Conéctate para seguir esto  
Malcador

No diré no lloreis...

Recommended Posts

iGGXCcS.jpg

Cuando hace algo más de tres años fui asaltado con la proposición de unirme a un proyecto de este calibre con el fin único de escribir el trasfondo personalizado de la peculiar interpretación de Warcraft, ni en mis más febriles ensoñaciones se me habría ocurrido que el destino sería el punto en el cual ahora mismo me encuentro. Nos encontramos.

La historia de Pluma y Espada (Anteriormente conocido como Rol Errante), es una llena de promesas incumplidas, de buenas intenciones torcidas, de ires y venires de toda clase de personas que para bien , para mal, o en la inmensa mayoría de los casos, para el juicio personal e intransferible de cada uno, han dejado su impronta en esta comunidad.

Ha habido discusiones, ha habido enfados, ha habido castigados. También risas, perdones, amistades, y en general, un contexto en el cual pudo, a la larga, prevalecer el rol sobre aquello que le resulta ajeno.

Hay aquellos que dicen que la motivación es como una llama. Suele arder de manera agresiva, y se consume pronto. Muchos, esperan que esta llama resurja. Como si prehistórico humano viendo nubes negras en el horizonte, esperasen que un milagroso rayo cayese delante suya y encendiese un fuego que para ellos se ha apagado hace mucho.

Está claro para todos, que actualmente, la llama de Pluma y Espada arde, tenue. Algunos incluso la considerarían extinta. No más que un rescoldo mantenido como mero recuerdo de todo lo que pudo ser y no fue. Todas esas historias, muchas de ellas acabadas sí, pero otras tantas aun a medio camino, y otras que no han llegado a abandonar el estadio de embrión, de idea.

La realidad, sin embargo, es que la motivación es efectivamente un fuego. Una lumbre, un hogar. Algo para ser mantenido, algo que ha de ser alimentado, con tesón y esfuerzo, mayor la dificultad cuanto peor arrecian los vientos huracanados. La motivación es algo que nace de dentro, jamás de fuera. Y esa chispa, la que origina la primera llama, nunca desaparece, salvo que nosotros mismos dejamos que muera.

E incluso así, siempre puede revivir.

Es por esto que aquí me encuentro. Tal vez aquí lo más sensato sería, como fue altamente recomendado, tirar la toalla. Simplemente cerrar la puerta, echar la llave, y con un suspiro de nostalgia, dar media vuelta y alejarse, manteniendo los recuerdos a buen recaudo.

Pero para aquellos que me conocen, bien sabrán que la sensatez jamás ha sido una de mis virtudes, por mucho que cierta fachada así pueda aparentarlo.

Es por ello que busco a aquellos valientes, locos o dementes. O tal vez, simplemente aburridos. Aquellos con voluntad de retomar algo que por tejemanejes de esa fulana llamada vida quedó congelado en las arenas del tiempo.

Aviso así, de esta manera, el final de mi ausencia, y mi regreso oficial y con actividad total al servidor. Para aquellos que aquí aun queden, y aquellos otros que puedan acudir al reclamo.

En los siguientes días, vendrán novedades y avisos, cosas prometidas y ya demasiado debidas. Y sobre todo, mucho trabajo.

Un saludo, y gracias por vuestra atención.

  • Like 10
  • Thanks 3
  • Haha 1
  • Confused 1
  • Sad 2

Compartir este post


Enlace al mensaje

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto