no pocas dudas que me conciernen para el rol. Pero una vez acomodado en estas tierras me veo en el deber de presentarme debidamente. Mi experiencia en este campo fue en comienzo una tendencia, una tendencia que termino por tornar en costumbre el rol y todo lo que lo envolvía me atrapo con fascinación desde que no era mas alto que un arbusto, la complejidad que trae consigo el crear un mundo, situar en el unos personajes y elaborar entorno a ellos historias que encuadren a la perfección y tomen vida por propio antojo es una de las experiencias mas complacientes capaces de experimentarse, siempre he tenido un respeto mayúsculo por quienes son capaces de hacer eso, sean autores o roleros independientes como he tenido el placer de encontrar aquí. La primera opinión del servidor, rascando meramente la superficie me hace pensar en unos sistemas creados para que las acciones mas simples, mas complejas siempre repercutan de una u otra forma en un mundo viviente en constante movimiento. Esto es por ahora lo que me ha trasmitido, claro esta que los textos pocas veces son superados por lo que los sucede pero estoy seguro que como mínimo en este servidor donde tratan de primar tan importantes factores en algo tan complejo como es el rol, sin duda sera divertido experimentarlo. He roleado en varios lugares, papel y boli, otras sagas diferenciadas de warcraft y el propio warcraft en el pasado, sin considerarme un experto si me creo veterano y con mínimo dos dedos de frente para entender que cualidades como la paciencia, humildad, empatia son pilares claves en estos lugares y espero cumplirlos a rajatabla y ser uno mas, por días, meses o años espero que bastante mas. Un placer